REGISTRO, ENTRE EL 2 Y EL 7 DE OCTUBRE

Sánchez acude al 10-N con casi las mismas listas de abril sin abrir hueco a Gabilondo

Cambian las cabeceras de cartel de Cantabria, Ciudad Real y Zamora, y baja un puesto la que era dos por Lugo. El exministro de Educación permanecerá por ahora como portavoz en la Asamblea

Foto: Pedro Sánchez, con los miembros de su ejecutiva y la mayoría de ministros del Gobierno, este 30 de septiembre en La Próxima Estación, en Madrid. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez, con los miembros de su ejecutiva y la mayoría de ministros del Gobierno, este 30 de septiembre en La Próxima Estación, en Madrid. (Inma Mesa | PSOE)

La dirección avanzó que no habría cambios sustanciales en las listas de las elecciones generales del 10 de noviembre y así ha sido. Pedro Sánchez acude a las segundas urnas de este 2019 con prácticamente el mismo equipo que en abril, sin fichajes ni incorporaciones de última hora. Tampoco se ha abierto hueco a Ángel Gabilondo, el candidato a las autonómicas en Madrid en 2015 y el pasado 26-M. De momento, se quedará en la Cámara regional y no entrará en el Congreso ni en el Senado, como se especulaba. El presidente del Gobierno en funciones podría repescarlo, posteriormente, eso sí, para su futuro Ejecutivo, si el 10-N le da la opción de continuar en la Moncloa.

Este lunes por la tarde se reunió en Ferraz la comisión federal de listas, pero el encuentro duró en torno a las dos horas. Casi un abrir y cerrar de ojos, si se compara con ocasiones anteriores, en las que había más decisiones de último minuto y más tensiones con los territorios. Este órgano es el que tenía además el mandato del comité federal, aprobado el pasado sábado, para introducir todos los ajustes pertinentes y aprobar el dictamen final. Y es que el plazo para registrar las candidaturas ante las juntas electorales se extiende desde el 2 al 7 de octubre.

Los cambios principales para el 10-N, respecto a las generales del 28-A, son tres, tal y como confirmaron a este diario fuentes de la cúpula federal. En tres circunscripciones: Cantabria, Ciudad Real y Zamora. En todas ellas, hay nuevos cabezas de cartel. En la primera, Cantabria, el diputado Luis Clemente, que se estrenó en la Cámara Baja en esta XIII Legislatura, decidió no repetir por razones personales, por lo que su puesto, como ya se había adelantado hace días, lo ocupará el portavoz municipal socialista en Santander, Pedro Casares, secretario de Infraestructuras de la dirección de Pedro Sánchez. El PSOE logró dos actas en la comunidad y un 25,21% de los votos.

En Cantabria, renunció el 1 por motivos personales y entra Pedro Casares. En Ciudad Real, la cabeza es portavoz del Gobierno regional y corre la lista


En Ciudad Real, la número uno de los comicios del 28-A, Blanca Fernández, apenas se sentó en el Congreso dos meses desde la constitución de las Cortes, el pasado mayo. En julio, fue nombrada portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido por el socialista Emiliano García-Page. Al marcharse de la carrera de San Jerónimo, entró en su lugar la que iba de tres en la candidatura, Cristina López. Ahora, de cara al 10-N, Ferraz, en coordinación con la federación regional, decidió que la lista corriera. Así, la encabezará en mes y medio quien en abril concurría de dos, Miguel Ángel González Caballero. La nueva dos es la ya diputada Cristina López.

La dos de Lugo baja al tercer puesto

En Zamora, liderará la plancha esta vez el secretario provincial del PSOE, Antidio Fagúndez. Le seguirá en la lista la cabeza de cartel en las pasadas elecciones, Mar Rominguera, parlamentaria desde 2014. Pero esta es una circunscripción pequeña, que solo reparte tres escaños, y el 28-A se los adjudicaron los socialistas, el PP y Ciudadanos. Esto quiere decir que, si Sánchez no mejora ostensiblemente sus resultados, Rominguera —uno por su distrito en los comicios de 2015, 2016 y el pasado abril, y dos en las generales de 2011— no volverá a entrar en el Congreso.

En Zamora, liderará la lista el jefe provincial del PSOE, Antidio Fagúndez, y la cabeza de cartel de 2015, 2016 y el 28-A, Mar Rominguera, será su dos

Hay otro ajuste en Lugo. El 28-A, encabezaba la candidatura Ana Prieto, seguida de Sonsoles López y Javier Cerqueiro. Ahora, el partido ha decidido "recuperar la cremallera", la alternancia entre los dos sexos, así que Prieto continuará como uno, pero el dos pasa a ser Cerqueiro y la tres, López. Los socialistas solo obtuvieron dos escaños en abril en la provincia, lo que deja a esta última con escasas posibilidades de repetir como diputada. Cerqueiro fue coordinador provincial de Sánchez en la campaña de las primarias de 2017.

El resto de ajustes, según indican fuentes de Ferraz, no afectan a los puestos de salida, y obedecen a renuncias personales o bien porque los candidatos pasaron a ocupar cargos públicos en diferentes administraciones pilotadas por el PSOE. Así, los próximo grupos socialistas en Congreso y Senado serán prácticamente calcados a los nacidos del 28-A. La directriz ha sido en todo momento la de la continuidad, como anticipó desde la convocatoria de los comicios el secretario de Organización, José Luis Ábalos. Ni siquiera ha habido mudanza en las casillas de salida de las planchas de Andalucía, las que generaron más tensiones de cara al 28-A. Susana Díaz firmó la paz con el secretario general hace unos meses y no está dispuesta a reabrir una contienda con Ferraz en la que tendría todas las de perder. Al perder la Junta, la posición de la expresidenta se ha debilitado. El pasado sábado, su dos en el partido, Juan Cornejo, se alineó sin fisuras con el líder del PSOE.

Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, el pasado 18 de septiembre. (EFE)
Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, el pasado 18 de septiembre. (EFE)

Candidatura muy apretada

En la candidatura estrella, la de Madrid, tampoco hay correcciones. En la federación regional circulaba el rumor, en las últimas semanas, de que Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea regional desde 2015, podría saltar al Congreso o al Senado, como avanzó eldiario.es. Esa opción, según confirmaron fuentes del entorno del presidente, sí llegó a estar inicialmente sobre la mesa, pero se acabó descartando. La de Madrid, la que encabeza el propio Sánchez, era una lista ya muy apretada para el 28-A. En ella figuraban, y figuran, cuatro ministras: la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (la dos), y las titulares de Transición Ecológica, Teresa Ribera (la cuatro); Justicia, Dolores Delgado (la cinco), y la de Industria, Reyes Maroto (la seis). Aquí sí que no se respeta la cremallera para primar a las tres ministras.

En Madrid, Sánchez seguirá teniendo a Calvo de dos, y a las ministras Ribera, Delgado y Maroto, más el líder del PSOE-M, Simancas y Corredor

Además, completaban la candidatura (y la siguen completando) el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco (el tres); el número dos del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas (de siete); la responsable de Vivienda de la ejecutiva federal y presidenta de la Fundación Pablo Iglesias, Beatriz Corredor (de ocho), y la comandante retirada Zaida Cantera (la nueve). Tanto Franco como Simancas tenían complicado ser removidos, el primero por su puesto orgánico, a cargo de una federación tan convulsa como la madrileña, y el segundo por su labor de escudero de la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra. Ya en puestos de peligro, por la irrupción de Íñigo Errejón, continúan Dani Viondi (el diez) y la ex responsable de Reto Demográfico del Gobierno, Isaura Leal (la once). El PSOE logró once escaños el 28-A en el Congreso, más otros dos senadores electos, la presidenta del partido, la exministra Cristina Narbona, y el secretario de Empleo de la cúpula federal, Toni Ferrer.

José Manuel Franco, Carmen Calvo, Ángel Gabilondo, Isabel Celaá y Luisa Carcedo, en los Premios Ana Tutor que entregó el PSOE-M el pasado 18 de septiembre. (EFE)
José Manuel Franco, Carmen Calvo, Ángel Gabilondo, Isabel Celaá y Luisa Carcedo, en los Premios Ana Tutor que entregó el PSOE-M el pasado 18 de septiembre. (EFE)

En el PSOE-M y en Ferraz se siente que, antes o después, habrá que buscar una salida confortable a Gabilondo. En 2015, en un momento crítico para el partido, y aupado por Sánchez a la carrera de las autonómicas tras la caída fulminante de Tomás Gómez, estuvo a punto de lograr el Gobierno madrileño. Consiguió 37 escaños, que sumados a los 27 de Podemos le dejaba a un diputado de la mayoría absoluta. El 26-M pasado, con un 27,31% de los votos y los mismos 37 asientos, venció en los comicios, pero no conquistó la absoluta con Más Madrid (20), el partido de Errejón, y Unidas Podemos (7). En la federación regional creen que su ciclo ha concluido, porque no tendría sentido que compitiera por tercera vez en unas elecciones. De modo que su próximo destino podría ser el Ejecutivo central —ya fue ministro de Educación con José Luis Rodríguez Zapatero entre 2009 y 2011—, o bien en alguna institución pendiente de renovación, como el Defensor del Pueblo.

Gabilondo ha sido una de las apuestas más personales de Sánchez en estos años. Cuenta con el aprecio de sus compañeros de partido y una excelente reputación. En el PSOE-M su nominación no fue discutida tras los resultados de 2015, y para la contienda de 2019 la única duda era si debía mantenerse en la plancha autonómica o bien competir contra Manuela Carmena en el ayuntamiento de la capital. Al final no cambió de plaza. Siempre se le ha considerado uno de los activos electorales del partido, y nunca ha interferido en cuestiones orgánicas. Desde su entorno más directo, cuando afloró que su nombre estuvo circulando como una posibilidad remota para las listas del 10-N, recordaban a este diario que el portavoz socialista seguía adelante con su trabajo en la Asamblea de Madrid, como jefe de la oposición, y eso era "todo".

Otro relevo que podría producirse es en la ciudad de Madrid. El ex seleccionador nacional de baloncesto Pepu Hernández fue, a diferencia de Gabilondo, una apuesta fallida de Sánchez. No solo no ganó las elecciones, sino que empeoró los resultados de Antonio Miguel Carmona de 2015. Hernández se quedó con un paupérrimo 13,72% y ocho concejales, uno menos que en las locales anteriores, y por detrás de Más Madrid (19), PP (15) y Ciudadanos (11), y solo por delante de Vox (4). El extécnico, como observan en la cúpula del PSOE-M, no ha llegado a empastar con el grupo municipal "ni con las bases" del partido. De modo que, probablemente, tras las generales, Ferraz y la dirección regional se remanguen para reorganizar el patio en Madrid. No será fácil. Hay un cambio que sí será obligado y lo exige la disposición transitoria primera del reglamento federal: poner en pie una agrupación de Madrid ciudad, frente a las actuales 23 agrupaciones de distrito.

El PSC, también sin cambios

El pasado 27 de septiembre, el 'consell' nacional del PSC, el equivalente al comité federal del PSOE, aprobó también el dictamen de las candidaturas para el 10-N [aquí en PDF]. En el partido hermano ha operado la misma lógica: continuidad

Así, los cuatro cabezas de cartel son los mismos: Meritxell Batet, la actual presidenta del Congreso, como uno por Barcelona; Joan Ruiz, por Tarragona; Montse Mínguez, por Lleida, y Marc Lamuà, por Girona. Además, Manuel Cruz, presidente del Senado, seguirá siendo el cabeza de cartel por Barcelona en la Cámara Alta. 

Los socialistas catalanes obtuvieron nueve escaños por Barcelona (allí fueron primera fuerza), y no hay cambios en los puestos de salida. En Girona, Lleida y Tarragona lograron un diputado. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios