otra semana de continuos choques

Las encuestas premian el vía crucis de Ayuso contra el coronavirus... y el Gobierno

Cartas a Sanidad, Trabajo y Hacienda, pelea por aviones y viseras, choque por Ifema, denuncia a RTVE por "manipulación"... Nueva semana de 'guerra' de la presidenta de Madrid

Foto: Díaz Ayuso se mantiene en esta habitación de un hotel de Madrid desde que dio positivo por coronavirus.
Díaz Ayuso se mantiene en esta habitación de un hotel de Madrid desde que dio positivo por coronavirus.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha adelantado su semana de pasión desde la habitación de un hotel de Madrid donde sigue confinada "hasta que haya test masivos" y vive su particular vía crucis frente al coronavirus y, también, frente al Gobierno central, con cartas a los ministros de Trabajo, Sanidad y Hacienda, y hasta a Rosa María Mateo por "los ataques que sigue sufriendo la Sanidad pública madrileña por parte de RTVE". Isabel Díaz Ayuso, entre aviones perdidos que por fin aterrizan, denuncias a aduanas y un hospital de campaña que defendía la OMS pero criticaban los sindicatos, sigue apareciendo como el ariete de la oposición del PP al Gobierno central también en esta crisis. Y las encuestas no parecen irle mal.

Metroscopia hacía público este viernes un barómetro continuo sobre la crisis del coronavirus en el que, además del desplome de Pablo Iglesias de 44 puntos de aprobación en enero a 30 en marzo por su actuación en la crisis del coronavirus, se da un vuelco en la opinión sobre la gestión del Gobierno. Ante la pregunta "¿Cómo calificaría la forma en que está actuando el Gobierno para prevenir el coronavirus?", se ha pasado del 64% que la aprobaba en la encuesta del 25-26 de febrero a solo un 39% que la aprueba en la realizada entre el 30 de marzo y el 2 de abril, mientras que quienes la desaprueban pasan del 24% de febrero al 51% de ahora.

La valoración de la gestión ante el coronavirus del Gobierno de Pedro Sánchez en la Comunidad de Madrid es calificada, según el sondeo de Metroscopia, como "mala o muy mala" por el 48% de los encuestados, y por un 39% como "buena o muy buena". Cuando se pregunta por cómo lo ha gestionado el Gobierno de Díaz Ayuso, las cifras se invierten: un 52% cree que lo ha gestionado "bien o muy bien", mientras que un 35% valora su gestión "mala o muy mala". Ese sondeo al final de la semana augura que los choques seguirán en todos los frentes que mantiene abiertos: llegada de material, habilitación de fondos extraordinarios y medidas para salir de la crisis, así como sus denuncias de la "manipulación" y el "bochorno" de RTVE.

Lunes: choque por las viseras

El lunes arrancaba la semana acusando al Gobierno de no haber prohibido las manifestaciones del 8-M y, mientras presumía del 'milagro' logrado en Ifema, donde por la tarde iban a quedar operativos tres pabellones que lo convertirían en "el hospital más grande de España con 1.400 camas", tenía lugar un nuevo enfrentamiento con Sanidad por la retirada de la autorización a las viseras protectoras que un grupo de emprendedores ofrecía a la comunidad. Estos acusaban al Gobierno regional de paralizar los pedidos sin motivo alguno, la comunidad alegaba que Sanidad exigía su homologación... El asunto se cerró días después con una carta al ministro de Sanidad pidiendo que su departamento o Trabajo las homologara de urgencia o permitiera a las CCAA que las probaran y lo hicieran.

Cuando no se había cerrado un frente ya estaba adivinándose otro: Ifema. Mientras la comunidad y la propia presidenta se afanaban en mostrar las virtudes del hospital de campaña —"Cada día, entre 50 y 60 personas se curan en el hospital de @feriademadrid, un orgullo para la sanidad madrileña. Y los pacientes y el profesional sanitario están orgullosos de lo que allí sucede. Esta es la verdad", decía Ayuso en su cuenta de Twitter—, desde varios sindicatos médicos y profesionales que habían comenzado a trabajar en Ifema llegaban críticas por los vestuarios femeninos, donde se produjeron aglomeraciones, y la falta de material.

Martes: la polémica de Ifema

Desde la Comunidad de Madrid, se ve "una campaña de desprestigio" que se intenta atajar poniendo en valor el hospital. El martes, Ayuso insiste desde primera hora: "Seguimos avanzando: Ifema, de 825 camas funcionales hoy pasamos a 1.000, al mudarnos del pabellón 5 al 7. Ya tenemos 1.000 UCI en tiempo récord gracias a 384 respiradores que ya hemos conseguido. 600 pacientes en hoteles medicalizados", y la comunidad intenta acallar las críticas con 'artillería pesada': llevan a Ifema al jefe de expertos Covid-19 de la OMS, que se deshace en elogios hacia la instalación: "Es una instalación increíble la que han puesto en marcha para desahogar hospitales aquí en Madrid, es extraordinario. En cuanto entré, me recordó inmediatamente a China... Los madrileños deberían sentirse muy orgullosos".

Por si fuera poco, la comunidad también distribuye las cartas de "felicitación y apoyo" enviadas por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, y la Sociedad Española de Medicina Interna.

Miércoles: carta a Rosa María Mateo

Al día siguiente. Miércoles. Ayuso despacha otra carta, esta vez mucho más dura. Es la segunda en pocos meses, y su destinataria es Rosa María Mateo, administradora provisional única de RTVE. "Me dirijo de nuevo a usted para expresarle mi más profunda indignación por los ataques que sigue sufriendo la Sanidad pública madrileña por parte de RTVE. De entre los miles de psicólogos que ejercen su profesión en la Comunidad de Madrid, Televisión Española ha escogido al único que es concejal de Más Madrid en el ayuntamiento de la capital. Una circunstancia que su televisión ha omitido, haciendo creer en todo momento a los españoles que estaban ante un testimonio técnico y no político". Javier Barbero, polémico delegado de Seguridad de Manuela Carmena, había sido seleccionado por RTVE para manifestar como psicólogo las críticas a los fallos en el hospital de Ifema...

"Lamentablemente, su televisión se está especializando en tratar de hacer pasar activistas de la izquierda radical como testimonios técnico-sanitarios. Ya ocurrió el pasado 12 de marzo, cuando convirtieron al enfermero Guillén (sic) del Barrio, conocido por su vinculación con el partido Podemos, en el portavoz oficioso de la Sanidad madrileña. Un testimonio que, como el de hoy, no fue contrastado con ningún otro y del que no se advirtió su filiación política". La carta de Ayuso incluye duras acusaciones: "Se ha pervertido la vocación de servicio público de una televisión que debía ser de todos. Y, si en mi última carta le pedía que pusiera fin a una actitud irresponsable, hoy ya no puedo sino exigirle que deje de usar la televisión pública como herramienta política contra el Gobierno de la Comunidad de Madrid; y que lo haga de inmediato, pues estamos en mitad de una pandemia donde se están perdiendo muchas vidas".

Sin solución de continuidad, se produce un nuevo enfrentamiento, esta vez por la supuesta paralización de un avión en la aduana del aeropuerto de Zaragoza. Varios medios aseguran que la carga con destino a Madrid no ha podido desembarcarse porque las oficinas de la aduana, en plena epidemia, están cerradas después de las tres de la tarde. El propio organismo lo desmiente rotundamente y emite una nota oficial en la que demuestra que estaba operativo y que otros aviones llegados posteriormente han desembarcado y han hecho los trámites.

Jueves, llega el primer avión 'perdido'

Los consejeros de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y de Interior, Justicia y Víctimas, Enrique López, supervisando la llegada de material.
Los consejeros de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y de Interior, Justicia y Víctimas, Enrique López, supervisando la llegada de material.

Habrá que esperar, sin embargo, al día siguiente, jueves, para que Ayuso pueda anunciar la llegada en unas horas del primero de sus 'aviones perdidos'. "¡Llega el primer avión de los madrileños! Aterriza en Barajas esta tarde procedente de Shanghái, cargado con 58 toneladas de material de primera necesidad. Y no será el único. Gracias a todas las personas involucradas. Lo hemos conseguido", proclama en las redes. Los dos aviones anunciados hace semanas por Ayuso, para los que se habían consignado más de 23 millones de euros, no aparecían entre sospechas de estafa. Con veladas acusaciones al Ministerio de Sanidad por su mando único y lo que ha "complicado las operaciones", la presidenta promete "contar todo lo que ha pasado" cuando lleguen todos los aviones comprometidos.

El segundo aterrizaba en Barajas este mismo domingo con otras 80 toneladas de material que sirven a Ayuso para mitigar las acusaciones y los 'hashtags' en las redes que se mofaban de la pérdida de los aparatos.

La semana tocaba a su fin con un nuevo desafío: el de las medidas económicas y de ayuda para salir de la crisis del coronavirus. Un Consejo de Gobierno extraordinario fija ayudas para pagar las cuotas a los autónomos madrileños de marzo y abril, así como otras vías de financiación. El anuncio lo hizo el miércoles el vicepresidente, Ignacio Aguado, "porque el Gobierno central no ha cumplido". No gustó que el 'socio' naranja acaparara el protagonismo, e incluso, desde el PP, se asegura que se "precipitó" porque no había un estudio hecho. Lo cierto es el viernes se aprobó el plan: los roces tenían más que ver por quién anunciaba la medida.

Viernes: plan y críticas económicas

El plan aprobado no es la única respuesta de Sol a la política económica y a las medidas de recuperación que está planteando el Gobierno central. El martes, el consejero de Vivienda, David Pérez, exigía "rigor y prudencia al Gobierno central sobre la demora en el pago de los alquileres". Ese mismo día, expresaba por escrito en una carta a la ministra de Trabajo su "rechazo a la decisión del Gobierno central de recortar 139,5 millones para formación de los trabajadores, que elimina la posibilidad de mejorar su cualificación, impidiendo que se mantenga el empleo". La presidenta Ayuso aún tiene tiempo para enviar otra carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reclamando al Gobierno central poder destinar 2.000 millones de euros a combatir los efectos del coronavirus.

Críticas a las medidas económicas, cartas a Sanidad, a Hacienda y a Trabajo, acusaciones por escrito a RTVE y polémicas con aduanas, con los aviones, con Ifema... El vía crucis de Ayuso contra el virus y el Gobierno de Sánchez toca a su fin, aderezado por múltiples entrevistas en todos los medios desde su habitación de hotel. No parece que en esta Semana de Pasión que comienza vaya a cambiar la política de no rehusar ni un solo enfrentamiento. Desde su entorno, lo tienen claro, y las encuestas, de momento, también.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios