CONCEDE LA AUTORIZACIÓN AMBIENTAL

La Junta autoriza en plena pandemia la reapertura parcial de Alquife tras 25 años

El grupo de capital alemán que desde hace una década trata de reabrir el yacimiento de hierro al norte de la provincia de Granada podrá explotar parte del mineral acumulado

Foto: Imagen de los terrenos mineros con Sierra Nevada al fondo. (Minas de Alquife)
Imagen de los terrenos mineros con Sierra Nevada al fondo. (Minas de Alquife)

La Administración andaluza ha dado un paso largamente esperado en pleno estado de alarma por la pandemia del coronavirus. La Consejería de Medio Ambiente dio luz verde el 18 de marzo, cuatro días después de declararse el estado de alarma, a la autorización ambiental unificada (AAU) solicitada por la empresa Minas de Alquife para reabrir parcialmente la explotación de extracción de mineral de hierro que se clausuró hace casi un cuarto de siglo, en 1996. Se trata del visto bueno para que la compañía, que desde 2011 es propiedad de la familia alemana Simon, pueda aprovechar los recursos existentes en las escombreras donde se fueron acumulando los residuos mineros (lodos) sobrantes de la actividad extractiva.

Es habitual que en todas las explotaciones mineras estos residuos, gracias a las mayores tasas de aprovechamiento derivadas de las tecnologías actuales, dejen de estar clasificados como tales y se conviertan en material aprovechable. Para que en la práctica la empresa pueda empezar a extraer esos lodos, al tiempo que comenzar también la restauración progresiva de esos pasivos ambientales heredados de la anterior etapa de funcionamiento, la Consejería de Hacienda e Industria tiene aún una luz verde que otorgar. Pedro Jiménez, abogado especializado en permisos del sector minero-industrial y socio del despacho Lener, explica que esta consejería "debe dictar ahora una resolución que autorice el aprovechamiento de esos recursos, para la cual la AAU afirmativa era un requisito previo indispensable".

La solicitud para tramitar la AAU especifica que Minas de Alquife pidió para actuar sobre esas escombreras con lodos almacenados se presentó en 2017. La compañía estima que podrá trabajar hasta nueve años en la extracción de los mismos a razón de 300.000 toneladas anuales, volumen que se alcanzará al tercer año desde el inicio de estas operaciones. "Estos residuos, en su momento, no eran aprovechables, ya que la tecnología o los precios internacionales no lo permitían. Ahora sí. La Consejería de Medio Ambiente ha valorado que junto a esta explotación se va a producir la recuperación de un importante pasivo ambiental. Algo coherente con el objetivo de la administración andaluza de autorizar la reapertura de minas siempre que exista compromiso para la rehabilitación de las zonas afectadas por etapas anteriores, como es el caso otros proyectos reabiertos o que se podrán reabrir en el futuro en la provincia de Huelva", explica Jiménez. Quizás el más paradigmático sea Riotinto.

El inicio de la operación en esta zona, según otras fuentes industriales consultadas que prefieren mantenerse en el anonimato, va a permitir además a Minas de Alquife la obtención de liquidez tras una década invirtiendo en estudios y proyectos para reabrir la explotación. Además, según el proyecto de reapertura de la propia corta minera donde se encuentra el yacimiento principal, parte de la zona donde se va a poder comenzar a trabajar albergará la futura nueva planta minera. Es decir, que ir vaciando y restaurando las escombreras es un paso previo necesario para, más adelante, poder recuperar la actividad en todo el complejo.

Similitudes con Aznalcóllar

Esa corta, según el proyecto original presentado hace ocho años, tiene almacenados unos 40 hectómetros cúbicos de agua. Es la que aflora naturalmente al excavar el terreno. Ese agua debe ser autorizada, por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, a ser desembalsada y vertida. Además, si la operación se retoma en esa corta, anualmente habría que recoger y verter hasta 14 hectómetros cúbicos para poder trabajar en ella. La mina de Alquife se ubica a los pies de la cara norte de Sierra Nevada, cerca del municipio de Guadix y sobre los términos municipales de Alquife y Aldeire.

La situación de corta inundada y la necesidad de desaguarla es la misma por la que atraviesa la mina de Aznalcóllar (Sevilla), que la multinacional minera americana Grupo México trata de reabrir también desde hace un lustro. También en ese caso es la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir quien debe dar el visto bueno clave para extraerla y autorizar las condiciones del vertido. Este medio ya avanzó que este organismo, adscrito a la vicepresidencia de Transición Ecológica, ha indicado a los promotores que una opción puede ser verter al dominio público martítimo-terrestre (al río Guadalquivir) en lugar del río Guadiamar para que ese vertido tenga que ser menos depurado.

Evolución del precio del acero estándar en China. (London Stock Exchange)
Evolución del precio del acero estándar en China. (London Stock Exchange)

Minas de Alquife SL, la sociedad promotora, enfrenta en cualquier caso una coyuntura poco favorable de precios del hierro en los últimos años. Una situación que determinó que en 2017 se apostara por imprimir más velocidad al aprovechamiento de los lodos acumulados en lugar de apostar por la reapertura total del yacimiento. El proyecto estimaba hace ocho años una inversión de 250 millones y la creación de 350 empleos. La actividad podría extenderse durante tres décadas en la corta. La mina, en la etapa anterior, estuvo funcionando de manera ininterrumpida desde 1929 hasta 1996, y desde 1964 solo a cielo abierto en esa corta.

Las reservas probadas, la magnitud que muestra el volumen de mineral realmente extraíble y aprovechable, ascienden a 92 millones de toneladas tras los sondeos realizados por el actual propietario. La ley (cantidad de hierro que contiene ese mineral) es del 54,3%. Una vez procesado en la planta minera que se construiría, el producto finalmente vendible serían 77 millones de toneladas con una ley del 59%.

Los lodos que se van a comenzar a extraer serían transportados por camión hasta el puerto de Carboneras (Almería), lo que ya ha generado malestar en el ayuntamiento de este municipio al conocerse la aprobación de la AAU cuatro días después de declararse el estado de alarma, como ha publicado 'La Voz de Almería'. Clientes asiáticos, chinos o coreanos, se perfilan como los potenciales compradores. China es el productor de más de la mitad del acero inoxidable del mundo, un producto que al menos en un 98% está compuesto de hierro (al que se le añade carbono).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios