EXPRESIDENTE DEL PP VASCO Y EXEURODIPUTADO

Casado fulmina a Alonso y designa a Carlos Iturgaiz candidato para las vascas

El que fuera presidente del PP vasco entre 1996 y 2004 será el candidato de la coalición PP+Cs después de que Casado comunicara a Alonso la decisión

Foto: Alfonso Alonso. (EFE)
Alfonso Alonso. (EFE)

La crisis abierta en el seno del PP a raíz de la negociación con Ciudadanos para cerrar la coalición electoral ha terminado con la candidatura de Alfonso Alonso y, finalmente, será el presidente del PP vasco entre 1996 y 2004, Carlos Iturgaiz, quien la encabece. El secretario general de los populares, Teodoro García Egea, compareció a las ocho de la tarde en la sede nacional del partido para comunicar la decisión, que se aprobará este lunes en el comité electoral nacional.

Fue el propio Alonso quien anunció en su cuenta de Twitter que Pablo Casado le había comunicado la decisión, sin que trascendiera en ningún momento la conformidad del PP vasco. Egea, sin embargo, aseguró durante su comparecencia que había sido algo “de mutuo acuerdo” tras hablar con Alonso, que se desplazó este domingo a Madrid. La elección también fue comunicada a Ciudadanos.

De esta manera, los populares recuperan la figura de Iturgaiz, que abandonó la política el pasado mes de abril cuando supo que concurriría en el número 17 a las listas europeas, exactamente igual que hizo cinco años antes. En esa ocasión, sin embargo, sabía que no lograría el escaño. “Comienzo con ilusión una nueva etapa de mi vida. Marcho con el orgullo de haber defendido en Europa y el País Vasco, bajo las siglas de mi partido, la unidad de España, combatido al nacionalismo, luchado contra el terrorismo y haber defendido a las víctimas”, escribió en Twitter.

Según Egea, Iturgaiz “aglutina a todos aquellos que militan en el PP y que votan al PP en busca de una referencia constitucionalista”. El secretario general, acompañado de otros cargos nacionales en la sede del partido, afirmó que el nuevo candidato representa “los valores que muchas personas buscaron en su momento y que han vuelto a encontrar”, destacando también su “experiencia política y conocimiento de su tierra” (presidió el PP vasco de 1996 a 2004 y fue diputado en el Parlamento vasco durante 10 años, además de concejal en el Ayuntamiento de Bilbao otros cuatro años).

La decisión sobre Alonso

El exministro de Sanidad, que no tenía intención de dimitir a pesar de haberse rebelado contra la dirección nacional popular por no entender los términos negociados con los naranjas, agradeció "todo el apoyo del PP vasco que es y será siempre mi partido".

Egea inició su intervención ante los medios pasadas las ocho de la tarde defendiendo la coalición con Ciudadanos —“nace de la ilusión y de la aspiración de construir un polo vencedor frente el rodillo del nacionalismo hegemónico”—, reiterando que el pacto preelectoral con los naranjas constituye una ambición a largo plazo, la de reunificar todo el espacio político del centro derecha.

Carlos Iturgaiz, que será el candidato de la coalición de Partido Popular y Ciudadanos en las elecciones vascas de abril. (EFE / Luis Tejido)
Carlos Iturgaiz, que será el candidato de la coalición de Partido Popular y Ciudadanos en las elecciones vascas de abril. (EFE / Luis Tejido)

“Nuestro deber es sumar para ser más fuertes. Y la unión con Ciudadanos no suma, multiplica”, afirmó el número dos de Casado, dejando claro que el PP “será la fuerza motriz del proyecto”. Aseguró que la coalición ha implicado “renuncias maximalistas” (en clara alusión a los reproches de Alfonso Alonso) y aseguró que el presidente del PP vasco “tiene una enorme relevancia” en esa comunidad y una trayectoria fundamental ligada a las siglas de los populares.

Aunque los choques entre Alonso y Casado vienen de lejos, la última semana las tensiones entre ambos han escalado al máximo nivel. Especialmente cuando el jueves saltó la noticia de la mano de José María Espejo, principal interlocutor de Inés Arrimadas, de que Ciudadanos optaría a dos puestos de salida en la coalición. En concreto, dirigentes naranjas ocuparían los segundos puestos por Vizcaya y Álava. El PP vasco reaccionó de inmediato tildándolo de "inasumible" y dejando en el aire el acuerdo de la coalición, que debía escenificarse el viernes por la mañana.

El viernes, continuaron los desencuentros: Génova citó a las 11 de la mañana a Alonso para analizar el acuerdo y dar su punto de vista, y el líder de los populares vascos advirtió de que no acudiría al no conocer ni un solo término del pacto. Por la tarde, las direcciones nacionales de PP y Ciudadanos enviaban un comunicado conjunto confirmando las líneas generales del acuerdo y el nombre de la coalición: PP+Ciudadanos. Efectivamente, el partido naranja contará con dos puestos de salida mientras que los populares designarán al cabeza de lista, sin mencionar en ningún momento al propio Alonso.

En el PP vasco, comprendieron rápidamente la pretensión de los populares nacionales: le invitaban a marcharse si no defendía la coalición con Ciudadanos. Fuentes del entorno de Alonso aseguraron a este diario que en ningún caso se planteaba dimitir y que si Génova quería que se marchara, deberían comunicárselo directamente porque Alonso, igual que Núñez Feijóo, ya fue designado candidato del PP por el comité electoral nacional. Y así ocurrió: en la tarde del domingo, el candidato a lendakari comunicaba la decisión de Casado.

La negociación con Cs, el desencuentro final

La realidad es que nadie en el PP de Euskadi contaba con que Ciudadanos pudiera optar a puestos de salida, teniendo en cuenta que no tienen representación en el Parlamento ni en un solo ayuntamiento. Los de Alonso insisten en que siempre han defendido la coalición —ya hubo ofrecimientos previos que los naranjas rechazaron—, pero entendían que el acuerdo debía ser "realista y proporcional" con la fuerza que cada partido tiene en el País Vasco.

Las conversaciones entre populares y naranjas estuvieron dirigidas en todo momento desde Madrid. En parte, porque las dos direcciones nacionales estaban de acuerdo y por la ausencia de cuadros significativos en Ciudadanos a nivel autonómico. El PP vasco reconoció que la negociación la llevaba Génova, con quien decía mantener hilo directo, a la espera de los detalles. Pero los términos del acuerdo llegaron a través de los medios de comunicación. La dirección nacional intentó calmar las aguas asegurando que se trataba de una negociación y que todavía no había nada firmado. Pero Ciudadanos se reafirmó en que esa era la oferta que estaba encima de la mesa y "lo acordado" con el PP. Es decir, con el secretario general y mano derecha de Pablo Casado, Teodoro García Egea.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
70 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios