Es noticia
El bochorno de la Supercopa de España que solo se atreve a denunciar Raúl García
  1. Deportes
  2. Fútbol
el negocio de la federación

El bochorno de la Supercopa de España que solo se atreve a denunciar Raúl García

Para Raúl García, este torneo que se disputa en Arabia Saudí se lo han arrebatado a los aficionados españoles. Es una Supercopa que genera dinero, pero que no tiene pasión

Foto: Raúl García celebra un gol en un partido del Athletic. (EFE/Miguel Toma)
Raúl García celebra un gol en un partido del Athletic. (EFE/Miguel Toma)

Genio y figura. Así es Raúl García. El veterano futbolista del Athletic se moja para decir que le da pena jugar la Supercopa de España en Arabia Saudí. Hay que tener personalidad y las ideas muy claras para atreverse a manifestar lo que otros piensan y evitan decir. Para Raúl García, este torneo se lo han arrebatado a los aficionados. Es una Supercopa que genera dinero, pero que no tiene pasión. ¡Cómo habrían vibrado con el Clásico de Riad en suelo español! Es deficitaria en el corazón de los aficionados españoles que la siguen por televisión. De este bochorno solo habla Raúl García.

Íñigo Martínez, su compañero de equipo, evitó pisar este charco el día antes de enfrentarse al Atlético de Madrid. "No está en nuestras manos. Nosotros tenemos que dedicarnos a jugar", dice el central del Athletic en sala de prensa. Se puede estar de acuerdo con los motivos de la Federación Española de Fútbol para exportar la Supercopa de España a Arabia Saudí. Pero no se puede estar en desacuerdo con Raúl García cuando insinúa que la Supercopa se la han secuestrado a los aficionados. Los enviados especiales de los medios de comunicación que se encuentran en Riad cuentan en sus crónicas la falta de interés que hay en la ciudad por el torneo.

Foto: Benzema, durante la Supercopa. (REUTERS/Ahmed Yosri)

Raúl García discrepa de que se juegue fuera de España y se prive a los aficionados de los clubes finalistas con la posibilidad de ir a ver a sus equipos. "Para mí no tiene sentido irse allí a jugar. El fútbol ha cambiado porque ya no se piensa en el aficionado. Nos hemos olvidado de lo básico. Ahora valen los patrocinadores y generar. Nos hemos olvidado de disfrutar de la familia y de los horarios cómodos para todos. De cuando yo empecé a ahora ha cambiado mucho, y me da pena", es el mensaje de rechazo del futbolista del Athletic.

Luis Rubiales ve todo ventajas

La Supercopa de España es un torneo internacional para Luis Rubiales que conviene exportar. Aquí manda el negocio. Un torneo que se disputaba en verano, entre el ganador de la Liga y la Copa del Rey, no era rentable para la Federación y mucho menos para la televisión que tenía los derechos. La vuelta de calcetín que se le ha dado es total.

A Luis Rubiales le sienta como una patada en el estómago que Raúl García, uno de los participantes, haya ejercido de portavoz de los que critican el cambio. Desde luego que el jugador del Athletic ha sido el más claro y contundente. El presidente de la Federación argumenta que los ingresos son mayores y sirven para repartirse entre los participantes y ayudar al fútbol modesto en un escenario complicado por la crisis provocada por el coronavirus. Las cifras no son oficiales, pero las cantidades no son iguales para todos. El acuerdo con el Gobierno de Arabia Saudí, que ha sido prorrogado hasta 2029, es de unos 40 millones de euros. Se estima que la mitad de esta cantidad es para el fútbol modesto. Al Real Madrid y el Barcelona le corresponden unos 12,5 millones de euros, al Atlético de Madrid unos 4,5 y al Athletic unos 2,5.

placeholder Luis Rubiales, sonriente con el trofeo de la Supercopa de España.
Luis Rubiales, sonriente con el trofeo de la Supercopa de España.

Lo que esconde también la denuncia de Raúl García es algo de lo que ya se quejó el Valencia con el cambio de formato en la primera edición. Las competiciones tienen que hacer valer, como prioridad, el principio de la meritocracia. También el de la igualdad en el reparto económico. El Real Madrid juega esta Supercopa sin haber ganado un título la temporada pasada. El Athletic fue el campeón el año pasado, en un torneo que por la pandemia se disputó en el estadio de La Cartuja en Sevilla sin público.

Significó un título histórico para el club, pero no lo pudieron celebrar con sus aficionados. Esta es la espina que tienen clavada los jugadores y que solo ha denunciado Raúl García. Se le puede considerar un romántico, pero no le faltan razones. Su presidente, Aitor Elizegui, tiene una visión más empresarial: "Máximo respeto a las palabras de un veterano. Pero lejos de casa, la Federación y otras competiciones obtienen recursos que nos permiten sostener parte de lo que son las competiciones domésticas. Es una oportunidad de contarle al mundo un proyecto único como el Athletic".

Foto: Ángel María Villar, expresidente de la Real Federación Española de Fútbol. (EFE/Javier Lizón)

Para Luis Rubiales es un torneo con visión global, con un formato más interesante y solidario con el fútbol español. Lo defiende, incluso, porque la Federación consigue que el Gobierno de Arabia Saudí hace la concesión de permitir la entrada al estadio de fútbol de manera igualitaria a las mujeres. Lo cierto es que las palabras de Raúl García son incómodas para la Federación y sigue abierto el debate con los que no comparten el cambio de sede a otro país y recelan de Arabia Saudí por vulnerar derechos fundamentales.

El carácter de Raúl García

Raúl García (navarro, de 35 años) está etiquetado como un futbolista bravo, intenso y áspero en el campo. Fuera es una persona tímida, tranquila y sencilla. Le gusta respirar el fútbol de verdad, con los amigos, la familia y la pasión que transmiten las gradas. Esto no es posible en Arabia Saudí. En una ocasión le preguntaron por lo que más le indignaba y respondió: "la falsedad". Así es Raúl, un tipo que le gusta la normalidad y el fútbol de antes y se ha negado a hacer una buena publicidad de la Supercopa de España.

Se define también como un profesional competitivo. Si el Athletic puede tener más opciones de ganar a los grandes del fútbol es con el apoyo y la cercanía de su gente. Lo que consiguió la temporada pasada fue dar una campanada que no es sencilla de repetir.

Luis Rubiales
El redactor recomienda