SIN "MIEDO" AL NUEVO PARTIDO

El PSOE no pierde los nervios por Errejón y cree que 'abaratará' el pacto con Iglesias

Los socialistas se muestran tranquilos en público y en privado con la irrupción de Más Madrid y subrayan que el más perjudicado será Podemos. Prevén que será más fácil sumar con Errejón

Foto: La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con el presidente de Asturias, Adrián Barbón, este 23 de septiembre en el hotel Westin Palace de Madrid. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con el presidente de Asturias, Adrián Barbón, este 23 de septiembre en el hotel Westin Palace de Madrid. (EFE)

Podría parecer una pose de cara a los medios de comunicación, hacia fuera. Pero cuando se pregunta a los dirigentes de la ejecutiva de Pedro Sánchez o a barones alineados con él, el diagnóstico es semejante. La irrupción del partido de Íñigo Errejón en la política nacional, la voz nueva en estas generales del 10 de noviembre, no inquieta ni hace perder los nervios al PSOE. No, al menos, por ahora, cuando se desconoce en cuántas circunscripciones podrá presentarse Más Madrid. En la dirección aseguran que es Podemos quien más tiene que preocuparse por el salto del antiguo portavoz morado. Y creen en el aparato que a lo que sí puede ayudar Errejón es a 'abaratar' el coste de un pacto con Pablo Iglesias. A hacerlo más sencillo. A rebajar sus pretensiones de Gobierno de coalición.

En la entrevista del pasado jueves del presidente en 'Al rojo vivo', se percibió el claro contraste. Los golpes durísimos a Iglesias y las caricias al líder de Más Madrid. Sánchez afirmó que había percibido actitudes "esperanzadoras" en él, como el hecho de que se hubiese mostrado dispuesto a dar sus votos a Ángel Gabilondo incluso aunque le hubiera respaldado Ciudadanos con tal de echar al PP del Ejecutivo regional y de hacer irrelevante la ultaderecha en Madrid. Las diferencias de estrategia y de tono entre los dos cofundadores de Podemos son "muy notables", insistió. La vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, apuntalaba esa misma tesis el pasado sábado en declaraciones a los medios.

Este lunes, horas después de que Más Madrid confirmase que se presentará a las generales del 10-N —con otra marca, quizá Más País, y con toda probabilidad liderada por el propio Errejón—, los socialistas volvían a exhibir tranquilidad por la aparición de ese nuevo actor político a su izquierda. "No, no estamos preocupados para nada. En todo caso, creo que debería estar preocupada alguna otra fuerza política. La mía no, desde luego", señaló Lastra a los periodistas a la entrada de un desayuno informativo en Madrid protagonizado por el presidente del Principado de Asturias, el socialista Adrián Barbón, en el que estuvo arropado por varios ministros (Carmen Calvo, Margarita Robles, Fernando Grande-Marlaska o Reyes Maroto), miembros de la cúpula federal del PSOE y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. "Me preocuparía si fuera una escisión del PSOE, pero no lo es. Parece que cuando pasa algo en España acaba perjudicando al PSOE", dijo después la portavoz parlamentaria en 'Al rojo vivo'.

"No estamos preocupados para nada. En todo caso, creo que debería estar preocupada alguna otra fuerza política. La mía, no, desde luego", dice Lastra


"Estamos muy confiados en que los ciudadanos entiendan con el honor y la responsabilidad con la que hemos trazado el futuro y la gobernabilidad de España", respondió por su parte la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, a su llegada al desayuno informativo del presidente del Principado, al que presentó.

"Más ruido que nueces"

Similar reflexión hizo el propio Barbón: "El miedo está en otra casa, no en esta". De nuevo, ese aguijón a Podemos. Y es que en Ferraz y fuera de ella se concibe que Errejón no compite contra el PSOE, porque es una formación que está a su izquierda y que procede del espacio morado. Esa línea fue la trazada, de hecho, por el secretario de Organización, José Luis Ábalos, hace muy pocos días. El presidente asturiano no quiso hacer pronósticos del resultado de Más Madrid, pero sí avisó de que los socialistas salen a "ganar la confianza de la gente, con humildad", y no a "empatar".

Calvo señala que los socialistas confían en que Errejón ayude a sumar, "porque UP no lo ha hecho". Niega una estrategia orquestada por el PSOE

En privado, las apreciaciones de dirigentes socialistas no son muy diferentes a las que se proyectan hacia fuera. Fuentes del aparato federal, la sala de máquinas del partido, reconocían que quizá Errejón sí pueda restar al PSOE algunos diputados. Por ejemplo, en Madrid, podría quitarle "quizá un escaño" —ahora tiene 11—. Pero insistían a su vez en que el principal perjudicado será Unidas Podemos. "Al final, lo de Íñigo será más ruido que nueces", apuntaba un mando de la cúpula de Sánchez.

El PSOE no pierde los nervios por Errejón y cree que 'abaratará' el pacto con Iglesias

El 'efecto Errejón', no obstante, podría tener una vertiente positiva para el presidente. Si se cumplieran los pronósticos de Ferraz, Iglesias vería mermada su representación a favor de Más Madrid. Y como el exportavoz morado pondría menos obstáculos para pactar con Sánchez, también el coste de una alianza con Unidas Podemos bajaría, siempre según el cálculo que hacen los responsables de la campaña socialista. Dicho de otro modo, Iglesias tendría menos fuerza para reclamar una coalición si su peso en el Congreso baja y si encima Errejón se lo pone más fácil a Sánchez. "En Madrid se los va a zampar", valoraba una responsable con galones en la cúpula. En todo caso, desde el cuartel general piden esperar a ver las circunscripciones en las que se presente la nueva formación. Ya en julio la Moncloa anticipaba que Errejón acabaría compitiendo en ciertas provincias, de manera selectiva, para no fragmentar más la izquierda.

Incluso robar a Cs

Es evidente que los socialistas entienden que sería más fácil cerrar un acuerdo con Errejón. Calvo negó, a la salida del desayuno con Barbón, que la irrupción del nuevo partido en la política nacional responda a una estrategia orquestada con el PSOE, pero sí confía en que sume sus votos tras el 10-N a las formaciones que apoyen la investidura de Sánchez: "Esperemos que sí, porque Unidas Podemos no lo ha hecho", informa Servimedia. Lo mismo apuntó el portavoz de la ejecutiva federal y alcalde de Valladolid, Óscar Puente: sería más difícil pactar con Errejón, aunque no quiso anticipar escenarios. "Tiene otro tono y otra disposición, pero primero vamos a ver qué sacan, porque quizá algunos están precipitando las posibilidades electorales que puedan tener". Una actitud, en todo caso, contrapuesta a la de un Iglesias que "ha actuado como una especie de rémora para la izquierda y de freno permanente para las posibilidades de gobernar del PSOE".

"Errejón tiene otro tono y otra disposición, pero primero vamos a ver qué sacan", señala Óscar Puente, portavoz de la ejecutiva de Sánchez

También Lastra rechazó de forma tajante que el PSOE esté detrás del salto de la formación del exdiputado a la arena nacional. Son "tonterías", dijo, "solo nos faltaba ya". "La democracia nunca es un problema, es una solución, y eso tienen que entenderlo todos los partidos y el mío lo ha entendido así siempre”, apuntó a los medios.

El PSOE no pierde los nervios por Errejón y cree que 'abaratará' el pacto con Iglesias

Iglesias, mientras, daba por hecho en una entrevista en TVE que Errejón tendría más fácil entenderse con los socialistas. Él "dijo que ellos apoyarían un acuerdo de Cs con Gabilondo sin pedir nada a cambio; a nadie le puede extrañar que Pedro Sánchez prefiera eso". El candidato de Unidas Podemos consideró "legítimo" que Más Madrid concurra el 10-N y añadió que los votantes podrán juzgar hasta qué punto los morados han sido "fieles" a su palabra.

El PSOE no pierde los nervios por Errejón y cree que 'abaratará' el pacto con Iglesias

Perspectivas no tan halagüeñas

En la dirección de Sánchez creen que la salida de Errejón al campo nacional puede ser útil para sacar a algunos electores progresistas de la abstención, ya que es la opción menos contaminada. En el aparato apuntan que no solo puede restar a Unidas Podemos, sino también incluso a Ciudadanos, por el carácter más "transversal" del exdiputado en el Congreso, al atraer a aquellos votantes del ámbito urbano que se han sentido decepcionados con la nueva política y le pueden mirar a él ahora como una alternativa que puede aportar una "solución". "Si capta votos que antes iban a la abstención, no nos viene mal. Es como que nos llegasen esos votos por vía indirecta", añaden en Ferraz, convencidos de que los escaños que consiga el nuevo partido servirán para facilitar la investidura de Sánchez, aunque algunos en el círculo del presidente recuerdan que dada la rivalidad de Iglesias y Errejón quizá "complique" todo.

Los socialistas consideran que la campaña del 10-N viene a favor, si bien sus expectativas de crecimiento son menos halagüeñas de lo que podría haberse pensado hace unos meses. El pronóstico es quedar por encima de los 130 escaños, por los 123 que tienen ahora, aunque encuestas publicadas este lunes, como la de Ipsos para los grupos Joly y Henneo, señalan que incluso podría perder asientos en el Congreso, y otras como la de NC Report para 'La Razón' solo vaticinan un ligerísimo avance. El principal enemigo de Sánchez es la abstención, y la penalización del electorado a su gestión de las negociaciones con Unidas Podemos.

En ese sentido, Barbón apuntó en el desayuno informativo en el hotel Westin Palace de Madrid que no hay que tener vértigo ante las urnas. "Recomiendo a quien se dedica a la política que si va con miedo que se dedique a otras cosas. A unas elecciones no se va con miedo", respondió, haciendo hincapié en que a unos comicios se acude "con los mejores programas, las mejores ideas y las mejores candidaturas". Y la suya, por cierto, la de Asturias, que encabezaron el 28-A Adriana Lastra y la ministra de Sanidad, Luisa Carcedo, no se tocará, porque ya era "muy potente". Para el presidente asturiano, un hombre muy cercano a Sánchez y a Lastra, la "mayor responsabilidad" de la repetición electoral la tienen Podemos y Ciudadanos, por el "bloqueo" al que han conducido a la política española. No obstante, sí pide "perdón a los ciudadanos por la frustración" que puedan tener.

En el PSOE-M creen que Errejón puede restar papeletas, y que cortó el crecimiento de Gabilondo. "Nos quitó algunos votos", decía el exministro hoy

Que en Ferraz y en algunos territorios no se vea con inquietud la irrupción de Errejón no quiere decir que lo perciban igual otros dirigentes. De hecho, es en la federación madrileña donde advierten de que el exportavoz morado puede morder también en su electorado. Fuentes próximas al secretario regional, José Manuel Franco, ya indicaban la semana pasada a este diario que Errejón mermó las capacidades de crecimiento de Gabilondo en las autonómicas: el candidato socialista obtuvo 37 diputados, los mismos que en 2015, aunque en esta ocasión quedó como primera fuerza. Más Madrid obtuvo 20 actas y Unidas Podemos, solo siete. "Tranquilidad, tranquilidad", respondía Gabilondo este lunes a los periodistas a la pregunta de si convenía al PSOE la irrupción de Errejón. "Nos quitó algunos votos. Pero yo quiero recordarles que competimos limpiamente y cuál fue el resultado", admitió el exministro. En el Grupo Socialista de la Asamblea señalan que el PSOE debe tratar a Errejón como "lo que es: rival y aliado a la vez", porque el exparlamentario es un competidor fuerte en el espectro de la izquierda.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios