Es noticia
Menú
Asensio evita la semana negra del Madrid: su latigazo franqueó la defensa granadina (1-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Una victoria que refuerza el liderato

Asensio evita la semana negra del Madrid: su latigazo franqueó la defensa granadina (1-0)

El partido se acercaba al tramo final con el empate como resultado más previsible hasta que el balear sacó un disparo marca de la casa. Los blancos suman tres puntos de oro

Foto: Marcelo, en un lance del encuentro. (EFE/J.J.Guillén)
Marcelo, en un lance del encuentro. (EFE/J.J.Guillén)

El Madrid no engrasó la lista de los equipos de arriba a los que les ha ido mal el fin de semana tras su victoria en casa ante el Granada (1-0). El partido fue gris y con poco ritmo, buen reflejo de lo que está siendo la temporada hasta ahora, pero los blancos vencieron en su compromiso. De los cinco primeros, ni Betis, ni Sevilla ni Atlético de Madrid ganaron sus respectivos encuentros.

El partido empezó con susto para el Madrid. Camavinga cometió un error que casi aprovechó Luis Suárez, pero lo corrigió Kroos. A pesar de este contratiempo, los blancos no sufrieron en los primeros compases. Rápidamente, dominaron el encuentro y atrincheraron al Granada.

Uno de los jugadores más activos del Madrid durante todo el partido fue Rodrygo. El brasileño fue el líder de los blancos en ataque, que notaron más que nunca las ausencias de Benzema y Vinicius. Su descaro fue un martirio para la defensa nazarí, aunque se coordinaron bien para tapar las internadas del delantero.

placeholder Luis Suárez y Militao. (EFE/J.J. Guillén)
Luis Suárez y Militao. (EFE/J.J. Guillén)

Puertas tuvo la primera ocasión

La primera ocasión clara la tuvo el Granada, a pesar del dominio blanco. Un pase a la espalda de Marcelo llegó a Puertas, que remató de primeras. Sin embargo, se encontró con Courtois, cuyo pie salvó el primer tanto del encuentro. El pase fue espectacular, lo contrario que el repliegue del Madrid.

La gran sorpresa en el once del Real Madrid fue Isco, que jugó de delantero centro. Sin una referencia pura, los blancos echaron de menos un jugador de ataque que actuara como referencia, no como falso nueve. Este detalle lo agradeció la defensa granadina, que estuvo cómoda y agradeció el exceso de centrocampistas.

Isco, precisamente, fue uno de los autores de la primera gran ocasión del Madrid. El balón llegó al malagueño que, tras un buen control, se la cedió a Asensio. El balear, por su parte, buscó el primer palo, pero se encontró con Maximiano, que desvió el balón a saque de esquina.

placeholder Rodrygo regatea. (EFE/J.J. Guillén)
Rodrygo regatea. (EFE/J.J. Guillén)

Poco ritmo en el partido

El ritmo del partido disminuyó muchísimo hasta el punto de que los ataques parecieron más propios de balonmano, aunque sin ocasiones constantemente. Justo cuando más estático estaban ambos equipos, llegó la ocasión más clara de la primera mitad. Carvajal centró al área de primeras y Neva, que metió el pie para evitar el remate de Asensio, envió la pelota contra su propio travesaño.

El Granada, aunque recibió peligro por parte del Madrid, no se achantó. El equipo de Robert Moreno buscó el área madridista y la encontró. En un ataque, Milla centró desde la derecha y Uzuni no cabeceó a pesar de estar solo. En la continuación de la jugada, Neva no acertó cuando buscó el palo largo.

Una volea de Isco puso punto y final a la primera parte. Asensio, que se entendió bien con el malagueño durante el encuentro, centró al segundo palo y allí se produjo el remate. El balón, no obstante, fue despejado por Maximiano.

placeholder Valverde y Maximiano. (EFE/J.J. Guillén)
Valverde y Maximiano. (EFE/J.J. Guillén)

Asensio desatascó el partido

El Madrid siguió con el guion establecido en la primera mitad, aunque sin referencia era difícil estar acertado de cara a puerta. Con el Granada encerrado en su área, se antojaba complicado marcar sin tener un delantero centro puro. Por eso Ancelotti dio entrada a Jovic, cuya suplencia que no se entendió.

La defensa granadina era una trinchera cuando Modric dispuso de la mejor ocasión de la segunda mitad. Alaba estuvo cerca de rematar, pero dejó que fuera el croata quien chutara. Aunque lo hizo tras un par de amagos, se encontró con un defensa nazarí que evitó el tanto madridista.

Rodrygo siguió como cabecilla del Madrid en ataque, pero su perseverancia no tuvo recompensa. Hasta ese momento, la defensa del Granada fue un muro infranqueable. Los blancos necesitaban armas de fuego y hoy sólo tenían de fogueo. No obstante, apareció Marco Asensio. Con la zaga rival bien cerrada, sacó un latigazo que dejó boquiabiertos a todos. Luego tuvo el segundo en otro disparo que, aunque remató con la misma fuerza, rechazó Maximiamo. Gracias a su tanto, el balear ha evitado que los madridistas completen su semana negra tras la eliminación en Copa.

El Madrid no engrasó la lista de los equipos de arriba a los que les ha ido mal el fin de semana tras su victoria en casa ante el Granada (1-0). El partido fue gris y con poco ritmo, buen reflejo de lo que está siendo la temporada hasta ahora, pero los blancos vencieron en su compromiso. De los cinco primeros, ni Betis, ni Sevilla ni Atlético de Madrid ganaron sus respectivos encuentros.

Real Madrid
El redactor recomienda