Es noticia
Menú
Sánchez desata los nervios al convocar un comité federal este sábado para acelerar los cambios
  1. España
TRAS LA DIMISIÓN DE ADRIANA LASTRA

Sánchez desata los nervios al convocar un comité federal este sábado para acelerar los cambios

El paso a un lado de la número dos ha obligado a acelerar la reordenación de la cúpula del partido, ya prevista tras el batacazo electoral en Andalucía. No se descarta una remodelación amplia que afecte también a los grupos parlamentarios

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, conversan durante el comité federal del PSOE celebrado en marzo. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, conversan durante el comité federal del PSOE celebrado en marzo. (EFE/Emilio Naranjo)

Los cambios no se harán esperar. Este mismo sábado. El PSOE convoca el próximo día 23 un comité federal para abordar y ratificar posibles cambios en el partido tras la dimisión de la vicesecretaria general, Adriana Lastra, según ha adelantado la Cadena SER y han confirmado fuentes de Ferraz a este diario. El comité federal tiene que ser convocado en una ejecutiva, que se celebrará inmediatamente antes para formalizar este trámite. El paso a un lado de la número dos ha obligado a acelerar la reordenación de la cúpula del partido, ya prevista tras el batacazo electoral en Andalucía y ante el incremento de los choques internos. La descoordinación con la Moncloa y los territorios es la principal falla que busca solventar para diseñar ya la campaña de las municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. Sánchez se juega en estos comicios conseguir el oxígeno necesario para llegar con garantías a las generales, previstas para finales de 2023.

El posible relevo de Lastra como vicesecretaria general del PSOE tras su dimisión depende del comité federal, máximo órgano del partido entre congresos, que debe ratificar la decisión que tome al respecto el líder de los socialistas, Pedro Sánchez. La dimisión de la número dos lo ha precipitado todo. Lo más inmediato es la portavocía de Ferraz que, orgánicamente, se queda en una suerte de limbo al estar vacante el cargo del que depende. En cuanto a las portavocías, el objetivo, ahora que se trata de revitalizar la agenda legislativa con medidas sociales y de lucha contra la inflación, es intensificar la comunicación con más pedagogía para que la acción desplegada por el Ejecutivo llegue a la calle. Que se asocie al Gobierno y, sobre todo, al presidente Pedro Sánchez.

Foto: El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños. (EFE/Emilio Naranjo)

Tampoco se descartan que los cambios se extiendan a los grupos parlamentarios, que se encargaba de coordinar Lastra. Toda la dirección está en tensión tras recibir la convocatoria para este sábado. Algunos miembros de la dirección socialista entienden que la vicesecretaría podría quedar vacante, y se distribuirían sus funciones entre el secretario de Organización, Santos Cerdán, y una nueva figura que asuma la portavocía con más responsabilidades orgánicas. Otras voces apuestan por perfil de consenso con los territorios y con capacidad para engrasar la relación en la Moncloa y Ferraz para que la acción del Gobierno llegue a la ciudadanía.

Se trataría de recuperar un perfil del PSOE clásico con capacidad para cohesionar la organización ante el reto electoral que está por delante. Una estrategia que coincidiría con la que llevó a cabo en la última gran remodelación del Gobierno, al sustituir a Iván Redondo y recuperar a Óscar López como jefe de Gabinete y a Antonio Hernando como su adjunto.

La sensación trasladada entre miembros de la dirección era que, para poner freno a la guerra interna, como reclamó Sánchez, "solo podía quedar uno". Lastra o Cerdán. La buena relación de este último con los barones, relanzada en el 40 congreso del PSOE, apodado de la "unidad" por la intención de recoser la relación con la estructura que no apoyó a Sánchez en las primarias, acabó inclinando la balanza pese a los apoyos de Lastra en la ejecutiva. También el fuego cruzado entre los grupos parlamentarios y Ferraz, avivado tras el 19-J y cuya coordinación recaía precisamente en la ex número dos del partido.

Para revertir la sensación de cambio de ciclo tras las andaluzas, con el PP como alternativa, los socialistas deberán, cuando menos, conservar su poder territorial en los comicios de mayo. La intención es echar mano de todos los recursos de la organización y potenciarlos con un cordón umbilical entre Ferraz, la Moncloa y los territorios. Poner toda la maquinaria a punto, tensionando y coordinando todas las estructuras ante tiempos electorales complicados. El objetivo no varía, pero sí algunos de los nombres para encarrilarlo.

La voluntad de engrasar las relaciones de Ferraz tanto con la Moncloa como con los territorios, a lo que se enfocó el último congreso federal con vistas al ciclo electoral, ha tenido, por tanto, varias fallas. Una de ellas, la incapacidad para que funcionase el tándem Lastra-Cerdán, que ahora se disuelve. Esta disfunción obligaba a tomar decisiones, pues ambos estaban preparando ya el próximo ciclo electoral, que tendrá las municipales y autonómicas como primer hito en mayo, y las generales para finales de 2023. La otra sigue siendo la de reforzar la comunicación.

Los cambios no se harán esperar. Este mismo sábado. El PSOE convoca el próximo día 23 un comité federal para abordar y ratificar posibles cambios en el partido tras la dimisión de la vicesecretaria general, Adriana Lastra, según ha adelantado la Cadena SER y han confirmado fuentes de Ferraz a este diario. El comité federal tiene que ser convocado en una ejecutiva, que se celebrará inmediatamente antes para formalizar este trámite. El paso a un lado de la número dos ha obligado a acelerar la reordenación de la cúpula del partido, ya prevista tras el batacazo electoral en Andalucía y ante el incremento de los choques internos. La descoordinación con la Moncloa y los territorios es la principal falla que busca solventar para diseñar ya la campaña de las municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. Sánchez se juega en estos comicios conseguir el oxígeno necesario para llegar con garantías a las generales, previstas para finales de 2023.

Adriana Lastra PSOE Pedro Sánchez
El redactor recomienda