RECTA FINAL DEL PROCESO INTERNO

Ferraz cambiará listas en ocho provincias pese a las bases y envía a Narbona al Senado

La comisión de listas levantará las candidaturas de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Almería, Palencia, León, Zaragoza y Teruel. En el resto de territorios hay consenso y en principio no se moverán

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, el pasado 16 de febrero en Sevilla. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, el pasado 16 de febrero en Sevilla. (EFE)

Las listas del PSOE para las elecciones generales del 28 de abril están próximas a salir del horno. Enfilan la recta final y decisiva. Ya han de pasar el filtro de Ferraz este jueves 14 y viernes 15 para quedar ratificadas definitivamente el próximo 17 de marzo. Y, por lo pronto, hay candidaturas en ocho provincias que cambiarán para acomodarse a los deseos de Pedro Sánchez, aunque suponga desoír el criterio de las bases. Así, la comisión federal de listas cambiará las planchas de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Almería, Palencia, León, Zaragoza y Teruel. Son las que tiene en el punto de mira puesto que se han cerrado sin el consenso con el equipo del presidente. Además, se tiene que cerrar la candidatura por Madrid, que incorporará para el Senado una novedad: la número uno será la presidenta del PSOE, la exministra Cristina Narbona.

Sánchez hará valer, pues, su última palabra, la que le facultan las normas del partido, puesto que las propuestas de la militancia no son vinculantes. Y asumirá el coste interno de remover las listas que no se han confeccionado siguiendo los criterios que había marcado. El principal foco de resistencia es, desde luego, Andalucía. Su pugna eterna con Susana Díaz no cesa. En la federación, sanchistas y susanistas sellaron acuerdos en cuatro provincias, y en ellas no se tocarán los nombres. Así, encabezarán la representación socialista al Congreso José Antonio Montilla, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes (Granada); Felipe Sicilia, portavoz adjunto del comité electoral (Jaén), Luisa Faneca, secretaria de Pesca de la dirección (Huelva), y Nacho López, director de Salvamento Marítimo y miembro también de la cúpula (Málaga).

En las otras cuatro provincias, al no haber habido acuerdo, Ferraz advierte de que las rehará a su gusto, y puede que salten de ellas nombres que en principio no cuestionaba, según confirmaron fuentes de la cúpula a este diario. Dicho de otra forma, como no hay paz con los susanistas, la dirección se siente "libre" para cambiar las candidaturas por completo. Nadie está garantizado. En Sevilla, la cuna de Díaz, el comité provincial del sábado colocó a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de uno, como quería Sánchez. Pero de dos situó a Antonio Pradas, uno de los hombres más cercanos a la expresidenta y al que la cúpula federal vetaba. En el tres situó a Carmen Cuello, muy próxima a la baronesa, y en el cuatro, al delegado del Gobierno en Andalucía, el sanchista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. La dirección provincial subrayó que había actuado con "generosidad" porque había situado en puestos de salida a quienes no habían sido votados por los militantes en asambleas locales.

En Sevilla, la dirección apeará a Pradas e incluirá a Salazar. En Almería y Córdoba meterá de uno a Fernando Martínez y Rogelio Palacios


Pero esa no era la propuesta que quería Ferraz. Así que la desmontará en la comisión federal de listas, que se reúne este jueves y viernes y que controla el equipo de Sánchez. La uno seguirá siendo Montero, pero Gómez de Celis será el dos y Paco Salazar, director general de Análisis y Estudios en la Moncloa y miembro de la ejecutiva federal, se convertirá en el nuevo cuatro. Y está por ver que Cuello quede de tres. Pradas se apeará del 28-A. La dirección ofreció a Juan Cornejo, secretario de Organización andaluz y hombre fuerte de Díaz, que pasara al Senado, pero se negó. Ferraz repudia a Pradas porque en 2016 fue él quien entregó en el cuartel general de los socialistas la lista de los 17 miembros de la ejecutiva (entre ellos, él) que dimitían para intentar derrocar a Sánchez.

Los elegidos por Ferraz

En Cádiz, el comité provincial sí colocó al responsable del Interior, Fernando Grande-Marlaska, como cabeza de cartel. Le sucedía la actual diputada susanista Miriam Alconchel. Pero el federal vetaba al tres, Juan Carlos Ruiz Boix, alcalde de San Roque y vicesecretario general de los socialistas gaditanos —él quería liderar la lista contra el ministro— y lo sacará de la plancha. En Córdoba, el problema se plantea en el Senado: el secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, quiere de uno por la Cámara Alta a Rogelio Palacios, al que los susanistas no colocaron. Estos sí aceptaron como cartel al Congreso al titular de Agricultura, Luis Planas, al que seguía la número tres de la ejecutiva regional, la diputada nacional María Jesús Serrano.

En Zaragoza, Ferraz pondrá de dos a Pau Marí-Klose, y en Teruel desplazará probablemente a Ignacio Urquizu. En Palencia ubicará a Seijo

Y en Almería, Díaz sí aceptó al ministro de Cultura, José Guirao, como número uno al Congreso, y puso de dos a una de las suyas, la actual parlamentaria Sonia Ferrer. Pero Ferraz quiere como cabeza para el Senado al secretario general de la ciudad y director general de Memoria Histórica del Gobierno (y responsable del ramo en la cúpula), Fernando Martínez, que iba el cinco en la lista a la Cámara Baja. También colocará como tres al Congreso a Indalecio Gutiérrez Salinas, el responsable de Organización de Almería capital.

El ministro de Agricultura, Luis Planas (d), y el líder PSOE de León, Javier Alfonso Cendón (i), el pasado 25 de febrero en León. (EFE)
El ministro de Agricultura, Luis Planas (d), y el líder PSOE de León, Javier Alfonso Cendón (i), el pasado 25 de febrero en León. (EFE)

Del sur al norte. Dos provincias son conflictivas para Ferraz. Palencia y León. Donde hay más tiranteces es en la primera. La cúpula promovió a Antonio Casas, secretario de Organización, para el Congreso, y las bases lo avalaron. Pero Sánchez, como ya hiciera en 2015 y 2016, situará a una persona de su confianza, Luz Martínez Seijo, secretaria de Educación de la ejecutiva. Con León el federal sí mantiene conversaciones y espera llegar a un acuerdo satisfactorio para las dos partes. El comité provincial eligió a su líder en el territorio, Javier Alfonso Cendón, como uno para la Cámara Baja. Dejó fuera al secretario de Cultura de la dirección federal, Ibán García del Blanco. Ferraz lo intentará mandar al Congreso, con lo que Cendón podría pasar al Senado.

El equipo de Sánchez está molesto con Aragón. Ábalos y su mano derecha, Santos Cerdán, habían hecho llegar al presidente regional, Javier Lambán, que querían como dos por Zaragoza a Pau Marí-Klose, alto comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, un área que el presidente ha mimado durante estos nueve meses, y que deseaba una alternativa al sociólogo Ignacio Urquizu para Teruel, aunque no señaló ningún nombre.

Sin embargo, se aprobaron unas listas de continuidad: Susana Sumelzo, secretaria de Política Municipal de la cúpula federal, y el diputado Óscar Galeano, de uno y dos por Zaragoza. Ella seguirá, obviamente, pero saltará Galeano. Y en Teruel, "con seguridad", se promoverá a un aspirante alternativo, pese a que Urquizu logró un apoyo prácticamente unánime de las bases y un 100% de apoyo en el comité provincial. Él era considerado como uno de los valores emergentes del grupo, pero su respaldo a Díaz le ha pasado factura, y eso que no ha levantado la voz desde las primarias de 2017 y ha trabajado por el partido. Por Huesca debutará Begoña Nasarre, hasta ahora número dos de los socialistas en el Senado, aunque querría repetir Gonzalo Palacín, que ha sido mandado al Senado.

Pacto en Castilla-La Mancha

Fuentes de la dirección subrayaban este domingo que la tónica dominante ha sido la del acuerdo en todos los territorios, salvo excepciones contadas como Andalucía, donde el pulso con Díaz sigue vivo, y Aragón, donde nunca hubo sintonía con Lambán. Palencia y León son provincias dominadas por los críticos.

En el resto de España, los candidatos ya están bastante definidos, y con consenso. Así, en Castilla-La Mancha se cerró un acuerdo que permite a Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, encabezar su provincia, por lo que el líder alcarreño, Pablo Bellido, el más votado por las bases, pasará a las Cortes manchegas. En Toledo liderará la plancha el secretario de Organización autonómico, el eurodiputado Sergio Gutiérrez. Por Cuenca se mantendrá Luis Carlos Sahuquillo, su líder provincial. Por Albacete repite el delegado del Gobierno en la región (e integrante de la dirección federal), Manuel González Ramos. Y por Ciudad Real, tras la salida del expresidente manchego José María Barreda, se estrena Blanca Fernández, portavoz socialista en el Parlamento autonómico.

La mayoría de ministros lideran listas, salvo Calvo, Maroto, Ribera y Delgado, que irán por Madrid, y Carcedo, que es 2 por Asturias. Calviño está fuera

Los demás ministros ya están colocados y todos concurrirán el 28-A por el Congreso, salvo Josep Borrell (Exteriores), que será el rostro del PSOE para las europeas, y Nadia Calviño (Economía), que queda fuera de las listas. La vicepresidenta, Carmen Calvo, será la número dos por Madrid. Encabezan sus candidaturas José Luis Ábalos (Fomento) por Valencia; Isabel Celaá (portavoz), por Álava; Margarita Robles (Defensa), por Ávila; Meritxell Batet (Política Territorial), por Barcelona, y Pedro Duque (Ciencia), por Alicante, además de los citados María Jesús Montero (Sevilla), Fernando Grande-Marlaska (Cádiz), Luis Planas (Córdoba), José Guirao (Almería) y Magdalena Valerio (Guadalajara). Por Asturias liderará la plancha la vicesecretaria general del PSOE y portavoz parlamentaria en el Congreso, Adriana Lastra, y su dos será la titular de Sanidad, Luisa Carcedo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Dolores Delgado, Cristina Narbona, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, el pasado 19 de febrero en Madrid, en el acto de lanzamiento de la precampaña del PSOE. (Inma Mesa | PSOE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Dolores Delgado, Cristina Narbona, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, el pasado 19 de febrero en Madrid, en el acto de lanzamiento de la precampaña del PSOE. (Inma Mesa | PSOE)

Otras tres ministras irán en la candidatura por Madrid: Teresa Ribera (Transición Ecológica), Dolores Delgado (Justicia) y Reyes Maroto (Industria), como probables cuatro, cinco y seis. Así, tanto en Asturias como en la capital se romperá la cremallera, la alternancia de hombre-mujer, pero Ferraz permitirá esa discriminación positiva.

La lista por Madrid se completará con el barón autonómico, José Manuel Franco, muy posible número tres, y Rafael Simancas, secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, que bajaría del quinto puesto de 2015 y 2016 al séptimo escalón. Sánchez también quiere que repita en puesto de salida la comandante retirada Zaida Cantera, y que entre la exministra de Vivienda y miembro de la ejecutiva federal Beatriz Corredor. La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, será la número uno del PSOE-M para el Senado, en sustitución del susanista David Lucas.

Consenso con Puig y Vara

Con Ximo Puig, barón que se somete a la reelección como presidente valenciano, también ha habido acuerdo. A Ábalos y Duque se suma la exdiputada Susana Ros, integrante de la cúpula federal, como cabeza por Castellón. Del 28-A se apea, por voluntad propia, el histórico Ciprià Císcar, de 72 años, al que incluso se le ofreció ir a la Cámara Alta, pero decidió salir de la primera línea tras 40 años ocupando cargos públicos y orgánicos. También hay consenso con el líder extremeño, Guillermo Fernández Vara: Cáceres lo liderará la responsable de Cooperación y Desarrollo de Ferraz, Belén Fernández, y Badajoz, el portavoz en la Asamblea regional, Valentín García.

En La Rioja, Sánchez intentó que permaneciera en su escaño su anterior número dos y exbarón regional, César Luena. Pero la "distorsión" que generó su postulación, y los "problemas" que estaba acarreando al actual secretario autonómico, Paco Ocón, explican que él mismo diera un paso atrás. En su lugar, se estrenará María Marrodán, actual concejala en Logroño. Para la Cámara Alta, el comité regional ya apartó al más respaldado por las bases, al actual senador Kiko Martínez-Aldama, líder regional entre 2000 y 2012, para situar a la abogada Victoria de Pablo.

Las listas del 28-A traen profunda renovación y están hechas a la medida de Sánchez: incluye a ministros y desembarca su ejecutiva federal

En Castilla y León, son nuevos cabezas Margarita Robles por Ávila; Javier Izquierdo por Valladolid sustituye a Soraya Rodríguez, ya fuera del PSOE y camino de Ciudadanos— y José Luis Aceves por Segovia, más probablemente Ibán García por León. Repetirán, pues, Esther Peña por Burgos, David Serrada por Salamanca, Javier Antón por Soria y Mar Rominguera por Zamora. Ander Gil, actual portavoz en el Senado, continuará como capitán de la plancha por Burgos en la Cámara Alta.

Las ministras Meritxell Batet (i) y María Jesús Montero, el pasado 9 de marzo en Barcelona. (EFE)
Las ministras Meritxell Batet (i) y María Jesús Montero, el pasado 9 de marzo en Barcelona. (EFE)

Se estrenan igualmente el sindicalista Luis Clemente por Cantabria y Santos Cerdán, secretario de Coordinación Territorial de la dirección federal, por Navarra. También Héctor Gómez por Santa Cruz de Tenerife y Luc André Diouf por Las Palmas, ambos miembros de la ejecutiva. Diouf será dos en la provincia, por detrás de la actual delegada del Gobierno en el archipiélago, Elena Máñez. En Murcia, el que era dos, Pedro Saura, será uno este 28-A: él es el secretario de Estado de Infraestructuras, número dos de Ábalos en Fomento.

Repetirán, sin embargo, Patxi López por Bizkaia; Odón Elorza por Gipuzkoa, Pilar Cancela por A Coruña —los tres son miembros de la dirección—, y Pere Joan Pons y Sofía Hernanz como uno y dos por Baleares (los dos pertenecen a la cúpula parlamentaria). En el PSC continúan los cabezas de Barcelona (Meritxell Batet), Girona (Marc Lamuà) y Tarragona (Joan Ruiz), y hay novedad en Lleida (Montse Mínguez).

Las listas del 28-A, por tanto, traen una profunda renovación y están hechas a la medida de Sánchez, como se preveía. Apenas tendrá voces críticas y se ahorrará los reproches que se oyeron en el grupo saliente. Ha logrado colocar a todos sus ministros (menos a Calviño, porque ella no quería), en algunos casos con calzador, y a secretarios de Estado (Montilla, Saura o Paco Polo, el nuevo dos por Barcelona), y ha hecho desembarcar su ejecutiva en las Cortes. Predicaba "el PSOE de la militancia", pero al final hará uso de la carta que le dio el reglamento: que la comisión federal de listas pueda desoír el criterio de las bases y de los comités provinciales para rehacer las candidaturas que considere. En 2015 y 2016 estaba más maniatado. Ahora, no. Es presidente del Gobierno, líder supremo de un partido al que todas las encuestas sitúan ya como el gran vencedor de las elecciones generales.

La última, la lista europea, en la que habrá varias bajas: Valenciano, Guerrero, Jáuregui...

La comisión federal de listas se reúne el 14 y 15 de marzo en Ferraz para aprobar el dictamen de las candidaturas a Congreso, Senado, autonómicas y municipales (para localidades de más de 50.000 habitantes). Su informe deberá ser ratificado el domingo 17 en el comité federal. Pero la última plancha en confeccionarse, según la previsión de Ferraz, será la europea, sobre la que el presidente, Pedro Sánchez, apenas ha dado indicaciones concretas. 

La encabezará Josep Borrell, y su número dos probable es la actual jefa de la delegación socialista en Bruselas, Iratxe García. También continuarán Javi López, del PSC, y la vasca Eider Gardiazabal. La andaluza Clara Aguilera podría asimismo repetir: García tiene buena opinión de ella por su conocimiento profundo de los temas relativos a agricultura y pesca, muy importantes en Bruselas. La dirección valora si revalida a la aragonesa Inés Ayala, que está dispuesta a un nuevo mandato y tiene el apoyo de Javier Lambán. Está previsto que entre en la candidatura del 26 de mayo el politólogo francés de origen argelino Sami Naïr

No continuarán, en cambio, varios eurodiputados. Por decisión propia se marchan el exministro Ramón Jáuregui y el veterano fontanero en la Moncloa Enrique Guerrero. Pero la dirección no cuenta, en principio, con Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE con Alfredo Pérez Rubalcaba y cabeza de lista en las elecciones de 2014. La duda persiste sobre la figura de Pepe Blanco, ex número dos del partido y extitular de Fomento. Él ya ha reiterado que quiere preservar su escaño, y hace valer su intenso trabajo en la Eurocámara. Pero fue uno de los dirigentes que colaboró en la caída de Sánchez en 2016 y apoyó a Susana Díaz en las primarias. Tras la victoria del hoy presidente, ha hecho gestos incontables de realineamiento con Ferraz y de respaldo al líder. Falta por ver si serán suficientes para Sánchez. 

La previsión es que la ejecutiva federal que apruebe la candidatura europea se reúna el próximo domingo, antes del comité. También con la idea de preservar la sorpresa hasta el último momento. Ambos órganos se citarán en el hotel Novotel de Madrid. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios