el parón de la industria y el confinamiento

¿Cuándo (y cómo) volver a la normalidad? Italia apuesta por después de Semana Santa

Italia se pregunta cómo volver a la normalidad una vez que haya frenado la curva de contagios: y el 15 de abril, justo después de Semana Santa, es la fecha señalada en rojo en el calendario

Foto: El primer ministro italiano, Giuseppe Conte. (EFE)
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte. (EFE)

¿Cuándo volveremos a la normalidad? En Italia, donde este tema se trata con mucha cautela, la única certeza es que el confinamiento y el parón industrial continuará, como mínimo, hasta después de Semana Santa.

"Lleguemos primero a Semana Santa y miremos los datos para saber cómo proceder después", argumenta el presidente del Instituto Superior de Sanidad de Italia, Silvio Brusaferro, en una entrevista con el diario italiano 'La Repubblica'.

"No soy capaz de ser más preciso porque sobre estos temas no es posible dar una respuesta clara, se tiene que ver la evolución de la epidemia. Aunque la decisión final no está en mi mano", se desmarca el experto. Serán de hecho los comités científicos los que decidirán cuándo y cómo reabrir un país cerrado con doble llave, la de sus ciudadanos en sus casas y la de la industria no esencial, parada desde la semana pasada.

Desde el Gobierno italiano también quieren ir con pies de plomo en este asunto, porque según fuentes consultadas por el diario italiano 'La Stampa', "si te equivocas en una de las decisiones que tomes se puede volver a repetir el desastre". Y la fecha señalada en rojo en el calendario de los ministros es el próximo 15 de abril, pasada la Semana Santa y cuando se cumpliría un mes y cinco días desde que se decretó el confinamiento en todo el país el 10 de marzo.

Hay que esperar. Lo que está claro es que la reapertura de la actividad se harán de forma graudal y habrá que organizarse para identificar rápidamente a las personas positivas para evitar que sigan contagiando. Por eso el plan que está elaborando el ejecutivo italiano para poder retomar gradualmente la normalidad necesita que se cumpla una condición fundamental: que la tasa de contagios baje por debajo de uno, es decir, que una persona infectada contagie a menos de una persona sana en términos estadísticos.

“Hoy hemos bajado de una tasa de 2,8 personas contagiadas a poco menos de 2, y tenemos que bajar por debajo de 1”, explican desde el Gobierno.

Brusaferro cree que “hay una disminución” del ritmo de contagios en el país y que el confinamiento ciudadano está dando resultados: “estamos asistiendo al aplanamiento de la curva, y aunque aún no hay aún señales de bajada pero vamos mejor. Las importantes medidas que se han adoptado están demostrando sus efectos”.

Según un ministro consultado por 'La Stampa', los informes de varias prestigiosas universidades europeas que circulan por los despachos estiman que si se desbloquean los confinamientos antes de tiempo se multiplicarían las muertes en el continente, de 100.000 a 500.000 en cada país, según el tamaño de cada uno.

Por eso, sigue habiendo muchas dudas cómo volver a la normalidad, ya que Italia será el primer país de Europa que tenga que poner en marcha esta operación. Hay varios modelos de actuación sobre la mesa para evitar lo más importante: que el número de contagios no vuelva a aumentar y haya una segunda emergencia sanitara. Encima de la mesa está incluso la hipótesis inglesa, el 'stop and go': abrir de nuevo durante un periodo de tiempo y después volver a cerrar, recoge la prensa italiana.

La ciudad de Génova (Italia) completamente desierta. (EFE)
La ciudad de Génova (Italia) completamente desierta. (EFE)

La vuelta a la actividad empezará seguramente con una apertura parcial de algunas fábricas, no con la libre circulación de las personas, explica claramente el virólogo Fabrizio Pregliasco. Pero para que empiecen a abrir las plantas de producción se necesita un sistema de transportes que proteja la salud de los trabajadores y equipos de protección, como mascarillas. También habrá que poner fecha a la apertura de cines y colegios, que será posterior a la apertura de la industria.

Otro punto es que primero se dejará salir a la población por franjas de edad, dando prioridad a las personas comprendidas entre los 18 y los 60 años, apunta la subsecretaría de la Salud, Sandra Zampa, para quien el gran problema lo constituyen el comercio, el turismo, los hoteles y los restaurantes, actividades que aún no se sabe cuándo se retomarán.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios