"Cuando peor estábamos, nos vuelve a unir"

La cárcel une al frente independentista y el PDeCAT apuesta por la lista única el 21-D

La decisión de la jueza de la Audiencia Nacional de enviar a prisión al exvicepresidente de la Generalitat y siete de sus exconsejeros ha sido un bálsamo para el dividido bloque soberanista

Foto: Captura de vídeo del momento de la llegada de furgones y vehículos de la Guardia Civil a la prisión de Estremera. (EFE)
Captura de vídeo del momento de la llegada de furgones y vehículos de la Guardia Civil a la prisión de Estremera. (EFE)

“Cuando peor estábamos, llegan los españoles y nos vuelven a unir. Con ERC que no quería abrir una lista única para el 21 de diciembre, con el PDeCAT defenestrando a Santi Vila como candidato moderado, con la CUP pensando en el modo de no quedarse descolgada en las próximas autonómicas… Con todo este panorama desolador, llega la Audiencia Nacional y nos ha dado la mejor noticia que podía”. Así de contundente se expresa, en declaraciones a El Confidencial, un dirigente independentista sobre la orden de prisión para el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, siete exconsejeros de la Generalitat y la eludible con fianza para el propio Vila.

En el mismo sentido, otra fuente del soberanismo asegura que, tras la decisión de la jueza Carmen Lamela, "será difícil que no haya" una lista única o de país, como han venido denominando la plataforma que agrupe a todos los partidos independentistas. Este mismo viernes, una "reunión de partidos" entre quienes integran JxS pondrá sobre la palestra la necesidad de esa lista única, una fórmula a la que se venía oponiendo fundamentalmente ERC, algo que ya está cambiando también en las filas de Junqueras. De hecho, la coordinadora del general del PDeCAT, Marta Pascal. confirmó este viernes que su partido tiene la intención de acuir a las elecciones en una lista unitaria: "Es el momento de una gran lista de país".

Este mismo jueves comenzaron a darse instrucciones en los canales internos de los republicanos en el sentido de apoyar la decisión que finalmente se tome para concurrir a las elecciones del 21-D. "Uno de los primeros combates que debemos superar es ganar de forma clarísima el 21-D... que se presenta como unas plebiscitarias de cara al mundo y a la UE. Todo se jugará en clave europea. Es importante preservar en estas elecciones la unidad del independentismo y, sea cual sea la fórmula escogida para presentarnos, iremos todos a una", insisten las instrucciones de ERC. "Cueste lo que cueste, hemos de dejarnos la piel este 21-D para salvar las instituciones primero y para proteger a los presos y encausados", termina.

Por si fuera poco, el CEO (el CIS catalán) volvía a dar esta semana alas a los independentistas, y la diferencia entre ir juntos en una lista o por separado puede suponer —por la asignación de restos— hasta cinco escaños. Un argumento más de peso para reeditar JxS (o como finalmente decidan que se llame). Eso sí, en lo que todas las fuentes coinciden, tanto de ERC como del PDeCAT, es que la CUP debe seguir al margen y buscar alianzas 'a posteriori'.

Incluso, la hoja de ruta que se prepara para después del 21-D es tentar al PSC para abrir fisuras en el bloque del 155 y buscar una fórmula que saque de la cárcel a los líderes independentistas catalanes, algo que ya llevan en su programa los 'comunes' de Ada Colau.

Quiénes integrarán las candidaturas

Los nombres que integren esas candidaturas ya llevarán más tiempo. Antes de ser encarcelado por la jueza, la figura de Oriol Junqueras perdía enteros —"está atrapado por su 'traición' a Puigdemont de la semana pasada, aseguraban fuentes independentistas— como tique electoral de los republicanos. Sin embargo, y como ha sucedido con el impulso a la lista, su encarcelamiento le vuelve a revitalizar frente a quienes querían, según fuentes de Esquerra, impulsar la candidatura de Marta Rovira. Tampoco se descarta que en esa lista unitaria se incluya a 'los Jordis', Cuixart y Sànchez, los 'mártires' de la movilización del 1-O, ya que nada les impedirá ser candidatos desde la cárcel al igual que a los exconsejeros que hoy están en Estremera.

La cárcel une al frente independentista y el PDeCAT apuesta por la lista única el 21-D

En el PDeCAT las cosas se van aclarando... por eliminación. Desde su llegada a la Audiencia ayer, se vio que Santi Vila está totalmente descartado: "Se ha desmarcado del resto de 'exconsellers' y ha tratado de dejarles en evidencia respondiendo a las preguntas con su propio abogado... No tiene el apoyo del PDeCAT para liderar este partido e intentará montar un En Marcha", dicen fuentes del PDeCAT, que añaden: "De hecho, creemos que ya lo tiene montado... Pero muy pocos del PDeCAT se van a ir con él". Puigdemont es una incógnita: él dijo en su momento que no repetiría, pero su hoja de ruta —así como su paradero— es hoy imposible de descifrar... y son muy pocos los que se fían de él en el propio PDeCAT, puesto que ni siquiera comunicó sus planes de 'huir' a Bélgica.

Sea como fuere, lo que está claro es que el auto de la jueza Lamela ha unido a los independentistas cuando estaban "en el peor momento y más divididos". El mismo dirigente independentista que celebra "la decisión de los españoles" de encarcelar al antiguo Govern por todo lo que sirve de 'pegamento' en las filas soberanistas, afirma que los políticos que ayer comparecieron ante la Audiencia “ya sabían que podían acabar en prisión. No les ha pillado por sorpresa”. Pero apuntan a que entre bambalinas ha habido toda una operación política que buscaba eludir el ‘aniquilamiento’ del Govern depuesto: “Se trataba de partir en dos al Gobierno catalán por cuestión de imagen. Una parte comparece y otra está lejos. De ese modo, pase lo que pase, una parte del Gobierno de la Generalitat está siempre viva”.

El planteamiento que hacen los independentistas es que “se tuvieron en cuenta dos escenarios: el primero, en el caso de que Junqueras y los exconsejeros que le acompañaban salieran en libertad, todo seguiría normal. Se consideraría que el Govern sobrevivía con siete consejeros —a Vila le dan por amortizado— con Junqueras a la cabeza, y Puigdemont podría planear tranquilamente su próximo paso e incluso volver inmediatamente a España. El segundo escenario era el de la prisión para los comparecientes. Y en este supuesto, se trata de que el Govern siga ‘vivo’ con los consejeros en el exilio y Puigdemont intente pasar como víctima del Estado español”.

Sin embargo, el último capítulo lo dictará aún la Justicia, ya que la situación del ‘expresident’ y del puñado de exconsejeros que le acompañan depende de la orden de detención que emita la Audiencia —previsiblemente este mismo viernes— para que comparezcan ante el tribunal. No lo tienen fácil. Y su jugada no está del todo trabada. Puigdemont puede acabar siendo trasladado a España sin que su mediático abogado belga, Paul Bekaert, pueda hacer nada por salvarlo. El mensaje de que puede ser una víctima política del Estado español no ha calado en el extranjero y ahora solo le queda como aliado incondicional un grupo independentista flamenco con base ideológica de extrema derecha. Y hasta en la CUP, sus hasta ahora aliados de la extrema izquierda, ven con recelo a los nuevos amigos del que hasta hace poco oficiaba como primera autoridad de Cataluña.

Movilizaciones y anuncio de huelga

Por otro lado, la noticia de la prisión para los exconsejeros ha suscitado las reacciones previstas. Decenas de miles de personas convocadas a las puertas del Parlament (donde tomaron la palabra diversos dirigentes soberanistas) rubricaron anoche el descontento en las filas soberanistas, además de una cacerolada convocada para las 10. En algunos ayuntamientos, las concentraciones fueron de cierta magnitud. La Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM) se reunirán hoy viernes para negociar una estrategia común de los ayuntamientos ante los encarcelamientos.

La CUP no ha movilizado aún sus comités de defensa del referéndum (CDR). De hecho, no ha habido llamada urgente a una reunión para impartir consignas, como sí hubo cuando fueron encarcelados los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. “Este es el mayor atropello democrático de este país en su historia —señalan fuentes de la CUP a este diario—. Nosotros no nos quedaremos quietos, aunque ya decidiremos cuáles van a ser nuestros pasos próximamente”. Auguran, eso sí, que subirá “el nivel de combatividad”.

La formación antisistema fue la primera en protestar por las detenciones. “La represión no puede parar a un pueblo. ¡Todos a la calle! ¡Libertad consejeros!”, tuiteó. Además, hizo público un cartel revelador: unas manos rompen las cadenas que las atenazan bajo el lema ‘Secuestrados pero nunca vencidos. No tenéis suficientes prisiones’. En un corto comunicado posterior, avisó de que no descansarán "hasta tenerlos en casa”. En algunos círculos, se ha desempolvado la amenaza de la huelga general, pero esa posibilidad se guarda todavía en la manga a la espera de conocer si, verdaderamente, podría movilizar a la población catalana o sería quemar pólvora en vano.

Aun así, el exdiputado Albert Botran llamó a los sindicatos a que se sumen a una huelga, lo que fue ratificado por su compañero de filas y también diputado Carles Riera. Los ‘cuperos' se han posicionado como partidarios de “una movilización permanente y masiva” para protestar contra “el juicio político sin garantías” que han padecido los ‘exconsellers’. A este respecto, la Intersindical-CSC, sindicato punta de lanza de los soberanistas, anunciará mañana la convocatoria de una huelga general para la próxima semana.

Los CDR aprobaron en la noche de este jueves un comunicado en el que hacen un llamamiento “a la movilización constante, contundente y pacífica. Invitamos a todos los vecinos y vecinas del país a consolidar y ampliar las redes de solidaridad locales que hicieron posible el referéndum del 1 de octubre". Piden en el texto “que nadie se quede en casa porque ahora más que nunca es la hora de defender con perseverancia y dignidad las instituciones catalanas”. Reclaman también “la liberación inmediata de todos los presos políticos custodiados en las prisiones del Estado español, el levantamiento de todas las medidas impuestas en el marco de la aplicación del artículo 155 de la Constitución española y el restablecimiento inmediato de la legalidad catalana”. Asimismo, subrayan su “firme compromiso con la soberanía del pueblo catalán y el derecho a la autodeterminación de los pueblos”. Por último, advierten de que, “ante la violencia desatada del Estado español, reiteramos nuestra convicción en el mantenimiento de todas las formas de resistencia pacífica”.

Acciones cívicas y pacíficas

Ha habido, no obstante, otros movimientos en la escena política catalana. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, siempre atenta a salir a la palestra, realizó una declaración institucional (de hecho, es una declaración de la alcaldesa, ya que la institución no aprobó ninguna declaración). “Día negro para Cataluña. El Gobierno escogido democráticamente en las urnas, a prisión. Es preciso un frente común para conseguir la libertad de los presos políticos”, lanzó la alcaldesa por Twitter. Y en el mensaje apeló a su “firme compromiso en la defensa de las instituciones catalanas y sus legítimos representantes”, al posible “ánimo de venganza “ contra el Govern, pidiendo a continuación a Mariano Rajoy “la inmediata libertad de los encarcelados [cosa que, curiosamente, no depende del presidente del Gobierno, sino de un juez] y que pare la escalada represiva”. El Ayuntamiento de Barcelona convocó para esta mañana un pleno extraordinario como consecuencia de la decisión de la Audiencia.

La cárcel une al frente independentista y el PDeCAT apuesta por la lista única el 21-D

Los partidos soberanistas no abandonarán tampoco la lucha. ERC ha hecho correr entre su militancia la consigna de que comienza ahora “una semana de acciones pacíficas y cívicas por todo el país, que acabarán en una gran manifestación el domingo día 12”. De momento, seguirán acudiendo a las concentraciones ante los ayuntamientos previstas para la tarde de este sábado (las concentraciones se realizaron a las 12:00 y a las 19:00 de estos días) y está convocada una gran 'encartelada' para este domingo. La ANC y Òmnium hicieron un llamamiento a la “movilización de todo el país” para pedir la libertad del “Gobierno legítimo” y de los dos presidentes de las entidades.

De lo que no hay duda es de que el encarcelamiento del Gobierno catalán no generó un estallido popular, como se había anunciado insistentemente desde algunos círculos soberanistas. Tampoco los tractores salieron a cortar carreteras. “Si la Asamblea Pagesa decide comenzar movilizaciones, los seguiremos inmediatamente, porque son como nuestra caballería. Pero, mientras tanto, estudiaremos tranquilamente las acciones a realizar”, explican fuentes de los CDR a este diario.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
102 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios