QUIERE UNA COPIA CERTIFICADA DE LA SENTENCIA

El juez que bloqueó la licencia para exhumar a Franco se resiste: la suspensión sigue "viva"

El Supremo dictaminó que el plan del Gobierno "no necesita licencia municipal", pero el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Madrid se resiste a archivar su causa

Foto: Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. (EFE)
Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. (EFE)

El juez que mantiene suspendida la licencia urbanística para exhumar a Franco no da su brazo a torcer. El Tribunal Supremo explica en su sentencia que el Gobierno "no necesita licencia municipal" para sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos, pero el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Madrid, José Yusty Bastarreche, se resiste a archivar la causa por el momento: considera que el procedimiento sigue "vivo", se niega a mover ficha hasta recibir una copia certificada de la sentencia del alto tribunal y dará un plazo de 10 días laborables a las partes para que la estudien antes de tomar una decisión, explican fuentes jurídicas a El Confidencial.

Con este bloqueo sobre la mesa, la duda pasa ahora por ver si el Gobierno espera a que Yusty levante la suspensión, medida para la que tendrán que aguardar dos semanas como mínimo, o si se agarra al fallo del Supremo y lleva a cabo la exhumación de forma inmediata. Aunque el alto tribunal explica en la sentencia que el proyecto cumple la legalidad urbanística y no necesita licencia municipal al haber sido aprobado por el Consejo de Ministros, el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Madrid rechaza por ahora dar carpetazo a la causa.

Las fuentes consultadas apuntan a que Yusty basa su decisión en que antes quiere recibir copia certificada de la sentencia del alto tribunal, para lo que puede pedirla de oficio o esperar a que la Abogacía del Estado se la entregue. Una vez la tenga en su poder, dará 10 días laborables a las partes para que la estudien, tras lo que escuchará sus argumentos y elegirá entre dos opciones: archivar el procedimiento por "pérdida sobrevenida del objeto de la causa" o fijar una vista para discutir la suspensión de la licencia urbanística, lo que alargaría aún más su bloqueo.

Yusty se erige como uno de los principales obstáculos para la exhumación del dictador desde el pasado 25 de febrero, cuando acordó suspender de forma cautelar la licencia con la que el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial da luz verde a las obras en el Valle de los Caídos. El juez de lo contencioso sostiene para ello que, sin ser urgente la medida, las autoridades no han elaborado los preparativos necesarios para garantizar que la exhumación se realice con seguridad suficiente, situación que puede "poner en peligro la vida o la integridad física de los técnicos y operarios de toda clase que deberán necesariamente intervenir".

Para superar este bloqueo, la Abogacía del Estado recusó al juez en marzo y puso sobre la mesa el artículo que había escrito en 2007 bajo el título "Gobierno y armada española en la monarquía absoluta", texto en el que Yusty criticaba la Ley de Memoria Histórica y acusaba al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero de revivir "con oscuras intenciones todos los hechos y situaciones que llevaron a nuestra patria a aquellos momentos difíciles". El Gobierno defendió que este artículo demostraba su falta de imparcialidad a la hora de abordar la exhumación de Franco, pero la recusación fue rechazada en junio por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que devolvió el procedimiento al juez y condenó en costas a la Abogacía del Estado.

El Supremo, sin embargo, echa por tierra los argumentos de Yusty en la sentencia que avala la exhumación de Franco y su entierro en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio. Además de aclarar que el plan del Gobierno no necesita licencia municipal, los seis magistrados del alto tribunal cargan contra la supuesta falta de seguridad que alega el juez de lo contencioso:"El examen del proyecto técnico lo pone de manifiesto con claridad y no se advierten especiales problemas de seguridad en la ejecución de los trabajos que no puedan ser prevenidos sin necesidad de recurrir a medios excepcionales ni tampoco riesgo de daños a los elementos ornamentales que no puedan ser restaurados", sostienen. "Al fin y al cabo, se trata de levantar una losa, extraer los restos y reponer el solado original, revirtiendo así el pavimento de la Basílica a su estado anterior a 1975".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios