Querido nieto/a/e, por R. Albala Martínez

Querido nieto/a/e, por R. Albala Martínez

Pido perdón, ya que vuestro presente se construyó con nuestros silencios. Fuimos culpables por nuestra apatía de dejarnos encadenar por una tolerancia represiva