'Roombas' para vacas: la idea del genio chino de los drones para revolucionar la agricultura
  1. Tecnología
LA ROBOTIZACIÓN LLEGA AL CAMPO

'Roombas' para vacas: la idea del genio chino de los drones para revolucionar la agricultura

Frente a la alta tecnología, esta 'startup' apuesta por aparatos más sencillos pero útiles para automatizar labores manuales propias del campo. Un nicho de negocio que está en plena pujanza y en el que España tiene un largo camino que recorrer

Foto: El fundador y CEO de FJDynamics, Wu Di. (FJDynamics)
El fundador y CEO de FJDynamics, Wu Di. (FJDynamics)

Automatizar las labores manuales, optimizar las tareas y ahorrar costes. Es la idea de FJDynamics, la ‘startup’ fundada en 2017 por Wu Di, exjefe científico de DJI, el líder mundial de los drones. Ahora acaba de levantar una ronda de financiación de 70 millones de dólares para profundizar en su objetivo: robotizar sectores donde las tareas manuales siguen siendo cruciales, sobre todo la agricultura o la ganadería.

Aunque no ha trascendido el nombre del único inversor que ha puesto todo ese dinero sobre la mesa —solo se sabe que es una gran tecnológica china—, la compañía ya había recibido soporte financiero por parte de otros pesos pesados como Tencent o Dongfeng Asset Management, un fondo vinculado a la fábrica estatal de automóviles del mismo nombre. Incluso tuvo a la propia DJI como accionista, aunque luego vendieron su parte.

Foto: Los robots de Boston Dynamics se han hecho famosos por sus bolos en internet.

En aquella compañía, Wu se dedicaba a dirigir la investigación y desarrollo de chips, pero, como reconoce ahora, ha preferido bajarse del carro de la alta tecnología. De hecho, él mismo asegura que sus productos no son nada del otro mundo a nivel tecnológico, sino que buscan otro mercado: que sean útiles y asequibles allá donde la mano de obra es más intensiva. Es decir, todo lo contrario con lo que ocurre con Boston Dynamics, con avances punteros a los que, por ahora, nadie ha sabido sacar potencial.

"Puedes tener los algoritmos de inteligencia artificial más avanzados, pero si la tecnología no funciona en la línea de producción o en la granja porque no tienes experiencia ahí, ¿cómo beneficias a la gente?", ha explicado el fundador en una entrevista concedida a TechCrunch. Wu, que también es profesor en la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur (Shenzhen), lamentaba que, aunque se ha extendido el uso de drones o vehículos autónomos en muchas empresas, estos avances aún no alcanzan al grueso de la población.

"Las condiciones de trabajo en estos sectores son físicamente exigentes. La cuestión es cómo utilizar la tecnología robótica para mejorar su entorno de trabajo, y eso no significa simplemente sustituirlos por robots", continuaba el fundador de FJDynamics que enfatizaba que los agricultores "están más interesados en saber si un producto les ayuda a mejorar el rendimiento de su cosecha" que en escuchar hablar sobre tecnología.

Cortacésped autónomos o una 'roomba' para vacas

En FJDynamics, que tiene su sede en Shenzhen (China), trabajan cerca de un millar de personas y sus productos, que incluyen tanto hardware como software, llegan a unos 60 países. Es más, el 40% de sus ventas son exportaciones. Ahora, con este espaldarazo financiero, se centrarán en la automatización robótica en la agricultura y la jardinería, aunque tampoco dejarán de lado la gestión de instalaciones y la construcción, dos platos fuertes para su negociado.

Entre sus productos estrella hay cortadoras de césped no tripuladas o un kit para 'digitalizar' cualquier tractor, haciéndolo en autoguiable y capacitándolo para recoger ciertos datos sobre el terreno. Es más, aseguran que se puede instalar en apenas 30 minutos, ya que una de sus bazas es la accesibilidad de su tecnología.

Otro de sus aparatos más conocidos es el empujador de alimentos, una especie de 'roomba' gigante que lleva comida a las vacas. Para desarrollarlo, compraron la empresa centenaria sueca Sveaverken y, de hecho, mantuvieron su logo. El Sveaverken Feed Pushing Robot cuesta unos 20.000 euros y, según la empresa, permite alimentar a unas 500 vacas al día.

Uno de los puntos en los que destaca FJDynamics son los precios. La idea es abaratarlos todo lo que se pueda para llegar al máximo público posible, aunque eso deja márgenes bien estrechos. Todo dependerá de las economías de escala que logren alcanzar o, en todo caso, las rondas de financiación que puedan soportar. Ahora bien, ¿hay mercado para robotizar el campo?

“Históricamente, toda la automatización ha sido vinculada a elementos estáticos, pero, desde hace unos años, se ha dado un paso muy grande hacia la robotización móvil, como los AGV [vehículos de guiado automático]”, cuenta a Teknautas Alfredo Díez, directivo de ABB Robotics en España, uno de los grandes del sector. Por ahora, en esta compañía no han puesto el foco en estas aplicaciones que trabajan directamente con la materia prima, ya que están más centrados en las siguientes fases, como el procesado.

Eso sí, prevén que en los próximos años se lanzarán “un montón de 'startups' que van a desarrollar aplicaciones en lugares donde no se han visto antes”. “El campo de la robótica móvil, como pueden ser el guiado autónomo de tractores, tiene un potencial enorme”.

placeholder La cortadora de césped de FJDynamics. (FJDynamics)
La cortadora de césped de FJDynamics. (FJDynamics)

El 'boom' de la robotización agraria

El volumen de negocio de los robots de servicios profesionales alcanzó los 6.700 millones de dólares en todo el mundo en 2020, un 12% más que el año anterior, tal y como se recoge en el informe ‘World Robotics Industrial Robots 2021’, de la Federación Internacional de Robótica (FIR). En este periodo, las ventas aumentaron un 41%, alcanzando las 131.800 unidades.

No obstante, estos equipos suelen estar más centrados en el transporte de mercancías o carga —uno de cada tres se dedica a este fin—, aunque la pandemia también ha hecho que se disparen la demanda de robots dedicados a la limpieza y la higiene o los relacionados con el sector sanitario. De hecho, la agricultura se mantuvo en las mismas cifras entre 2019 y 2020, con 7.000 unidades vendidas cada año. Pero eso puede ser solo cuestión de tiempo.

Santiago Bernal, director de innovación de Sembralia, confirma que “está habiendo un 'boom' tremendo de robótica en la agricultura y la ganadería”. “Es un trabajo monótono, a veces sucio o, incluso, peligroso, por lo que cumple los problemas que viene a solucionar la robótica. Hay un valor añadido y está tardando en llegar más que a las fábricas, pero ya se está implantando”, comenta este especialista.

"Es un trabajo a veces sucio o peligroso, por lo que la robótica puede ayudar"

Si bien el autoguiado ya lleva años implantándose en tractores nuevos, ahora la tendencia va hacia "una mayor automatización de la interacción entre el agricultor y su campo, de modo que la toma de decisiones, como la fertilización o el propio movimiento y el arranque, se haga de forma autónoma". “En un coche es más complejo porque tienes que interaccionar con otros elementos, pero en el campo es relativamente más sencillo”, agrega Bernal.

En ganadería también hay productos innovadores en este sentido, como un robot que guía a las vacas para moverlas de compartimento y limpiar su hábitat o, incluso, otro para robotizar el ordeño. “Consiguen que la vaca se acerque cuando tiene que ordeñar y, con una serie de sensores, son capaces de identificar riesgos de enfermedad o índices de suciedad, de forma que se mejora la salud animal”, desarrolla este especialista.

Foto: EC.

De cualquier modo, España está lejos de ser puntera en robotización y automatización del campo, donde destacan Estados Unidos, Francia o Alemania. El problema, claro, es que el precio casi siempre es elevado. Sobre todo, para aquellos que siempre van justos en sus cuentas de resultados. “Por ejemplo, el problema que tiene la ganadería es que pierde dinero, en especial en el caso del vacuno de leche, y los sistemas robóticos necesitan una inyección de capital muy fuerte”, lamenta Bernal. Hace unas semanas, el Gobierno anunció una subvención para el sector agrario de 38 millones de euros hasta 2023 de los que al menos una parte irá dedicada a robotización y automatización, aunque no está claro cuánto será.

“La implantación de sistemas robóticos es complicada en general, porque no existe conocimiento todavía y, aunque aquí sea baja, está creciendo mucho”, destaca antes de ilustrarlo así: “Hace 10 años, estas tecnologías le parecerían ciencia ficción a cualquier agricultor o ganadero, pero ahora casi todo el mundo las quiere tener”.

Agricultura Ganadería Inteligencia Artificial
El redactor recomienda