Es noticia
Menú
Vox deja caer otra ley clave para Moreno y alienta el adelanto electoral
  1. España
  2. Andalucía
EN LA ANTESALA DEL 13-F

Vox deja caer otra ley clave para Moreno y alienta el adelanto electoral

Los de Abascal ratifican su voto en contra la norma de economía circular y los socialistas piden tiempo antes de decidir si condenan también la iniciativa, como el presupuesto, o dan oxígeno al Gobierno

Foto: El portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira (2d). (EFE/José Manuel Vidal)
El portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira (2d). (EFE/José Manuel Vidal)

Vox confirmó este martes su rechazo total a la ley de economía circular, la última gran norma que le queda en cartera a un Gobierno andaluz que apura su calendario legislativo. El no de este partido, que tilda la norma de “comunista”, obliga a PP y Cs a buscar la alianza con la izquierda, mucho más afín a los postulados para dirigir Andalucía al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible. Ya se sabe lo que molesta a Vox que el presidente de la Junta porte en ocasiones en su solapa el símbolo multicolor de la Agenda 2030.

La norma, una prueba del algodón para saber si hay o no bloqueo político en Andalucía, vigila la huella ecológica de los productos y servicios, impulsa la reparación, la lucha contra el desperdicio alimentario y las inversiones estratégicas en economía circular. "Se prioriza la gestión de los residuos desde la prevención, la reutilización, el reciclado y la valorización material", explica la Junta.

La Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, que dirige Carmen Crespo y que promueve la ley, ya ha contactado con los socialistas para buscar un acercamiento que permita tramitar la norma. El diálogo está abierto. El PSOE juega al despiste y no acaba de aclarar si permitirá su tramitación o presentará una enmienda a la totalidad. Fuentes del grupo socialista dejan en el aire si tumbarán la norma o la dejarán pasar. Indican que “aún no hay nada decidido”. Desde el PSOE aseguran que la ley es “poco ambiciosa” y que da la impresión de que importa más sacar adelante una iniciativa, con la que se están haciendo cuñas de publicidad institucional en diversos medios, que “hacer una buena norma”.

El PSOE ha pedido más tiempo y posponer la ley al próximo pleno, porque no entiende “el atropello” de los plazos. Saben que, excluido Vox, tienen la sartén por el mango. Para los socialistas la norma tiene poco fondo y es muy limitada. Sin embargo, tampoco argumentan nada de peso para tumbarla. Lo más incómodo es la coincidencia en el tiempo de esa norma ‘verde’ con la proposición, de PP, Cs y Vox, que permite ampliar las hectáreas de regadío en el entorno de Doñana, con el rechazo y aviso en contra de Bruselas. También coincide en el tiempo con la polémica llegada de residuos tóxicos desde Montenegro (Yugoslavia) al vertedero de Nerva o con polémicas medioambientales con las que los socialistas han hecho oposición, como la autorización a varios hoteles en zonas protegidas como el Cabo de Gata o colmatadas de ladrillo como Zahara de los Atunes.

Foto: Llegada residuos de Montenegro al vertedero de Nerva provoca protesta alcalde y vecinos. (EFE/Julio Muñoz) Opinión

Unidas Podemos sí ha desvelado ya su posición. No votará en contra ni pedirá devolver la ley, pero intentará trabajar para mejorarla, según explicó su diputado Ismael Sánchez. Consideran que no es una “verdadera” norma de economía circular, sino una mera “ley de gestión de residuos”, aunque no presentarán enmienda a la totalidad y trabajarán presentando enmiendas parciales. Unidas Podemos avisa de que tampoco ayuda que se tramite por la vía de urgencia “otra vez”, una práctica que ya es norma para las iniciativas del Gobierno. Con la actual redacción alerta de que cabría, por ejemplo, autorización ambiental para ampliar el vertedero de Nerva.

El relato del adelanto

Los socialistas tendrían que abstenerse para permitir pasar la ley. Los seis diputados de Unidas Podemos, tras la expulsión de los 11 no adscritos de Teresa Rodríguez, hacen esa suma insuficiente. Hace falta el PSOE para que el Gobierno de PP y Cs se ahorre el golpe más duro desde que se tumbó el presupuesto el pasado mes de noviembre. A los socialistas tampoco se les escapa que obligar a retirar esa norma permite al presidente Juan Manuel Moreno comenzar a escribir su relato para el adelanto electoral y, desde luego, al PSOE le interesa ganar tiempo para consolidar a su líder, Juan Espadas, y movilizar a una izquierda que aún, según los sondeos, está hipotensa.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE/Javier Lizón)

Fue el presidente de la Junta quien advirtió de que tomaría una decisión sobre la convocatoria electoral según cómo discurriera el periodo de sesiones que este mes de febrero estrena el Parlamento andaluz. Arrancar con una coincidencia en el voto de Vox y PSOE que hace caer una ley del Gobierno confirmaría el argumento de “una pinza política” para arrinconarlos y forzar el adelanto.

El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, insistió en pedir que se guarden las pancartas electorales y se dejen los partidos de cálculos porque aún queda mucho para las elecciones. A la vez hilvanó la teoría de que Vox asesta “un segundo golpe a la estabilidad de Andalucía” por su decisión de registrar una enmienda a la totalidad a la ley de economía circular.

El ritmo frenético de la agenda del presidente andaluz y del Gobierno, con salidas por las provincias, anuncios de inversiones millonarias, primeras piedras, cortes de cinta... dejan claro que Moreno está ya en una intensa precampaña electoral. Nadie duda de que pisar tanto el acelerador no tiene sentido salvo que las elecciones estén en un horizonte más o menos cercano. La teoría de finales de mayo o junio es la ganadora, incluso en las filas del PP andaluz y Cs.

Moreno ha pedido modificar la agenda para que la sesión de control al presidente se adelante al miércoles por la tarde. Después volará a Dubái para participar en la semana de Andalucía en la Exposición de Emiratos Árabes. Permanecerá allí, según su agenda, hasta el lunes 14, a miles de kilómetros de Castilla y León, donde el domingo, tras el recuento de las urnas, se escribirá posiblemente el futuro inmediato de las elecciones andaluzas. El PP andaluz insiste en que nada tiene que ver aunque sí ayudará a Moreno a conformar su decisión. Cuando los focos se vuelvan a Andalucía, Moreno aún estará volando de vuelta y con horas de viaje para decidir la fecha más propicia para llamar a los andaluces a las urnas. Una decisión, sin duda, de riesgo.

Vox confirmó este martes su rechazo total a la ley de economía circular, la última gran norma que le queda en cartera a un Gobierno andaluz que apura su calendario legislativo. El no de este partido, que tilda la norma de “comunista”, obliga a PP y Cs a buscar la alianza con la izquierda, mucho más afín a los postulados para dirigir Andalucía al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible. Ya se sabe lo que molesta a Vox que el presidente de la Junta porte en ocasiones en su solapa el símbolo multicolor de la Agenda 2030.

PSOE Partido Popular (PP) Economía circular Desarrollo sostenible Parque de Doñana Parlamento de Andalucía Agricultura
El redactor recomienda