DOBLE JUGADA DEL ‘EXPRESIDENT’

Artur Mas maniobra en la sombra para reeditar JxSí pese a la oposición de ERC

El principal protagonista en estos momentos vuelve a ser Artur Mas, el expresident de la Generalitat, convertido de la noche a la mañana en la ‘bestia negra’ de sus rivales de ERC

Foto: El 'expresident' de la Generalitat, Artur Mas. (Reuters)
El 'expresident' de la Generalitat, Artur Mas. (Reuters)

La convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña para el 21 de diciembre ha descolocado a los partidos independentistas. La veda se ha abierto y las espadas están en alto, pero no contra el ‘unionismo’, sino en una dura pugna interna para capitalizar el voto separatista. El principal protagonista en estos momentos vuelve a ser Artur Mas, el expresident' de la Generalitat, convertido de la noche a la mañana en la ‘bestia negra’ de sus rivales de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

¿Por qué? Pues porque Mas, veterano ‘zorro’ de la política, está de vuelta cuando otros están todavía yendo. Así, hace meses que insiste en los foros de la necesidad de que el bloque independentista continúe inquebrantable. Esto es, que se repita la coalición Junts pel Sí (JxSí), la plataforma que engloba a la antigua Convergència Democràtica (actual PDeCAT) y a ERC.

Hay dos razones fundamentales que dictan la estrategia del padre del ‘procés’: por un lado, la esperanza de que una lista única logre aglutinar el voto separatista y que le dé una holgada mayoría en el Parlamento catalán. Hay luego una segunda razón, incluso más importante, para desear la unión del soberanismo: el intento de evitar visualizar la debacle electoral de su partido, que en otros tiempos había sido siempre la primera fuerza catalana y que ahora puede caer al cuarto o quinto puesto. Si el PDeCAT, nacido de las cenizas de CDC, se presenta en solitario, puede quedar reducido a una presencia casi testimonial en la cámara catalana. Y eso sería un golpe demasiado duro al prestigio de Mas e incluso podría poner en cuestión su carisma y su legado.

Si el PDeCAT, nacido de las cenizas de CDC, se presenta en solitario, puede quedar reducido a una presencia casi testimonial en la cámara catalana

De ahí que el ‘expresident’ vaya regando con consejos y exigencias los escenarios que pisa. Algunos de los aludidos por Mas en diversos foros han ido a quejarse a los despachos de Esquerra. De ahí el enfado en las filas republicanas. En la calle Calabria (donde se encuentra la sede de ERC), no gustan nada los movimientos en la sombra de Artur Mas, tanto con empresarios como con políticos. “Lleva semanas presionando a gente y a instituciones para que, a su vez, presionen a Esquerra y que accedamos a reeditar una lista única- admiten fuentes republicanas a El Confidencial-. Pero nuestra prioridad en estos momentos no es volver a presentar una lista de Junts pel Sí. Los mismos convergentes saben que eso será muy difícil. Lo que pasa es que aún conservan algunos tics que hay que desterrar”.

Cada uno por su camino

En ERC se mantiene que lo mejor que pueden hacer los independentistas es “ir cada uno por su camino” y que hay una estrategia en el PDeCAT para provocar una lista única con el objetivo de ocultar su fracaso social y político. “La antigua CiU tendría en estas elecciones una cuota muy pequeña. Las ultimas encuestas no les dejan en una posición de fuerza. Así como en otras elecciones, Convergència salvaba los muebles, en ésta se hunde definitivamente. Y ahora venimos de dos elecciones generales en las que ERC ganó claramente en votos, por lo que están muy preocupados y nosotros descartamos la lista conjunta”, añaden las fuentes.

Además, afirman que “Artur Mas tiene un problema grande en estos momentos: no es sólo que las encuestas le den perdedor a su partido, es que tiene poco margen de maniobra. Para empezar, apenas tiene 10 días para decidir una lista electoral. Luego, ya no tiene la capacidad de convocar elecciones, como la tuvo después el 9-N”. Se refieren las fuentes a la decisión de convocar las elecciones del 2015 después del pseudorreferéndum del 9 de noviembre del 2014, cuando el ‘expresident’ dibujó con tiralíneas la estrategia independentista y presionó hasta tal punto que logró lo que parecía imposible: que ERC se aviniese a forma una lista única con CDC.

Apenas tiene 10 días para decidir una lista electoral. Luego, ya no tiene la capacidad de convocar elecciones, como la tuvo después el 9-N

Fuentes del PDeCAT, en cambio, señalan que “Esquerra no debe decir nada en las actuales circunstancias. Es cierto que nos hemos de mover, pero en los próximos días pueden pasar cosas que obliguen a reeditar el pacto independentista”. Una opinión muy alejada de la de algunas fuentes republicanas, que subrayan que “la lista única es una obsesión de Artur Mas. Pero, hoy por hoy, Mas sólo manda sobre Bonvehí y sobre Pascal. ¿Compartir listas? ¡No les regalaremos el cargo!. No estamos dispuestos a ir a una negociación de tú a tú por los puestos de una lista”. Se refieren las fuentes a los dos máximos dirigentes del PDeCAT, David Bonvehí y Marta Pascal, que figuran al frente del organigrama operativo del partido heredero de CDD, mientras que Artur Mas oficia como presidente de honor.

En algunos sectores convergentes, en cambio, argumentan que “este proceso requiere de mucha inteligencia. Es un hecho que el tema de la República sigue vivo y presente, pero para mantenerlo así y materializarlo definitivamente es preciso seguir juntos”. Desde las filas del PDeCAT se critica a sus aún aliados de JxSí que “Esquerra nunca ha mostrado sus cartas, pero tiene el techo de cristal. Si van solos a las elecciones, la frontera con al CUP se desdibuja. En cambio, si vamos juntos, el segmento independentista que abarcamos es perfecta y claramente visible. Sólo así podremos seguir ganando”. En los próximos días quedará aclarado cuál de los caminos siguen los ahora socios y amigos. Quizá es que Mas solo quiera seguir los consejos de Sun Tzu y ser “extremadamente misterioso y confidencial” para dirigir el destino de sus adversarios esperando su reacción a las maniobras iniciadas, basándose en la máxima de que “si no conoces los planes de tus rivales, no puedes hacer alianzas precisas”. O quizá sólo quiera seguir el refrán popular: “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”. Pronto habrá de decidirse.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios