DURANTE OCHO SEMANAS Y DE FORMA ESCALONADA

El Gobierno cierra con China la compra de material sanitario por 432 millones de euros

El ministro Illa anuncia que la adquisición está cerrada y pagada, y supone un suministro semanal y escalonado de 550 millones de mascarillas, 955 respiradores y 5,5 millones de test rápidos

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 24 de marzo en la Moncloa. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 24 de marzo en la Moncloa. (EFE)

España cierra y paga una megacompra de material sanitario por valor de 432 millones de euros. Lo anunció este miércoles el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una comparecencia conjunta con el titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Se trata de una gran adquisición que permitirá al Gobierno disponer durante ocho semanas y de manera escalonada de distintos suministros para vencer la pandemia de coronavirus: 550 millones de mascarillas, 955 respiradores, 5,5 millones de test rápidos y 11 millones de guantes... Material que es reclamado de manera insistente por las comunidades autónomas y que es una demanda generalizada de los profesionales de todo el país.

El origen de la megacompra, ya adelantada por este diario ayer martes, está en una conversación telefónica mantenida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente de China, Xi Jinping, la semana pasada, y desde ese momento se activó el proceso de adquisición, en el que han participado distintos ministerios, especialmente Sanidad, Hacienda, Industria y Exteriores. El contrato está "cerrado y pagado en su integridad", anunció Illa, para a continuación agradecer a las empresas españolas con plataformas de compra en China la ayuda que han prestado al Gobierno para adquirir el material necesario.

Illa desgranó los artículos que España ha importado desde el gigante asiático. Así, se ha cerrado la compra de 550 millones de mascarillas de distinto tipo (quirúrgicas y de protección respiratoria, para pacientes y profesionales) con tres proveedores diferentes, que suministrarán las unidades por ocho semanas. Para la llegada de 5,5 millones test rápidos de diagnóstico de coronavirus, que llegarán en marzo y abril, se han firmado acuerdos con dos empresas. El Gobierno, a través de dos proveedores, recibirá de China 955 respiradores (de abril a junio). 11 millones de guantes serán aportados durante cuatro semanas. El suministro se hará de manera "escalonada" y semanalmente. A finales de esta semana, habrá una primera entrega, "importante", de estas categorías de materiales.

Illa destaca que el origen es la conversación de Sánchez con Xi. En el proceso han participado Sanidad, Hacienda, Industria y Exteriores


Además, el Ejecutivo ha activado la fabricación nacional de estos artículos (respiradores, equipos de protección, test), como ya anunció Sánchez el pasado sábado. Illa agradeció el "esfuerzo importante" que están haciendo las compañías españolas para idear, producir y distribuir este material.

Momento de la "solidaridad con Madrid"

La virtud de este contrato con China, remarcó el ministro, es que se han cerrado "cadenas de producción enteras que trabajarán para el Gobierno de España", lo que garantiza ese suministro regular de productos. El titular de Sanidad indicó que el detalle del reparto del material por comunidades autónomas lo dará mañana jueves durante su comparecencia en el Congreso. No obstante, Illa asume que "hacen falta más respiradores", que no será suficiente con esas 955 máquinas adquiridas, y por eso el Ejecutivo está volcándose en la compra de más unidades y en la fabricación, dentro de España, de estos equipos, y por eso se están volcando todos los esfuerzos en comprar más y, sobre todo, producir en suelo español, y por ello trabaja "de forma muy intensa" con las "mejores ingenieras y grupos de producción más importantes" para activar y ampliar la capacidad nacional de producción.

La primera entrega llegará esta semana. El Gobierno admite que "hace falta más" material y se vuelca, dice, en compras y fabricación nacional

También la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) está "permanentemente abierta" para homologar nuevos productos "a la mayor velocidad" y está atenta a los medicamentos y maquinas que se prueban ya en animales y pacientes.

El Gobierno cierra con China la compra de material sanitario por 432 millones de euros

"No ha habido ninguna confiscación ni ninguna retención de materiales en aduanas, ni la habrá", añadió el titular de Sanidad para defenderse de las acusaciones del PP y, en especial, de la Comunidad de Madrid, que ha señalado al Ejecutivo por bloquear artículos de importación destinados a sus hospitales. "Hay que acabar con estos bulos, que no ayudan en nada. El Gobierno apoya y seguirá apoyando todas las acciones de compra que hagan, como es su deber, las distintas comunidades autónomas", añadió, porque "todas" ellas están haciendo "esfuerzos" ímprobos para proveerse de material.

Guiados por los expertos

Como en otras ocasiones, Illa evitó polemizar con las CCAA. Y como hiciera ayer, insistió en que es el momento de la "solidaridad con Madrid", ya que su sistema sanitario está muy tensionado. Es la comunidad en la que más incidencia ha tenido el Covid-19: ya hay 14.597 computados por Sanidad —hasta este miércoles a las 11:30—, 1.850 fallecidos y 1.150 pacientes en la UCI. El Gobierno reconoció a las comunidades que ya se han ofrecido para proveer equipos a Madrid porque no les son necesarios ahora mismo. "Y cuando sea oportuno con otras partes del territorio", sostuvo, el Ejecutivo lo dirá y repetirá este llamamiento.

Illa no quiere poner fecha a la desescalada de medidas e insiste en que el repunte observado tras el 8-M responde a un contagio a últimos de febrero

El titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró este miércoles que el Gobierno confía en que pueda levantar algunas de las medidas de confinamiento después del fin de la prórroga de la alarma, el 12 de abril. Pero Illa no quiso llegar tan lejos. El Ejecutivo, dijo, está centrado en aplanar la curva para que el sistema sanitario no colapse y reducir el volumen de contagios. La desescalada vendrá después. Se están viviendo días "duros" por el número de infectados y de fallecidos, y la prioridad es que los ciudadanos cumplan con las normas.

Illa rehuyó la autocrítica por el hecho de que el Gobierno hubiera autorizado, el fin de semana previo al arranque de las medidas de contención reforzada y de la declaración de la alarma, las manifestaciones por el Día de la Mujer, el congreso de Vox o actos deportivos. El "contagio importante" en Madrid pudo producirse la última semana de febrero. Como explicó, hasta que se tiene la notificación de los casos pasan entre ocho y diez días. Es el tiempo necesario entre que aparecen los primeros síntomas —en los primeros cinco o seis días—, los enfermos acudan al médico, se les practica la prueba y se comunican los datos al Gobierno.

"Lo que detectamos la tarde-noche del día 8 de marzo [un repunte muy importante de casos] quiere decir que se produjo ocho o diez días antes. Estimamos que hacia la última semana de febrero es cuando se produjo el contagio importante en algunas partes del territorio español, en concreto, en la Comunidad de Madrid", apuntó. Illa enfatizó que el Ejecutivo siempre ha dado una respuesta "rápida" a cada evolución de la enfermedad y guiado por el criterio de los expertos, como aseguró que se haría desde el principio "y así ha sido".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
95 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios