DOS MESES EN UN HOTEL ROOM MATE

Una habitación con vistas y un contrato que va y viene: Ayuso se enreda en la cuarentena

La estancia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, en un hotel de Madrid durante dos meses se ha convertido en un problema político

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La estancia de la popular Isabel Díaz-Ayuso en un hotel de Madrid durante dos meses se ha convertido, de momento, en un enredo político-empresarial que amenaza a la presidenta de la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional guardó silencio durante horas sobre quién pagaba la suite de Ayuso hasta que Room Mate, la cadena propietaria, del empresario Enrique Sarasola, afirmó que ella pagará 80 euros por noche de su bolsillo. Pero después 'eldiario.es' publicó que no era un apartamento sino dos los que usaba Ayuso sin que ni la comunidad ni la empresa lo quisieran comentar. El caso creció porque, en contra de lo anunciado, la Consejería de Asuntos Sociales que controla Ciudadanos publicó un contrato de medio millón con Room Mate, algo que atribuyó a un error antes de retirarlo de la web.

Ayuso no había ocultado que estaba en un hotel. Había contado que estaba allí desde que el 16 de marzo fue diagnosticada con covid. Pero la ubicación era un secreto. "Sé que no me debo mover. Además, al estar aquí sola en el hotel, no obligo a nadie a trabajar conmigo. Si ahora fuera a Sol, obligaría a desplazarse a mucha gente de mi entorno, como personal de seguridad o de mi equipo. De esta manera, estoy en el hotel, duermo abajo, trabajo arriba y no molesto a nadie", explicó a El Confidencial en una entrevista el 30 de marzo.

El 10 de abril, Ayuso recibió el alta y reapareció en actos públicos, desde funerales al polémico acto en Ifema. Pero no abandonó el hotel para volver a su casa. El lunes, participó desde allí en una conferencia con Aznar, lo que llamó la atención a algunos de los espectadores. Esa misma tarde, la revista 'Vanity Fair' desveló el emplazamiento y lo hizo, según reveló la periodista de la información, comparando los muebles de las fotos con las ofertas que había en internet.

Una habitación con vistas y un contrato que va y viene: Ayuso se enreda en la cuarentena

Según la revista, se trata de una "suite privada ubicada en un apartahotel del empresario Kike Sarasola con dos terrazas, dormitorio con vestidor, baño propio, salón-comedor y cocina integrada" con vistas al templo de Debod. El precio habitual es de 200 euros la noche, aunque los precios de los hoteles de Madrid se han hundido con el covid.

La primera reacción de la Comunidad de Madrid fue responder que la estancia no había costado un euro a las arcas públicas. Preguntado en la Asamblea de Madrid, el popular David Pérez respondió: "No hemos venido a hablar de sus disquisiciones ideológicas retomando otra vez los topes en el alquiler y con ataques injustos a la presidenta. Solamente decirle que esas acusaciones falsas que usted está aquí planteando demuestran cómo ustedes, en el fondo, se dan cuenta de que la Comunidad de Madrid ha hecho un grandísimo trabajo".

El PSOE se sumó a las preguntas que la semana anterior había lanzado la diputada de Más Madrid Tania Sánchez sobre quién pagaba la estancia. Hasta que el martes Room Mate dio un comunicado. "La presidenta de la Comunidad de Madrid pagará personalmente la factura correspondiente al igual que hacen el resto de los huéspedes, sin coste alguno para la Comunidad de Madrid. Al tratarse de un uso del apartamento en larga estancia, el precio estipulado es de 80 euros por noche". Fuentes del sector lo consideran un precio ajustado por la caída brutal de demanda que ha habido en Madrid.

Pero el comunicado añadió alguna incógnita. "Room Mate Group había acordado antes del inicio del estado de alarma dar servicio a la presidenta de la Comunidad de Madrid en uno de sus apartamentos, ya que esta necesitaba un lugar óptimo para la gestión de la crisis durante la situación excepcional". El estado de alarma se declaró el 14 de marzo, antes de que Ayuso anunciase que había dado positivo por covid-19. Además, según 'eldiario.es', no era un apartamento sino dos. Ni la empresa ni la comunidad contestaron a las preguntas de este diario anoche sobre si pagará el doble, lo que elevaría la factura a 9.600 euros por los dos meses que ya lleva allí. El código ético de la Comunidad de Madrid impide recibir regalos tan caros.

Además, el comunicado de Room Mate incidía en que la empresa había cedido hoteles gratuitamente a la comunidad y a otras instituciones. "Desde el inicio de la pandemia, Room Mate Group ha puesto a disposición de todas las consejerías de Sanidad y Servicios Sociales donde tiene presencia la compañía todos sus hoteles y edificios de apartamentos. Un total de 13 establecimientos en Madrid, Barcelona, Granada, San Sebastián, Nueva York, Florencia y Milán. Todos estos establecimientos se cedieron de forma desinteresada y gratuita para acoger a personal sanitario, bomberos, personas mayores procedentes de residencias de la tercera edad y turistas que no podían volver a su país de origen".

Lo mismo declaraban las consejerías de Sanidad (en manos del PP) y de Asuntos Sociales (de Ciudadanos). Room Mate, como otros hoteleros, ha cedido instalaciones para enfermos leves y sanitarios. La comunidad contrataba empresas para el mantenimiento como la limpieza. Pero un contrato publicado el mismo día en la web de la Comunidad de Madrid contradecía durante unas horas esa versión.

La Consejería de Asuntos Sociales, inmersa en un ya no soterrado enfrentamiento con el PP de Ayuso, publicaba el contrato de "emergencia para la puesta en marcha y funcionamiento de hoteles como espacio de uso residencial para personas mayores". Este incluía una adjudicación a Room Mate por 565.749 euros con IVA por convertir dos hoteles en residencias.

Horas después, el contrato desapareció de la web y fue sustituido por otro menor sin la empresa de Sarasola. La consejería lo atribuyó a un error y difundió el contrato original. Según este, la asociación coordinadora del tercer sector se compromete a "dotar de los suministros y servicios necesarios para la puesta y funcionamiento del Hotel Room Mate Alicia sito en la calle del Prado nº 2-MADRID (34 habitaciones), como centro residencial temporal para personas mayores de la Comunidad de Madrid" por 77.337 euros al mes.

La cadena emitió pasada la una de la madrugada un comunicado rechazando cualquier cobro. "Es absolutamente falso que Room Mate haya solicitado, recibido o haya sido adjudicatario de cualquier contrato con la Comunidad de Madrid. La Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid había introducido por error en el Portal de Transparencia una adjudicación de contrato a nuestra empresa, dicho acto ha sido rectificado de inmediato. El contrato mencionado pertenece al Tercer Sector y nunca a Room Mate". "Nunca hemos solicitado, ni nos han adjudicado ni hemos recibido pago alguno desde ninguna de las consejerías u organismos de la Comunidad de Madrid, Generalitat de Cataluña, País Vasco, Nueva York, París, Florencia o Milán, donde estamos prestando ayuda".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
120 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios