Es noticia
Menú
Moreno pasa página e incluye a casadistas en los segundos niveles de la Junta de Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
Todavía falta la estructura provincial

Moreno pasa página e incluye a casadistas en los segundos niveles de la Junta de Andalucía

El Consejo de Gobierno nombra en su última reunión del curso a 58 altos cargos con varias lecturas orgánicas. Además de figuras cercanas al exlíder popular, el malagueño recupera a los dos abogados del PP en el caso ERE

Foto: Juanma Moreno, en la toma de posesión de los consejeros. (EFE/Raúl Caro)
Juanma Moreno, en la toma de posesión de los consejeros. (EFE/Raúl Caro)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Un Gobierno en solitario da para muchos nombramientos, como están comprobando en el PP andaluz. Tantos, que permiten coser a un partido que ha pasado por una crisis orgánica hace menos de seis meses. Es cierto que el sillón de San Telmo es una argamasa muy efectiva y que Juanma Moreno sorteó con más o menos éxito el terremoto provocado por la pugna entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. No sin dolores de cabeza, eso sí. Pero el control del organigrama de la Junta en toda su extensión ha permitido al presidente andaluz recuperar a figuras afines al exlíder de los populares para los segundos niveles del Ejecutivo autonómico.

En el PP andaluz admiten en privado que la situación de este tórrido verano dista mucho de la que hubo durante la conformación del Gobierno de coalición con Ciudadanos, con cinco consejerías para los naranjas y seis para los populares. Ahora, con 13 departamentos y un gabinete monocolor, las opciones son tan amplias como el número de altos cargos que tiene el organigrama, 123. Y en esta cifra no se incluyen la estructura periférica de la Junta ni los entes instrumentales que los populares denominaban, hace no tanto, "administración paralela".

Foto: Juanma Moreno, con sus consejeros, en la primera reunión del nuevo gabinete. (EFE/Raúl Caro)

Semejante margen de maniobra no solo permite mantener a varios de los altos cargos nombrados por Ciudadanos en el anterior mandato, sino también a esos dirigentes afines a Pablo Casado que se quedaron fuera de las listas de las elecciones o que no lograron escaño el 19 de junio porque ocupaban un puesto muy retrasado. Es lo que le ha pasado a Ramón Herrera, destacado diputado de la pasada legislatura, que ha sido nombrado este martes secretario general de Universidades. Este profesor de Derecho Civil anunció la vuelta a su despacho universitario en Almería, pero se encargará ahora precisamente de las políticas de educación superior en el segundo Gobierno de Juanma Moreno.

Otra diputada afín a Pablo Casado que entra en el organigrama es Ana Vanessa García, que será secretaria general de Inclusión Social en la consejería que dirige Loles López. García formó parte de la junta directiva del PP de Casado, fue diputada por Granada en las últimas dos legislaturas y tuvo un papel muy destacado como representante del PP en la comisión de investigación sobre la extinta Faffe, la agencia de la Junta donde se destapó un caso de corrupción vinculado al uso de tarjetas con dinero público en prostíbulos.

Foto: Juanma Moreno saluda a Juan Espadas. (EFE/Julio Muñoz)

La granadina no fue en las listas del 19-J, igual que Rosalía Espinosa, que será secretaria general de Servicios Judiciales en el departamento que dirige José Antonio Nieto. El exportavoz del PP en el Parlamento y exsecretario de Estado tampoco encontró hueco en las candidaturas populares del pasado junio, pero Moreno lo recuperó como consejero. El dirigente cordobés del PP incluso se posicionó públicamente con Pablo Casado en el choque con Isabel Díaz Ayuso, que acabó con la salida del primero de Génova.

Hay que recordar que hace ahora casi cuatro años, todo estaba preparado para que Nieto sustituyera a Juanma Moreno como líder del PP andaluz en caso de derrota estrepitosa en las elecciones de 2018. La derrota se produjo, pero la suma con Ciudadanos y Vox permitió al malagueño desalojar al PSOE de la Junta y poner así los cimientos de la actual mayoría absoluta.

Moreno ya había recuperado como consejero a José Antonio Nieto, que mostró su apoyo público a Casado durante la pugna con Ayuso

La mínima presencia de casadistas en las listas del 19-J hacía pensar en una suerte de 'vendetta' del presidente de la Junta. No hay que olvidar que la dirección de Casado, con Teodoro García Egea como brazo ejecutor, intentó doblar el pulso a Moreno en más de una ocasión. La situación en el PP de Sevilla fue la más escandalosa, pero su salida de Génova propició una entente cordial. Tanto fue así, que la presidenta de los populares sevillanos, Virginia Pérez, fue en la lista a pesar de ser uno de los principales apoyos de la dupla Casado-García Egea en Andalucía.

La tanda de 58 nombramientos aprobados por el último Consejo de Gobierno del curso tiene más aristas. Muchos de las designaciones son continuistas, incluso en departamentos que habían sido controlados por Ciudadanos. 14 de los cargos designados este jueves estaban ya en el organigrama a propuesta de la formación naranja, en cumplimiento de lo que ya anunció el propio Juanma Moreno en los días posteriores a su victoria. La intención del presidente, avanzó él mismo, era recuperar en la medida de lo posible a cuadros de Ciudadanos para su nuevo Ejecutivo. Hasta cuatro de los altos cargos de una consejería tan relevante como Educación proceden del equipo que dirigió Javier Imbroda hasta su fallecimiento, hace solo unos meses.

Foto: Juanma Moreno saluda a Rocío Blanco, entre Elías Bendodo y Juan Bravo. (EFE/Julio Muñoz)
Moreno quiere un Gobierno para la tercera semana de julio con independientes de Cs
Carlos Rocha. Sevilla Gráficos: EC Diseño / Sección de datos

También hay lugar para figuras históricas del PP, como el expresidente de la Diputación de Cádiz José Loaiza. Y para algunos de los rescatados por Moreno de los equipos de Mariano Rajoy, como es el caso de Enric Millo, que fue delegado del Gobierno en Cataluña durante el referéndum del 1 de octubre y repite como secretario general de Acción Exterior, Unión Europea y Cooperación.

Los abogados del PP en los ERE

Es reseñable la incorporación de Luis García Navarro al organigrama de la Junta como secretario general de Infraestructuras Judiciales, Modernización Digital y Regeneración. Este exconcejal del PP en Peñaflor y Alcalá de Guadaíra fue uno de los abogados del PP en el caso de los ERE. Al entrar en el Ejecutivo, coincidirá con Lourdes Fuster, que también se encargó de la representación jurídica de los populares en este caso de corrupción. Fuster ya fue alto cargo del anterior Ejecutivo, aunque en el sector instrumental, como jefa de la Agencia del Medio Ambiente y Agua (Amaya) y, luego, del Instituto de Formación Agraria y Pesquera (Ifapa). Hace unos días fue nombrada secretaria general de Interior y Espectáculos Públicos en la Consejería de Presidencia que comanda Antonio Sanz.

Todavía faltan varias decenas de nombramientos por decidir en los servicios centrales del Gobierno andaluz, por lo que hay posibilidades de ampliar la integración de fieles de Pablo Casado o figuras procedentes de Ciudadanos. El segundo Ejecutivo de Juanma Moreno, que tendrá seguro más altos cargos que el primero, todavía debe desarrollar la estructura periférica. Habrá, al menos, ocho delegados del Gobierno, a los que hay que sumar los representantes de las distintas consejerías. Estos cargos son incompatibles con el escaño en el Parlamento andaluz, por lo que se da por hecho que las listas del PP correrán para permitir la entrada de algunos casadistas, como el malagueño Miguel Ángel Ruiz. Y hay aún más cargos por designar si se tiene en cuenta que solo hay dos dirigentes colocados al frente de las decenas de entidades públicas del sector instrumental.

Un Gobierno en solitario da para muchos nombramientos, como están comprobando en el PP andaluz. Tantos, que permiten coser a un partido que ha pasado por una crisis orgánica hace menos de seis meses. Es cierto que el sillón de San Telmo es una argamasa muy efectiva y que Juanma Moreno sorteó con más o menos éxito el terremoto provocado por la pugna entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. No sin dolores de cabeza, eso sí. Pero el control del organigrama de la Junta en toda su extensión ha permitido al presidente andaluz recuperar a figuras afines al exlíder de los populares para los segundos niveles del Ejecutivo autonómico.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Juanma Moreno
El redactor recomienda