Cuando Militao era objetivo de las burlas y pasa a ser el mejor central de la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
el que más juega con ancelotti

Cuando Militao era objetivo de las burlas y pasa a ser el mejor central de la Champions

Es un central fiable y clave en un Real Madrid que es un líder sólido. En la Champions tiene unos números destacados. Pero cuando llegó a España era objetivo de las risas y las mofas

Foto: Eder Militao celebra un gol con Vinicius. (REUTERS/Pablo Morano)
Eder Militao celebra un gol con Vinicius. (REUTERS/Pablo Morano)

El ‘niño de la cometa’. Así se le conoce a Eder Militao en Sertaozinho, un municipio del estado de Sao Paulo, donde creció en una familia de clase media. Su pasión era hacer volar la cometa y montar en bicicleta. No era uno de esos chavales que estaban todo el día con la pelota y esto llama la atención porque su padre (Valdo Militao) era un destacado futbolista. Jugó en el Corinthians con Rivaldo. Eder era un niño tranquilo, tímido y al que le gustaba jugar de portero. El padre lo llevó a una escuela de fútbol y por su polivalencia y facilidad para hacer goles brilló como delantero. Podía jugar en cualquier lugar del campo. Se quedó como defensa. De Brasil saltó a Portugal, triunfó en el Oporto y en su primer día de presentación con el Real Madrid sufrió un mareo. La mofa fue llamarle ‘Mareado’. Hoy está considerado como el mejor central de la Champions.

No se le puede poner ni una sola objeción. Es un central fiable y clave en un Real Madrid que es un líder sólido. Pero cuando llegó, su primer día en la capital de España, en su presentación, era objetivo de las risas y las mofas. Con Eder Militao hubo hasta burlas por sufrir una indisposición durante la rueda de prensa en el Bernabéu. Aflojó la corbata, bebió agua, empezó a marearse y no pudo terminar la comparecencia. A su lado estaba Álvaro Arbeloa, ejerciendo de anfitrión.

Foto: Jordi Alba sentado y con la mano en la cara en el partido contra el Sevilla. (EFE/José Manuel Vidal) Opinión

Militao entró con mal pie en el Real Madrid. Si se mareaba en la sala de prensa del Bernabéu, qué sucedería cuando estuviera en un partido con la presión y exigencia que tiene este club. A esto se unieron las dudas del coste de su fichaje. Florentino pagó 50 millones de euros al Oporto y pasó a ser el defensa más caro de la historia del club blanco. Era imposible creer que Militao, con ese precio, con Sergio Ramos y Varane consolidados como indiscutibles, y el mareo. Era difícil de creer que pudiera tener éxito en el Real Madrid. Pese a su juventud, llegó con 21 años, había más dudas que certezas con un futbolista sin un gran bagaje.

El que más juega

Han pasado más de dos años de ese mareo. Militao tiene silenciados a los que no creían en él. Es titular indiscutible, fijo en los planes de Carlo Ancelotti y el jugador de campo que más minutos ha disputado en lo que llevamos de temporada. Solo hay cuatro futbolistas que superan los 2.000 minutos en la plantilla. Courtois es el primero con 25 partidos y 2.250 minutos. Militao le sigue con 24 partidos y 2.157. Luego están Vinicius, con 25 partidos (2.047 minutos) y David Alaba con 23 partidos (2.038 minutos). Benzema no llega (23 partidos y 1.910 minutos).

placeholder Militao se encara con Barella, jugador del Inter de Milán, tras ser agredido
Militao se encara con Barella, jugador del Inter de Milán, tras ser agredido

Los números no engañan. Las sensaciones tampoco. Eder Militao está jugando a un nivel muy alto. Inesperado para muchos que no veían en el brasileño un defensa contundente en lo físico y con el carácter que se necesita para sujetar al Real Madrid desde atrás. La personalidad se demuestra jugando, pero también con detalles como el roce que tuvo con Barella, jugador del Inter de Milán, en el partido del Bernabéu. No se achantó. Barella le agredió tirándole un puñetazo a las piernas y Militao no entró a la provocación, pero le plantó cara. Tiene carácter y cabeza fría.

Sus condiciones físicas sobresalen. Es un defensa que se impone por su velocidad, anticipación y con un poderoso salto. Mejora en cada partido en la colocación táctica y el acoplamiento con David Alaba. Sus registros hablan por sí solos. Es el defensa que más balones recuperó en la fase de grupos de la Champions. Un total de 33. A ello se suma que es el que más recupera del equipo (78) por delante de Casemiro (52) y David Alaba (48) entre Liga y Champions.

Se consolida

Los mareos fueron un episodio pasajero que no hicieron justicia al potencial demostrado por Militao desde el momento en el que ha tenido continuidad en el once del Real Madrid. Su progresión es extraordinaria desde que la temporada pasada, con las bajas de Sergio Ramos y Varane, entró en el once de Zidane. El origen de su consolidación, lo que sirvió también al club a dar el paso para desprenderse de la pareja Ramos-Varane, está en el partido del 3 de abril contra el Eibar. Desde ese día, Eder Militao ha jugado un total de 39 partidos, entre la pasada temporada y la actual, y solo ha descansado contra el Granada porque venía de jugar un Argentina-Brasil.

Foto: Hazard durante el partido entre el Real Madrid y el Cádiz. (EFE/Kiko Huesca)

Ha cambiado las burlas por elogios. Ese mareo en la sala de prensa del Bernabéu estuvo motivado por la falta de descanso y el calor en la capital del 10 de julio de 2009. Militao hizo un largo viaje, de 11 horas, tras proclamarse campeón de la Copa América con Brasil. El cansancio, las emociones y el golpe de calor provocaron que se sintiera indispuesto. Con 23 años es considerado como uno de los mejores defensas centrales del momento y uno de los artífices de que el bloque defensivo del Real Madrid esté dando buenos resultados.

El secreto de Carlo Ancelotti está en que es un equipo que se ha hecho fuerte desde atrás y ahí están destacando Courtois, Alaba y Militao. Hay más claves. El centro del campo que forman Casemiro, Modric y Kroos mantiene el fuelle y la creatividad. Arriba son determinantes Vinicius y Benzema. Eder Militao se ha ganado el reconocimiento de estar entre los mejores y ser pieza clave en el esquema de Ancelotti.

Éder Militao
El redactor recomienda