PIDE PASAR DE FASE TRAS LAS DISCREPANCIAS

La relación Aguado-Ayuso se agrieta por la gestión del covid en pleno giro de Arrimadas

La gestión de la pandemia separa a populares y Ciudadanos y afecta al Gobierno de coalición de la Comunidad de Madrid

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), conversa con el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado (i), antes del comienzo del último pleno en la Asamblea de Madrid. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), conversa con el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado (i), antes del comienzo del último pleno en la Asamblea de Madrid. (EFE)

Ciudadanos no comparte en absoluto la posición que mantiene la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con quien gobierna en coalición, y cada día está más incómodo con esa gestión. Y en las últimas horas ha aumentado notablemente la distancia entre los dos partidos en el Congreso, se han sucedido las discrepancias entre ambos en la Comunidad de Madrid y asoman las grietas del Ejecutivo autonómico. El último episodio ha sido el paso de fase. Inicialmente, el vicepresidente, Ignacio Aguado, quería pasar de fase y Ayuso, que abandonó una reunión este miércoles por la mañana sobre el tema, no era partidaria. Al final, Madrid pedirá pasar de fase y el Gobierno regional ha anunciado que es una decisión de Ayuso.

El partido de Inés Arrimadas, en coherencia con su giro y posterior pacto con Pedro Sánchez en el Congreso, considera que no es momento de confrontaciones, sino de acuerdos y colaboración entre instituciones y entre partidos. Ciudadanos discrepa del sector más radical del PP, del que forma parte destacada Ayuso, respeto a la gestión de la pandemia

Y el PP, según fuentes de su dirección, está más que molesto con Arrimadas por su pacto de última hora con el Gobierno para sacar adelante la prórroga del estado de alarma, que ha servido para convertir en irrelevantes los votos de los populares.

Hay que recordar que, además de los gobiernos autonómicos y municipales que comparten, PP y Ciudadanos tienen un acuerdo electoral vigente para ir juntos a las autonómicas vascas que iban a ser el 5 de mayo y que se celebrarán previsiblemente en julio. Ahora, la sintonía y las estrategias entre ambos partidos no son las mismas que las de antes de la pandemia y en breve tendrán que compartir candidatura y campaña en Euskadi.

Esa candidatura era esencial para Pablo Casado en su estrategia de unificar el centro derecha e, incluso, le llevó a sustituir en el último momento al frente de la lista a Alfonso Alonso por Carlos Iturgaiz.

Entiende Ciudadanos que ese sector del PP en el que destaca Ayuso actúa cada vez más escorado y marcado por el discurso de Vox, partido que apoyó su investidura hace menos de un año, para actuar como oposición al Gobierno de Sánchez.

Entiende Ciudadanos que ese sector del PP en el que destaca Ayuso actúa cada vez más escorado y marcado por el discurso de Vox


Explica que tienen la sensación de que actúa como si tuviera mayoría absoluta y con guiños desde el Gobierno de la comunidad solo al electorado de Vox. Y las relaciones entre PP y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid ya se resintieron por la gestión de las residencias de ancianos al inicio de la pandemia y por el acto de Ifema, del que culpan a la presidenta.

Así, Ayuso defendió la pasada semana en la Asamblea los menús a las familias perceptoras de la renta mínima de inserción (RMI) y su vicepresidente y miembro de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha asegurado este miércoles que la comunidad está trabajando para sustituir los menús de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes si continúa la situación actual. "A nadie se le escapa que, de continuar más días y semanas en una situación como la actual, debemos buscar alternativas para que estas familias puedan seguir teniendo una dieta saludable en sus casas, y en eso me consta que tanto el consejero de Políticas Sociales como el de Educación están trabajando", ha dicho Aguado en rueda de prensa.

A eso se ha unido el choque sobre la aplicación de las fases de desescalada en la Comunidad de Madrid. Aguado era partidario de que Madrid pidiera al ministerio pasar de fase, pero Ayuso no lo era. Ciudadanos ha criticado que la presidenta abandonara el Consejo de Gobierno que iba a tratar este tema para ir a una entrevista. Ciudadanos quería pedir el cambio de fase, que permitiría abrir las terrazas a partir del lunes, pero Ayuso no. Al final, la comunidad ha informado de que lo pedirá y de que ha sido una decisión de la presidenta.

En ese contexto, Aguado ha puesto en marcha un intento de acuerdo con el PSOE en la comunidad, en principio, circunscrito a medidas contra la pandemia y sus terribles efectos. Con el doble objetivo de impulsar esas medidas, pero también para orillar a Vox y evitar la dependencia política del partido de Santiago Abascal. Lo más inminente sería acordar medidas sobre la desescalada, para lo que sería necesario iniciar los contactos la próxima semana. Ese intento supone un terremoto en la Comunidad de Madrid.

“Un acuerdo entre PP, Ciudadanos y PSOE sería el mejor escudo de los madrileños para hacer frente al hastío de la ciudadanía y las consecuencias del covid en nuestra región”, explica Aguado. El vicepresidente de Madrid y dirigente de Ciudadanos añade que coincide “con el alcalde Martínez-Almeida y la vicealcaldesa Begoña Villacís en que lo oportuno es tender puentes con la oposición, no dinamitarlos”.

Aguado tiene el aval de Inés Arrimadas, entre otras cosas, porque el movimiento político es coherente con su actuación durante la crisis respecto al Gobierno de Pedro Sánchez. La política de confrontación de Ayuso no cuadra con el discurso de Arrimadas este miércoles en el Congreso y su disposición a los acuerdos y, por eso, Ciudadanos está incómodo con la actuación de la Comunidad de Madrid.

La relación Aguado-Ayuso se agrieta por la gestión del covid en pleno giro de Arrimadas

Arrimadas, crítica con el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, ha ofrecido sin embargo reiteradamente a Sánchez colaboración y acuerdos. Finalmente, el presidente del Gobierno ha aceptado la oferta y su acuerdo con Arrimadas le ha permitido sacar adelante la prórroga del estado de alarma y respirar aliviado durante unos días.

Hace menos de un año, el entonces líder de Ciudadanos, Albert Rivera, impuso una estrategia distinta que evitaba acuerdos con el PSOE, para acordar gobiernos de coalición en comunidades y ayuntamientos con el PP, con apoyo de Vox en las investiduras y los Presupuestos.

Ahora, Arrimadas, como nueva líder de Ciudadanos, se abre a acuerdos con el PSOE como el citado con Sánchez y el que propone con los socialistas de Madrid. Aguado también ha hablado ya con Ángel Gabilondo, líder del PSOE en Madrid, y dice haber encontrado receptividad. Lo facilitan las ofertas de los socialistas para pactar en comunidades y ayuntamientos medidas sobre el coronavirus sin mirar colores de sus gobiernos y el talante de Gabilondo. Se trataría de dos grandes pactos económicos con PP y PSOE, con Ciudadanos como mediador y partícipe.

Los Presupuestos en la comunidad están prorrogados y podrían incluirse conversaciones para unas cuentas de recuperación para 2021, sin depender de Vox.

Se trataría de establecer bases mínimas de recuperación económica y social y otras medidas como la reforma del sistema de residencias, para que no vuelva a ocurrir una catástrofe como esta. Y utilizan como modelo a presidentes autonómicos del PP como Juan Manuel Moreno en Andalucía y Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León, entre otros, que se han abierto a acuerdos con el PSOE.

Precisamente, Ciudadanos no oculta su molestia y malestar con el discurso y posición de Ayuso la pasada semana en la Asamblea de Madrid. Explica que utilizó su intervención —convocada para dar cuenta de las medidas contra la pandemia— para hacer oposición muy dura contra el Gobierno de Sánchez. Su tono, explican, fue mucho más duro que el de toda la oposición madrileña, que encabeza Gabilondo.

Por último, Aguado ha tratado ya con Ayuso la posibilidad de abrirse a un pacto con el PSOE en Madrid. Su respuesta ha sido un no radical, que no tiene nada que pactar con el PSOE, explicado por Ciudadanos como un intento por mantener un discurso político basado en la confrontación con el Gobierno central, buscando también consolidarse políticamente, asegurar su liderazgo en la comunidad y fortalecerse en el PP.

Ayuso ya dijo que no, a diferencia de otros presidentes del PP, a la oferta del PSOE de extender el acuerdo de reconstrucción a ayuntamientos y comunidades, y ha cerrado esa puerta por completo. Explican también que las encuestas coinciden en una subida de Ayuso y del PP en la Comunidad de Madrid, aunque menor que la del alcalde José Luis Martínez-Almeida, que mantiene una posición no basada en la confrontación. Las encuestas, en todo caso, no facilitan la rectificación de Ayuso y el acercamiento al PSOE en contra de Vox.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios