las rebajas fiscales volverán al pleno

Bronca PP-Cs-Vox en Madrid: "Los acuerdos de gobierno no se cierran en una cafetería"

El rifirrafe ya ha sido aprovechado por la oposición. Según Más Madrid, "Ayuso ha perdido una cuestión de confianza. Su Gobierno ya es un zombi", y reta a Cs a cambiar de bando

Foto: Aguado y Monasterio, en una imagen de archivo durante la toma de posesión de Díaz Ayuso. (EFE)
Aguado y Monasterio, en una imagen de archivo durante la toma de posesión de Díaz Ayuso. (EFE)

Primer gran fiasco para el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso: su ley de rebajas fiscales, el proyecto estrella de esta primera parte de legislatura, que debía permitir reducir los impuestos para los jóvenes, la vivienda y los beneficiarios de la dependencia, ha decaído al alinearse Vox con la oposición de izquierdas por no acceder Cs a eliminar varios millones destinados a subvenciones "ideológicas", según Vox. El PP se lamenta de que su ley no salga adelante por "obcecación", mientras que Vox acusa a Ciudadanos de no reconocer un acuerdo que había alcanzado la formación de ultraderecha con el consejero de Hacienda, Javier Fernández Lasquetty. Y desde el entorno de Aguado se asegura que "los acuerdos de gobierno no se cierran en una cafetería".

El Gobierno de Díaz Ayuso quería poder presentarse —frente al Ejecutivo central— como el adalid de las nuevas rebajas fiscales, siguiendo su estrategia y la de Génova de que el madrileño sea el primer dique de contención del PP frente a las acciones de Sánchez e Iglesias. Y la política fiscal es una materia especialmente 'sensible' dentro de este plan. Con lo que no contaba, sin embargo, era con la dificultad de convencer para ello a sus propios socios.

Desde Cs, se niega 'oficialidad' al acuerdo entre PP y Vox. "Los acuerdos de gobierno se cierran en el seno del consejo de gobierno, no en una cafetería"

Desde ayer, Rocío Monasterio venía amenazando a Ciudadanos con una enmienda a la totalidad que haría decaer la ley de rebajas fiscales si no se respetaba un acuerdo que Vox había alcanzado con Lasquetty para reducir 16 millones de lo que la formación de Abascal considera "gastos superfluos". Lasquetty, en el pleno, reconoció la existencia de ese acuerdo, mientras que Ignacio AguadoCiudadanos no se sienta con Vox a negociar nada, ni siquiera el apoyo que facilitó la investidura de Ayuso— no reconocía dicho acuerdo. Y tal y como había prometido, Monasterio presentó la enmienda a la totalidad para regocijo de la oposición —PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos— que la apoyaba y tumbaba así el gran proyecto estrella de la presidenta.

Desde el entorno del vicepresidente de la comunidad, no se reconoce la 'oficialidad' de ese acuerdo entre PP y Vox. "Los acuerdos de gobierno se cierran en el seno del consejo de gobierno, no en una cafetería. Y al consejo de gobierno no ha ido nada", afirman con rotundidad para deslegitimar un pacto prácticamente hecho, según la formación naranja, a sus espaldas.

¿Y ahora, qué?

¿Y ahora? Las mismas fuentes aseguran que para reconducir la situación, y que pueda salir adelante el proyecto de rebajas fiscales a los colectivos más perjudicados de la Comunidad de Madrid, Ciudadanos volverá a llevar al pleno la ley. Y si Vox quiere negociar y "tiene verdadera voluntad política de ello", en la formación naranja se remiten al mecanismo de "las enmiendas parciales, no lo que ha hecho Vox de plantear el trágala de una enmienda a la totalidad con devolución al Gobierno, sin texto alternativo y con el único objetivo del afán de protagonismo de Rocío Monasterio".

Ciudadanos volverá a llevar la ley de rebajas fiscales al pleno para que "Vox demuestre si quiere negociarla políticamente" con enmiendas parciales

El rifirrafe entre PP, Cs y Vox ha sido inmediatamente aprovechado por la oposición de izquierdas. Según Más Madrid, "lo que ha perdido Ayuso es una cuestión de confianza. Su Gobierno ya es un zombi", y no duda en lanzar cantos de sirena a Ciudadanos para que apoye "la investidura de un Gobierno decente que funcione". Una opción absolutamente descartada por fuentes de la formación naranja, que en lo que se centra ahora es en que la ley vuelva al pleno y pueda "negociarse políticamente" para que salga adelante o "Vox será el culpable de que no se puedan bajar los impuestos en toda la legislatura".

Por su parte, la formación de Abascal insiste en culpar a Ciudadanos de haber frustrado el acuerdo cerrado con el PP y de "dinamitar la prosperidad de los madrileños". Para Vox, Aguado prefiere mantener las partidas "dedicadas a menas" y otros "chiringuitos ideológicos" antes que sacar adelante la ley.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios