Es noticia
Menú
Moreno arma su Gobierno con pesos pesados del PP para lanzarse a las municipales
  1. España
  2. Andalucía
Nuevo Ejecutivo andaluz

Moreno arma su Gobierno con pesos pesados del PP para lanzarse a las municipales

El segundo Gobierno del malagueño se nutre de perfiles con mucho peso orgánico, por lo que tendrá que retocar el partido ante el reto de expandir la victoria del 19-J a las locales de mayo de 2023

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Raúl Caro)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Raúl Caro)

Un Gobierno andaluz con dos independientes puros, otros dos cercanos al PP y otros 10 consejeros con carné popular. Pero no cualquier carné, sino uno con antigüedad y galones. Tanto es así, que la llegada a San Telmo de pesos pesados desde la sede de la calle San Fernando obligará a Juanma Moreno a reorganizar el partido. Y lo hará con la vista puesta en las elecciones municipales de 2023, objetivo marcado en rojo en los calendarios del presidente de la Junta, ya que es el próximo paso en su plan de consolidar al PP como partido hegemónico en Andalucía.

El mejor ejemplo es el caso del nuevo consejero de Presidencia, Interior y Diálogo Social, Antonio Sanz. El hombre que llevará el peso político del nuevo gabinete de Juanma Moreno es un histórico en el partido, número dos de Javier Arenas durante años. Este jerezano nacido en 1968 está acostumbrado a gestionar campañas, como la de Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP en 2018. Ahora, tras foguearse durante tres años y medio como viceconsejero de Presidencia, coge el testigo de Elías Bendodo, aunque sumando las competencias de la interlocución con los sindicatos y la patronal.

Foto: Juanma Moreno recibe el aplauso de su Gobierno saliente y la bancada popular tras el discurso de investidura. (EFE/Julio Muñoz)

Sanz encarna la imagen del PP andaluz más clásico, con una carrera política al abrigo de Javier Arenas, como casi todos sus compañeros, pero que ha llegado a sus cotas más altas de la mano de Juanma Moreno. Fue precisamente la entrada en el primer Ejecutivo del malagueño lo que apartó al jerezano de las tareas orgánicas y es lo que le ocurrirá ahora a Loles López, flamante consejera de Integración Social, Juventud e Igualdad de Oportunidades, y secretaria general del PP andaluz.

La onubense forma parte del círculo más cercano al presidente de la Junta y lleva ahí desde que Moreno volvió a Andalucía, en 2014. Ahora tendrá que dejar el cargo orgánico, aunque el malagueño no ha especificado cuándo y cómo lo hará. El papel que ha jugado López en estos ocho años lo heredará el cordobés Antonio Repullo. Como ha reconocido el propio Moreno, su nombramiento como coordinador general del PP en el Congreso del pasado noviembre ya tenía esta intención ante la previsible entrada de la onubense en un hipotético Ejecutivo.

Será Repullo quien lleve el barco popular hacia las municipales del 28 de mayo de 2023. El objetivo es dar un paso más en ese intento por convertir al PP en el partido andaluz por antonomasia. El primero lo dio en 2018, a pesar de la derrota electoral. El segundo fue el pasado 19 de junio, pero el paso de gigante es disputarle al PSOE la hegemonía municipal. Los socialistas conservan más de 450 de las 778 alcaldías que hay en Andalucía. Ahí y en las diputaciones pervive el poder institucional del PSOE andaluz lejos de la Junta. Y Moreno quiere sustituirlo.

Al trabajo de Repullo, los populares suman el despliegue que pretenden hacer desde el Gobierno recién conformado. Y no es baladí que Moreno haya optado por uno de los referentes municipales de su partido para una de sus consejerías fetiche. Ramón Fernández Pacheco dejará el Ayuntamiento de Almería por la cartera de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul. El presidente quería dar brillo a las competencias medioambientales en ese empeño por poner en marcha una 'revolución verde' y para ello contará con el regidor almeriense, que fue nombrado en el pasado cónclave popular portavoz del partido.

Foto: Carolina España, en el Congreso. (EFE/Chema Moya)

Al presentarlo, Moreno ha insistido en su identificación con Fernández Pacheco. Por su edad —es el más joven del nuevo gabinete—, el alcalde de Almería inaugura un nuevo movimiento en el PP, el 'morenismo'. Procede del bastión oriental de Gabriel Amat, pero volará solo en un partido donde Juanma Moreno ya no tendrá las tutelas de otros tiempos. Si Arenas es el padre del centro derecha andaluz, el presidente se ha convertido en el hijo predilecto.

Otra muestra de esta hegemonía es la recuperación por parte de Moreno de un perfil válido, pero que fue contrario a él en los procesos orgánicos de los últimos años. José Antonio Nieto desembarcó en 2018 en el Parlamento andaluz para recoger los restos del naufragio que se preveía en el PP. Acabó de portavoz tras la carambola que encumbró al malagueño con los votos de PP, Cs y Vox, pero se cayó de las listas. El jefe del Ejecutivo lo recupera ahora como titular de Justicia, Administración Local y Función Pública, una consejería con peso específico.

También tiene mucho peso la cartera de Economía, Hacienda y Fondos Europeos, que estará en manos de la diputada Carolina España, portavoz del ramo en el Congreso. Esta malagueña fue afín a Juan Ignacio Zoido, que estuvo en el bando contrario a Moreno cuando el ahora presidente llegó al poder en el PP andaluz. Otra muestra de que las fronteras familiares entre los populares se difuminan, en parte, por ese pegamento que es, a veces, el poder político.

Sí es cierto que todavía se dejan ver esas herencias del arenismo, como les ocurre al citado Sanz y también a Patricia del Pozo. La sevillana forma parte del círculo del exministro de Aznar y se mantiene en el Ejecutivo, aunque con la cartera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional, es decir, un departamento de mayor peso que el que tenía hasta ahora. Cultura vuelve a reunirse con Turismo y Deporte en una consejería que asumirá el malagueño Arturo Bernal, que se cuenta entre los independientes, pero ha desarrollado gran parte de su carrera en la órbita del PP.

placeholder Antonio Sanz, junto a Elías Bendodo, al que sustituirá como consejero andaluz de Presidencia. (EFE/Raúl Caro)
Antonio Sanz, junto a Elías Bendodo, al que sustituirá como consejero andaluz de Presidencia. (EFE/Raúl Caro)

Bernal es ahora mismo consejero delegado de Extenda, la agencia andaluza de promoción exterior, pero procede de la empresa de Turismo Costa del Sol, es decir, la Diputación de Málaga, donde mandaba Elías Bendodo. El ya exconsejero deja su impronta en el segundo Ejecutivo de su amigo Juanma Moreno con la presencia de Bernal, también en la de Sanz e incluso con la continuidad de Rocío Blanco. La titular de Empleo, que entró con Ciudadanos, es cordobesa, pero cuenta como malagueña y también es muy cercana a Bendodo.

Las otras tres mujeres que cierran la nómina femenina del Gobierno son también puro PP. Es el caso de Marifrán Carazo, que casi se queda como estaba después de que su nombre sonase para Presidencia. También está en las quinielas de las municipales para intentar recuperar la alcaldía de Granada, donde ha hecho carrera esta vallisoletana, aunque se trata de una plaza complicada. Se encargará de desarrollar su ley del suelo, la Lista, como le han pedido al presidente desde el sector.

Carmen Crespo también seguirá en un doblete almeriense inédito, aunque ha perdido las competencias en materia de medio ambiente a favor de su paisano Fernández Pacheco y se queda con las de agua, una de las prioridades del presidente. Y Catalina García sustituirá a Jesús Aguirre en Salud y Consumo. Catalana de nacimiento, pero jiennense de adopción, García ha sido viceconsejera en momentos complicados como la crisis de la listeriosis y la pandemia de covid, por lo que es también una de las apuestas continuistas de un Moreno que les ha dado la vuelta a casi todas las competencias del Ejecutivo.

Un Gobierno andaluz con dos independientes puros, otros dos cercanos al PP y otros 10 consejeros con carné popular. Pero no cualquier carné, sino uno con antigüedad y galones. Tanto es así, que la llegada a San Telmo de pesos pesados desde la sede de la calle San Fernando obligará a Juanma Moreno a reorganizar el partido. Y lo hará con la vista puesta en las elecciones municipales de 2023, objetivo marcado en rojo en los calendarios del presidente de la Junta, ya que es el próximo paso en su plan de consolidar al PP como partido hegemónico en Andalucía.

Juanma Moreno Partido Popular (PP) Javier Arenas Almería Gabriel Amat Parlamento de Andalucía Diputación de Málaga
El redactor recomienda