ISABEL DÍAZ AYUSO / PRESIDENTA DE MADRID

"En las residencias, no ha habido dejación ni negligencia, ha habido pragmatismo"

Insiste en que la sanidad madrileña no llegó al colapso y que solo se dejó sin tratar a los pacientes de las residencias que por su edad y condiciones no se hubieran beneficiado de una estancia hospitalaria

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
Adelantado en

Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978) parece haber bajado un punto el tono. Como si tras lo más duro de la pandemia enterrase —o bajase— el hacha de guerra con el Gobierno central y, especialmente, con Ciudadanos, su socio de coalición, con el que ha mantenido una tormentosa relación. Ayuso da por zanjada la investigación que anunció sobre la publicación en el portal de la comunidad de un contrato con Kike Sarasola coincidiendo con la polémica por su estancia en un hotel de este empresario. "He ido preguntando, he ido pidiendo información y estamos en ello, pero parece que sí, es un error humano, y creo que lo más importante es no ahondar mucho más en ello", explica semanas después de haber anunciado que podía ser un delito. Con el que no ahorra calificativos es con Pablo Iglesias, del que, dice, "está cargado de demagogia y de odio a partes iguales".

La entrevista se realiza en la sede de Presidencia, en la Puerta del Sol, en un sofá blanco ante un oscuro cuadro de Lucio Muñoz pintado en 1977. Ayuso no rehúye el tema de las muertes en las residencias e insiste, a la vez, en que la sanidad madrileña no llegó al colapso y que solo se dejó sin tratar a los pacientes de las residencias que, por su edad y condiciones previas y bajo criterio médico, no se hubieran beneficiado de una estancia hospitalaria. "No ha habido dejación ni negligencia, ahí ha habido una situación de pragmatismo, de decidir caso a caso qué es mejor para cada persona. Y lo deciden los médicos, no lo ha decidido un político".

PREGUNTA. Hace justo dos meses, dijo: “Cuando pase el tiempo y sepamos lo que ha pasado, estaremos orgullosos de cómo ha actuado la sanidad madrileña”. ¿Lo sigue manteniendo ahora que hemos visto que hubo ancianos que murieron sin atención?

RESPUESTA. Estoy completamente segura, porque hay que ver las cifras en su contexto. Primero, no ha habido una crisis de residencias, ha habido una crisis en las residencias, en hospitales, en las casas… Nuestro porcentaje de fallecidos en residencias en relación con otras comunidades autónomas es de los más bajos. Si tenemos en cuenta que es un virus que ha estado en Madrid desde febrero, aproximadamente, que el nivel de contagio ha sido altísimo, sin haber tenido medidas de protección ni haber aplicado medidas de distancia entre personas a tiempo, sin el conocimiento de cómo funciona un virus como este, tan agresivo y tan traidor, que avisa tarde, que deja síntomas distintos… Si tenemos todo esto en cuenta, absolutamente. Lo que ha hecho la sanidad de Madrid es impresionante, y si hubiéramos tenido un estudio serológico potente a nivel nacional, podríamos haber demostrado que el índice de letalidad ha sido muy bajo para el nivel de contagios que ha habido.

"En las residencias, no ha habido dejación ni negligencia, ha habido pragmatismo"

P. También dijo en esos días, el 20 de marzo, en lo peor de la pandemia, que “todo el personal sanitario en la sanidad de Madrid atiende a todos los pacientes por igual: la vida es la vida y no se está seleccionando a nadie por nada”. Cinco días después, el hospital Infanta Cristina rechazó a una paciente por venir de una residencia “ante la situación de saturación”…

R. Hay que tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, son criterios clínicos y médicos, nunca son políticos. Muchos médicos, con covid o sin covid, en muchas ocasiones deciden no incorporar a un paciente a la UCI o no moverlo de su casa o su residencia porque esa persona no está preparada físicamente, no está en condiciones de ser ingresada. Lo que a mí me preocupaba más es que, en la puerta de un hospital, hubiera que elegir entre dos personas, como hemos visto en otros países. Y por eso nosotros decretamos el cierre de los colegios, porque ante el incremento exponencial de contagios, si no lo hubiéramos hecho a tiempo, la ola nos hubiera llevado, a lo peor, a tener el triple de muertes. No nos han sobrado UCI, pero todo el mundo que estaba preparado físicamente las ha tenido y cada geriatra y cada sanitario ha peleado por cada vida. Jamás hemos dicho “esta vida vale más que la otra”, se ha peleado por todas las vidas. Otra cosa es que haya pacientes que por su estado de salud hayan sido ingresados o no en una UCI o trasladados o no de una residencia. Sí es verdad que en las últimas dos semanas de marzo los servicios estaban hasta arriba de pacientes, y llevar a una persona mayor a esperar a un hospital, cuando puede ser tratada en su residencia, pues habrán decidido los médicos que era lo mejor, pero nunca por dejación.

P. Sigue manteniendo entonces que no se colapsaron las UCI, que no hubo gente que necesitaba el respirador y que no tuvo acceso…

R. Lo dicen las cifras. Nosotros llegamos a las 1.900 camas de UCI y se llegaron a ocupar a la vez más de 1.600, pero no han faltado camas de UCI. Otra cosa, insisto, es que haya pacientes que no estaban fuertes para entrar en UCI. Solamente el hecho de una traqueotomía y del ingreso, muchos intensivistas piensan que es tan traumático para ciertos pacientes que es mejor no hacerles pasar por ello porque el beneficio no va a existir. A mi propio padre le sucedió eso hace años… No son criterios que se aplican ahora porque haya covid, siempre se han aplicado.

P. Pero en este caso ha habido un criterio más restrictivo por la situación que existía.

R. No tanto para las UCI como para los propios traslados. Un geriatra de una residencia piensa también que es mejor que una persona anciana esté en la residencia, que es su casa, a que esté en un hospital en plena pandemia, con el peligro de contagio… Si ni siquiera los familiares han podido despedirse de sus seres queridos fallecidos. Si una persona sana de 35 años no podía estar con su padre por miedo al contagio, una persona mayor que probablemente ya lo estaba, yendo a un hospital lo convierte probablemente en una situación aún más peligrosa. Había que tener en cuenta el contexto en el que nos encontrábamos en esas dos semanas críticas. Durante el resto del tiempo, esto no ha sucedido. Estamos hablando de que en un momento dado los contagios empiezan a multiplicarse de tal manera que todo entra en un conflicto. Por eso tuvimos también que unir la sanidad pública y la privada. Y no, no ha habido un tratamiento distinto por estar en la pública o en la privada, que es otro de los temas que se han oído de manera recurrente, y niego la mayor: solo había una sanidad y no se hicieron distinciones entre una y otra.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. ¿Y en esos días no habría sido mejor decir “tenemos una situación terrible, están los hospitales saturados, no puede ir gente mayor…”?

R. Eso ya lo hicieron los geriatras y, de hecho, hay cuatro borradores, hasta llegar al definitivo. Pero no es lo mismo trabajar en grupo en una situación normal y tener a toda la consejería, todos los directivos y todos los geriatras juntos en una reunión, que estar hablando por videoconferencia o por 'mail'. En el trasiego, hubo unos borradores donde se solicitan una serie de medidas y se llega finalmente a la decisión de un geriatra —como hizo por cierto el Gobierno con sus propios borradores o como han hecho tantísimos gobiernos autonómicos, la mayoría—. Hay que distinguir cuándo y dónde se va a encontrar mejor una persona mayor, no porque es mayor sino por las patologías que arrastra. Al aplicarlo, tiene que quedar claro que ahí no ha habido dejación ni negligencia, que ahí ha habido una situación de pragmatismo, de decidir caso a caso qué es mejor para cada persona. Y lo deciden los médicos, no lo ha decidido un político en ningún caso. Y tanto es así que ha pasado en prácticamente todas las comunidades autónomas que han publicado sus protocolos, porque de otras… no se sabe nada. De Madrid se sabe todo, y es verdad que fueron noches muy duras: hablamos de casi 500 muertes durante varios días, y en miles de muertes, miles de contagios, en miles de casos, evidentemente, ha habido muchas situaciones realmente difíciles. Pero hay que contextualizar cómo se estaban produciendo esas noches y esos días de máximo contagio. En cuanto volvimos a unas cifras asumibles, todo ha funcionado con mucha más normalidad y, aun en esas etapas, ha habido más traslados que los 10.600 que ha habido, y el porcentaje de mayores ingresados en los hospitales ha sido del 70%. Este Gobierno siempre ha defendido la vida, y la vida es la vida tengas 25 años o tengas 90. Hay que defenderla siempre y cada vez acaba más tarde, afortunadamente. La mujer con más edad que hemos dado de alta en Ifema tenía 103 años… Hemos peleado por todas las vidas, sin ninguna duda.

P. Pero su consejero de Políticas Sociales dijo que ese protocolo sobre el tratamiento o no a ancianos "no es ético y posiblemente no sea legal…".

R. Esa situación no se tendría que haber producido, porque estás trasladando a los ciudadanos que las muertes de sus familiares se podrían haber evitado y no es verdad. Fue incorrecto y tendríamos que haber hablado. También es verdad que el Gobierno no ha estado en reuniones físicas todo el tiempo, pero tendríamos que haber escrito el relato exacto y yo estoy convencida de que cuando se conozca, la gente va a estar orgullosa. Porque el mando único que creamos ha salvado muchísimas vidas, muchísimas. Y tanto es así que estamos recibiendo cartas de residencias y de organismos que nos reconocen el trabajo que se hizo. Se enseñó a trabajar en las residencias, se explicaron protocolos que antes se desconocían para trabajar contra un virus que se desconocía y que para cuando el país despiertó, había entrado en Madrid de una manera fortísima, tanto en las residencias como en las casas (el 70% de los mayores fallecidos habían estado en sus casas, no en las residencias). Nos han contado muchos geriatras cómo en sus residencias empezaban la mañana con tranquilidad, todos los ancianos desayunando, y por la tarde fallecer tres a la hora de la siesta. Impresionante lo que el virus hacía en personas con patologías previas, avanzada edad y en el último tramo de vida. En esos casos, este virus, como se ha demostrado en toda Europa y en todo el mundo, es altísimamente letal. En países como EEUU, Canadá o Francia, las cifras de fallecidos en residencias han sido mucho más altas que las de Madrid. He conocido a gente que ha visto a sus padres fallecer en estas residencias y la inmensa mayoría lo entiende y lo ha asumido, y si a otras muchas les trasladamos el mensaje contrario, estaríamos faltando a la verdad, porque se ha peleado por la vida. Y la gente que trabaja en las residencias y en la sanidad pelea cada día por la gente a su cargo.

P. Tras decir eso el consejero de Políticas Sociales, es lógico que haya mucha gente denunciando. ¿Temen que esas denuncias acaben por judicializar todo este tema?

R. No lo temo desde el punto de vista judicial, porque no han sido decisiones del Consejo de Gobierno, porque muchas decisiones de una residencia nada tienen que ver con el Gobierno de la Comunidad de Madrid, pero sí que lamento el daño que puedes causar a muchas familias a las que estás trasladando la muerte evitable de un ser querido: y eso es inasumible. Por si acaso, yo estoy pidiendo, en primer lugar, informes a todas las direcciones generales para saber y que se vea todo lo que se ha hecho y porque es mi obligación investigarlo todo; y en segundo lugar yo quiero, viendo lo que hemos vivido en estos días, y sabiendo que podemos tener en el futuro otros coronavirus, cambiar el modelo sociosanitario de las residencias, al menos de muchas de ellas, y después abordar otras infraestructuras, como el nuevo hospital de Valdebebas. Tenemos que aprender a vivir en un mundo globalizado donde estas cuestiones de los virus volverán a suceder.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Habla de Valdebebas, pero también hay hospitales con plantas vacías (Infanta Leonor, Infanta Cristina, Leganés…). ¿Las van a poner en marcha también?

R. Esos hospitales, cuando se construyeron en su día, estaban pensados para ampliarse y tener más camas en caso de crecimiento poblacional. Pero lo que queremos hacer en Valdebebas es un hospital que se dedique solo a las infecciones. En muchos de los hospitales, han tenido que convivir operaciones, partos, ictus, con el propio covid. Y ha habido un fortísimo contagio entre sanitarios porque, además de la falta de material, en los hospitales más antiguos no era fácil hacer un circuito covid. Por eso queremos que, además cerca del aeropuerto, todos los posibles contagios y cuando vuelvan las epidemias, se traten allí para intentar no tener repuntes en los propios hospitales.

P. Es decir, que no se van a poner en marcha esas plantas vacías en los otros hospitales.

R. Esas plantas hay que reformarlas y están por hacer, espacios que están preparados para el futuro, pero eso no es algo que se pueda hacer en 15 días, se necesita obra, obra…

P. ¿Y el de Valdebebas?

R. El de Valdebebas es un hospital modular, que tiene otro tipo de construcción muy diferente, sobre terreno llano e inspirándose en todo lo aprendido en Ifema. Por su poca complejidad y por su distribución, tal y como está pensado, es un hospital de construcción muy sencilla que vale para unas epidemias pero no para los usos cotidianos de un hospital convencional.

P. Se dice también que no se medicalizaron las residencias cuando se anunció.

R. Actuamos sobre más de 800 residencias, porque tenemos más de 500 de mayores a las que hay que unir las de religiosas y las de personas con discapacidad. Llamamos una por una para ver qué necesitaban y cómo se las podía ayudar. Tenemos un informe con todas las residencias que se medicalizaron en el plan de choque, a todas les llegó material nuestro, comprado solo por la Comunidad de Madrid, por cierto.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. En lo peor de la pandemia, nunca se pidió trasladar a pacientes fuera de la comunidad, por lo menos que trascendiera. ¿Se arrepiente, se trató con el ministerio, hubo un veto…?

R. No ha sido un problema de camas. No hemos estado sobrados, pero tampoco llegaron a hacer falta. ¿Dónde los hubiéramos llevado? Da igual que estés en un hospital en Madrid que en uno de Toledo. Si esa persona no está preparada para sacarla de una residencia, te da igual el destino. Si Madrid hubiera actuado una semana más tarde, el índice de contagios se habría disparado y probablemente sí hubieran hecho falta esos traslados. Entre comunidades autónomas, lo que hizo falta fue llamarnos unos a otros para ver qué necesitábamos, sobre todo material, y poco más.

P. Pero los médicos sí cuentan que estaban limitadas las camas, que otros sí se podían haber beneficiado de respiradores.

R. He oído todo tipo de versiones de los médicos, y son ellos los que deciden esas cosas. También he oído a médicos decir que era insensato mover a los pacientes de la Comunidad de Madrid, primero, porque es una sanidad de primera, y segundo, porque en el traslado o les pones a ellos en peligro o a los propios pacientes. En esas situaciones, entiendo que los médicos prefieran hacer pocos traslados.

"Reyero [Ciudadanos] tiene que explicar su gestión durante estos meses y dejar que el consejero de Sanidad [del PP] explique la suya"

P. Si Alberto Reyero, el consejero de Políticas Sociales, fuera del PP, ¿seguiría siendo consejero?

R. Si Alberto Reyero fuera del PP y yo tengo a ciencia cierta la seguridad de que ha cometido negligencias, como con cualquiera… Pero lo que tiene que hacer él es explicar su gestión durante estos meses y dejar que el de Sanidad explique la suya. Cada uno tiene que explicarse por sí mismo porque, muy probablemente, cuando Reyero explique lo que él ha hecho y Escudero explique lo que ha hecho él, que es lo que pretendo saber ahora, la sensación será otra. Porque yo les he visto trabajar y les he visto sufrir, les he visto pelear, y lo importante ahora es que cuenten lo que han hecho cada uno.

P. ¿Y ha llegado su consejero de Sanidad, Ruiz Escudero, a poner su cargo a disposición, como se ha llegado a publicar?

R. No. Lo ha pedido la oposición, pero no estoy en eso.

P. Alberto Núñez Feijóo tuiteó este domingo: “Agradezco la colaboración y el diálogo que ha habido en la mayoría de los momentos y reconozco el esfuerzo del Gobierno central con aciertos y errores, con acuerdos y diferencias”. ¿Coincide?

R. Yo coincido en que estas conferencias de presidentes, y también lo dije en mis redes sociales, sirven para que hablemos entre presidentes autonómicos y para que hagamos España desde las autonomías. Pero sí que creo que Madrid, en todo este proceso, ha estado muy solo, porque hemos sido la primera comunidad en recibir el golpe; apenas hemos tenido material sanitario para proteger a los profesionales; muy pocos recursos económicos, al contrario, hemos puesto nosotros… Y ahora nos hemos encontrado apartados de decisiones. Creo que en el marco en que el presidente de Galicia pronunció estas palabras, yo estoy también con él en que esas conferencias son buenas y que entre autonomías tenemos que hablar. Hay que evitar los regionalismos y las divisiones territoriales, somos un gran país y en cuestión de epidemias nos tenemos que ayudar unos a otros, y en ese sentido, esas conferencias eran importantes.

P. Pero su relación con el Gobierno central no ha sido la misma.

R. En mi caso, ha habido una mezcla de muchas cuestiones. Somos un Gobierno que dio la voz de alarma primero y que cuando hemos tenido que ser críticos, lo hemos sido. Nunca he achacado muertes ni he estado señalando con el dedo, como se nos ha hecho a nosotros. Pero sí he sido crítica, primero, porque creo que tiene que haber contrapoder, pluralidad y criterios; y después, porque yo siento y tengo claro que con Madrid se actuó muy tarde, que se tuvo que haber parado todo muchísimo antes, que hubo actos, concentraciones, eventos, que se tenían que haber parado y que nosotros íbamos sin tener un conocimiento como autonomía. Y que pese a haber sido los primeros y los más golpeados, luego no se nos pasaba de fase sin explicaciones y sin transparencia. No hemos tenido el mejor trato, vaya. Por eso yo he pedido, de cara al futuro, una mesa de diálogo con Moncloa para que todo esto lo hablemos. Sería bueno que el Gobierno de España y el de Madrid se sentaran a una mesa, lo he propuesto en numerosos foros y sigo insistiendo en ello. Tenemos muchas cosas que nos unen, trabajamos en el mismo terreno y lo que le ocurre a Madrid, le compete a España.

“Algunos políticos empiezan a mover el odio entre comunidades, y Madrid es España. Estigmatizar a los madrileños es injusto”

P. Feijóo también pidió este domingo limitar los viajes a y desde Madrid y Barcelona.

R. Hemos sido muy prudentes, y no porque estemos contagiados —este domingo tuvimos 11 contagios en una población de siete millones— sino porque tenemos una alta densidad de población y prefiero que vayamos poco a poco una vez que la actividad económica ya se ha puesto en marcha. Los madrileños luchan mucho, pelean mucho y han hecho grandes esfuerzos durante esta epidemia, y es una comunidad cuyos ciudadanos podrían viajar perfectamente por toda España sin ningún problema. Lo que me preocupa de esto no son, ni muchísimo menos, las declaraciones de Feijóo, que es un presidente con sentimiento nacional, que cree en España y en este Estado autonómico, sino de algunos políticos que empiezan a mover el odio entre comunidades, y Madrid es España, la capital, porque es de todos y no es de nadie. Y creo que ahora intentar estigmatizar a los madrileños, como veo que hacen, es totalmente injusto.

P. ¿Pero por qué las declaraciones de Feijóo no estigmatizan a los madrileños?

R. No. Él lo que está diciendo es que hay que tener cuidado porque hay comunidades autónomas que han tenido menos contagios. Ahora: es lo mismo que yo pido con Barajas, porque el virus entró por ahí y podemos volver a empezar. Pero está habiendo rebrotes en el País Vasco y en otras CCAA y todavía nosotros no hemos salido de la Comunidad de Madrid. El madrileño ha venido aquí a trabajar, a prosperar, y probablemente tenga su localidad natal o su segunda residencia en otra comunidad, y creo que tiene derecho a volver a su casa y ser recibido con la total normalidad que merece, entre otras cosas porque es una población que ha aprendido a cuidarse después de todo esto.

P. ¿Cómo está viviendo esas críticas ahora a Madrid, desde el 'dumping' fiscal a la proliferación de organismos oficiales o al efecto que tiene sobre la España vaciada?

R. Felipe II eligió Madrid como capital pensando en una zona que era de todos y no era de nadie. Que no tenía un fuerte arraigo para que, precisamente, no prevalecieran los sentimientos de unos sobre otros. Nuestra fortaleza es eso: ser la capital desde hace siglos de todos los españoles, y es con lo que yo me quedo, para seguir defendiendo lo que nos une a todos. Por eso me duele que ahora traten a los madrileños de apestados, prepotentes, ricos… Lo intentan vender así en algunas otras comunidades, cuando Madrid ha sido siempre solidaria y siempre se ha hecho cargo de España en los momentos más difíciles. En Madrid se es español por delante de madrileño. Y pensamos como españoles lo primero.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Sobre el rebrote, hay médicos de Atención Primaria que insisten en que necesitan más medios, rastreadores, que faltan test, y que en vez del hospital en Valdebebas se necesitarían inversiones menos vistosas pero más efectivas.

R. Son cosas totalmente distintas. Si tenemos un rebrote, Ifema no puede estar eternamente ahí. Y nadie cuestiona que Ifema ha sido una buena idea, pero es que Ifema es la Feria de Madrid, que el año pasado aportó a la Comunidad de Madrid 5.000 millones de euros. Ifema es un pulmón para Madrid que necesita reactivarse. Y puede ocurrir lo contrario, tener otra vez una epidemia y decir: no habéis tenido previsión, no habéis aprendido lo que Ifema os ha enseñado. Y por otro lado está el refuerzo de la Atención Primaria, de poner en cuarentena casos, eso se está reforzando. Nos habíamos comprometido hasta navidades a seguir contratando la misma plantilla y eso es lo que se está haciendo, además de realizar estudios serológicos no solo con las PCR de los hospitales sino también de institutos, empresas, ayuntamientos, como el caso de Torrejón. Madrid está teniendo su propia estrategia y hemos puesto en marcha una campaña de prevención que va a durar todo el verano.

P. Si hay un rebrote, ¿puede garantizar que no volverán a morir ancianos solos en sus residencias?

R. Si hay un rebrote, esto mismo le pregunto al Gobierno: porque hemos pasado de un estado de alarma que no nos permitía ni bajar a la calle a dar una vuelta a que ahora no hay Gobierno, ha abierto la mano y no nos dice nada sobre los planes por si hay rebrotes, porque ese problema tendría que ver también con la movilidad entre CCAA, que es competencia del Gobierno. Y no hay plan ahí. Seguiremos reforzando las residencias, los hospitales y a los profesionales, pero yo no puedo asegurar la vida al cien por cien. Lo que puedo asegurar al cien por cien es que no nos vamos a relajar un solo día para intentar que no haya rebrotes.

P. ¿Se puede cumplir en septiembre lo que ha dicho el Ministerio de Educación de empezar el curso con un metro y medio de distancia entre alumnos?

R. Yo me estoy poniendo en los cuatro escenarios. Uno, cien por cien de normalidad; dos, vuelta al colegio extremando las medidas de higiene; tres, una mezcla entre presencial y telemática, en la que esta fuera sobre todo con Secundaria y Bachillerato, para que los de Primaria puedan estar en clase más espaciados, y cuatro, el confinamiento total. Para cada escenario, estamos adquiriendo tecnología y buscando espacios alternativos también fuera de los colegios.

P. Entrando en la pura política, su relación con Ciudadanos no está siendo fácil, es incluso tormentosa. Y especialmente con la Consejería de Políticas Sociales: las residencias, los protocolos, los 'mails' que se filtraron, incluso el falso contrato de Room Mate en plena polémica por su dúplex se subió en esa consejería. ¿Cree que fue un error humano, como dijo la investigación de Ciudadanos?

R. Eso es lo que me han dicho y probablemente sea así. Yo lo que quiero ahora es mirar para adelante. Es verdad que en los gobiernos de coalición, como en los de un solo color, muchas veces surgen fricciones, pero yo siempre digo que los gobiernos hay que medirlos por la eficacia de sus políticas y no por el grado de amistad, que no siempre tiene por qué existir. Tiene que haber una colaboración y un respeto para que cada uno tenga su espacio y haga su política. Hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan, pero las que nos unen se dan por supuestas y, cuando hay una disputa, sin embargo, es muy llamativo. Pero eso ocurre en cualquier otro Gobierno. Es cierto que nosotros hemos chocado en muchas ocasiones pero, por ejemplo, hace dos semanas pusimos en marcha un plan para reactivar Madrid y no nos costó ni un Consejo de Gobierno que 30 medidas las viéramos de la misma manera.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Había anunciado usted una investigación propia sobre el caso del contrato. ¿Cómo está?

R. He ido preguntando, he ido pidiendo información y estamos en ello, pero parece que sí, es un error humano, y creo que lo más importante es no ahondar mucho más en ello. Es verdad que, en su momento, no me lo tomé bien. No entendí eso [que se colgara un contrato falso de cinco millones de la comunidad con la empresa de Kike Sarasola en plena polémica porque este era el casero del dúplex donde la presidenta estaba pasando el confinamiento tras pasar el coronavirus].

P. Llegó a decir que podía ser un delito.

R. Hombre, si se hubiera demostrado que, de manera voluntaria, subes un contrato que no es, lo bajas luego, lo mueves… Pero si se trata de un error, y se puede explicar, que es en lo que estamos... Pues ahí se quedará.

P. ¿Está zanjado entonces?

R. Yo, desde luego, lo quiero zanjar. Eso es lo que quiero.

P. La vemos muy pacífica…

R. Sobre todo porque los problemas que tenemos como país son tan grandes y lo que va a tener por delante la Comunidad de Madrid en los próximos meses es tan difícil que tenemos dos opciones: o efecto bola de nieve, ir perdiendo empresas, destrucción de empleo, y se va sumiendo en esa espiral, o todo lo contrario, tiene ahora mismo una fuerte vuelta después del otoño, que es lo que yo creo, y eso solo se consigue si los gobiernos están centrados solo en esto, en la recuperación.

P. Entonces, la moción de censura o un adelanto electoral para poner fin a este Gobierno con Ciudadanos están más lejos que nunca…

R. Es que Madrid tiene muchas cosas por delante: el nuevo hospital de Valdebebas, los nuevos desarrollos urbanísticos, la ampliación de Ifema, nuevas políticas para flexibilizar suelo, para procurar que haya más empresas, un proyecto para Madrid para los próximos años que cuando nos ponemos a hablar de ello normalmente acabamos centrándonos en lo importante y olvidando las diferencias. Que las va a haber en cualquier Gobierno de coalición, pero nuestra responsabilidad es intentarlo una y otra vez, no meter una crisis dentro de la otra. Ya Madrid tiene lo que tiene y pasa las dificultades que está pasando, pero tenemos por delante un futuro prometedor con muchísimas propuestas, disfrutemos de eso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. ¿Le gustaría haber visto al delegado del Gobierno en el banquillo por su actuación durante el 8-M?

R. Yo durante todo este proceso he sido sumamente respetuosa con él, y para mí lo importante no es la parte judicial, estamos en un Estado de derecho, que lleva sus tiempos y sus procesos. A mí me compete opinar de la parte política, y creo que un delegado del Gobierno tiene como primera misión la seguridad ciudadana. Y creo que ha estado en todo menos en la seguridad ciudadana, sobre todo en febrero y marzo. Un Gobierno, por su propia fortaleza diplomática y de organismos, sí tiene la capacidad de ver que lo que estaba pasando en China, luego en Italia, nos podía ocurrir a nosotros también. Por eso sí creo que ha tenido una dejación de funciones al no procurar la seguridad de los ciudadanos.

P. Siempre dice que Madrid actuó antes, pero se celebraron actos en el Wizink, la final de balonmano, natación…

R. Siempre lo he dicho: ojalá hubiéramos actuado todos antes para haber evitado ese tipo de eventos, pero yo no los he promocionado ni promovido, no he tenido información previa que me dijera “todo eso se ha de cerrar”. El Gobierno sí. Por mi parte, sabíamos que la población vulnerable eran los mayores y desde el 5 de marzo cerramos los centros de día o no permitimos el movimiento de médicos entre hospitales universitarios. Y desde semanas antes, hablamos con el Gobierno de España para decirle que, según nuestros indicios, los picos empezaban a crecer. El Gobierno de la nación tiene más información y más poder para entender lo que sucede y ojalá todos hubiéramos actuado antes. Nunca podré estar plenamente orgullosa de todo lo que hemos hecho en Madrid desde el momento en que tienes un solo fallecido.

"Pablo Iglesias está cargado de demagogia y de odio a partes iguales"

P. Ha hablado de Pedro Sánchez, pero ¿cómo valora el comportamiento del vicepresidente social, Pablo Iglesias, en toda esta pandemia?

R. Está cargado de demagogia y de odio a partes iguales. Primero, porque salió a venderse como un salvador que iba a cuidar a los mayores cuando es un partido que no les ha tratado bien electoralmente nunca y ha sido un partido que ha promovido otro tipo de políticas que no iban precisamente destinadas a cuidar a los mayores. Y después de salir y venderse como un salvador para ellos, nunca tuvo ni empatía ni humanidad, no solo para llamar al Gobierno de la Comunidad de Madrid a ver si necesitábamos algo, sino para ir a una residencia, para visitar Ifema, un hospital, para estar con la gente… Desapareció sin cumplir cuarentenas, no como yo, que me quedé recluida. Y ahora, cuando ya todo ha pasado, busca en el relato de todo lo que ha pasado en la Comunidad de Madrid y extrae, de manera deliberada, según qué capítulos: ¿dónde ha visto que puede haber más dolor, en las residencias porque ha habido más fallecidos? Pues extrae ese tema y se pone con ello a hacer política y ese tipo de declaraciones bochornosas, como si a nosotros no nos importara o nos alegrara lo que ha sucedido en ellas. No puedes tratar estos temas con tan poca delicadeza y con tanto resentimiento y odio. Es irresponsable y muy triste.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Sobre la estancia en un apartahotel, ¿no se planteó en un principio que pagara la comunidad como el 'president' Torra, que estuvo confinado en un edificio público, y que con la polémica decidió pagarlo?

R. Aunque otras comunidades tienen residencias oficiales, la Comunidad de Madrid no. La comunidad tiene edificios públicos donde podría haber estado alojada, pero en ese momento entendí que quería estar en un espacio más amplio, y es mi responsabilidad. Tenía entrevistas constantemente, con un gran volumen de trabajo... y la logística me hizo pensar que era lo mejor. Fue mi responsabilidad pensar que me quería ir a un hotel temporalmente.

R. ¿Y desde el principio se pensó como algo privado?

R. Yo me alojé, pagué mi hotel y volví a mi casa. Y lo hice a un precio como el de todas las personas que estaban en ese momento en un hotel. Era un hotel cerrado que ofrecía largas estancias. Hay vecinos que estaban alojados en esas fechas y pagaron incluso menos en algunos casos.

P. ¿Es verdad que salía a protestar?

R. He oído de todo en esos días, cosas sorpredentes. También se ha convertido en un lugar turístico. Me acuerdo de que los últimos días antes de volverme había hasta gente haciéndose selfis.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
82 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios