con una macroconsejería

'Súper' López gana peso frente a Lasquetty en la remodelación que planea Ayuso

Es una exigencia de Vox para apoyar los Presupuestos a la vuelta del verano: reducir el gasto público y las Consejerías. Y el papel del magistrado crece en ese movimiento

Foto: Ayuso, en la última reunión del consejo de gobierno extraordinario. (EFE)
Ayuso, en la última reunión del consejo de gobierno extraordinario. (EFE)
Adelantado en

"Está muy valorado y bien fortalecido". Un compañero de Gobierno retrata así el peso que ha ido ganando Enrique López, el consejero de Justicia, Interior y Víctimas de Isabel Díaz Ayuso de cara a la remodelación de septiembre. Hasta el punto de que en las Consejerías populares, conscientes de que el recorte de carteras desvelado por este medio será una realidad que puede anunciarse "en torno al debate del estado de la Región" (14 y 15 de septiembre), toma cuerpo la creación de una macroconsejería para 'súper' López -como ya empiezan a conocerle- que añadiría Presidencia a sus tres áreas.

Ninguna fuente oficial confirma nada, pero muchos consejeros "están muy nerviosos. Todos saben que habrá recortes y pocos tienen el puesto garantizado", confirman a El Confidencial varias fuentes de diversas Consejerías del Ejecutivo madrileño. La presidenta, días después de que El Confidencial lo desvelara, confirmó públicamente que estaba dispuesta a reducir carteras como exige Vox para aprobar unos Presupuestos que son indispensables para la recuperación de Madrid y los planes de Ayuso. Rocío Monasterio insiste en que quiere negociar primero y dar el apoyo después, y los planes de reducción siguen perfilándose en Sol.

Casado introdujo a López y a Lasquetty en las carteras de peso de Ayuso como un escaparate de lo que sería su Gobierno en Justicia y Hacienda

Uno de esos planes que ha ganado enteros en las sedes del Gobierno madrileño es el de la creación de una macroconsejería que añadiera Presidencia a Justicia, Interior y Víctimas para López. Tanto él como el consejero de Hacienda, Javier Fernández Lasquetty, fueron -como la propia Ayuso, una apuesta personal de Pablo Casado, que quería convertir al Ejecutivo de Madrid en el "Gabinete en la sombra", un escaparate de lo que podría ser en el futuro su Gobierno de España. A López, magistrado del Tribunal Constitucional y juez de la Audiencia Nacional, lo recuperó del ostracismo -tras purgar por ser sorprendido conduciendo una moto superando el límite de alcoholemia- y le colocó en una de las carteras con más peso de Ayuso.

Su desempeño convenció a Casado: el 13 de enero le nombra secretario de Justicia y Administraciones Públicas del partido. No duda en exhibirle en mayo, junto a Ana Pastor y Elvira Rodríguez, como parte de su nuevo núcleo duro. Él lleva, además, los contactos con el PSOE para temas tan sensibles como la renovación del CGPJ. "Está híperprotegido por Génova", insisten. La creación de la macroconsejería permitiría a Ayuso, además, según insisten fuentes del PP madrileño, "descargar en otra persona sus duelos con Ignacio Aguado. Ella debe estar por encima, es la presidenta", insisten. López sumaría la cartera de Presidencia, cuya actual titular, María Eugenia Carballedo, ha perdido peso después de un tiempo en el que intentó ejercer como la 'canciller' del Gobierno de Ayuso.

El ascenso de López lleva aparejado el poco brillo que Lasquetty está dando, según algunas fuentes, a la Consejería de Hacienda. Casado entregó la caja de Madrid, la primera economía de España, a su jefe de Gabinete, el exconsejero de Esperanza Aguirre que se retiró a una Universidad en Guatemala tras desmantelar la justicia su intento de privatizar la gestión de la Sanidad madrileña. Génova quería que Madrid siguiera siendo la tierra de la bajada de impuestos y el altavoz de lo que sería la política de Hacienda en un Gobierno de Casado.

El brillo de López coincide con el 'error' de Lasquetty que tumbó la bajada de impuestos

Sin embargo, un error de cálculo truncó lo que iba a ser vendido como "la primera gran bajada de impuestos de Ayuso": Lasquetty negoció el apoyo de Vox con Monasterio a espaldas de Ciudadanos, y Aguado lo tumbó en la votación. "Fue un fiasco. Luego llegó la pandemia, las acusaciones por la privatización de la Sanidad madrileña y llegamos a otoño sin presupuestos -cuenta un diputado del PP regional-". Lasquetty no aparece apenas en actos públicos y en algunos pasillos de la Comunidad hablan incluso de "aburrimiento" del propio consejero. "No le importaría volver a su universidad", la Francisco Marroquín de Guatemala, cuna del liberalismo económico donde recibió, siendo vicerrector, la visita de Casado.

Al margen de López y Lasquetty, los recortes también afectarían -además de a Presidencia- a una segunda cartera de la cuota de los 'populares'. Todas las miradas apuntaban a Vivienda, pero en el propio entorno del Consejo de Gobierno aseguran ahora que "eso depende de a quién se escuche. Daviid (Pérez, el titular de la cartera) maneja mucho presupuesto con el plan Vive y el Prisma" y lleva también Administración Local, "está en contacto con todos los alcaldes de la región" y "es el único consejero vicesecretario del partido, precisamente de Territorial, la más importante". Si Pérez hace valer sus 'poderes', la otra candidata a caer sería la Consejería de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Ordenación del Territorio, que podrían fundirse en una sola con Vivienda.

El resto de cambios se circunscriben a un nombre. Se da por descontado el relevo del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, y Génova lo da por hecho. La mayoría de fuentes consultadas defienden "su trabajo y cómo se ha dejado la piel". Incluso lo piensan desde Cs, pese al enfrentamiento con Alberto Reyero por el drama de las residencias. Pero también coinciden en que no le queda "otra salida" y que "su suerte está echada". Ahora mismo, el viceconsejero Antonio Zapatero, responsable del hospital de Ifema en la pandemia, tiene todas las papeletas para sustituirle.

En Cs: Reyero, Rivera, Sicilia...

En cuanto a Ciudadanos, el hermetismo es total. Fuentes de una de las Consejerías naranjas asegura que "lo único claro es la salida de Reyero: está muy quemado y hace muchas semanas que ha pedido salir". El consejero de Políticas Sociales ha mantenido un duro enfrentamiento con Escudero por la gestión de las residencias y escenificó su descontento durante la reprobación de su compañero, que finalmente rechazó en lo que muchos consideran "su último acto para el partido".

Con el cambio del titular de Políticas Sociales y sin cambio en el horizonte para las dos carteras de más peso -Transportes, con Ángel Garrido, y Economía, con Manuel Giménez-, las fuentes insisten en las mismas candidatas a desaparecer en Cs: Cultura y Turismo, de Marta Rivera, y Ciencia, Universidades e Innovación, de Eduardo Sicilia. Los dos consejeros no tienen precisamente buenas relaciones con Aguado, muchas veces "van por libre" aseguran en el partido naranja.

En Cs, todos dan por seguro la salida de Reyero a petición propia. Y las carteras que están en el aire son las de Cultura y la de Ciencia y Universidades

Cultura, con solo 216 millones de presupuesto, podría ser asumida por el vicepresidente Aguado -que ya tiene Deportes, Transparencia y la Portavocía y sería la macroconsejería de Ciudadanos- mientras que Turismo podría pasar a Economía, también de Cs. El problema: "Marta Rivera sigue teniendo la protección nacional de Inés Arrimadas", aseguran las mismas fuentes. En el caso de la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación, Sicilia no tiene esa protección, y su cartera podría colgar de Economía, una fórmula que ya existe en Andalucía con la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad. Todo dependerá finalmente si Vox se conforma con el recorte de una o de dos Consejerías por partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios