Es noticia
Menú
La batalla a vida o muerte de las municipales de 2023 agarrota al PSOE andaluz
  1. España
  2. Andalucía
Resaca electoral

La batalla a vida o muerte de las municipales de 2023 agarrota al PSOE andaluz

Los socialistas continúan enfrascados en digerir la derrota del 19-J, pero ya piensan en unas elecciones en las que se juegan su poder institucional, traducido en 455 alcaldías y seis de las ocho diputaciones

Foto: Juan Espadas, en un acto en Sevilla junto a un centro de salud. (EFE/Julio Muñoz)
Juan Espadas, en un acto en Sevilla junto a un centro de salud. (EFE/Julio Muñoz)

Después de sufrir la derrota más dura de su historia, los socialistas andaluces tienen poco tiempo para recuperarse del golpe. Juan Espadas desveló con un ejemplo muy ilustrativo, hace unos días, cuál es el reto para su partido en los próximos meses. En las elecciones andaluzas de diciembre 2018, el PSOE logró en Sevilla capital 84.160 votos. Cinco meses después, en las municipales, el propio Espadas convenció a 123.933 sevillanos, casi 40.000 más que los que fueron animados a ir a las urnas por Susana Díaz. Ese voto dual es al que se agarra la formación para levantar cabeza en las municipales de mayo de 2023, pero hay un hecho diferencial respecto a hace cuatro años: muchos de los ciudadanos que deben convencer los alcaldes socialistas en estos meses optaron por la papeleta del PP el pasado 19 de junio.

De cambiar esa realidad depende el futuro del PSOE de Andalucía. El partido del puño y la rosa, que ya lleva fuera de la Junta tres años y medio, apoya su poder institucional sobre sus 455 alcaldías. Son más de la mitad de las que hay en la región (785), lo que les permite gobernar en seis de las ocho diputaciones de la comunidad. Con los resultados del pasado 19 de junio, los perderían todos, los Gobiernos provinciales y las cuatro capitales de provincia que conservan: Sevilla, Granada, Jaén y Huelva. De hecho, para encontrar una victoria socialista en un gran municipio andaluz hay que irse hasta La Rinconada, donde gobierna Javier Fernández, líder del partido en la provincia. Esta localidad sevillana de casi 40.000 habitantes ocupa el puesto 31 entre las más pobladas del territorio.

No es casualidad que Espadas se reuniese la pasada semana con los alcaldes de poblaciones con más de 50.000 habitantes. Con ellos quiere poner en marcha su labor de oposición, centrada en los barrios donde se registra menor renta y donde se localizan las grandes bolsas de abstencionistas. Ahí encuentra el PSOE parte de los motivos que desembocaron en la debacle del 19-J. En una interpretación muy llamativa, Espadas considera que quienes no fueron a votar lo hicieron como respuesta a las carencias en las políticas sociales del Gobierno de PP y Ciudadanos, sobre todo en materia de sanidad, educación y vivienda. Pero todavía no tienen claro por qué, en ese escenario que Espadas pinta oscuro para los menos pudientes, no optaron por la papeleta socialista.

Foto: El candidato del PSOE en Andalucía, Juan Espadas, durante un acto electoral en Córdoba junto a la mayoría de barones socialistas. (EFE/Rafa Alcaide)

El sevillano habla de "una tormenta perfecta" y para desentrañarlo, según admitió el día después de las urnas, el PSOE andaluz tendrá que poner en marcha un proceso de reflexión "cualitativo y cuantitativo". El problema es que la cercanía de las municipales no permite a los socialistas tomarse demasiado tiempo para ello, a pesar de que existe la intención de hacer un estudio externo, sin la participación de la militancia. Pero el calendario juega en contra, ya que en septiembre comienzan los procesos para elegir a los candidatos de los comicios previstos para el 28 de mayo.

Este agarrotamiento tiene una consecuencia favorable a Espadas, ya que ni los más críticos con su gestión —salvo excepciones— están por la labor de abrir el melón de la sucesión tras lograr los peores resultados de la historia del PSOE andaluz, con 125.000 votos menos que Susana Díaz. "Los alcaldes han decidido que solo existe su pueblo", cuenta un cuadro socialista. Un veterano dirigente del partido va más allá y augura que habrá regidores que van a imitar a Juanma Moreno en su estrategia por centrar su campaña en su figura y "esconder las siglas".

La reflexión sobre los resultados puede quedar atrás por la cercanía de unas municipales en las que el PSOE andaluz se juega su futuro

"Muchos no querrán que los mezclen con Pedro Sánchez, que ha perdido el favor de la calle", insiste este ex alto cargo socialista, que coincide con algunos miembros de la actual cúpula del PSOE andaluz en señalar al presidente del Gobierno como corresponsable de la derrota del 19-J. Ante ese escenario, la previsión es que los alcaldes se centren en vender su gestión municipal para conseguir salvar la brecha de las elecciones autonómicas, sobre todo en esas localidades donde la mayoría socialista no está consolidada.

"Hay grandes ciudades donde nos han doblado", explica una fuente para señalar los casos de, Jaén, Córdoba o Málaga. Los casi 60.000 votos que el PP sacó al PSOE en Sevilla se elevan a 65.000 en la capital de la Costa del Sol, a pesar de que el censo es bastante mayor en Sevilla. "Los alcaldes, que sean buenos, recuperarán bastantes votos", confía un veterano exdirigente del PSOE, que reconoce la dificultad de la tarea, sobre todo en los municipios donde los socialistas gobiernan con apoyo de independientes o las fuerzas a su izquierda.

Foto: Juan Espadas, entre Ángeles Férriz y Noel López, en el Parlamento andaluz. (EFE/Raúl Caro)

La fragmentación de lo que fue Adelante Andalucía en Por Andalucía y la nueva coalición andalucista de Teresa Rodríguez dificultará al PSOE lograr apoyos. Es cierto que la intención de ese espacio político es que la marca de Yolanda Díaz, Sumar, llegue a tiempo de las municipales, pero no parece probable que la gaditana se acabe integrando. A esa hipotética división de la izquierda hay que añadir que Vox, que no se presentó en todos los municipios en 2019, sí lo va a hacer en 2023, por lo que servirá de muleta al PP. La duda es si, como ha ocurrido hace dos semanas, todo el voto de Cs se irá a los populares o si los alcaldes socialistas podrán seducirlos.

"Los alcaldes que no se han movilizado ahora, lo harán en las municipales", asume este exdirigente socialista, que augura que Juanma Moreno también apostará fuerte por las locales. El PP cuenta con algo más 200 alcaldías, a pesar de que fue la segunda fuerza más votada en las locales de 2019 y es fuerte en las zonas de costa, además de tener las capitales de Córdoba, Málaga y Almería. Pero los populares, en una nueva muestra de la imitación de las fórmulas socialistas, intentarán consolidar el poder de Moreno en San Telmo por la vía municipal. Si lo logran, el objetivo de sustituir al PSOE como fuerza hegemónica en Andalucía se habrá completado.

Después de sufrir la derrota más dura de su historia, los socialistas andaluces tienen poco tiempo para recuperarse del golpe. Juan Espadas desveló con un ejemplo muy ilustrativo, hace unos días, cuál es el reto para su partido en los próximos meses. En las elecciones andaluzas de diciembre 2018, el PSOE logró en Sevilla capital 84.160 votos. Cinco meses después, en las municipales, el propio Espadas convenció a 123.933 sevillanos, casi 40.000 más que los que fueron animados a ir a las urnas por Susana Díaz. Ese voto dual es al que se agarra la formación para levantar cabeza en las municipales de mayo de 2023, pero hay un hecho diferencial respecto a hace cuatro años: muchos de los ciudadanos que deben convencer los alcaldes socialistas en estos meses optaron por la papeleta del PP el pasado 19 de junio.

PSOE Susana Díaz Elecciones Andalucía
El redactor recomienda