ESTUDIA FABRICAR CÁTODOS EN LA MINA

Riotinto quiere fabricar de nuevo su propio cobre tras medio siglo

Enrique Delgado, nuevo director general de Riotinto, procede de Cobre Las Cruces, mina de Sevilla referente mundial en el uso de la hidrometalurgia. Baraja obtener también zinc, plata y plomo

Foto: Mina de Riotinto en Huelva. (C. P.)
Mina de Riotinto en Huelva. (C. P.)

Siempre hay tiempo de reinventarse... Aunque se lleve 2.000 años funcionando. Es lo que ocurrirá en la mina de Riotinto, en Huelva, que está estudiando implantar la más moderna tecnología minera —la hidrometalurgia— para que en las misma instalaciones mineras se fabriquen los cátodos de cobre. Este es el formato, de extraordinaria pureza, que usualmente se produce en las fundiciones. Atalaya Mining, la empresa cotizada en Londres que posee la explotación minera española, quiere retener más valor de la cadena de negocio y vender directamente los metales (sobre todo cobre, pero también zinc, plomo o plata) en lugar de concentrados de los que extraerlos en fundiciones.

Así lo ha desvelado el nuevo director general de la mina onubense, Enrique Delgado, en el salón internacional de la minería MMH, que se celebró la pasada semana en Sevilla. La mina tuvo una fundición propia entre 1901 y 1970, cuando se trasladó a Huelva. En 1994 fue adquirida por la minera estadounidense Freeport McMoran y transformada en la actual Atlantic Copper. La implantación de hidrometalurgia supondría usar este proceso en parte de los concentrados, pero sin cerrar la vía a seguir trabajando con fundiciones como Atlantic, con quien ha retomado relación comercial los dos últimos años.

Delgado, natural del municipio de Minas de Riotinto, aterrizó en Atalaya en mayo pasado para liderar la ampliación de la capacidad de la mina hasta los 15 millones de toneladas procesadas al año. Desde 2008 y hasta este año, el directivo fue director de Metalurgia en Cobre Las Cruces, la mina al norte de Sevilla que usa la hidrometalurgia y que está trabajando para extenderla no solo al mineral de cobre sino al polimetálico, el que contiene otros metales como los citados zinc, plomo o plata.

Riotinto no se cierra a ninguna opción y estudiará también si procesa todos los tipos de mineral que poseen sus yacimientos, incluido el polimetálico. No obstante, Atalaya tendrá que profundizar en el análisis de esos recursos polimetálicos y afinar el volumen real de reservas que hay en ellos. Las reservas, no los recursos, son el parámetro que tiene valor en el sector minero. Las últimas cifras que maneja la empresa, por actualizar, son que hay unos 70 millones de toneladas de recursos polimetálicos (cuyas reservas están por cuantificar). Los que sí están medidos de forma actualizada son los 258 millones de toneladas de recursos de mineral de cobre (de los que 200 millones son reservas probadas).

Cifras clave de la mina de Riotinto. (Atalaya Mining)
Cifras clave de la mina de Riotinto. (Atalaya Mining)

El proyecto hidrometalúrgico, una vez se decidan sus detalles, llegaría en cualquier caso después de que la empresa haya culminado su actual proyecto de ampliación. Se trata de dar el salto a los 15 millones de toneladas de mineral procesado al año. Del que se extraerían unas 55.000 toneladas de cobre en forma de concentrado. Parte de ese concentrado es el que podría ser convertido directamente en cobre en la mina, ahorrándose los costes de tratamiento en la fundición. El precio del cobre está al nivel de abril de 2017 y en descenso (2,64 dólares la libra), aunque también los costes de tratamiento y refino en la fundición están en mínimos de siete años (en torno a 60 dólares la tonelada).

La ley del mineral de Riotinto (la cantidad de cobre que hay en él) es baja, del 0,42%, según cifras de 2018. Esto hace que la mina tenga en la eficiencia en costes su principal baza para inmunizarse frente a bajones de la cotización de los metales que provocaron el último de sus cierres en 2001. En cualquier caso, dos importantes accionistas de Atalaya, el grupo intermediario de materias primas suizo Trafigura y el refinador de cobre chino XGC, tienen en los concentrados su materia prima, por lo que la mina combinará la tecnología actual (flotación) con la hidrometalurgia.

El proyecto de Riotinto sería diferente al de Las Cruces y se sumaría a la inversión de 240 millones empleados en la última década

Delgado ha dirigido hasta hace unos meses tanto la operación de la planta hidrometalúrgica de Las Cruces como su proyecto de ampliación, en el que se prevé invertir 400 millones precisamente para tratar polimetálicos con esa tecnología. Su fichaje deja en el nuevo director el día a día de la mina, que hasta ahora llevaba quien sigue siendo CEO de la mina, Alberto Lavandeira.

En cualquier caso, el proyecto para Riotinto sería distinto, adaptado al tipo de concentrado, muy diferente del de Las Cruces, entre otros factores. Y se sumaría a la inversión de 240 millones ejecutada desde mediados de la década pasada.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios