EL CONFIDENCIAL ENTREVISTA AL PRESIDENTE (I)

Sánchez: "Si tenemos que rebajar las previsiones de crecimiento, se rebajarán"

"Ni alarmismo, ni autocomplacencia". Es la receta que se aplica el jefe del Ejecutivo para afrontar uno de los principales desafíos que afronta España, y para lo que pide un Gobierno "estable"

Foto: Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa minutos antes de la entrevista con El Confidencial, este 2 de octubre. (Jorge Álvaro Manzano)
Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa minutos antes de la entrevista con El Confidencial, este 2 de octubre. (Jorge Álvaro Manzano)
Adelantado en

El calendario ha avanzado casi seis meses. En aquel momento, en abril, cuando el presidente del Gobierno recibió a El Confidencial en el mismo Salón Tàpies del Edificio Consejo del Complejo de la Moncloa, encaraba una campaña con el viento muy a favor, centrada en el eje ideológico izquierda-derecha, en la que el miedo a Vox jugó un papel determinante. España se jugaba, en sus propias palabras, "avanzar o retroceder". Ahora, medio año después, y tras una negociación y una investidura fallidas, España vuelve a las urnas el 10 de noviembre. La discusión pública ha girado y son otros los temas predominantes. Bloqueo. Cataluña. Ralentización económica. Brexit. Franco.

Pedro Sánchez Pérez-Castejón (Madrid, 1972) baja de su despacho, en la primera planta, y sale unos minutos antes de la hora concertada del edificio, en mangas de camisa, en dirección a los jardines. Por allí antes, muy pronto por la mañana, correteaban sus dos mascotas, sus dos perras de agua. Después regresa puntual con su equipo, y con el tiempo, de nuevo, justo por su agenda repleta. En su segunda entrevista con este diario este año, el jefe del Ejecutivo en funciones y secretario general del PSOE responde tranquilo, controlando como siempre al milimetro el mensaje, obligado más aún por una campaña distinta a la del 28-A, más plagada de incertidumbres, en la que parte de nuevo como favorito pero con la gobernabilidad todavía en el aire. Cataluña centra la conversación —confirma que, además del 155, contempla la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional, menos lesiva y más sencilla de poner en marcha—, pero también se desliza hacia otras cuestiones. Economía, desde luego, plano en el que prefiere aprender de los errores de su antecesor José Luis Rodríguez Zapatero: subraya que no caben ni el "alarmismo" ni la "autocomplacencia", y que el riesgo de crisis está ahí. España no ha entrado en recesión, lo dicen los datos, pero sí se ha enfriado, y por eso no duda en reconocer que si ha de ajustar a la baja las previsiones, lo hará, para dar más "certidumbre" a los agentes económicos.

Pedro Sánchez, durante la entrevista con El Confidencial. (Jorge Álvaro Manzano)
Pedro Sánchez, durante la entrevista con El Confidencial. (Jorge Álvaro Manzano)

Sánchez proclama a su partido como el "único" que puede evitar el bloqueo en un momento de mayor fragmentación política, pero rehúye las preguntas de futuros pactos y coaliciones: persigue una mayoría rotunda que le permita disponer de un Gobierno "progresista, estable y coherente". El tono de los reproches hacia Unidas Podemos se ha relajado, consecuente con su estrategia. El manual también dice que ha de mostrar frialdad con Íñigo Errejón, al que sí reconoce más "posibilista" y proclive al acuerdo, aunque confiesa desconocer su proyecto. El presidente guarda celosamente una fecha, la de la exhumación de Francisco Franco, aunque sí adelanta que no se conocerá este viernes.

El candidato y su equipo buscan proyectar confianza en la que conciben como una segunda vuelta de las generales de abril. Pero el líder socialista es consciente de que le hará falta mucha pedagogía, "salir a la calle", como él mismo dice. Y mucha exposición, al contrario de lo que ocurría en los meses anteriores, en los que calibraba más su aparición en los medios [puede leer la segunda parte de la entrevista aquí].

PREGUNTA. Hemos hablado de Cataluña, pero también preocupa bastante la situación económica. Este mes, tiene que enviar el plan presupuestario a Bruselas con los últimos datos conocidos. ¿Qué datos va a enviar? ¿Cuál va a ser su mapa macro? ¿Lo va a revisar a la baja?

RESPUESTA. Primero, hemos conocido los datos de paro de hoy. Es verdad que septiembre es un mes complicado, pero también es cierto que es el número más bajo de desempleados en un mes de septiembre desde 2008, que la tasa de cobertura de los desempleados está en un 66%, que en torno al 96% de los contratos son a tiempo completo y que más del 77% de los contratos firmados a lo largo de este año, de septiembre a septiembre, son indefinidos, y eso es empleo estable.

A partir de ahí, las previsiones de creación de empleo se están cumpliendo. El Gobierno ha mantenido una previsión bastante rigurosa. Es verdad que ha habido otros organismos, como el Banco de España o la propia AIReF [Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal], que a principios de año elevaron las previsiones de crecimiento económico, y nosotros las mantuvimos en el 2,2%, pero vamos a estar atentos a los últimos datos, a saber qué dice la AIReF en relación con las previsiones de crecimiento para este año y para el siguiente, y en función de eso decidiremos qué queremos hacer.

Es importante dar una respuesta progresista a una sociedad que en los últimos años ha visto cómo se ha repartido de manera injusta

Desde luego, nosotros no queremos caer en el alarmismo, porque aquí se mezclan muchos conceptos. Hay gente que habla de recesión, cuando es un escenario en el que no está la economía española. Está en una desaceleración propia de la maduración del ciclo económico, propia de las visicitudes que vive la economía internacional, que afecta a las economías con las que tenemos una relación comercial muy importante, sobre todo en el sector industrial, como es Alemania. Pero si uno mira cuáles son los fundamentos de la economía española... En 2008, había una burbuja del sector de la construcción, una burbuja, y hoy no la hay. Hoy tenemos un sector exterior que aporta positivamente al crecimiento económico, y entonces había un déficit comercial muy importante, que lastraba, y mucho, las capacidades económicas del país.

Así que tenemos fundamentos sólidos. Otra cosa es que nosotros no vivimos aislados del mundo, y por tanto nos afecta lo que pueda ocurrir entre dos superpotencias como China y Estados Unidos. A partir de ahí, sin autocomplacencia y sin alarmismo. Es muy importante trasladar que estamos creciendo por encima de la media europea, que se está creando empleo: más de 480.000 empleos en este último año. Las cifras de déficit público son las menores de 10 años a esta parte, las cifras de deuda pública son las menores de siete años a esta parte y el compromiso del Gobierno de España es ser cautelosos, estar muy atentos a cuál es la dinámica económica internacional, europea y española, y ser rigurosos.

Sánchez: "Si tenemos que rebajar las previsiones de crecimiento, se rebajarán"

Insisto, no vamos a caer en alarmismos ni en la autocomplacencia. Si tenemos que rebajar las previsiones de crecimiento económico, se rebajarán, porque queremos dar la máxima certidumbre a los agentes económicos y sobre todo trasladar a la ciudadanía la situación económica que llevamos. A partir de ahí, es muy importante qué hacer desde lo político. No solo desde el plano técnico, sino también desde el punto de vista de la respuesta. Es importante dar una respuesta progresista a una sociedad que en los últimos siete años ha visto cómo se ha repartido de manera injusta. Que sea equitativa en caso de que nos veamos en un escenario económico complejo. Que la ciudadanía vea que los poderes públicos defienden a la clase media y trabajadora. Es lo que va a hacer el Gobierno del PSOE.

P. ¿Va a hacer todo lo posible para que se actualicen las pensiones conforme al IPC aun con un Gobierno en funciones?

R. El Gobierno ha subido las pensiones por encima del coste de la vida. La revalorización que se ha hecho y las ganancias del poder adquisitivo de los pensiones durante este último año no solo implican la recuperación del poder adquisitivo de 2019, sino también de 2018 y de 2017. Se ha hecho un esfuerzo muy importante. Queremos hacerlo. Es el compromiso también con los empleados públicos, pero tendrá que ser a partir del año 2020, se tomarán las medidas necesarias [con un Gobierno nuevo]. Estamos estudiando también cómo poder actualizar las entregas a cuenta a las comunidades autónomas y creo que vamos a poder encontrar la fórmula para poder hacerlo antes del 10-N. El problema que ellos tienen no es tanto de financiación sino de liquidez, de tesorería, y eso es a lo que tenemos que responder.

Estamos estudiando cómo actualizar las entregas a cuenta a las CCAA y creo que vamos a poder hacerlo antes del 10-N

P. Hay ciudadanos que pueden pensar que el PSOE y usted no hicieron lo suficiente para pactar con Unidas Podemos, que el PSOE pudo actuar con cierta arrogancia con el que era su socio preferente. De hecho, las encuestas no premian al PSOE. El barómetro del CIS [de septiembre] decía que sus propios votantes creían que no había puesto el empeño suficiente: un 55% pensaba que sí pero otro 11% pensaba que se había esforzado más Unidas Podemos

R. Yo me siento en deuda con los 7,5 millones de españoles que apoyaron al PSOE y que mandaron un mensaje bien claro: querían una España que avanzara. Y no fue posible formar un Gobierno. Es verdad que ahora ya lamentar que no se reconociera por parte de nuestros adversarios políticos la clara victoria que tuvo el PSOE no tiene sentido, tampoco entrar en reproches. Pero es evidente que yo me siento en deuda con ellos.

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la entrevista con El Confidencial, este 2 de octubre de 2019 en el Palacio de la Moncloa. (Jorge Álvaro Manzano)
El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la entrevista con El Confidencial, este 2 de octubre de 2019 en el Palacio de la Moncloa. (Jorge Álvaro Manzano)

Por tanto, lo que pido a los españoles es un esfuerzo más el 10-N para acabar con esta etapa de provisionalidad que tenemos y garantizar una cierta estabilidad que permita dar una respuesta progresista a muchos de los desafíos que tenemos por delante. UP no quiso un Gobierno, quiso su Gobierno, y el planteamiento que yo tuve como primera fuerza política del país y también como presidente del Gobierno en funciones —y sabiendo que en el horizonte temporal tenemos algunos hitos importantes, como es la sentencia del 'procés'—, [es que] yo no quería una investidura, sino un Gobierno para una legislatura. Yo propuse siempre un Gobierno progresista, que es lo que propusieron los españoles. Avanzar y no retroceder. Propuse estabilidad, no depender... La estabilidad del Gobierno de España no puede descansar en formaciones políticas, los independentistas, que tienen un calendario y una agenda política muy distinta a la nuestra. Y quiero un Gobierno coherente. Las exigencias que se pusieron encima de la mesa no las podía asumir.

P. Por las que no dormiría, dijo usted.

R. Es que hasta incluso los propios votantes de Unidas Podemos no comprenderían que a una organización política sin ningún tipo de experiencia en la gestión, o incluso con algo de experiencia negativa en algunos ayuntamientos, como hemos visto, se le dé la Hacienda pública, o la política energética, cuando es un elemento de competitividad clave en un momento de enfriamiento económico y cuando tenemos que abordar la transición ecológica de nuestro sector energético. O la Seguridad Social. Son desafíos importantes que marcan la agenda de un Gobierno, y qué menos que estén en manos de la primera fuerza política.

Cada vez es más evidente que la fragmentación política, si sirve para bloquear, no ayuda a resolver los problemas del país

No quiero entrar en reproches, entiendo que tengo una deuda, y así la siento, con los votantes del PSOE y con todos aquellos que dijeron que España avanzara, pero no fue posible tener ese Gobierno. La pregunta que tendrán que formularse los ciudadanos el 10-N es si queremos un Gobierno el 11-N o queremos continuar bloqueados. En cada proceso electoral aparece una nueva formación política, pero cada vez es más evidente que la fragmentación política, si sirve para bloquear, no está ayudando a resolver los problemas del país. Cada vez es más evidente que la única formación política que hoy en nuestro país puede garantizar un proyecto nacional estable y coherente y desde una perspectiva progresista es el PSOE.

Sánchez: "Si tenemos que rebajar las previsiones de crecimiento, se rebajarán"

P. ¿Por qué no hizo ninguna oferta de negociación a Ciudadanos y al PP?

R. No es cierto. Tanto con el PP como con Cs, en las conversaciones que tuve con [Pablo] Casado y la conversación que tuve con [Albert] Rivera, porque luego me negó el pan y la sal, les dije que yo entendía que la abstención no fuera gratis. 'Decidme qué queréis, qué sería necesario para vosotros para moveros del no a la abstención'. Eso se lo dije desde el primer día. No es cierto que a PP y a Cs no les ofreciera nada. Entiendo que la abstención para dos partidos políticos del espacio conservador es dura, así que les pregunté qué querían. El señor Casado me dijo que no, que no se iba a mover, y Rivera, que tampoco. A Casado le oigo decir que me ofreció 11 pactos de Estado, que está muy bien, pero el primer pacto de Estado es que haya Gobierno para poder producir esos pactos de Estado, y Casado me dijo que por supuesto no se iba a mover del no.

No es cierto que no ofreciera nada a PP y Cs. Les pregunté qué querían a cambio de que pasaran del no a la abstención

P. De cara al futuro, ¿descarta por completo una coalición con Unidas Podemos? Ya vimos que la descartó en la última fase negociadora. En 'Al rojo vivo', hace 15 días, dijo que no se puede decir 'no es no', pero quería preguntarle si descarta que se pueda alumbrar una coalición después del 10-N con UP.

R. El problema del 11-N no es ese...

Pedro Sánchez, conversa con Nacho Cardero y Juanma Romero, tras la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)
Pedro Sánchez, conversa con Nacho Cardero y Juanma Romero, tras la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Es que habrá que sumar.

R. ... [El problema] es que haya Gobierno o que haya más bloqueo. Esto no es una elección como la del 28 de abril.

P. Ya, pero usted no alcanzará la mayoría absoluta.

R. Sin duda, sin duda. Pero todos los españoles, el próximo 10-N, van a tener más información de la que tenían el 28-A. Antes del 28 de abril, había muchos votantes de Unidas Podemos que no creían que UP iba a votar cuatro veces en cuatro años en contra de la formación de un Gobierno progresista.

Sánchez: "Si tenemos que rebajar las previsiones de crecimiento, se rebajarán"

P. Por tanto, ¿intentaría una coalición con ellos?

R. Ahora respondo a su cuestión. También había ciudadanos que no creían que el señor [Manuel] Valls iba a ser expulsado de Cs por elegir entre lo malo y lo peor y por tanto apoyar a Ada Colau para que ERC no conquistara el Ayuntamiento de Barcelona, o que Cs no fuera a contribuir a la estabilidad y gobernabilidad del país, y empujar a la primera fuerza política, al PSOE, a gobernar con UP y con el independentismo. Escucho al señor Rivera hablar del plan Sánchez o de que tengo un pacto oculto con Torra... y que yo sepa, JxCAT ha votado en contra no solo de los Presupuestos, lo que anticipó las elecciones del 28 de abril, sino que también ha votado en contra de la investidura del PSOE. En las críticas, hay que ser consistente, porque si no uno queda en evidencia. A partir de ahí, yo en la UE he llegado a acuerdos con liberales y con el Partido Popular Europeo para conformar el Gobierno comunitario, cuando el señor Rivera no se ha querido reunir conmigo. Ese es el contraste.

Rivera deberá levantar el veto al PSOE, e Iglesias ser consciente de que le votan para que haya Gobiernos progresistas

No deja de ser peculiar el sistema político que tenemos en España. Una izquierda a la izquierda del PSOE que vota cuatro en veces en contra de la formación de un Gobierno de izquierdas, y tenemos a la derecha del PSOE, a Cs, una formación que se dice liberal y que lo que está haciendo es abrazar a la ultraderecha y poner un veto al PSOE. El señor Rivera tendrá que replantearse su situación después del 10-N y levantar el veto al PSOE, al menos para facilitar la formación de un Gobierno, y el señor [Pablo] Iglesias deberá ser consciente de que también le votan para que haya gobiernos progresistas, no para bloquear. El multipartidismo, insisto, está bien, no hay nada que objetar, pero que sirva para dar estabilidad al país, y para darle un horizonte de gobernabilidad, porque si no vamos a estar bloqueados el 11-N.

P. Lo intentaré de otro modo. ¿Será más sencillo pactar con Iglesias una vez que también esté Íñigo Errejón en ese escenario? Ha dicho en múltiples ocasiones que ve a Más País "con distancia, con respeto", pero querría que fuera más allá: ¿cree más sencillo pactar con Errejón y eso puede abaratar el coste de la alianza con Unidas Podemos?

Pedro Sánchez conversa con el director de El Confidencial, Nacho Cardero, y el redactor Juanma Romero, tras la entrevista. Al fondo, el director de Gabinete del presidente del Gobierno en funciones, Iván Redondo, este 2 de octubre en la Moncloa. (Jorge Álvaro Manzano)
Pedro Sánchez conversa con el director de El Confidencial, Nacho Cardero, y el redactor Juanma Romero, tras la entrevista. Al fondo, el director de Gabinete del presidente del Gobierno en funciones, Iván Redondo, este 2 de octubre en la Moncloa. (Jorge Álvaro Manzano)

R. Es que yo no conozco a Errejón, no he hablado con él, no he tenido ocasión...

P. Pero sí ha dicho que lo ve más "posibilista".

R. Hombre, por las cosas que dice, evidentemente lo parece. Al menos, desde el punto de vista formal tiene una actitud distinta a la del señor Iglesias. Honestamente, no le conozco, no sé qué pensamiento tiene, cuál es su proyecto político. Lo que sí que veo es que hay una disputa en lo que era el espacio de UP hace cinco años, entre dos personas que fueron fundadoras de Podemos y que parece que tienen dos estrategias distintas en cuanto a qué debe hacer ese espacio a la izquierda del PSOE para contribuir a la estabilidad y la gobernabilidad del país. A día de hoy, yo no conozco cuál es el planteamiento del señor Errejón en relación con lo que vaya a pasar a partir del 10-N. La pregunta que hay que responder el 10-N es una mucho más sencilla. La del 28-A fue clara, si queríamos avanzar o retroceder. La sociedad española dijo claramente que quería avanzar. Esta es si queremos un Gobierno o seguir bloqueando el país.

Iglesias y Errejón tienen dos estrategias distintas. Errejón parece más posibilista, pero no conozco cuál es su planteamiento

P. ¿Va a ir este viernes al Consejo de Ministros el acuerdo con la fecha de la exhumación de Francisco Franco? ¿Nos puede avanzar esa fecha? ¿Va a esperar a que el juez José Yusty [que mantiene paralizada la licencia urbanística, que el Supremo no considera necesaria] archive el caso?

R. El TS ha sido claro, no hay ninguna duda y por tanto la obligación y la responsabilidad del Gobierno es proceder a ejecutar este expediente administrativo, y lo vamos a hacer.

Sánchez: "Si tenemos que rebajar las previsiones de crecimiento, se rebajarán"

P. ¿Este viernes conoceremos la fecha?

R. No creo que sea este viernes cuando conozcamos la fecha.

P. ¿Y cuándo pretende hacer la exhumación? ¿A finales de este mes?

Este viernes no sabremos la fecha de exhumación de Franco. El TS ha sido claro, y el Gobierno ejecutará el expediente

R. Cuanto antes, cuanto antes.

P. ¿Llegará antes de la campaña del 10-N?

R. Hombre, yo creo que hemos esperado lo suficiente. Más de 40 años.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
104 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios