Es noticia
Menú
La mayoría absoluta de Moreno desarbola a la oposición andaluza en un mes y medio
  1. España
  2. Andalucía
"El poder desgasta al que no lo tiene"

La mayoría absoluta de Moreno desarbola a la oposición andaluza en un mes y medio

Con el nuevo Gobierno del PP todavía en formación, los partidos del tablero andaluz no levantan cabeza 50 días después del 19-J: Vox no tiene líder, el PSOE sigue catatónico y la izquierda vela armas en su lucha interna

Foto: Juanma Moreno saluda a Juan Espadas. (EFE/Julio Muñoz)
Juanma Moreno saluda a Juan Espadas. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los 58 escaños que Juanma Moreno consiguió el pasado 19 de junio fueron un bálsamo para su partido, pero han provocado un terremoto en el resto de fuerzas del tablero político andaluz. Este domingo se cumplen 50 días de las elecciones en las que el PP logró su primera mayoría absoluta en Andalucía. Desde entonces, Moreno ha demostrado habilidad controlando los tiempos y ha ido quemando etapas hasta la formación de su segundo Gobierno, todavía en marcha en los segundos niveles. La luna de miel de los populares andaluces, enfrascados en un reparto de cargos ingente, contrasta con el mal momento de la oposición, aquejada de distintos problemas, pero con algo en común: están peor que hace un mes y medio.

El principal perjudicado es el PSOE andaluz, que sigue enfrascado en su intento por adaptarse a la labor de oposición. No lo hizo en la pasada legislatura, pero lo tendrá más difícil todavía con una mayoría absoluta que deja al Parlamento en un segundo plano. El liderazgo de Juan Espadas todavía debe consolidarse, como él mismo ha reclamado cuando ha tenido ocasión. La tesis en la dirección de San Vicente es que no han tenido tiempo para aplicar sus tesis, ya que solo han pasado nueve meses desde que el sevillano armó su equipo en el congreso extraordinario de noviembre.

Foto: Juanma Moreno saluda a los asistentes a su toma de posesión. (EFE/Julio Muñoz)

Se da por hecha su continuidad, al menos hasta las municipales de mayo de 2023, pero ya existe una cierta contestación por algunas decisiones del actual secretario general. La petición de fondos a las agrupaciones locales para salvar las maltrechas cuentas del PSOE andaluz le ha granjeado algunas críticas. Más allá de cuentas anónimas en Twitter, hay que recordar que hay agrupaciones que han ahorrado en estos años para preparar la campaña de las locales del próximo año, por lo que se esperan resistencias para enviar esa aportación a San Vicente.

Al mal trago de la derrota electoral del 19-J, los socialistas han sumado la confirmación de la condena de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y varios ex altos cargos más por su implicación en el caso de los ERE fraudulentos. El adelanto del fallo del Tribunal Supremo, que coincidió con la toma de posesión de los nuevos consejeros de Juanma Moreno, fue otro mazazo anímico para un partido ya decaído. La respuesta fue una mezcla entre el enfado y la depresión, a pesar de que aseguran que la corrupción ya ha pasado toda la factura electoral al PSOE andaluz.

Foto: Juan Espadas, entre Noel López y Ángeles Férriz, números tres y dos del PSOE andaluz.  (EFE/Julio Muñoz)

En estos 50 días, los socialistas han comprobado lo difícil que les será llevar sus prioridades políticas al escaparate. El modelo de oposición responsable, sin discursos altisonantes, tiene difícil encaje en un Parlamento controlado por el PP sin dificultades. Pero en el PSOE andaluz deben pensar que, al menos, están mejor que la tercera fuerza política de la Cámara, que llega a este primer hito de la legislatura sin líder en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas, sede del legislativo andaluz.

La sorpresa de la marcha de Olona

Macarena Olona dimitió de todos sus cargos en Vox cuando solo habían pasado un mes y cuatro días desde que tomó posesión como diputada. La política alicantina aludió a "motivos de salud" para explicar su marcha de la política, que será definitiva, ya que tras recuperarse de su condición volverá a su puesto como abogada del Estado. La marcha de la exdirigente del partido de Abascal destapó una lucha interna en Vox, que se mantenía más o menos soterrada.

placeholder Macarena Olona abandona la política por motivos de salud. (EFE/Javier Lizón)
Macarena Olona abandona la política por motivos de salud. (EFE/Javier Lizón)

Es cierto que la campaña de Vox para el 19-J generó algunas dudas cuando Olona se mostró muy dura en los debates o cuando se borró parcialmente de los actos públicos. Pronto comenzaron los cruces de acusaciones, siempre veladas. En Madrid deslizaron que las decisiones estratégicas correspondieron a la candidata, mientras que otras fuentes hablan de la existencia de un "comité de campaña" donde la dirección de Abascal también daba su opinión.

El resultado de la salida de la política alicantina es que la tercera fuerza del Parlamento andaluz está descabezada cuando se cumplen los 50 días tras las elecciones. Será el equipo de Santiago Abascal quien designe al sucesor de Olona, aunque hay dos candidatos en las quinielas: el líder del partido en Sevilla, Javier Cortés, y el portavoz parlamentario en la última etapa de la legislatura, Manuel Gavira.

La tensión en la izquierda

Si el PSOE y Vox pasan por un mal momento, la situación de Por Andalucía no es mejor. La coalición formada por IU, Podemos, Más País, Equo, Iniciativa del Pueblo Andaluz y Alianza Verde logró los cinco escaños que permiten formar grupo parlamentario. Pero esos cinco diputados estaban en la horquilla baja de las expectativas de la coalición de izquierda. Tres de ellos son de Podemos, una de Más País y otra de IU, la portavoz y candidata Inmaculada Nieto.

Foto: Yolanda Díaz, entre Juan Antonio Delgado, de Podemos, y Alberto Garzón, en un mitin en Dos Hermanas. (EFE/José Manuel Vidal)

El problema añadido que tienen en Por Andalucía es que el futuro del grupo parlamentario depende de cómo evolucione la relación entre Podemos y el resto de fuerzas del espacio de la izquierda. En la coalición explican que las tensiones de Madrid no se han trasladado todavía a los diputados andaluces, que ya se han repartido las comisiones para el curso que empieza en septiembre. Pero eso no es obstáculo para que haya suspicacias entre unos y otros socios.

La difícil negociación para formar la coalición todavía tiene ecos que llegan a la política nacional. Podemos ha destituido en las últimas semanas a dos relevantes dirigentes del PCE, Amanda Meyer como jefa de gabinete del Ministerio de Igualdad y Enrique Santiago como secretario de Estado de la Agenda 2030. Estos movimientos se enmarcan en la pugna por la reorganización del espacio de la izquierda en torno al proyecto de Yolanda Díaz. Podemos no quiere perder protagonismo cuando Sumar eche a andar, mientras que IU y el PCE están entregados por sacar adelante la estrategia de la ministra de Trabajo.

placeholder Inmaculada Nieto, portavoz de Por Andalucía, durante el debate de investidura. (EFE)
Inmaculada Nieto, portavoz de Por Andalucía, durante el debate de investidura. (EFE)

Cuando llegue el momento, las tensiones se recrudecerán, pero en lo doméstico todavía hay que decidir cómo se aplica el acuerdo de la coalición andaluza. Podemos no está formalmente en Por Andalucía, ya que la coalición a seis no llegó a tiempo para registrarse. Pero los morados insisten en que el acuerdo sigue vigente en todos sus aspectos: reparto de puestos, recursos y personal. Del otro lado, IU y Más País creen que habrá que abordar la situación en septiembre después de que el jefe de la federación de izquierdas calificase de "trágala" el pacto firmado en mayo.

El arco parlamentario lo cierran Teresa Rodríguez y Maribel Mora, las dos diputadas del grupo Mixto-Adelante Andalucía. La gaditana ha conseguido que el grupo lleve el nombre de su coalición, pero no ha ocurrido lo mismo con su presencia en la mesa. Y, de fondo, el constante rumor sobre su posible marcha, aunque la dirigente andalucista ya ha dicho en varias ocasiones que es probable que no acabe la legislatura.

La oposición andaluza ilustra perfectamente la frase de Giulio Andreotti: "El poder desgasta al que no lo tiene"

Fuera del Parlamento, después de ser la tercera fuerza y formar parte del Gobierno, está Ciudadanos. Este domingo se cumplen también 50 días desde la dimisión de Juan Marín como líder naranja y el partido sigue descabezado. La intención de la cúpula que dirige Inés Arrimadas es crear una gestora que controle el partido, pero todavía no hay fecha para el nombramiento de este equipo, que procederá de los ayuntamientos donde todavía Ciudadanos tiene cierto poder institucional.

No hay que descartar, una vez analizada la situación de la oposición andaluza, que Juanma Moreno tenga en su despacho una foto del primer ministro italiano Giulio Andreotti. A este histórico líder de los democristianos italianos se le atribuye una frase sobre los males de la oposición. "El poder desgasta... a quien no lo tiene". Lo que no dijo Andreotti es que el desgaste fuera tan rápido.

Los 58 escaños que Juanma Moreno consiguió el pasado 19 de junio fueron un bálsamo para su partido, pero han provocado un terremoto en el resto de fuerzas del tablero político andaluz. Este domingo se cumplen 50 días de las elecciones en las que el PP logró su primera mayoría absoluta en Andalucía. Desde entonces, Moreno ha demostrado habilidad controlando los tiempos y ha ido quemando etapas hasta la formación de su segundo Gobierno, todavía en marcha en los segundos niveles. La luna de miel de los populares andaluces, enfrascados en un reparto de cargos ingente, contrasta con el mal momento de la oposición, aquejada de distintos problemas, pero con algo en común: están peor que hace un mes y medio.

PSOE Adelante Andalucía Izquierda Unida Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda