Es noticia
Menú
Los barones del PSOE apuestan por esconder las siglas y piden a Sánchez "centralidad"
  1. España
Tras la debacle en Andalucía

Los barones del PSOE apuestan por esconder las siglas y piden a Sánchez "centralidad"

Presidentes autonómicos socialistas coinciden en tomar nota de la fórmula empleada por Juanma Moreno en Andalucía. Y reclaman a Ferraz que refuerce la estrategia de comunicación

Foto: El candidato del PSOE en Andalucía, Juan Espadas, durante un acto electoral en Córdoba junto a la mayoría de barones socialistas. (EFE/Rafa Alcaide)
El candidato del PSOE en Andalucía, Juan Espadas, durante un acto electoral en Córdoba junto a la mayoría de barones socialistas. (EFE/Rafa Alcaide)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El análisis sin autocrítica de Ferraz sobre los resultados de las elecciones andaluzas, con el PSOE firmando su peor resultado, no está agradando a los barones socialistas. Mucho menos algunos de los argumentos utilizados en la misma noche electoral, como vincular la victoria aplastante de Juanma Moreno a los fondos transferidos por el Gobierno para luchar contra la pandemia. Y es que con ello también se pone en duda su capacidad de gestión. Sin distinción entre los considerados más críticos o afines con Pedro Sánchez, los presidentes autonómicos coinciden en señalar que se debe tomar nota de lo ocurrido en Andalucía, principalmente para poner en valor la centralidad y la moderación. Todo ello, al margen de las siglas. La fórmula del éxito que asocian a Moreno.

De Aragón a la Comunidad Valenciana, fuentes cercanas a los presidentes autonómicos socialistas destacan que la enseñanza del 19-J tiene que ver con la necesidad de desplegar un proyecto de mayorías, moderado y basado en la solvencia. Las siglas —e, incluso, la ideología— deben ocupar un plano más secundario, según entienden. El electorado está por la estabilidad. El propio Juanma Moreno desplegó una campaña en que su marca electoral era su persona, por encima de las escondidas siglas del PP. Huir de los sectarismos y aprovechar lo que dicen las encuestas desde la pandemia, según las cuales los dirigentes territoriales salen reforzados. Algo que no ocurre con el Gobierno central.

Si las mayorías absolutas están de vuelta en la política española, los barones socialistas que gobiernan en coalición quieren copiar la fórmula para subirse a esta ola. Fuentes de la dirección del PSOE conceden que, según sus 'trackings' territoriales, todos los presidentes autonómicos salen reforzados de esta legislatura desde la gestión de la pandemia. La excepción sería el catalán Pere Aragonès, por el empuje de Salvador Illa.

Frente a las reflexiones a la ligera que se reprochan a Ferraz, en los territorios se reclama un análisis más profundo. Lo hicieron este lunes, en público, el asturiano Adrián Barbón y el aragonés Javier Lambán. Para el primero, "el PSOE de Andalucía debe hacer una reflexión seria y rigurosa", y para el segundo, es precisa una "reflexión profunda". El castellano-manchego Emiliano García Page tiene previsto hacer una valoración pública en los próximos días, posiblemente este mismo martes, a la espera de que en Ferraz asuman un análisis menos complaciente.

Las divisiones internas en el seno de la coalición, fuente de conflictos constantes, se ve por algunos barones como un lastre y una de las causas de la desmovilización del electorado de izquierdas. El propio Page advertía durante la precampaña, coincidiendo con el día de Castilla-La Mancha, sobre la "deslealtad" de los ministros morados, hasta el punto de asegurar que "Podemos es un caballo de Troya dentro del Gobierno". Junto a Lambán, el castellano-manchego ha sido el barón más crítico con los pactos de Sánchez con independentistas.

La digestión de los resultados en la ejecutiva celebrada este lunes en Ferraz y presidida por Pedro Sánchez difiere de la realizada en los territorios. En el equipo de uno de los barones socialistas, concluyen que "la realidad es la que es", en referencia a la complacencia con una debacle que sitúa al PSOE a tres escaños del suelo electoral que obtuvo Susana Díaz en 2018 y cuatro puntos por debajo. Lambán replicaba que "es obvio que un resultado tan contundente y en una comunidad tan importante como Andalucía, la más poblada de todas, merece una reflexión profunda (...), desde luego muy profunda por parte del PSOE". En la dirección del partido, por el momento, se han limitado a señalar que no hay preocupación y hasta se rechaza que el 19-J haya sido un toque de atención al Ejecutivo de Sánchez. El principal objetivo pasa por evitar que se extrapolen los resultados a nivel nacional para frenar la sensación de cambio de ciclo.

El presidente aragonés también verbalizaba en público lo que otros argumentan en privado respecto a las siglas. "Hay que preguntarse hasta qué punto el éxito de Moreno es su acción de gobierno o el hecho de ser del PP, porque se ha empeñado en prescindir de las siglas con una campaña muy centrada en la gestión de su Gobierno y su liderazgo. Por tanto, es un elemento que se debe tener en consideración", deslizaba. Los socialistas aragoneses, que ya han comenzado a preparar su campaña para las próximas elecciones autonómicas y municipales, llevarán el análisis de las elecciones andaluzas a su próxima ejecutiva regional.

Foto: EC.
Ocho gráficos para entender las claves de las elecciones de Andalucía
Darío Ojeda Marta Ley Fernando Anido Rocío Márquez Laura Martín

La reacción de los barones socialistas ante el 19-J denota un cierto ánimo de independizarse del aparato e ir más por libre a las elecciones del próximo mes de mayo. El modelo Juanma Moreno, según confiesan desde la dirección de uno de los territorios, "nos representa". Esto es, buscar una mayor transversalidad, a la que está tendiendo sociológicamente la sociedad española según las encuestas, la centralidad, y la búsqueda del pacto y el acuerdo. Tanto es así que el valenciano Ximo Puig tiene previsto retomar su alianza con Moreno para presionar sobre un cambio del sistema de financiación autonómica. Se pretende ir de la mano y se entiende que su mayoría puede reforzar su posición compartida para que incluso el jefe de la oposición se implique.

Pedro Sánchez, en estos momentos, depende más de los barones que ellos de él. La próxima cita con las urnas son las autonómicas y municipales, y las posibilidades del presidente del Gobierno de encarrilar las generales revirtiendo un cambio de ciclo se subordinan a conservar los gobiernos socialistas. Varios de ellos están cogidos con alfileres. En Extremadura y Castilla-La Mancha, los socialistas tiene mayoría absoluta, de ahí las críticas recurrentes a la alianza de Sánchez con los morados, pero en la Comunidad Valenciana, Aragón, Baleares, Canarias, Navarra y La Rioja, lideran ejecutivos de coalición. En Asturias, Barbón gobierna en solitario gracias al apoyo de IU. En grandes alcaldías, como las de Barcelona o Valencia, forman parte de coaliciones lideradas por otras fuerzas a su izquierda. Mantener estos bastiones será crucial para que Sánchez llegue con opciones a la cita con las urnas a nivel nacional, prevista para finales de 2023.

Foto:
Quién ha ganado en las elecciones de Andalucía, calle a calle
Darío Ojeda Luis Rodríguez Laura Martín Marta Ley

Las críticas a la dirección por rehuir un análisis en profundidad se enmarcan en una petición de cambios en la estrategia comunicativa, pero también la política. Precisamente, el giro que trató de imprimir el presidente del Gobierno en el 40 Congreso del PSOE, celebrado en Valencia el pasado mes de octubre. Por el momento, sin réditos. En aquel cónclave, Sánchez se alineó con los barones para intentar coger impulso electoral desde la moderación. Desde la convicción de que las elecciones se ganan desde el centro, seduciendo al electorado, mayoritario, ubicado en estas coordenadas ideológicas.

En privado, en Ferraz reconocen el cambio sociológico en la sociedad española —aunque evitan hablar de derechización— y su afán por "captar esa evolución". Lo que ahora se reclama desde los territorios es la búsqueda del voto de centro y transversal, además de revitalizar las portavocías. Tanto las orgánicas como las institucionales. Eso sí, sus planteamientos pasan por hacerlo con las manos libres.

El análisis sin autocrítica de Ferraz sobre los resultados de las elecciones andaluzas, con el PSOE firmando su peor resultado, no está agradando a los barones socialistas. Mucho menos algunos de los argumentos utilizados en la misma noche electoral, como vincular la victoria aplastante de Juanma Moreno a los fondos transferidos por el Gobierno para luchar contra la pandemia. Y es que con ello también se pone en duda su capacidad de gestión. Sin distinción entre los considerados más críticos o afines con Pedro Sánchez, los presidentes autonómicos coinciden en señalar que se debe tomar nota de lo ocurrido en Andalucía, principalmente para poner en valor la centralidad y la moderación. Todo ello, al margen de las siglas. La fórmula del éxito que asocian a Moreno.

Elecciones Andalucía
El redactor recomienda