TRAS LA VENTA DE SHENZHEN BIOEASY BIOTECH

China asegura que España compró los test fallidos a un fabricante sin licencia

La Embajada china en España afirma que el lote de test fallidos que ha adquirido España se compró a una empresa que no estaba en la lista de vendedores oficiales del gobierno chino

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

España compró los test fallidos a una empresa china que no figuraba en las listas de vendedores oficiales del gobierno asiático. Es lo que asegura la Embajada china en España, después de que 'El País' publicara que los test rápidos que adquirió el Ejecutivo español a la empresa Shenzen Bioeasy Biotechnology tienen apenas una sensibilidad del 30% cuando deberían alcanzar el 80%.

"Las donaciones [y ventas] realizadas por el Gobierno de China y otras entidades como el grupo Alibaba no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy Biotechnology", explicó la delegación diplomática en Twitter y ha confirmado posteriormente El Confidencial. El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology, la empresa vendedora de los test fallidos, "no estaba incluida". El Ministerio de Sanidad ha confirmado que tendrá que, de momento, tendrá que devolver un lote de 9.000 test rápidos que han fallado y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, Fernando Simón, ha dejado claro que la empresa los cambiará. Se desconoce si el resto del material comprado a Bioeasy también ha fallado.

"La autoridad competente en China no deja comprar productos a una empresa que no tiene la licencia, como es el caso de Bioeasy", ha afirmado la Embajada china en conversación telefónica con este diario. China asegura que ellos no tenían constancia alguna del acuerdo entre el Gobierno y Bioeasy Biotechnology y subraya que el paquete de test fallidos "no tienen nada que ver con el gigantesco contrato" (550 millones de mascarillas, 955 respiradores y 5,5 millones de test rápidos) alcanzado entre Pedro Sánchez y Xi Jinping: "Todo ese cargamento aún no ha llegado a España, sigue en China, así que no sabemos de dónde han salido estos test ni cuándo los compró el Gobierno de España".

Por último, estas mismas fuentes diplomáticas subrayan su estupor por no haber recibido ninguna consulta antes de realizar la compra del Gobierno español respecto a esta empresa.

Desde el Gobierno, sin embargo, señalan que la partida devuelta de test defectuosos "contaba con homologación europea" e insiste que el Ejecutivo no adquirió estos test a China, sino a un proveedor nacional. "Verificamos el fabricante y era un proveedor de confianza. No había alerta sobre esta empresa. Hay que ir con mucho cuidado en un mercado loco", ha declarado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aunque no ha indicado el nombre del proveedor nacional. Tampoco lo precisaba una nota posterior mandada por su departamento.

Bioeasy Biotechnology, por su parte, ha enviado una carta al gobierno explicando que, aunque no tienen licencia para vender en China, sí la tienen para hacerlo en el resto del mundo. "Desde un punto estratégico tan solo nos centramos en vender en el extranjero y como no vendemos nuestros productos dentro de China no necesitamos tener licencia para vender dentro del país", apuntan en una carta firmada este jueves.

Otros países también se quejan

Sin embargo, España no es el único país que ha denunciado la fiabilidad de los tests rápidos. El gobierno de la República Checa está recibiendo críticas después de que los 300.000 tests que adquirió de China por un montante de 1,83 millones de euros no estén funcionando como se esperaba. Como en España, están mostrando hasta un 80% de tasa de error.

Pavla Svrčinová, del Instituto de Epidemiología de la Universidad de Ostrava, explicó que instalaron unas estaciones de testeo en el Hospital Universitario de la ciudad checa para emplear estas pruebas de anticuerpos. "Por suerte, también tomamos muestras para seguir analizándolas y entonces nos dimos cuenta de la tasa de error de los tests", dijo al periódico 'Seznam Zpravy'.

Según publica hoy ese mismo diario, el Instituto Nacional de Salud Pública checo advirtió sin embargo a los facultativos a principios de marzo que los tests de anticuerpos podían fallar y que en ningún caso debían ser considerados equiparables a los PCR o basarse en ellos para apoyar un diagnóstico.

El punto flaco de este tipo de dispositivos, en palabras del instituto checo a sus médicos, es que no cubren la llamada 'ventana inmunológica', esos primeros 5-7 días después de la infección, cuando los individuos son más infecciosos pero aún no han generado anticuerpos.

Test de antígenos y anticuerpos

A diferencia de la República Checa, España sí que otorgó un valor diagnóstico a estos tests rápidos de anticuerpos, como se desprende del comunicado emitido por Moncloa el pasado 24 de marzo: "A esta herramienta se están sumando en los últimos días los test de diagnóstico rápido, más sencillos y rápidos", decían. También la directora del Instituto de Salud Carlos III se refería a ellos en los mismos términos el pasado día 21: "Estamos trabajando para que España disponga de técnicas de diagnóstico rápido contra el coronavirus Covid-19 con garantías".

Existen dos tipos de test rápidos, los de antígenos y los de anticuerpos. Sólo los primeros servirían para lograr detectar la enfermedad en una fase incipiente, aunque la sensibilidad de ambos es reducida, por lo que la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ha desaconsejado su uso como método de cribado y diagnóstico, priorizando los test PCR.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
141 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios