Es noticia
Menú
Por qué Ancelotti tiene asumido su papel de pianista en el Madrid y agradece que le disparen
  1. Deportes
SABE QUE ES EL PARAPETO DEL PRESIDENTE

Por qué Ancelotti tiene asumido su papel de pianista en el Madrid y agradece que le disparen

"Les agradezco que me critiquen", dijo a los periodistas 'Carletto', a quien su primera etapa en el Bernabéu le sirvió para conocer cómo se las gasta Florentino y su entorno mediático

Foto: Carlo Ancelotti, en el banquillo de San Mamés. (REUTERS / Sergio Pérez)
Carlo Ancelotti, en el banquillo de San Mamés. (REUTERS / Sergio Pérez)

"Tengo tantas ganas de ser entrenador del Real Madrid, que la crítica es bienvenida". Esta fue la genial respuesta de Carlo Ancelotti, acribillado tras la eliminación copera en Bilbao, que ayuda a entender por qué aceptó volver a un club del que salió vilipendiado. "Creo que la gestión de la plantilla es buena. Soy el que veo todos los días a los jugadores y tomo decisiones", añadió el italiano, para de este modo asumir el papel del pianista en el 'saloon' del Lejano Oeste, a quien es fácil disparar para no hacerlo contra quien realmente es el responsable de la confección de la plantilla. "Les agradezco que me critiquen", llegó a decir 'Carletto' a los periodistas.

Foto: Ancelotti, junto a Arbeloa, durante un partido del Real Madrid. (EFE)

Cuando el pasado verano Florentino Pérez volvió a contratarle, el presidente del Real Madrid debía de conocer lo que Ancelotti había desvelado en su libro 'Liderazgo tranquilo' sobre su primera etapa en el banquillo del Bernabéu. Y no porque lo haya leído, algo poco probable, sino porque su contenido levantó la lógica polémica y fue recogido en los medios, incluso en los más afines. Por ejemplo, lo que sucedió con Gareth Bale, cuando el galés quería cambiar de posición y él no solo recibió a su agente, Jonathan Barnett, para atender a sus peticiones, sino que se las trasladó al entrenador para, digamos, buscar una 'solución'.

“El presidente quería hablar conmigo después del entrenamiento. Aquello era insólito. Cuando fui a verle, me dijo que el agente de Bale había estado en su despacho para hablar de la ‘situación’ del jugador (...) Que Bale no estaba contento donde jugaba y quería jugar más en el centro. El presidente me preguntó qué íbamos a hacer y yo le dije: ‘nada’”. “Desde aquel momento la relación con el presidente ya no fue la misma”, confiesa 'Carletto'.

En ese mismo libro Ancelotti también desvela que “antes de llegar, yo jugaba con un estilo más defensivo de lo que le gustaba al presidente, de manera que aunque me dieron libertad para cambiar el estilo de juego, se me dijo y repitió que, quisiera o no quisiera yo, el juego del equipo tenía que ser más ofensivo". "Afortunadamente, tenía experiencia en satisfacer los deseos de un presidente”, añade 'Carletto', que entonces venía de entrenar a Juve, Milan, Chelsea y Paris Saint-Germain.

placeholder Florentino Pérez felicita a Carlo Ancelotti por la Supercopa de España jugada en Arabia. (EFE / Julio Muñoz)
Florentino Pérez felicita a Carlo Ancelotti por la Supercopa de España jugada en Arabia. (EFE / Julio Muñoz)

Manual de supervivencia

“Si el presidente decide traspasar a Xabi Alonso, también tendré que aceptarlo. ¿Quería yo vender a Alonso? Naturalmente que no, pero mi trabajo era que el equipo funcionara”, se sincera Ancelotti. Y es aquí donde radica la diferencia entre su primera etapa en el Real Madrid y esta segunda. Como él mismo cuenta, “Pérez estaba empeñado en su ‘era galáctica’, en fichar a las mayores y más caras superestrellas del fútbol mundial, así que llegaban y se iban jugadores que a lo mejor yo no habría elegido, pero mi obligación era que el equipo funcionase con los activos que se me daban”.

Sin embargo, esta temporada Ancelotti ha tenido que apañárselas con un par de retoques. Tiene muy buenos futbolistas, pero no todos los que él considera necesarios para no tener que jugar siempre con los mismos. Exigirle al italiano que apueste por la segunda unidad y no digamos ya por la cantera no solo se antoja injusto, sino que refleja claramente el temor de apuntar a quien en realidad es merecedor de esas críticas que Ancelotti agradece porque en el fondo saben que forman parte de su manual de supervivencia en el banquillo del Real Madrid.

Cabe recordar que el italiano ya fue crítico con la decisión de destituir a Rafa Benítez, sustituido por quien fuera su ayudante, Zinedine Zidane. "Zizou será el quinto entrenador del Real Madrid desde 2009", recordó 'Carletto'. "¿Siempre tiene la culpa el entrenador? Que cada uno saque sus propias conclusiones", añadió, al tiempo que asumió que "el trabajo del entrenador está siempre vinculado a los resultados y está rodeado de controversia"

placeholder Real Madrid's Cristiano Ronaldo celebrates his third goal against Sevilla while his coach Carlo Ancelotti (L) watches him during their Spanish first division soccer match at Ramon Sanchez Pizjuan stadium in Seville, southern Spain, May 2, 2015. REUTERS/Jon Nazca
Real Madrid's Cristiano Ronaldo celebrates his third goal against Sevilla while his coach Carlo Ancelotti (L) watches him during their Spanish first division soccer match at Ramon Sanchez Pizjuan stadium in Seville, southern Spain, May 2, 2015. REUTERS/Jon Nazca

Segunda etapa, sin Cristiano

Vayamos a los datos. En su primera etapa como entrenador del Real Madrid, que duró menos de dos años, entre julio de 2013 y mayo de 2015, Ancelotti estuvo en el banquillo del Bernabéu 693 días. Disputó 119 partidos, en los que utilizó 35 jugadores, con un balance de 89 victorias, 14 empates y 16 derrotas, y una media de 2,71 y 0,87 goles a favor y en contra, respectivamente, y 2,36 puntos por partido. En la segunda, que empezó el pasado 1 de julio de 2021, Ancelotti lleva 222 días, con 34 partidos y 29 jugadores empleados, con un balance de 25 victorias, 5 empates y 4 derrotas, una media de 2,15 y 0,85 goles marcados y encajados, por partido, y 2,35 puntos. Unos números bastante parecidos, con la diferencia de que ahora no tiene a Cristiano Ronaldo.

Como dijo Míchel, "Ancelotti es un hombre que hace cinco o seis meses era un vago, pero, cuando le dejas hacer su trabajo, logra que los jugadores estén todos a una. A lo mejor no es un entrenador de táctica y motivación, pero ha sabido entender a un vestuario de estrellas". El pasado mes de noviembre, el italiano se sinceró en una entrevista en 'Corriere dello Sport' al asegurar que "el fútbol debe cambiar rápidamente porque se juega demasiado y mal", algo que lógicamente afecta a la calidad "del espectáculo". "Lo primero pasa por reducir el número de partidos. Los jugadores no pueden más. Hay cansancio físico y mental, con partidos que acaban a las diez o a las doce, y algunos incluso rechazan la convocatoria de sus selecciones. Es hora de decir basta".

Foto: Mikel Oyarzabal, durante el Real Sociedad-Betis. (EFE / Javier Etxezarreta)

En esa misma entrevista Ancelotti habló de que él apuesta por "la identidad de equipo" frente a lo que denomina "ideología", como el 'guardiolismo' o el 'sarrismo', en referencia a Pep Guardiola en el Manchester City o Maurizio Sarri en la Lazio. Y, sí, para lo bueno, pero también para lo malo, la identidad del Real Madrid como equipo es la que es. Un equipo confeccionado por un ingeniero de caminos a golpe de talonario, aunque estos últimos años la prioridad es la remodelación del Bernabéu. Ancelotti no pudo dejarlo más claro: "Las rotaciones llegan cuando no tienes confianza en un jugador". Y él confía mucho en los titulares y no tanto en los suplentes. Pero sigan disparando al pianista...

"Tengo tantas ganas de ser entrenador del Real Madrid, que la crítica es bienvenida". Esta fue la genial respuesta de Carlo Ancelotti, acribillado tras la eliminación copera en Bilbao, que ayuda a entender por qué aceptó volver a un club del que salió vilipendiado. "Creo que la gestión de la plantilla es buena. Soy el que veo todos los días a los jugadores y tomo decisiones", añadió el italiano, para de este modo asumir el papel del pianista en el 'saloon' del Lejano Oeste, a quien es fácil disparar para no hacerlo contra quien realmente es el responsable de la confección de la plantilla. "Les agradezco que me critiquen", llegó a decir 'Carletto' a los periodistas.

Florentino Pérez Gareth Bale Santiago Bernabéu Jonathan Barnett Xabi Alonso Rafa Benítez Kylian Mbappé Pep Guardiola