La industria andaluza, a destajo para surtir de lejía, butano, abono, cobre o plástico
  1. Empresas
EN HUELVA, SEVILLA Y CAMPO DE GIBRALTAR

La industria andaluza, a destajo para surtir de lejía, butano, abono, cobre o plástico

Las grandes aglomeraciones de Huelva y Campo de Gibraltar, junto a la minería metálica, se reivindican como proveedores de elementos básicos. Solo Acerinox cierra entre las grandes

placeholder Foto: Refinería de La Rábida en Huelva. (Cepsa)
Refinería de La Rábida en Huelva. (Cepsa)

La industria petroquímica y básica de las aglomeraciones de Huelva y Campo de Gibraltar, así como las tres grandes minas metálicas en operación en Sevilla y la sierra onubense, son el origen de decenas de productos y componentes esenciales tan comunes y demandados estos días como el gas butano (para cocinar y calentar agua en el hogar), los fertilizantes agrícolas, detergentes, potabilizantes de agua, el cobre para tratamientos agrícolas o cableado de equipos tecnológicos, o los combustibles para vehículos o barcos. En medio de la pandemia del coronavirus, como resume una veterana fuente de la industria de Huelva, "la fábrica que no era ya crítica a escala nacional antes de esta situación, ahora es esencial".

Las 19 factorías de Cepsa, Atlantic Copper, Fertiberia, Tioxide, Electroquímica Onubense (antes, Ercros), Air Liquide, Repsol, Ence o Enagas están a pleno rendimiento en los municipios de Huelva y el vecino de Palos de la Frontera. Desde la petrolera se señala que afortunadamente no han registrado un solo contagio entre sus 800 empleados, sumados los de la planta de refino y la petroquímica. "Nuestros productos son clave para elaborar después medicamentos, suministros para la agricultura, así como productos de limpieza o sanitarios", explican desde el grupo propiedad de Mubadala (Abu Dabi) y el fondo americano Carlyle. O el propio plástico, que se hace a base de fenol.

Foto: EC.
El exceso de petróleo ahoga la industria
The Wall Street Journal Spencer Jakab

La otra refinería de Cepsa en San Roque (Cádiz) está más orientada a fuel para buques, biodiésel y productos de base para detergentes. Es la mayor refinería de España por capacidad de procesado de crudo, con 12 millones de toneladas anuales. El otro gigante de la aglomeración industrial gaditana, Acerinox, cerró el domingo a última hora. Fuentes cercanas a la compañía señalan que la intención es reabrir ya que otras empresas del sector, como Arcelor o Alcoa sí han seguido operativas en Asturias o País Vasco. El productor de acero inoxidable exporta además el 70% de la producción de la planta ubicada en la bahía de Algeciras.

Mención aparte merece Electroquímica Onubense, único productor de cloro del sur de España (las otras tres fábricas están en Barcelona y Guipúzcoa). Un componente básico para la elaboración de lejía, un desinfectante cuya demanda está disparada estos días. Y para cientos de productos alimenticios, de automoción o sanitarios. Igualmente salen de esta factoría, que dos empresarios andaluces adquirieron a Ercros hace cinco años, productos para potabilización y depuración de agua, actividades esenciales según el real decreto publicado el domingo pasado. Junto a ello, Electroquímica también explota la salina ubicada en la marisma del río Odiel, frente a la ciudad de Huelva. Suministra toda la sal de mesa que se vende en Mercadona. Los productos alimentarios se consideran básicos desde antes de la hibernación decretada el domingo: ya lo fueron al declararse el estado de alarma.

Foto: Trasiego de sal en la marisma del Odiel. (Aiqbe)

Otro producto esencial que sigue produciendo la industria onubense es el cobre, así como el zinc y el plomo (clave para baterías). Mina de Aguas Teñidas, la compañía controlada también por Mubadala (50%) y el gigante del comercio de materias primas Trafigura, mantiene operativa la planta de procesamiento en la que extrae los concentrados de esos tres metales. Lo que sí ha detenido es la actividad extractiva en sus tres yacimientos subterráneos hasta después de semana santa. Misma situación que Cobre Las Cruces, propiedad de la multinacional cotizada canadiense First Quantum, que mantiene en marcha su factoría de cátodos de cobre en Gerena (Sevilla).

Todas ellos son además grupos netamente exportadores, otro de los ganchos a los que se han agarrado para no detener su actividad sino reducirla al mínimo imprescindible para seguir operando. El cumplimiento de los compromisos internacionales es otro de los puntos del decreto publicado el domingo a última hora en el BOE. Atalaya Mining, empresa cotizada en Londres y propietaria de la mina de Riotinto, está en situación similar a Acerinox: paró inicialmente pero está preparándose para reabrir. Es la mina con mayor capacidad de procesado de las tres, con 10 millones de toneladas de mineral al año, ampliándose actualmente a 15 millones. También está participada por Trafigura, grupos industriales chinos, fondos de Reino Unido y, más recientemente, por fondos españoles hasta en un 15%.

Esfuerzo de las plantillas

La metalúrgica Atlantic Copper, igualmente propiedad de una multinacional cotizada (la estadounidense Freeport McMoran), saca al mercado no solo los cátodos de cobre tras fundir en su planta los concentrados procedentes tanto de minas de Huelva como de otras minas del resto del mundo. También es un importante productor de ácido sulfúrico, con un millón de toneladas al año. Este producto es básico para la elaboración de fertilizantes agrícolas. Las producciones de Atlantic y de Fertiberia (Grupo Villar Mir) están así interconectadas, lo que hace indispensable el funcionamiento de ambas. Atlantic emplea a 650 personas de forma directa y factura casi dos mil millones.

La veterana fuente del sector industrial onubense citada al inicio de este reportaje destaca, junto a la labor productiva de las empresas, el enorme esfuerzo que están realizando las plantillas de las fábricas. Los comités de empresa están aceptando la renuncia a vacaciones, el alargamiento de los turnos diarios a doce horas para que solo haya dos y se minimice el contacto entre empleados, así como el establecimiento de dos grandes turnos mensuales: quince días de trabajo seguidos, más otros quince de descanso en casa. "Se garantiza así pasar cuarentenas obligatorias, se tengan síntomas o no, para minimizar las posibilidades de contagio".

Acerinox Minería Cobre Industria Cepsa Huelva Fertiberia Refinerías Medicamentos Butano Química Algeciras
El redactor recomienda