ENTREVISTA CON ISABEL DÍAZ AYUSO

"Miles de personas de las marchas del 8-M han contagiado a otras durante semanas"

No pone fecha a la llegada de los dos aviones de China que prometió, "ya explicaré todo cuando aterricen". Y teme que la recuperación esté hipotecada por "un ala del Gobierno"

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Insiste en culpar al mando único del ministro de Sanidad del retraso en la llegada de material sanitario, pero evita pedir su dimisión; también denuncia de nuevo que ha pasado otra semana y el Gobierno ha enviado "cero buzos, cero gafas de protección, cero soluciones hidroalcohólicas, nada con los test y cero respiradores", aunque tampoco pone fecha a la llegada de los dos aviones de China que ella prometió —"ya explicaré todo cuando aterricen", promete—. Teme que la recuperación esté hipotecada por "un ala del Gobierno" cuyas decisones "van en contra de lo que necesitan los empresarios, los autónomos, los comerciantes y las clases medias", y asegura que miles de personas que se manifestaron el 8-M han estado contagiando a otras "durante semanas".

Isabel Díaz Ayuso (1978), presidenta de la Comunidad de Madrid, atiende a El Confidencial desde la habitación del hotel en donde se recluyó el pasado 16 de marzo tras dar positivo por coronavirus. Asegura que se encuentra "muy bien" y que no sabe cuánto tiempo de cuarentena le queda "porque no tengo material para saberlo, ni quiero hasta que lleguen los test para todos. Cuando venga una entrega masiva, me lo hago. Mientras tanto, prefiero no hacerlo porque me sabe mal y porque tampoco va a cambiar mi forma de trabajar".

PREGUNTA. ¿Y qué opina entonces de los políticos, con responsabilidades como usted, que no han guardado la cuarentena y no han hecho caso alguno al #YoMeQuedoEnCasa?

RESPUESTA. Hombre, en el caso de Ifema, veo a todo el mundo pasar por allí... Y yo que fui la que empezó esto con Ifema, no poder ir a dar ánimos... Pero sé que no me debo mover. Además, al estar aquí sola en el hotel, no obligo a nadie a trabajar conmigo. Si ahora fuera a Sol, obligaría a desplazarse a mucha gente de mi entorno como personal de seguridad o de mi equipo. De esta manera, estoy en el hotel, duermo abajo, trabajo arriba y no molesto a nadie.

"Tras ver las imágenes de Italia, lo que quería evitar a toda costa es que alguien muriera en una silla"

P. Yendo a lo que más preocupa en estos momentos: ¿cómo está la capacidad de las UCI en la red pública madrileña?

R. Vamos a llegar, vamos a llegar... Pero sudando. Es decir, hemos logrado estirar ahora mismo hasta 1.745 camas UCI, un milagro, teniendo en cuenta que empezamos con menos de 500. Y ahora, cuando van a llegar los peores días, estarán operativos todos los refuerzos. No sobra ni una cama, ni un día de trabajo, y las Urgencias están muy saturadas porque es un flujo constante de llegada de pacientes. Y una Sanidad como la madrileña, que está acostumbrada a ganar, sufre mucho. Es una Sanidad que sabe combatir leucemias en tres semanas, que está realizando todos los trasplantes, que está obrando milagros... Y ver ahora que se les muere tanta gente en las manos... Eso es lo peor de todo.

P. ¿Pero el mensaje para estos días es optimista?

R. Sí. El contagio masivo es evidente, aunque no lo hemos podido cuantificar aún. El 80% de los pacientes serán leves, pero alrededor de un 15% serán graves y estarán una media de dos semanas en la UCI, es decir, una ocupación muy alta y prolongada. Cuando vi las imágenes de Italia, me dije: "Hay una cosa que quiero evitar a toda costa: que alguien se muera en una silla". Es cierto que hay que esperar más de lo normal, porque estamos saturados; es cierto que las cosas no van tan rápido como quisiéramos, pero también que hay una UCI al final. Y que hay muchas altas hospitalarias: hoy superamos las 7.500. Lo que queríamos era ganar tiempo para atender, y eso se va a conseguir. Lo que no quita para que haya muchos muertos. Es algo que no olvidaremos nunca.

Ayuso atiende a El Confidencial desde la habitación del hotel en donde se recluyó el pasado 16 de marzo.
Ayuso atiende a El Confidencial desde la habitación del hotel en donde se recluyó el pasado 16 de marzo.

P. Usted no acudió a la manifestación del 8-M y, al día siguiente, adoptó las primeras medidas de confinamiento con la suspensión de las clases. ¿Cree que fue una irresponsabilidad del Gobierno, por un cálculo político, permitir esa manifestación así como otras concentraciones multitudinarias?

R. No sé si detrás había cálculo político, lo que sí tengo claro es que esas manifestaciones no debían haberse producido. Solo ese fin de semana en Madrid hubo 76 actos con cientos de miles de personas. Esas personas, después, durante semanas, han estado contagiando a otras personas. Y hasta que no ha habido un confinamiento total, eso significa que, por lo menos durante 10 días, han contagiado a otras personas que hoy, ahora, están empezando a experimentar los síntomas.

"Me preocupa esa ala del Gobierno que arremete contra autónomos, empresarios y clases medias"

P. En cuanto al polémico tema del material de protección, sigue el desabastecimiento. ¿Qué es lo que ha llegado a Madrid desde el Gobierno en las últimas horas?

R. Pues mire, solamente para esta semana habíamos pedido 465.000 batas y no han llegado más que 82.220; necesitábamos 44.000 buzos y han llegado cero; la Comunidad de Madrid necesitaba 8,5 millones de pares de guantes y dicen que han entregado más de un millón, pero no nos consta en los almacenes. En cuanto a mascarillas para los profesionales, nos hacen falta 240.000 y nos han enviado 6.970; se requiere más de un millón de mascarillas quirúrgicas y nos han llegado 829.000... Pero es que han enviado cero gafas de protección, cero soluciones hidroalcohólicas, nada con los test y cero respiradores. Y, además, durante dos días no recibimos nada. Así es muy complicado proteger a los enfermos e imposible proteger al personal sanitario. Tampoco podemos proteger a todos los funcionarios y trabajadores que están realizando los servicios esenciales para que la región no se paralice y que el mayor número de personas esté atendido.

P. ¿Y eso se lo ha vuelto a recordar hoy al presidente Sánchez en la conferencia?

R. Siempre se lo digo. En la primera conferencia lo hice y le di una propuesta cuantificada del material y los recursos económicos que hacían falta. Lo he hecho por escrito en numerosas ocasiones, también a través de mis consejeros a sus ministros, y tanto en la de la semana pasada y como en la de hoy domingo. Es decir, yo tengo siempre la misma actitud hacia él, esté o no delante. No cambio de discurso. Llevo muchas semanas pidiéndole lo mismo: el material, el material, el material... Porque me tiene muy preocupada desde hace muchísimo tiempo y así lo estoy pidiendo. Y el alto porcentaje de contagiados entre sanitarios demuestra que la prioridad era esta.

"Lo importante es que quien esté al frente se ponga a remar, porque quedan aún muchas semanas"

P. Insiste también siempre en que el mando único de Sanidad ha provocado un 'cuello de botella' en esos suministros de material...

R. Y lo sigo pensando. Pero a la hora de comprar fuera, un Estado tiene embajadas, consulados y mucho más poder para agilizar compras, pero no está funcionando. En el momento en que ha habido ese 'cuello de botella' con un mando único, el proceso ha sido más lento para todos, incluidas las comunidades que salíamos fuera a comprar el material.

P. Si no está funcionando el mando único pero reconoce que el Estado tiene más capacidad exterior, quizás el problema sea la persona. El Gobierno socialista canario acaba de destituir a su consejera de Sanidad, ¿cree que la solución sería cambiar al ministro Salvador Illa?

R. Pues... francamente, ahora no lo sé. Yo sé cómo está trabajando mi consejero, del que estoy muy orgullosa. También hay que tener en cuenta que esta epidemia no es culpa de nadie. A partir de ahí, sí creo que el Gobierno podía haber actuado con más rapidez, con mucha más, es evidente. Podía haberse lanzado a hacer las compras en su momento, pero también es cierto que ahora lo importante es que quien esté al frente de cada responsabilidad se ponga a remar, porque quedan todavía muchas semanas.

"El Gobierno envía cero gafas, cero buzos, cero hidroalcohol... Es imposible proteger al personal"  

P. También su Gobierno fue el primero que se lanzó a anunciar el flete de dos aviones con material que llegaría desde China, e incluso consignó 23 millones para comprarlo... ¿Dónde están los aviones? ¿Qué pasa con ellos?

R. Vendrán dentro de poco, y cuando estén, explicaré todo lo que ha pasado.

P. ¿Pero no hay ni una fecha todavía? ¿Cuándo llegarán?

R. Cuando aterricen. Y entonces, cuando esté tranquila y me asegure de que lo que llega va a los hospitales, lo explicaré.

P. Si que está complicado el mercado del material...

R. Las compras en otros países, y más ahora que hay un pánico mundial, se han complicado mucho. Por ejemplo, todo lo que se compra en China se hace como si estuvieras en un bazar, en un mercado persa. Todas las mañanas hay que llevar por adelantado, mínimo, la mitad del dinero. Y, claro, las administraciones compramos con dinero público y hay que cumplir con las restricciones de la burocracia europea y, en concreto, de la española, que marca unas reglas de juego muy complicadas. Y si es difícil para un Gobierno estatal, imagínese para una autonomía. Pero vendrá ese material y cuando se entregue, lo contaré; pero no quiero que nada se entrometa en este momento.

"Es evidente que el Gobierno podía haber actuado con más rapidez ante la epidemia, con mucha más"

P. Este mismo sábado publicó en las redes sociales una crítica muy dura contra la medida del Gobierno de prohibir los despidos, incluso la tildó de "ilegal" y que dañaría la recuperación. ¿Cómo valora las medidas económicas para el día después de la pandemia?

R. Por parte del Gobierno, creo que no son conscientes, no sé si porque hay alas en contra de todo lo empresarial y lo privado. Todas las decisiones que están tomando van en la dirección contraria de lo que necesitan los empresarios, los autónomos, los comerciantes y las clases medias. El 75% de las empresas de este país las crean los autónomos y clases medias arriesgando su patrimonio y el de su familia, y ellos ven cómo ahora no hay ingresos, pero siguen asfixiados a impuestos. Por eso hemos propuesto moratorias y suspensión de cuotas de los autónomos. Pero, además, la recuperación vendrá de esa colaboración público-privada, los dos mundos han de caminar de la mano porque detrás de lo privado hay ciudadanos también, que ahorran, pagan y se esfuerzan mucho.

P. ¿Le preocupa la debilidad del PSOE en este Gobierno y que sus medidas estén hipotecadas por lo que representa Podemos?

R. Si esa ala del Gobierno lo que hace es arremeter contra los contrapoderes del Estado, contra los autónomos, los empresarios y las clases medias, claro que me preocupa. Cada vez que ha hecho un anuncio ha ido directamente en contra de la oposición, evitando dar explicaciones pertinentes cuando tocan con ruedas de prensa con preguntas que pasan un filtro previo... Si eso significa, además, que se va a tomar el control del CNI por la puerta de atrás o de otros poderes del Estado, que van a seguir haciendo esas propuestas populistas tan dañinas para la economía y espantando la iniciativa privada, que se buscará otros países donde crecer y desarrollar sus negocios con tranquilidad... Sí, estoy preocupada.

"Los dos aviones vendrán dentro de poco, y cuando estén, explicaré todo lo que ha pasado"

P. Ha pedido a Sánchez un fondo extraordinario de 1.200 millones; ha criticado que se anuncie el calendario escolar sin consultarlo con las comunidades autónomas; siguen sus denuncias sobre la falta de material; ha criticado también el cierre de los hoteles... ¿Teme que la sigan acusando de desleal en estos momentos?

R. Tengo que hacer lo que creo que es correcto, y lo correcto es señalar qué hace falta. No critico por criticar, no insulto, no arremeto, expongo la realidad y las cosas que necesitamos. Saber que necesitamos esos hoteles para traer médicos o para separar a pacientes con cáncer de familiares positivos con Covid-19, o para que el profesional sanitario tenga un sitio donde poder recuperarse por las noches sin pasar por casa. Necesitamos tener claridad sobre los decretos, saber qué va a pasar con según qué sectores, con aquelllas personas que trabajaban para otras que tienen movilidad reducida o con los servicios de 'delivery', que en ciudades como Madrid hacen muchísimo bien a personas que tienen dificultad para salir a comprar o cocinar. O los trenes de Cercanías, que acumulan falta de inversión desde hace años y ahora provocan retrasos y aglomeraciones. Eso es lo que denuncio.

P. En el drama de las residencias de ancianos, el sábado el PSOE culpaba desde una cuenta institucional directamente a los recortes del PP de los más de 1.000 ancianos muertos...

R. En estos momentos, ver un vídeo en el que te relacionan con ataúdes y muertos es muy duro. Y creo que aporta muy poco y que es un completo error. Pero no me ha distraído ni un minuto, la verdad.

"Ver en estos momentos un vídeo [del PSOE] que te relaciona con muertos y ataúdes es muy duro, pero no me distrae de mi cometido ni un minuto"

P. ¿Y por qué ha decidido ahora su Gobierno que sea la Consejería de Sanidad, poniendo al consejero de Políticas Sociales (Ciudadanos) bajo su mando, la que se ocupe del grave problema de las residencias en Madrid?

R. No hemos apartado a nadie. Hemos unificado el trabajo de varias consejerías, con la Sanidad, la Seguridad y las Emergencias, para llegar a más residencias, con Protección Civil y bomberos, y así poder solucionar el problema. Por un lado, separando los ancianos que están bien de los contagiados. Por otro, para cuando consigamos el material, distribuirlo con más velocidad y probar quiénes están bien, quiénes den negativos, y puedan irse a otras residencias o temporalmente volver a casa con ayuda. También estamos evaluando cuáles son las condiciones en todas las residencias, con un censo para saber qué tipo de ayuda sanitaria precisa cada centro.

P. Pero el tiempo corre. ¿Han comenzado ya a reasignarse ancianos?

R. Sí, han llegado ya a algunas residencias y también, y así lo he pedido, a centros de personas con discapacidad, que es otro colectivo muy vulnerable porque normalmente las personas con discapacidad en residencias suelen tener otras patologías. Todos los días recibimos un cuadro con las residencias en las que se ha actuado, y la idea es que en esta semana lleguemos a las 500 de la comunidad, gracias a que los bomberos, después de estas dos semanas de confinamiento y al haberse reducido mucho su carga de trabajo, pueden ayudarnos como refuerzo.

"Hay que mirar hacia delante porque en poco tiempo llegará el material y, con él, caerán los ingresos en la UCI y podremos poco a poco contenerlo"

P. ¿Qué mensaje de esperanza se puede enviar a los seis millones de madrileños que empiezan la tercera semana de confinamiento?

R. Sé que llegan los momentos más difíciles justo cuando llevamos ya mucho tiempo de confinamiento, y que se añaden ahora a la lista de preocupaciones otros temas como qué va a ser de la economía, del empleo y del futuro de los hijos mientras seguimos sin salir de casa, con lo que somos los españoles. Mientras, vemos cómo la cifra de muertos aumenta y, sí, es cierto que empiezan las semanas más duras, pero es importante decirles que hay que mirar hacia delante, en poco tiempo llegará más ayuda. Llegará ese material, ese respiro y, con él, se reducirán los ingresos en la UCI y podremos, poco a poco, contenerlo. A la vez, el Gobierno autonómico tiene muy claro que la economía es la clave para salir y tomaremos medidas, con planes ambiciosos. Madrid volverá a estar a la cabeza de la recuperación y destinará todos los recursos económicos y materiales que tenga a su alcance para, a su vez, ayudar a otras comunidades autónomas a crecer juntas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios