Es noticia
Menú
Abascal asume su error con Macarena Olona y deja Vox Andalucía como antes de su llegada
  1. España
  2. Andalucía
La nueva dirección se estrena en septiembre

Abascal asume su error con Macarena Olona y deja Vox Andalucía como antes de su llegada

La elección de Manuel Gavira como portavoz parlamentario devuelve el partido a la situación previa al paréntesis que ha supuesto la alicantina tras el primer error serio de la formación desde su irrupción, en 2018

Foto: Manuel Gavira, junto a Ignacio Garriga, Macarena Olona y Santiago Abascal, en un acto de la campaña del 19-J en Algeciras. (EFE/A. Carrasco Ragel)
Manuel Gavira, junto a Ignacio Garriga, Macarena Olona y Santiago Abascal, en un acto de la campaña del 19-J en Algeciras. (EFE/A. Carrasco Ragel)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Macarena Olona ha sido un paréntesis en Vox Andalucía. Manuel Gavira volverá a ser portavoz de la formación en el Parlamento autonómico, cargo que venía desempeñando desde mayo de 2021 y que solo abandonó para dejar paso a la política alicantina. Con esta designación, la dirección de Santiago Abascal rectifica y asume como un error la candidatura de la ya exdirigente del partido, que estaba llamada a llevarles a cotas más altas de las que habían logrado hasta el momento.

En el núcleo duro del partido hubo dudas sobre la elección de Olona como aspirante a presidir la Junta, pero finalmente optaron por esta abogada del Estado por su buen desempeño en el Congreso de los Diputados. En la Carrera de San Jerónimo fue secretaria general del grupo parlamentario y se convirtió en la figura femenina más relevante del partido. Su elección como diputada cunera por Granada la conectó con Andalucía y Olona fue aumentando su presencia en la comunidad entre rumores de su elección como candidata, que acabó por cristalizar poco antes de los comicios.

Foto: Manuel Gavira y Macarena Olona en un acto de Vox en Sevilla antes de la campaña. (EFE/Raúl Caro)

El objetivo era duplicar votos y escaños para forzar al PP a pactar con Vox y entrar en el Gobierno andaluz, como ya había ocurrido en Castilla y León tras las elecciones de febrero. Pero el motor se gripó a mitad de camino. Las actuaciones de Olona en los debates, con un discurso casi actoral y muy centrado en las banderas ideológicas del partido, hicieron saltar las alarmas. El anuncio de que la agenda de la candidata quedaba limitada a actos privados, que acabó por corregirse, empezó a generar dudas sobre si la elección de la alicantina había sido la correcta.

Según ha desvelado 'ABC', la condición médica que Olona ha esgrimido para dejar la política activa tiene que ver con el estrés y la ansiedad. Ella no dio más detalles cuando anunció su marcha en un comunicado en redes sociales acompañado por una fotografía con Santiago Abascal y mensajes mutuos de cariño. Eso sí, dejó claro que cuando se recuperase no volvería a la política, sino a su puesto como abogada del Estado.

Gavira ya fue portavoz en el último tramo de la legislatura y protagonizó un viraje en el estilo de oposición de Vox con Juanma Moreno

A pesar de las sonrisas y los mensajes de agradecimiento, de fondo había una pugna soterrada de acusaciones cruzadas sobre quién tomó las decisiones más controvertidas. En la dirección nacional apuntaban a Olona; su jefe de campaña, Jacobo González-Robatto; y su responsable de comunicación, Álvaro Zancajo. Pero también hay quien asegura que había un comité en Madrid que tenía voz en las estrategias de una campaña que acabó con un crecimiento de dos escaños respecto a 2018, pero con menos apoyos para Vox que en las dos generales de 2019, cuando la formación superó los 800.000 votos en Andalucía.

La elección de Manuel Gavira como portavoz tras este paréntesis es una suerte de autoenmienda a la apuesta de Vox por Olona. Menos de cuatro meses han pasado desde que el diputado gaditano dejó de ser portavoz, por la disolución de la Cámara andaluza, hasta el anuncio de su reelección, que se hará efectiva en septiembre, cuando se reanude la actividad en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas.

Foto: Juanma Moreno saluda a Juan Espadas. (EFE/Julio Muñoz)

Hay que recordar que Gavira estuvo en la terna de posibles candidatos si la opción de la alicantina quedaba descartaba. También lo estaba Javier Cortés, que formará parte de la dirección del grupo tras la salida de Olona. Ambos sonaron para sustituir a la alicantina, pero finalmente Abascal ha optado por una figura asentada. Es casi un premio a quien se responsabilizó del partido en el último tercio de la legislatura pasada, combinando mensajes más duros y constantes peticiones de adelanto electoral con una relación fructífera con el Gobierno en los temas prioritarios para Vox.

Hay quien asegura en privado que una candidatura liderada por Manuel Gavira habría logrado mejores números que los que Vox consiguió el 19-J. Pero en Vox se acatan las decisiones que toma la dirección de Madrid y las palabras del gaditano hacia Olona fueron siempre positivas. "Es un cañón de candidata", llegó a decir, aunque él nunca se descartó cuando se le preguntaba al respecto.

Un portavoz pegado al territorio

Entonces, como ahora, Gavira tenía el aval de conocedor del funcionamiento del Parlamento, pero también del territorio y la militancia. Es uno de los obstáculos con los que se encontró Olona, a pesar de su popularidad entre los suyos. 'Macarena de Granada', como se hacía llamar, dejó pruebas de su escaso conocimiento de la realidad andaluza, como dejó ver en aquella anécdota de las torrijas de Juan Marín en el segundo debate electoral.

Foto: Gavira y Olona, durante la presentación de la campaña 'Devolved lo robado'. (EFE/Raúl Caro)

Llama la atención también la elección del más 'moderado' de los tres nombres que barajaban para sustituir a la ya exdirigente de Vox. Gavira fue nombrado portavoz en busca de una oposición más dura que la de su antecesor, Alejandro Hernández. Pero su tono es más conciliador que el de Javier Cortés, por ejemplo, líder de Vox en Sevilla y responsable de algunos de los mensajes más incisivos de su partido, como demostró en una entrevista en Canal Sur en los inicios de la pasada legislatura. Rodrigo Alonso, que también podía ser portavoz, tenía en su contra su dedicación al sindicato Solidaridad y a su provincia, Almería. El trabajo de la portavocía exige una presencia habitual en Sevilla o cerca de la capital, algo con lo que cuentan Gavira y Cortés.

El gaditano tiene por delante un reto a pesar de su experiencia, ya que debe amoldar Vox, que es la tercera fuerza del Parlamento, a un nuevo modelo de oposición. La formación de Abascal no tendrá en esta legislatura la influencia que tuvo en la pasada, cuando era la llave de la mayoría que invistió a Juanma Moreno. Los 58 escaños que el PP logró el pasado 19 de junio obligan a Vox a repensar cómo hará oposición sin valerse de la presión que le permitía ejercer su condición de socio parlamentario del Ejecutivo andaluz.

Macarena Olona ha sido un paréntesis en Vox Andalucía. Manuel Gavira volverá a ser portavoz de la formación en el Parlamento autonómico, cargo que venía desempeñando desde mayo de 2021 y que solo abandonó para dejar paso a la política alicantina. Con esta designación, la dirección de Santiago Abascal rectifica y asume como un error la candidatura de la ya exdirigente del partido, que estaba llamada a llevarles a cotas más altas de las que habían logrado hasta el momento.

Santiago Abascal Juanma Moreno Vox
El redactor recomienda