Es noticia
Menú
"Solo podía quedar uno": la pugna de Lastra con Santos Cerdán que alertó a los barones
  1. España
DIMISIÓN DE LA NÚMERO DOS DE FERRAZ

"Solo podía quedar uno": la pugna de Lastra con Santos Cerdán que alertó a los barones

Un alto cargo del partido reconoce que han sobrado "ataques". Sánchez había reclamado a los protagonistas que cesasen las tensiones. Como resultado, la interlocución de Ferraz con los territorios se deterioró

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), preside una ejecutiva del partido junto a la exvicesecretaria general Adriana Lastra (2d) y el secretario de Organización, Santos Cerdán León (i). (EFE/Javier Lizón)
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), preside una ejecutiva del partido junto a la exvicesecretaria general Adriana Lastra (2d) y el secretario de Organización, Santos Cerdán León (i). (EFE/Javier Lizón)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La crisis orgánica abierta en Ferraz por la dimisión de su número dos, Adriana Lastra es el resultado de las tensiones internas con el secretario de Organización, Santos Cerdán, y de la debacle electoral en los comicios andaluces. Todo ello unido al deterioro de la interlocución de algunos territorios con la que hasta ahora ejercía de número dos. A solo diez meses de unas elecciones autonómicas trascendentales para llegar con opciones de revalidar la Moncloa en las generales de final de año, el secretario general busca cohesionar la maquinaria del partido para encarar este proceso. En la federación andaluza, de hecho, han mantenido una relación más cercana con el responsable de Organización, más implicado en la campaña que Lastra, y esta es la tónica que se traslada desde otros territorios respecto al día a día de su relación con Ferraz.

La dimisión presentada por Lastra antes del debate sobre el estado de la nación y echa pública este lunes para no interferir en su desarrollo, facilita a Pedro Sánchez acometer los cambios previstos en la cúpula tras las andaluzas sin que se interpreten como golpes de autoridad. Las razones esgrimidas por Lastra son motivos personales y la necesidad de reposo por su embarazo, aunque la decisión de acometer cambios en la cúpula se había puesto sobre la mesa tras la debacle en las elecciones andaluzas.

Foto: Adriana Lastra en una imagen de archivo. (EFE)

Como coinciden en señalar distintos miembros de la ejecutiva, con este paso a un lado, aun en forma de dimisión y no de cese, se frena la guerra interna recrudecida durante los últimos meses. Fuego cruzado que el propio Sánchez había reclamado parar a los protagonistas en más de una ocasión, pero que continuó soterrado hasta ahora. Un alto cargo reconoce que han sobrado "ataques" internos y pone en valor la necesidad de hacer política "de forma limpia y honesta". Tanto de puertas a fuera como hacia dentro. Lo que no se esperaba era que se anunciase esta remodelación antes del inicio del curso político el próximo mes de septiembre, precisamente para no interrumpir el efecto estado debate de la nación. Este lunes ni siquiera estaba convocada ejecutiva del partido en la sede de Ferraz.

La sensación trasladada entre miembros de la dirección era que para poner freno a la guerra interna, como reclamó Sánchez, "solo podía quedar uno". Lastra o Cerdán. La buena relación de este último con los barones, relanzada en el 40 congreso del PSOE, apodado de la "unidad" por la intención de recoser la relación con la estructura que no apoyo a Sánchez en las primarias, acabó inclinando la balanza pese a los apoyos de Lastra en la ejecutiva. También el fuego cruzado entre los grupos parlamentarios y Ferraz avivado tras el 19-J, y cuya coordinación recaía precisamente en la exnúmero dos del partido.

Foto: De izquierda a derecha, Óscar Puente, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Adriana Lastra, José Luis Ábalos, José Luis Rodríguez Gómez de Celis y Carmen Calvo, durante el acto de clausura del congreso federal del PSOE. (EFE/Emilio Naranjo)

Sánchez diseñó en el último congreso federal de los socialistas una vuelta al PSOE clásico para afrontar el futuro ciclo electoral. Desde la unidad interna con los barones y aprovechando al máximo los resortes de poder de la Moncloa. El objetivo no era otro que desandar los pasos del sanchismo para buscar la cohesión orgánica y coger impulso valiéndose de las estructuras autonómicas y municipales. Sánchez se puso en el papel, al igual que Cerdán, pero Lastra no tanto como se daba a entender por la falta de interlocución con algunos territorios, que acudían en primera instancia al secretario de Organización y número tres del partido.

De ahí que algunos miembros del partido trasladen que la vicesecretaría general podría quedar vacante, distribuyéndose sus funciones entre otros miembros de la dirección. El cargo orgánico que ocupaba Lastra desde el 2017 cuando Sánchez se impuso en las primarias al aparato del partido, no siempre ha existido. Otras voces, sin embargo, ponen en duda que esta remodelación vaya a acabar con Santos como número dos del partido, y se apuesta por un pata negra del PSOE clásico. Un nombre que pueda ser de consenso entre los barones.

El tándem Lastra-Cerdán no funcionó como se esperaba. Una disfunción que obligaba a tomar decisiones, pues ambos estaban preparando ya el próximo ciclo electoral que tendrá las municipales y autonómicas, como primer hito en mayo, y las generales para finales de 2023. El líder de los socialistas también puso las bases en el congreso federal para echar mano de todos los recursos de la organización y potenciarlos con un cordón umbilical entre Moncloa, Ferraz y el poder territorial. Sin embargo, también se mostraron tensiones entre Lastra y los nuevos pesos pesados en el equipo del presidente del Gobierno en la Moncloa, Óscar López y Antonio Hernando.

La tarea ahora es poner toda la maquinaria a punto, tensionando y coordinando todas las estructuras ante tiempos electorales complicados. Los socialistas cuentan con 3.800 agrupaciones y 1.200 sedes distribuidas por todo el país. Aprovechar al máximo todas sus estructuras territoriales, sin fisuras en la interlocución entre Ferraz y los territorios, además de con Moncloa, es fundamental para retener poder territorial en 2023, revertir el cambio de ciclo auspiciado por el efecto Feijóo y las andaluzas, y llegar a la campaña de las generales con oxígeno.

El éxito de la cumbre de la OTAN en Madrid, que Moncloa atribuyó al presidente del Ejecutivo tratando de reimpulsar su imagen, quedó enterrado pocos días después por la crisis interna en la coalición de Gobierno a propósito de las desavenencias respecto al aumento del gasto militar. Un conflicto que se superó tras el cambio de rumbo de Pedro Sánchez mostrado en el debate sobre el estado de la nación y que aplaudieron sus socios. Nuevamente, solo unos días después, otra crisis se superpone enterrando las expectativas de Moncloa de recuperar la iniciativa. En esta ocasión se trata de una crisis orgánica.

Con la salida de Lastra, del pequeño grupo de fieles que acompañó a Sánchez en su reconquista de la secretaría general, solo se mantiene en puestos de responsabilidad Santos. Su otro mayor puntal, José Luis Ábalos, fue destituido de sus cargos institucionales y orgánicos hace ahora un año. Con los cambios en Ferraz, fuentes del partido confían en que el resultado sea el de un partido unido y todo el mundo reme en la misma dirección.

La crisis orgánica abierta en Ferraz por la dimisión de su número dos, Adriana Lastra es el resultado de las tensiones internas con el secretario de Organización, Santos Cerdán, y de la debacle electoral en los comicios andaluces. Todo ello unido al deterioro de la interlocución de algunos territorios con la que hasta ahora ejercía de número dos. A solo diez meses de unas elecciones autonómicas trascendentales para llegar con opciones de revalidar la Moncloa en las generales de final de año, el secretario general busca cohesionar la maquinaria del partido para encarar este proceso. En la federación andaluza, de hecho, han mantenido una relación más cercana con el responsable de Organización, más implicado en la campaña que Lastra, y esta es la tónica que se traslada desde otros territorios respecto al día a día de su relación con Ferraz.

PSOE Pedro Sánchez Adriana Lastra Santos Cerdán
El redactor recomienda