Es noticia
Menú
Lambán acentúa la operación desmarque: "Mejor le hubiera ido a este país" sin Sánchez
  1. España
ESTRATEGIA PARA LOS COMICIOS

Lambán acentúa la operación desmarque: "Mejor le hubiera ido a este país" sin Sánchez

Los barones están apostando de cara al diseño de la futura campaña en aligerar la dependencia de las siglas y el aparato para centrarse más en la gestión de sus ejecutivos y sus propios liderazgos

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de varios presidentes autonómicos, incluyendo a Javier Lambán (3i), durante una reunión del Consejo Político Federal del PSOE. (EFE/Javier Belver)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de varios presidentes autonómicos, incluyendo a Javier Lambán (3i), durante una reunión del Consejo Político Federal del PSOE. (EFE/Javier Belver)

Los barones del PSOE buscan acudir a las elecciones marcando perfil propio frente a Pedro Sánchez. Más o menos afines con el presidente del Gobierno y líder de su partido, la estrategia coincide en dejar las siglas en un segundo plano y poner en valor su autonomía, con una campaña centrada en su gestión y su propio liderazgo. Javier Lambán, que junto a Emiliano García-Page representa una de las voces más críticas, ha ido este miércoles un paso más allá para dejar claro a sus potenciales votantes que no coincide con la política de pactos del Ejecutivo central.

Durante la clausura de las jornadas Aragón y la España territorial: una hoja de ruta para un futuro inmediato, organizadas por la Fundación Manuel Giménez Abad y las Cortes de Aragón, el presidente aragonés afirmó que “mejor le hubiera ido a este país” si Javier Fernández, expresidente asturiano presente en la sala, hubiera aceptado la responsabilidad de ser el secretario general del PSOE, en lugar de Pedro Sánchez. Fue el momento álgido de 20 intensos minutos, en los que destacó las muchas virtudes del asturiano y durante los que reiteró opiniones no siempre coincidentes con el líder de su partido.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de varios presidentes autonómicos en una la reunión del Consejo Político Federal del PSOE. (EFE/Javier Belver)

Tras mostrar su sintonía con Juan Vicente Herrera —ex presidente de Castilla y León por el PP, que había intervenido en la mesa anterior junto al asturiano y bajo la moderación de José Antonio Zarzalejos— ante problemas comunes como la despoblación y el fin del carbón o la financiación autonómica, destacó las virtudes personales y políticas de Javier Fernández. En ese contexto, dijo que solo le podía reprochar una cosa: "Cuando Alfredo Pérez Rubalcaba dimite de la secretaría general del PSOE, debió serlo Javier Fernández; se lo pedí, se lo rogué, se lo imploré. Javier se negó a asumir esa responsabilidad, y mejor le habría ido a este país si hubiera aceptado".

Además, apuntó que cuando se habla de "reconducir la situación de Cataluña, no se está solucionando". "Los independentistas están más tranquilos porque su hoja de ruta se va poco a poco realizando. Y cuando se habla de desconexión, es un problema que arrancó a raíz de que los partidos mayoritarios dejaron de tener la mayoría en el Congreso y se sucedieron las cesiones a los nacionalistas, una progresiva desconexión que se hubiera evitado con acuerdos entre PSOE y PP o con un partido, Ciudadanos, al que deseo de verdad que recupere presencia. Como eso no ha ocurrido, estamos en esa deriva, que pone en riesgo el artículo 2 de la Constitución", añadió. Por todo ello, a escasos días de que Sánchez haya sacado adelante los terceros presupuestos de la legislatura, reforzando la entente de investidura con partidos independentistas como ERC y EH Bildu, Lambán ha acentuado la operación desmarque a seis meses de las elecciones.

Foto: Tomás Guitarte y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (EFE/Pool/Mariscal)

Al afán por buscar la centralidad y presentarse a la reelección con un perfil moderado, se suma en las comunidades del interior un rechazo a la política de pactos de Sánchez con el independentismo. Lambán y Page ya lideraron las críticas a la reforma del delito de sedición, aunque más contenidas que respecto a los indultos. Ahora, Lambán ha dibujado el que será uno de sus principales marcos para la campaña electoral. Evitar asumir el coste electoral en su territorio de los acuerdos con formaciones independentistas y no contagiarse por el trasvase de votos del PSOE al PP que marcan los sondeos para las elecciones generales. Frente a ello, ha defendido el modelo de grandes acuerdos con el PP.

De ahí que pusiese en valor que durante gestora del PSOE, antes de que Pedro Sánchez volviese a conquistar la secretaría general, "prevaleció la visión que representaba Javier [Fernández] y dio lugar a la investidura de Rajoy". "Cuando alguien dice que los pactos de PP y PSOE con altura de miras son imposibles, olvidan que fue perfectamente posible en esa investidura y que eso abrió un abanico de posibilidades con Javier de presidente de la gestora que pudo haber dado lugar a dinámicas bien interesantes". Lambán se ha mostrado orgulloso de que dentro del PSOE se siente "en minoría". Una situación, dijo, que "conllevo con la mayor dignidad posible".

Foto: El presidente de Aragón, Javier Lambán, se dirige al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Javier Cebollada)

No obstante, por la tarde, y a través de su cuenta de Twitter, aseguraba que es leal al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, aunque discrepe en algunas temas: "A propósito de mis palabras de afinidad y coincidencia con Javier Fernández, que me llevaron a pedirle que liderara el partido cuando dimitió Rubalcaba, que nadie las entienda como una deslealtad hacia Sánchez. Discrepando en algunas cosas, cuenta con toda mi lealtad y apoyo".

Por último, el presidente aragonés también apuntó que la Constitución debe reformarse como preveía la Declaración de Granada, de 2013, que abordaba el reto de la política territorial. "Se trata de poner con mayúsculas el país, y la horizontalización de federalismo para construir el país a base de las relaciones entre las comunidades autónomas". Así, defendió la conversión del Senado como cámara territorial y la celebración de las Conferencias de Presidentes, que "no han cuajado como deberían cuajar".

Lejos de los sectarismos

En los territorios, los socialistas coinciden en alentar una hoja de ruta de cara a las elecciones que huya de los sectarismos. Ni la posición de Podemos respecto a la ley del solo sí es sí, optando por una enmienda a la totalidad del sistema judicial (que no secundan el resto de actores de Unidas Podemos, con Yolanda Díaz a la cabeza), ni tampoco una revisión amplia del Código Penal forzada por los independentistas para rebajar las penas de malversación favorecen su estrategia. Más bien la cuestionan.

El menos complaciente con las alianzas parlamentarias de Sánchez y los socios de coalición siempre ha sido el castellano-manchego Emiliano García-Page. No solo porque gobierna en solitario, al contrario que la mayoría de presidentes autonómicos socialistas, sino por la composición sociológica de sus potenciales votantes. Si Page ya calificó a Podemos como "un caballo de Troya dentro del Gobierno", más recientemente ha recriminado el ataque desde los ministerios morados a la judicatura: "La soberbia, también la soberbia ideológica, la que cava trincheras ideológicas por cualquier tema, no termina siendo la solución". No hay voces que alienten directamente una dimisión, pero sí una rectificación. En la Moncloa, por el momento, optan por contemporizar con sus socios de coalición.

Los efectos en los tribunales de la ley del solo sí es sí han abierto la espita dentro del partido. Si las posiciones fueron contenidas con respecto a la iniciativa del Gobierno de reformar el delito de sedición, se ha erigido un muro preventivo frente a la posibilidad de reducir también las penas por malversación. Una propuesta de ERC para facilitar la vuelta a la política institucional de los dirigentes sobre los que pesan penas de inhabilitación y que se ha abierto a estudiar el Ejecutivo. Dicha reforma provocaría, al igual que la ley de Igualdad, una cascada de revisión de sentencias. En este caso, las relacionadas con corrupción.

Foto: Lambán y Moreno, en el Palacio de San Telmo. (EFE/José Manuel Vidal)
La otra España vertical: la pugna soterrada de Lambán contra el corredor mediterráneo
Carlos Rocha. Sevilla Álvaro Sierra. Zaragoza Infografía: Raquel Cano

Los barones están apostando de cara al diseño de la futura campaña en aligerar la dependencia de las siglas y el aparato para centrarse más en la gestión de sus ejecutivos y sus propios liderazgos. De ahí que la planificación de actos de Ferraz con el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas se esté orientando más en lo municipal que en lo autonómico. Tampoco está habiendo fotos conjuntas de los barones respaldando a Sánchez en actos de partido, como ocurrió en Sevilla, coincidiendo con el 40 aniversario de las primeras elecciones que ganó el expresidente Felipe González.

Pedro Sánchez tiene una mayor dependencia en estos momentos de los barones que ellos de él. La próxima cita con las urnas son las autonómicas y municipales del 28 de mayo, cuyos resultados determinarán las posibilidades del presidente de revalidarse al frente de la Moncloa, que se subordinan a conservar los gobiernos socialistas. Varios de ellos están cogidos con alfileres, según las encuestas, y la división a su izquierda no ayuda a aglutinar el voto progresista.

Los barones del PSOE buscan acudir a las elecciones marcando perfil propio frente a Pedro Sánchez. Más o menos afines con el presidente del Gobierno y líder de su partido, la estrategia coincide en dejar las siglas en un segundo plano y poner en valor su autonomía, con una campaña centrada en su gestión y su propio liderazgo. Javier Lambán, que junto a Emiliano García-Page representa una de las voces más críticas, ha ido este miércoles un paso más allá para dejar claro a sus potenciales votantes que no coincide con la política de pactos del Ejecutivo central.

Javier Lambán
El redactor recomienda