Es noticia
Menú
Los barones piden limitar el rol de Sánchez en sus campañas por miedo al voto de castigo
  1. España
Los territorios quieren liderar la estrategia

Los barones piden limitar el rol de Sánchez en sus campañas por miedo al voto de castigo

Esperan cambios en el Gobierno que sirvan para relanzar el proyecto socialista frente a la crisis energética y económica que los lastra. Salvo Asturias y Aragón, el resto de feudos está en peligro si pactan PP y Vox, según sus encuestas

Foto: El presidente de Aragón, Javier Lambán, se dirige al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Javier Cebollada)
El presidente de Aragón, Javier Lambán, se dirige al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Javier Cebollada)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La agenda electoral empieza a acuciar a los partidos, y en el caso del PSOE la tensión es mayor. Se espera que haya crisis de Gobierno para colocar a ministros en plazas clave donde los socialistas necesitan dar la batalla. Las quinielas y los tiempos de Pedro Sánchez han elevado la tensión en la bancada azul. Nadie esconde que cualquiera puede ser el elegido. El presidente decide y, como reconocen, "en política ya ha demostrado que no tiene amigos". La primera cita importante será el próximo sábado. Sánchez ha organizado una reunión con todos sus barones para palpar el partido.

Las encuestas señalan que hay mucho que perder. El PSOE viene de las pasadas municipales y autonómicas con el listón muy alto. Ahora son pocos los líderes territoriales que tienen garantías de mantenerse en el cargo. Fuentes socialistas señalan que Aragón, con Javier Lamban, y Asturias, con Adrián Barbón, son los únicos que en estos momentos estarían asegurados. No hay dudas en Ferraz de que Emiliano García-Page o Guillermo Fernández Vara ganarán las elecciones, pero alertan de que sin una mayoría absoluta un pacto PP-Vox puede dejarlos en la oposición.

Foto: Algunos de los actuales ministros. (EFE/Mariscal)

La Comunidad Valenciana y Baleares son puntos negros, por el deterioro de los socios. El caso de Mónica Oltra pronostica un batacazo de Compromís en las urnas. Los populares han logrado recuperar terreno y atrás han quedado los escándalos de corrupción que los sacaron de la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia. Podemos y sus marcan están en horas bajas y Francina Armengol tendrá difícil la suma.

Con este mapa, los barones coinciden en reclamar a Sánchez en su reunión del 17 la necesidad de que se les traslade la hoja de ruta que el presidente tendrá para los próximos meses. "Es el momento de hacer un análisis conjunto", asegura un dirigente socialista que se queja de que este tipo de encuentros no se celebren más a menudo. Desde que Sánchez reformó los organismos del PSOE, los comités federales han perdido su utilidad y capacidad de crítica con la dirección.

La preocupación fundamental es que se castigue la gestión de Sánchez en la papeleta de las municipales y fundamentalmente en las comunidades autónomas. El mensaje que trasladarán los que se enfrentan a las urnas es que el presidente no haga de estos comicios unas primarias a la Moncloa.

La preocupación fundamental es que se castigue la gestión de Sánchez en la papeleta de las municipales y sobre todo en las CCAA

Los barones quieren seguir la estela de los populares Isabel Díaz Ayuso y Juanma Moreno, y marcar distancia con la dirección del partido. Diseñarán las campañas vendiendo la gestión de los que están gobernando y su candidato. El reto es transmitir que la luz, el gas o los alimentos no se han disparado por las medidas llevadas a cabo por García-Page y por Ayuso. "Hay que dejar claro que no se vota presidente nacional", insisten desde los territorios.

Este deseo choca con la estrategia

La Moncloa quiere sacar al presidente a la calle. El 'tour' de 'el Gobierno de la gente' busca precisamente que el ciudadano perciba a Sánchez como el que se preocupa de su día a día. Con el traje de defensor de las clases medias, se ha diseñado un año de candidato-presidente. Bajar a la tierra para combatir el 'síndrome de la Moncloa'.

Lo que le exigirán los barones al Ejecutivo es que se pongan en marcha medidas contra la inflación, la crisis energética y la recesión económica que amenazan su resultado en las urnas. Casos como el fiasco del tren a Extremadura, que se promocionó como alta velocidad, hacen mucho daño a los líderes regionales, que tampoco esconden el desgaste que suponen los gestos a ERC o Bildu de cara a la aprobación de los presupuestos generales y las 'guerras' con Yolanda Díaz por el mismo espacio de voto. Confían en que una futura catarsis en el Ejecutivo los relance en las encuestas.

Lo que le exigirán los barones al Ejecutivo es que se pongan en marcha medidas contra la inflación, la crisis energética y la recesión

Tras la salida de Adriana Lastra de Ferraz, el ambiente es mejor, según verbalizan barones de peso. El secretario de Organización, Santos Cerdán, es un hombre de partido y se maneja bien con los regionales, pero consideran que los cambios deben ser más profundos, dado que las ministras María Jesús Montero y Pilar Alegría van "desbordadas" en sus tareas de número dos del partido y portavoz de la ejecutiva federal respectivamente.

El presidente está dilatando los cambios en el Consejo de Ministros en busca de un momento que le permita sacar el mayor partido posible ante el calendario que viene. Ayuntamientos como Madrid son muy importantes para recortar espacio con el PP. Los sondeos que se van conociendo ya reflejan 10 puntos entre Sánchez y Feijóo si hoy se celebrasen las generales. En los movimientos del cuaderno presidencial se ha colocado desde a la titular de Justicia, Pilar Llop, hasta a Félix Bolaños para Madrid. Este último es el favorito del PSM. También están Calorina Darias para Las Palmas y los recurrentes Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska. La incógnita se irá despejando, dado que las candidaturas deben presentarse entre el 19 y el 20 de este mes. Sánchez ya habrá tanteado para entonces a sus barones.

La agenda electoral empieza a acuciar a los partidos, y en el caso del PSOE la tensión es mayor. Se espera que haya crisis de Gobierno para colocar a ministros en plazas clave donde los socialistas necesitan dar la batalla. Las quinielas y los tiempos de Pedro Sánchez han elevado la tensión en la bancada azul. Nadie esconde que cualquiera puede ser el elegido. El presidente decide y, como reconocen, "en política ya ha demostrado que no tiene amigos". La primera cita importante será el próximo sábado. Sánchez ha organizado una reunión con todos sus barones para palpar el partido.

Pedro Sánchez PSOE
El redactor recomienda