Es noticia
Menú
La minería se automatiza, pero no encuentra a los trabajadores necesarios
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Digitalización de los sectores tradicionales

La minería se automatiza, pero no encuentra a los trabajadores necesarios

La automatización hace que las minas sean más seguras y eficientes, pero las empresas se enfrentan a mayores costes al competir por la mano de obra cualificada

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Gudai-Darri, Australia – En este remoto rincón del oeste de Australia, rodeado de pequeños arbustos y rocas rojas, la segunda empresa minera del mundo ha construido su mina más avanzada tecnológicamente.

Para Rio Tinto, encontrar trabajadores capaces de dirigir la nueva operación de alta tecnología es todo un reto.

La automatización ayudó a los mineros a ser más eficientes y evitar las interrupciones provocadas por la pandemia, cuando los cierres repentinos de las fronteras dejaron bloqueados a los trabajadores que solían venir en avión desde lejos para hacer sus turnos. Pero las inversiones de las empresas no contribuyen a resolver una crisis laboral más amplia que afecta a una industria que sigue necesitando una gran cantidad de personal para mantener el buen funcionamiento de sus operaciones.

En cierto modo, la automatización podría estar empeorando las cosas. Las empresas mineras mundiales, que solían depender de los operadores de maquinaria y de los trabajadores, ahora tienen que competir por trabajadores con habilidades especializadas, como el análisis de datos y la inteligencia artificial. La competencia con las industrias no mineras por el personal corre el riesgo de hacer subir los salarios, lo que se sumaría a la inflación mundial si se transmite a los clientes a través de precios más altos de las materias primas.

Foto: Mina de Riotinto explotada por Atalaya Mining. (cedida)

En la mina Gudai-Darri de Rio Tinto, casi dos docenas de camiones sin conductor transportan el mineral de hierro en recorridos planificados previamente, seguidos por carros de agua autónomos que se utilizan para controlar el polvo. Los robots se utilizan para transferir muestras en el laboratorio de la mina, mientras que el mineral sale de la mina en un tren sin conductor para su exportación a clientes de Asia. La mina envió su primera mercancía el mes pasado y alcanzará su plena capacidad el año que viene.

Para operar y mantener las máquinas de Gudai-Darri, Rio Tinto emplea a unos 600 trabajadores ‘in situ’ y a más de 70 personas en un centro de control en la capital del estado, Perth, a casi 1.000 millas de distancia. La construcción de la mina superó el presupuesto y se retrasó meses, en parte porque Rio Tinto no pudo conseguir la mano de obra que necesitaba. La minera está tratando de cubrir cientos de puestos de trabajo en Pilbara, una región de Australia que suministra más de la mitad del mineral de hierro del mundo.

Foto: Corta de la mina de Riotinto, en Huelva. (C. P.)

Los trabajadores de las minas son ahora “mucho más propensos a coger una 'tablet' que una llave inglesa”, dijo Simon Trott, consejero delegado de la división de mineral de hierro de Rio Tinto, mientras inspeccionaba un conjunto de más de 80.000 paneles solares que ayudarán a alimentar Gudai-Darri.

La tecnología cambiará hasta cuatro de cada cinco puestos de trabajo en la minería para 2030, según una estimación de EY en 2019. El trabajo manual tradicional está dejando paso a los centros operativos remotos, la automatización y la robótica. Los conductores de camiones y los operadores de perforación están siendo suplantados por operadores de flotas autónomas, analistas de datos e ingenieros de sistemas.

“La automatización no ha provocado el escenario catastrófico de los despidos masivos”, afirma Robert Carruthers, director general en funciones de la Cámara de Minerales y Energía de Australia Occidental. “De hecho, ha creado nuevas funciones que no existían antes de la automatización”.

"La automatización no ha provocado el escenario catastrófico de los despidos masivos; ha creado nuevas funciones que no existían antes"

Los dirigentes sindicales no están de acuerdo en que el número de nuevos puestos de trabajo se corresponda con la pérdida de empleos. Shane Roulstone, director nacional de Organización del Sindicato de Trabajadores Australianos, dijo que aproximadamente la mitad de los puestos de trabajo que existían en las minas se mantienen después de la automatización. Los nuevos puestos de trabajo en los centros operativos remotos no pueden llenar el vacío, señaló.

Los dirigentes del sindicato dicen que apoyan la innovación digital cuando no conlleva despidos.

Trott, de Rio Tinto, dijo que la naturaleza del trabajo estaba cambiando y que la minería había aumentado el número de empleados en general.

El aumento de los precios de las materias primas está favoreciendo la inversión de miles de millones de dólares en automatización, que, según los mineros, no tiene como objetivo reducir el número de empleados. Convertir los camiones y otros equipos en robots elimina las pausas para comidas o los cambios de turno. Puede reducir el consumo de combustible entre un 10 y un 15%, según la consultora McKinsey & Co. También puede librar a las personas de algunas tareas peligrosas, mejorando la seguridad.

Foto: Una mina de níquel. (EFE/Esteban Biba) Opinión

Laura Tyler, directora técnica de BHP Group, espera que la inflación de los costes y las limitaciones de la cadena de suministro lleven a las empresas a centrarse más en la automatización. “La transición a operaciones más autónomas depende de la disponibilidad de habilidades tanto como de la velocidad de desarrollo de la tecnología”, dijo.

Hace tres años, trenes sin conductor de una milla de longitud empezaron a recorrer el interior remoto y semiárido de Australia, transportando mineral de hierro desde las minas del interior hasta los puertos costeros de Australia Occidental. Esos avances llamaron la atención de los ejecutivos de empresas ferroviarias de países como Estados Unidos y Canadá, que vieron la oportunidad de transferir la tecnología a Estados Unidos para crear redes más fluidas, similares a una maqueta de tren.

Fortescue Metals Group, que lleva casi una década empleando camiones sin conductor, tiene ahora unos 190 en funcionamiento en sus minas de Australia. Tendría que sustituirlos por 240 camiones manuales para producir la misma cantidad de mineral de hierro, explicó la directora ejecutiva, Elizabeth Gaines.

Foto:

Sin embargo, el camino no ha sido fácil. El esfuerzo de Rio Tinto por introducir trenes sin conductor se retrasó tres años y supuso casi el doble del presupuesto original.

La automatización no ha funcionado tan bien como dicen”, dijo Roulstone, dirigente del sindicato.

Afirmó que el tiempo de servicio de los camiones sin conductor es más largo que el de las versiones manuales anteriores, aunque los mineros aseguran que el tiempo de inactividad adicional es insignificante. Roulstone también añadió que estaba al tanto de las repetidas roturas de costosas varillas en los taladros autónomos, aunque varios mineros discreparon de que eso fuera un problema.

Foto: Mesa de 'e-commerce' en South Summit Madrid. (Carmen Castellón)

En la actualidad, hay escasez de trabajadores en informática y analítica digital, así como en puestos de trabajo mineros más tradicionales, como ingenieros e instaladores de gasóleo pesado, según la Asociación Australiana de Empleadores de Recursos y Energía.

“La escasez de talento digital se ha intensificado”, afirma Andrew Milner, director ejecutivo de transformación de Teck Resources. La minera, con sede en Vancouver, está afrontando la escasez aumentando su participación en universidades y asociaciones técnicas, dijo.

Las ofertas de empleo de minería australiana han aumentado un 72% en unos dos años, según datos oficiales. Una cuarta parte de las mineras declaran tener vacantes. Mientras tanto, la tasa de empleo nacional ha caído a su nivel más bajo en 50 años, y las vacantes han alcanzado un nivel en el que hay casi un puesto sin cubrir por cada persona que busca trabajo.

Foto: Vista general de Borobia. (Guillermo Cid)

Las empresas mineras afirman que están gastando más en primas de contratación y retención, modificando las listas de trabajadores que entran y salen de las minas y mejorando las instalaciones para atraer a los trabajadores.

Estos gastos corren el riesgo de mermar los beneficios. El coste de la extracción de mineral de hierro en Australia Occidental probablemente aumente un 12% en moneda local este año, lo que refleja el aumento de los salarios y otras presiones inflacionistas, dijo Chris Kirk, analista de Wood Mackenzie, una consultora con sede en Reino Unido.

Las vacantes aumentan en mercados como Estados Unidos y Canadá, mientras que las empresas mineras dicen que la escasez de mano de obra y el absentismo han interrumpido las operaciones en lugares tan lejanos como Mongolia.

"Es un entorno laboral muy competitivo. Tenemos importantes ofertas de trabajo en nuestras operaciones en Estados Unidos"

“Es un entorno laboral muy competitivo. Tenemos importantes ofertas de trabajo en nuestras operaciones en Estados Unidos”, dijo la presidenta de Freeport-McMoRan, Kathleen Quirk. La minera, con sede en Phoenix, está complementando su mano de obra con contratistas de mayor valor, a la vez que aumenta los incentivos y los salarios, indicó.

Parte del reto es que las minas están alejadas de las ciudades y los trabajadores tienen poco que hacer. En Pilbara, los trabajadores suelen volar a pequeñas aldeas durante dos semanas seguidas para trabajar en turnos de 12 horas a temperaturas que a veces pueden superar los 38 °C.

Los recursos humanos también se enfrentan a un problema de imagen de la minería, alimentado en parte por desastres de gran repercusión, como la destrucción de antiguos refugios rocosos por parte de Rio Tinto, y la percepción de que la industria y sus productos dañan el medio ambiente y contribuyen al cambio climático. El mes pasado, un informe de los legisladores de Australia Occidental denunció múltiples casos de acoso sexual y de intimidación en las operaciones mineras del estado.

“En todas partes se busca el talento digital”, dijo McKinsey en un informe este mes. “No es ningún secreto que las mineras no suelen ser los empleadores preferidos de los nativos digitales”.

Gudai-Darri, Australia – En este remoto rincón del oeste de Australia, rodeado de pequeños arbustos y rocas rojas, la segunda empresa minera del mundo ha construido su mina más avanzada tecnológicamente.

Tecnología Materias primas Australia Minería
El redactor recomienda