la fundición de cobre logra ventas récord: 1.950 millones

Atlantic Copper vuelve a sus raíces: procesará 20.000 tn de la mina de Riotinto

Freeport McMoran, multinacional americana dueña de la fundición de Huelva, se adapta a las mineras del norte de la provincia tras las turbulencias sufridas en su gran mina de Indonesia

Foto: Cátodos de cobre salidos de la fundición de Huelva. (Atlantic Copper)
Cátodos de cobre salidos de la fundición de Huelva. (Atlantic Copper)

La historia se repite... o casi. Atlantic Copper, la fundición de cobre ubicada en el puerto de Huelva que hace 25 años formaba una única empresa con la mina de Riotinto, va a volver este 2019 de alguna manera a sus raíces. Atlantic es propiedad desde 1993, al 100%, de la cotizada americana Freeport McMoran, mientras que la mina de Riotinto (que Freeport vendió en 1994) es actualmente propiedad del gigante de las materias primas Trafigura, de la refinadora de cobre china XGC y de fondos de inversión anglosajones. Ahora, un cuarto de siglo después y tras estas vicisitudes empresariales, Atlantic vuelve a procesar el concentrado de mineral para el que nació: el de Cerro Colorado (en Riotinto).

Así lo han explicado en rueda de prensa en la Universidad Internacional de Andalucía, en La Rábida, el director de producción de Atlantic Copper Miguel Palacios y la directora general económico-financiera Macarena Gutiérrez. Este año, tras una inversión de 14 millones en los últimos años para adaptar su proceso productivo a las características del concentrado procedente de Riotinto, Atlantic Copper fundirá 20.000 toneladas del yacimiento ubicado al norte de la provincia de Huelva. Hasta ahora se venían fundiendo cantidades mucho menores a modo de prueba, pero ahora se da el paso definitivo. Esas 20.000 toneladas representan el 10% del volumen de concentrado que produce Riotinto.

Junto a ello, Atlantic va a elevar este año el volumen de concentrados de cobre que funde procedentes de la otra gran mina de Huelva, Matsa, hasta las 100.000 toneladas, según detalló Palacios. Matsa, controlada por Mubadala (Abu Dabi) y Trafigura, gestiona tres yacimientos en la faja pirítica, también al norte de Huelva y cerca de Riotinto. Esas cien mil toneladas representan aproximadamente la mitad del concentrado que genera Matsa. En 2018, la fundición obtuvo uno de sus mejores registros históricos de procesado de concentrado de cobre con 1.104.000 toneladas. La no realización de ninguna parada de mantenimiento favoreció llegar a ese nivel. Es decir, desde su ámbito más cercano le llega ya una décima parte de su materia prima.

Este esfuerzo inversor para poder asumir los concentrados de minas cercanas, con independencia de esas relaciones históricas, tiene una explicación mucho más actual. Freeport McMoran ha venido teniendo en los últimos años serias dificultades con el Gobierno de Indonesia para poder exportar desde ese país concentrados de su enorme mina de cobre y oro de Grasberg (la segunda mayor del mundo en esos dos metales). La salida de concentrado llegó a estar paralizada por el gobierno asiático en 2017. Atlantic Copper es receptor de parte de esos concentrados. Pero el Gobierno indonesio quiere que sea en ese país donde se fundan los concentrados para que se quede allí más valor añadido.

Fundición en Indonesia

El acuerdo al que han llegado las partes, a finales de 2018, supone que una minera pública de Indonesia asumirá el 51% del capital de Grasberg, a cambio de abonar 3.900 millones de dólares a Freeport y Riotinto (la minera anglosajona que nada tiene que ver con la mina de Huelva) y de extender el permiso de explotación de Grasberg hasta 2041. Como parte del acuerdo, Freeport y Riotinto se comprometen a construir en un plazo máximo de 5 años una fundición de cobre en Indonesia con una capacidad de entre 2 y 2,6 millones de toneladas de concentrado. Más del doble que Atlantic Copper.

De ahí que estrechar las relaciones con otros proveedores de concentrado, más aún si están a sólo unas decenas de kilómetros lo que abarata enormemente el coste logístico, sea un eje clave para el futuro de Atlantic Copper. Freeport McMoran tiene otra fundición en EEUU, donde también cuenta con dos minas, y explota otros yacimientos mineros en Perú, Chile y Congo. Tasio Martínez, director de Innovación y Control de Procesos, también presente en la rueda de prensa, añadió: "Todos o casi todos somos de la zona, muchos venimos del sector minero de Huelva y lo que queremos es procesar todo el concentrado posible de las minas de Huelva para que estas minas sigan abiertas el máximo tiempo posible".

La pérdida del control de la megamina de Grasberg en Indonesia y el compromiso de construir allí una fundición están acercando a Atlantic a las minas de Huelva

Junto a todo ello, Atlantic logró en 2018 unos ingresos de 1.950 millones de euros, de los que 900 millones procedieron de las exportaciones. Esto coloca a la empresa con sede social en Huelva en la primera compañía por volumen de ingresos y por nivel de exportación de toda Andalucía, como destacó Macarena Gutiérrez. La fundición, que empleó de media a 560 personas de forma directa el año pasado, produjo 283.000 toneladas de cátodos de cobre -España consume anualmente 220.000-.

Respecto a la reducción de producción de cátodos de cobre en la mina Las Cruces, en Sevilla, tras el derrumbe que sufrió el pasado 23 de enero, los directivos descartaron que las 25.000 toneladas menos previstas este año y el próximo generen un hueco de mercado relevante. "A nosotros lo que nos afectará es que nos comprarán menos ácido sulfúrico que necesitan para su proceso productivo, que venía siendo de unas 60.000 toneladas anuales", detallaron.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios