Es noticia
Menú
PP y PSOE se preparan para la batalla municipal que decidirá el color político de Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
Las candidaturas se cierran en septiembre

PP y PSOE se preparan para la batalla municipal que decidirá el color político de Andalucía

Los socialistas salen a conservar las grandes ciudades que gobiernan, mientras los populares conjuran un asalto al poder local como el del 19-J. El papel de Vox y la izquierda será decisivo para formar mayorías

Foto: Juanma Moreno y Antonio Muñoz, en una visita a un centro de Ryanair en el Aeropuerto de Sevilla. (EFE/Julio Muñoz)
Juanma Moreno y Antonio Muñoz, en una visita a un centro de Ryanair en el Aeropuerto de Sevilla. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El 19 de junio fue el primer asalto, pero la batalla electoral andaluza tendrá una segunda vuelta a finales de mayo de 2023. Los dos grandes partidos salen con actitudes casi opuestas. El PSOE andaluz tiene mucho que perder, ya que su poder institucional se limita ya a los 458 ayuntamientos que controla (el 58% del total) y las seis diputaciones que conserva después de ganar los comicios locales de 2019. El PP se quedó entonces a 10 puntos de los socialistas, pero la situación es muy distinta después de la histórica victoria del 19-J. El objetivo es trasladar el éxito autonómico a lo municipal, y en ello trabajan ya en la sede de la calle San Fernando de Sevilla. Igual que en San Vicente, sede socialista, se afanan por impedirlo.

El PP controla las diputaciones de Almería y Málaga, sus bastiones históricos desde que a mediados de los noventa se consolidó en grandes ciudades y zonas de la costa andaluza. También gobierna en las capitales de esas provincias, así como en Córdoba y en Marbella, que es la séptima ciudad más poblada de la comunidad. El objetivo de los populares es mantener estas plazas, pero, sobre todo, ampliar su dominio.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Raúl Caro)

Hace solo dos meses, el PP se impuso en las 36 ciudades más grandes de Andalucía, ya que la localidad más poblada donde el PSOE logró ganar fue La Rinconada (39.062 habitantes), en el área metropolitana de Sevilla. Esta es la misión que Juanma Moreno ha encomendado a los suyos y para ello confía en el cordobés Antonio Repullo. El coordinador general del partido será quien lleve las riendas orgánicas del PP, ya que Elías Bendodo deja la fontanería andaluza por la de Génova y Loles López es ahora consejera de Inclusión Social después de ocho años como escudera de Juanma Moreno en el partido.

López no dejará de ser secretaria general hasta que se celebre una junta directiva autonómica, pero el peso recae sobre Repullo, que fue delegado de la Junta en Córdoba en la pasada legislatura. Otra cosa es lo que ocurre con las candidaturas en las capitales, que según las normas del PP corresponden a Génova. Con las tensiones con Pablo Casado ya casi olvidadas, Moreno vive un momento dulce gracias a su sintonía con Alberto Núñez Feijóo, por lo que tendrá manos libres si quiere hacer valer su voluntad.

Lo lógico es que el alcalde de Córdoba, José Maria Bellido, intente revalidar el cargo; igual que la veterana regidora marbellí, Ángeles Muñoz. No podrá hacerlo Ramón Fernández Pacheco, que dejó la vara de mando por la cartera de Sostenibilidad del segundo Gobierno de Juanma Moreno. Su sucesora, María Vázquez, expresó tras ser elegida hace unas semanas que "no toca" hablar de su posible candidatura. Quien sí hablará de la suya es el veterano Francisco de la Torre, a quien el presidente dejó decidir sobre su futuro y ha dicho ya que antes de octubre deshojará la margarita. Si se presenta, después de 22 años como regidor, será candidato con 80 años.

Moreno todavía anda enfrascado en la conformación de los segundos niveles del Gobierno y a finales de agosto se conocerá cuál es la estructura provincial, lo que podría mover algunos nombres en clave municipal. Pero se da por seguro, según confirmó el propio presidente, que José Luis Sanz será el aspirante a la alcaldía de Sevilla. El exsenador compitió con Moreno por el liderazgo del PP andaluz en 2014, pero Rajoy optó por el malagueño. Y, además, Sanz es cercano a la actual dirección del PP de Sevilla, que se posicionó con Casado en la pugna del pasado invierno y fue siempre un dolor de cabeza para el presidente andaluz. Pese a este pasado convulso, la candidatura de Sanz no parece en peligro.

Pese a que la preparación está en marcha, el proceso de elección de candidaturas será a la vuelta del verano y no han trascendido los nombres en los que el PP confía para asaltar las cinco capitales que no gobierna. Solo es público que María José García Pelayo intentará recuperar Jerez de la Frontera, ciudad donde ya fue alcaldesa. Se habló de la posibilidad de que Marifrán Carazo dejase el Gobierno para intentar competir en Granada, un bastión que el PP perdió en 2015, pero parece complejo, toda vez que ha repetido como titular de Fomento.

El PSOE ya tiene calendario

Los socialistas ya tienen aprobado el calendario de elección de candidaturas para las elecciones de mayo de 2023. Los aspirantes pueden presentar su candidatura entre los días 19 y 20 de septiembre, pero los 458 alcaldes que el PSOE tiene en Andalucía juegan con ventaja. Para que se planteen elecciones primarias en los municipios donde gobiernan, es necesario que el 50% de la militancia lo solicite.

Se entiende así la bendición que Juan Espadas dedicó a los cuatro alcaldes de las capitales que gobiernan los socialistas. El más relevante de ellos es Antonio Muñoz, que fue la mano derecha del líder socialista y su sucesor en el Ayuntamiento de Sevilla. Entre las condiciones que puso el ahora regidor para asumir el cargo, estaba la de poder ser candidato en mayo de 2023. El nombre de María Jesús Montero planeó, como suele, sobre la posibilidad de una candidatura, pero ni es su voluntad ni su cercanía a Sánchez dan visos de realidad a esta idea.

Foto: Juan Espadas, en un acto en Sevilla junto a un centro de salud. (EFE/Julio Muñoz)

Junto con Muñoz, los alcaldes de Jaén, Granada y Huelva intentarán también mantener el bastón de mando, pero parten de situaciones distintas. El jiennense Julio Millán gobierna apoyado por Ciudadanos, mientras que Paco Cuenca hace lo propio en Granada tras una carambola que también involucra a los naranjas y a Unidas Podemos. Su antecesor en el cargo, Luis Salvador, apoya al socialista tras ser expulsado de Ciudadanos. Solo el onubense Gabriel Cruz tiene mayoría absoluta. Además, los alcaldes de Dos Hermanas y Jerez, Paco Rodríguez y Mamen Sánchez, también tienen luz verde, aunque el regidor nazareno se enfrenta al reto de sustituir al histórico Francisco Toscano, que dejó la alcaldía de Dos Hermanas a principios de año después de 10 mandatos.

Los socialistas andaluces comenzaron a fijarse en las municipales casi el día después de la debacle del 19 de junio. Espadas confiaba en el músculo local de su partido para lograr un buen resultado en las autonómicas, pero se equivocó. No obstante, esta derrota ha generado una honda preocupación en las agrupaciones locales, conscientes, ahora sí, de que se juegan su futuro con una marca que no suma. Así se entienden las resistencias que mostraron los dirigentes municipales cuando se hizo público que la dirección regional del partido les solicitaba fondos para "equilibrar" su situación financiera, maltrecha tras los últimos años de conflictos internos.

El mal resultado del PSOE el 19-J ha sido un aviso para los alcaldes socialistas, que ven peligrar su futuro por el mal momento de la marca

En el PSOE, son conscientes de que su partido no pasa por un buen momento en las grandes ciudades, así como en esas urbes medias donde se dirime gran parte de cada elección. El 19-J incluso lograron menos votos de lo esperado en el ámbito rural, donde los socialistas solían arrasar y donde están muchos de esos 458 alcaldes y los concejales que les permiten gobernar en seis diputaciones. Ahora, aseguran varias fuentes del partido, la movilización de los alcaldes y las agrupaciones locales se acabará produciendo, pero estas mismas fuentes apuntan a lo que puede ocurrir con los partidos de izquierda en los que el PSOE suele apoyarse para gobernar.

Las izquierdas separadas

Con Ciudadanos fuera de juego y el PP asumiendo gran parte de ese voto, será muy relevante quién vaya a quedar tercero en muchas de esas localidades para poder apuntalar la mayoría en un sentido u otro. La fuerza de la izquierda andaluza es también municipal, sobre todo por la capilaridad que tiene IU con sus 4.500 militantes en la comunidad. La federación de izquierdas, en coalición o en solitario, tiene unas 80 alcaldías, pero lo que ocurra a nivel nacional entre IU y Podemos tendrá su eco en Andalucía.

placeholder Teresa Rodríguez y José María González, en Cádiz, junto a dirigentes de Adelante Andalucía. (EFE)
Teresa Rodríguez y José María González, en Cádiz, junto a dirigentes de Adelante Andalucía. (EFE)

La tesis que había en la dirección de IU con Por Andalucía es que la accidentada coalición, pese a su fracaso el 19-J, les permite situarse en la nueva realidad de la izquierda. Aseguran que Sumar supera el espacio de Unidas Podemos, aunque Yolanda Díaz ha dicho que su plataforma no llegará a las municipales. Pero quieren aprovechar el espíritu para llamar a la unidad, como hizo este jueves Toni Valero en Málaga.

En Podemos, explican que habrá candidaturas unitarias donde existan los mimbres para que se conformen. Los morados ya advirtieron hace semanas de que su nombre debe ir en la papeleta para evitar confusiones como las que se produjeron el 19-J. Hay que recordar que Podemos consiguió 107 concejales en las pasadas municipales en Andalucía, 35 en solitario y 72 dentro de candidaturas de unidad, frente a los 873 de IU bajo distintas denominaciones.

Foto: El exalcalde de Linares, Raúl Caro-Accino. (Ayuntamiento de Linares)

Muchos de los ediles de Podemos acabaron fuera del partido cuando Adelante Andalucía saltó por los aires y ahora son concejales no adscritos. Lo lógico es que muchos vuelvan a presentarse con el partido de Teresa Rodríguez. El principal referente de esta formación es el alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi', que todavía no ha anunciado si se presentará en busca de un tercer mandato. Su compromiso, como el de Rodríguez, era agotar dos mandatos en política, pero el propio regidor matizó a finales de julio que es posible que opte a un tercero.

Vox, que es tercera fuerza en el Parlamento andaluz, parte de un nivel más bajo en las municipales. La formación de Santiago Abascal no presentó candidaturas en todos los municipios en 2019, por lo que logró solo un centenar de concejales. En Córdoba, por ejemplo, permitieron gobernar a PP y Cs, mientras que en El Ejido alcanzaron un pacto de gobierno con los populares que acabó con una crisis año y medio después.

La apuesta de Vox por las municipales es una incógnita, ya que el partido es ahora más fuerte que en mayo de 2019, pero llegará a 2023 después del primer varapalo serio desde que la formación irrumpió en el tablero político nacional. Sí hay que tener en cuenta que la implantación territorial de Vox es más eficaz que la que emprendió Ciudadanos después de llegar a Andalucía, en 2015, lo que puede dar ventajas al partido de Santiago Abascal en los comicios que se celebrarán dentro de ocho meses.

El 19 de junio fue el primer asalto, pero la batalla electoral andaluza tendrá una segunda vuelta a finales de mayo de 2023. Los dos grandes partidos salen con actitudes casi opuestas. El PSOE andaluz tiene mucho que perder, ya que su poder institucional se limita ya a los 458 ayuntamientos que controla (el 58% del total) y las seis diputaciones que conserva después de ganar los comicios locales de 2019. El PP se quedó entonces a 10 puntos de los socialistas, pero la situación es muy distinta después de la histórica victoria del 19-J. El objetivo es trasladar el éxito autonómico a lo municipal, y en ello trabajan ya en la sede de la calle San Fernando de Sevilla. Igual que en San Vicente, sede socialista, se afanan por impedirlo.

Partido Popular (PP) PSOE Izquierda Unida Adelante Andalucía Vox Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda