Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | El Real Madrid también gana ligas con la clase media
  1. Deportes
  2. Fútbol
asensio y valverde, determinantes

Lo mejor y lo peor | El Real Madrid también gana ligas con la clase media

El Real Madrid se escapa en la Liga con uno de esos partidos en los que hay que picar piedra y lo sacan adelante jugadores que no son indiscutibles. Es el triunfo de la clase media

Foto: Marco Asensio celebra el gol contra el Granada con Luka Modric. (Reuters/Juan Medina)
Marco Asensio celebra el gol contra el Granada con Luka Modric. (Reuters/Juan Medina)

El Real Madrid sigue a lo suyo en la Liga. Picando piedra se hace más fuerte en el campeonato. Contra el Granada hizo una primera parte mediocre y una segunda más que aceptable en la que la clase media se echó el equipo a sus espaldas. Era un día complicado por las numerosas bajas, de peso y calidad. Sin Benzema ni Vinícius, faltaba imaginación, velocidad, desequilibrio y, por supuesto, gol. Sin Casemiro, equilibrio. Sin Mendy, consistencia y profundidad. En definitiva, el equipo tenía uno de esos partidos que le dan arcadas contra rivales que llegan al Bernabéu, ordenados, intensos y cerrados. No podía fallar. Primero, porque los rivales que le persiguen habían pinchado y, segundo, porque, tras la eliminación en Copa del Rey contra el Athletic, tenía que reaccionar. Ganar al Granada suponía salir del bache de dos partidos sin ganar. El empate contra el Elche y la derrota en San Mamés.

Lo consiguió con la clase media haciendo un partido digno. Marco Asensio y Fede Valverde, dos jugadores que no son indiscutibles, sacaron el juego de la mediocridad. No fue un partido para las estrellas. Unas estaban de baja y las otras en el banquillo. Hazard, Bale y Jovic no cuentan para Ancelotti. El Madrid salió del atolladero con la energía y verticalidad que le puso Fede Valverde y la eficacia en el golpeo de Marco Asensio. La distancia de seis puntos al Sevilla, 13 al Betis, 15 al Barcelona y 17 al Atlético (estos dos últimos con un partido menos) es grande. Gracias a la clase media.

Lo mejor | La personalidad de Marco Asensio

El partido era una oportunidad para muchos jugadores que no son indiscutibles y que estaban solos ante el peligro. El que mejor lo aprovechó fue Marco Asensio, autor de un golazo. El golpeo es una delicia. Puso el balón en la esquina de la portería y Maximiano no pudo hacer nada. Imparable y espectacular por cómo le pega a la pelota en seco, la potencia, colocación y el extraño para hacerla imposible de parar. Apareció todo el talento de Asensio, un jugador al que se le pide que se prodigue más en este tipo de lanzamientos. Es su especialidad y la tiene que explotar más.

placeholder Marco Asensio celebra el gol contra el Granada.
Marco Asensio celebra el gol contra el Granada.

Cada futbolista tiene sus características y, si las de Vinícius, por ejemplo, son la velocidad y el desborde, la de Marco Asensio es el golpeo. Es un don natural. Hizo golazos cuando irrumpió con fuerza en sus dos primeras temporadas y después, entre la irregularidad, la apatía y la grave lesión dejó de prodigarse. Lo mejor del partido es que Marco Asensio tuvo, por fin, personalidad. Un día dijo que él no estaba para tirar del carro, se equivocó y todavía está a tiempo. Tiene 26 años y queda por ver lo mejor del balear. De él se espera que ascienda de clase media a clase alta.

Lo bueno | La energía de Fede Valverde

El Madrid se fue al descanso con pitos. Hubo fases en el primer tiempo en las que el público del Bernabéu se desesperaba y aburría. Al equipo de Ancelotti le faltaba ritmo, profundidad y chispa. No tiró a portería hasta pasada la media hora de juego y los centros laterales se perdían en el área. Ancelotti insistió en su idea de jugar sin delantero centro y puso a Isco de falso 'nueve'. No funcionaba nada en lo ofensivo ni tampoco en lo defensivo. El Granada amenazaba y Courtois era clave desviando un balón con el pie. Era un Real Madrid plano, sin energía, ritmo y poco peligro.

Foto: Fede Valverde participa en un proyecto de Cruz Roja. (@CruzRojaMadrid)

La decisión de Ancelotti de quitar a Camavinga y meter a Fede Valverde en el descanso resultó determinante. El juego del equipo experimentó una transformación con Kroos jugando de pivote y Fede Valverde presionando y empujando al equipo. El uruguayo es un futbolista que está en la clase baja del equipo, por lo que cobra y por lo poco que juega. Pero tiene partidos en los que es de los mejores por la fuerza y verticalidad que le da al juego. Subió el ritmo, la intensidad y la profundidad. Merece estar en la clase media.

Lo normal | Alaba y Militao, inseparables

Las ligas las gana el equipo que consigue una dinámica más regular y el Real Madrid es el más entero. El partido contra el Granada era complicado porque faltaban Benzema y Vinícius, los goleadores. También Casemiro, el jugador que equilibra y refuerza la defensa. Pero estaban los dos centrales más regulares del campeonato. David Alaba y Militao transmiten muchas cosas positivas. Bastante seguridad. En Bilbao, la decisión de Ancelotti fue colocar a Alaba en el lateral izquierdo por las bajas de Mendy y Marcelo. El austriaco hace mejor a Militao. El Madrid es más sólido con los dos en el centro de la defensa y conviene no separarlos en lo que queda de temporada. Los partidos que el Madrid saca adelante sufriendo son porque estos dos centrales están a un alto nivel, sujetan el centro del campo, corrigen desajustes y ganan muchos duelos por intensidad, velocidad y contundencia.

Lo malo | Camavinga no es Casemiro

El Real Madrid arrastra un problema en la planificación. No tiene sustituto de Casemiro. El puesto de pivote, mediocentro, es muy específico y hay que tener mucho oficio para destruir y construir. Camavinga empezó de titular y fue sustituido en el descanso. El francés es joven, tiene energía, voluntad y descaro. Pero todavía le queda grande ser mediocentro para hacer muchas cosas bien en una zona del campo caliente. El partido empezó con un error suyo en un control que estuvo a punto de costarle un gol a su equipo. Un gran susto. Se vieron las carencias que todavía tiene para gobernar el juego y darle solidez desde esta posición. Ancelotti corrigió con Kroos tras el descanso y el alemán, más experimentado, y, con la gasolina de Fede Valverde como interior, consiguió ordenar la estructura del equipo y subir el ritmo del juego.

Lo peor | Bale es carne de banquillo

El jugador que más cobra de la plantilla, el que tiene estatus de estrella y mira desde la clase alta al resto es Gareth Bale. Pues el galés estuvo todo el partido en el banquillo. No salió ni a calentar. No era una opción para Ancelotti cuando el equipo necesitaba gol. Es preocupante porque el galés no juega con el Real Madrid desde el 28 de agosto, y esta temporada todavía no ha pisado el césped del Bernabéu. Hazard y Jovic salieron para jugar la última media hora, pero el galés no entra en los planes ni cuando el partido está complicado y no están ni Benzema ni Vinícius.

¿Volveremos a ver a Bale jugando con el Real Madrid? No parece sencillo, aunque queda temporada. El Madrid ha sido eliminado de la Copa del Rey y, cuando regresen los lesionados, lo tendrá todavía más difícil. Lo que le queda en el Madrid puede ser triste. El más caro en el banquillo. No estuvo en la Supercopa de España y la última imagen es la de unas risas en el banquillo de San Mamés cuando Hazard regresaba del calentamiento.

El Real Madrid sigue a lo suyo en la Liga. Picando piedra se hace más fuerte en el campeonato. Contra el Granada hizo una primera parte mediocre y una segunda más que aceptable en la que la clase media se echó el equipo a sus espaldas. Era un día complicado por las numerosas bajas, de peso y calidad. Sin Benzema ni Vinícius, faltaba imaginación, velocidad, desequilibrio y, por supuesto, gol. Sin Casemiro, equilibrio. Sin Mendy, consistencia y profundidad. En definitiva, el equipo tenía uno de esos partidos que le dan arcadas contra rivales que llegan al Bernabéu, ordenados, intensos y cerrados. No podía fallar. Primero, porque los rivales que le persiguen habían pinchado y, segundo, porque, tras la eliminación en Copa del Rey contra el Athletic, tenía que reaccionar. Ganar al Granada suponía salir del bache de dos partidos sin ganar. El empate contra el Elche y la derrota en San Mamés.

Marco Asensio Eden Hazard
El redactor recomienda