IRÁ EN UN PUESTO DESTACADO

Primer fichaje de Sánchez para las europeas: Sami Naïr formará parte de la lista del PSOE

El presidente ofreció el pasado verano un puesto destacado de la candidatura socialista al politólogo francés, y este aceptó. El mandatario refuerza su mensaje de política migratoria humanitaria

Foto: El politólogo Sami Naïr (d), con el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el pasado 19 de septiembre en Madrid. (EFE)
El politólogo Sami Naïr (d), con el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el pasado 19 de septiembre en Madrid. (EFE)

Pedro Sánchez ya tiene un nombre fijo para la candidatura socialista a las europeas. Es el de Sami Naïr. El politólogo francés de origen argelino no encabezará la lista, pero sí irá en puesto de salida. El fichaje está ya cerrado: el presidente del Gobierno ya cuenta con su sí.

El de Naïr es un nombre familiar para el PSOE. Por eso sorprende a medias que se vaya a incorporar a la plancha europea, incorporación que adelantó eldiario.es y confirmaron a este periódico fuentes muy próximas a Sánchez. El experto ya formó parte de los comités de sabios que el secretario general montó de cara a las generales de diciembre de 2015 y junio de 2016.

El presidente ofreció a Naïr que se sumara a la lista europea del PSOE el pasado verano. El líder socialista es consciente de que el asunto de la inmigración va a estar muy presente en los comicios del 26 de mayo y por eso quiere que forme parte de su equipo, según razonaban desde su entorno más cercano. Irá en un puesto destacado, pero no como cabeza de cartel. A la reanimación del debate en Europa se añade la realidad de que la inmigración se ha convertido en un asunto de combate prioritario contra el Gobierno por parte de PP y Ciudadanos.

La identidad del número uno sigue sin estar nada clara. Sánchez había pensado en su ministro de Exteriores, Josep Borrell, como el candidato perfecto, por su larga trayectoria, su reputación y su conocimiento público. Pero el jefe de la diplomacia española no quiere ir en listas y ya le adelantó al presidente su decisión. Aún queda tiempo —el plazo máximo que se ha fijado el comité federal del PSOE es primeros de abril—, y por tanto el secretario general cuenta con algún margen para intentar convencerle. El líder del Ejecutivo pretende apostar a la grande el 26-M, para recalcar su vocación europeísta y porque sabe que el partido se juega mucho. Ese día, por lo pronto, se celebrarán también autonómicas y municipales (no ocurría desde 1999), y por tanto una lista de orden nacional permeará, cree la cúpula, el resto de convocatorias, a las que incluso se podría sumar unas generales. Sería el famoso superdomingo.

En 2014, en las últimas europeas, y con Elena Valenciano como número uno, el PSOE consiguió un resultado demasiado pobre: 14 eurodiputados y un 23,01% de los votos. La debacle, y la inesperada irrupción de Podemos, desencadenó la salida de Alfredo Pérez Rubalcaba y la celebración de un congreso extraordinario que ganó Sánchez, ayudado entonces por los aparatos regionales y por la que al cabo de unos pocos meses se convertiría en su rival, Susana Díaz. Parece muy improbable que Valenciano repita, pero sí continuará, casi con seguridad, la actual jefa de la delegación del PSOE en la Eurocámara y vicepresidenta primera del Partido de los Socialistas Europeos (PES), Iratxe García, miembro de la ejecutiva federal.

Naïr ya integró los comités de expertos elegidos por Sánchez para enriquecer su programa de cara a las generales de 2015 y 2016


Naïr (Tlemcen, Argelia, 1946) es catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad de París VIII y, como ya destacaba el PSOE cuando lo fichó para los comités de notables de las generales de 2015 y 2016 —los que llamó "Gobiernos del cambio"—, es "una de las voces destacadas del progresismo en Europa, especialista en movimientos migratorios y creador del concepto de codesarrollo". Siempre ha destacado por su posicionamiento a favor de las políticas de integración y el reconocimiento de los derechos y deberes de los inmigrantes.

Colaborador en medios

El politólogo no es nuevo en política. Ocupó varios cargos de asesor en el Gobierno del socialista Lionel Jospin. Así, fue consejero en el Ministerio del Interior francés entre 1997 y 1998, y nombrado por el primer ministro galo delegado interministerial para el Codesarrollo y las Migraciones Internacionales de 1998 a 1999. En este último año concurrió como candidato a las europeas y fue elegido diputado, cargo que mantuvo hasta 2004, aunque en ese tiempo abandonó el grupo de los socialistas europeos (2002) para marcharse al de la Izquierda Unitaria, tras permanecer unos días como no inscrito. Presidió la Delegación para las Relaciones con los Países del Máshreq y los Estados del Golfo Pérsico y fue miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores, Derechos Humanos, Seguridad Común y Política de Defensa de la Eurocámara.

El politólogo no debuta en política. Fue asesor en el Gobierno de Lionel Jospin y en 1999 fue elegido como eurodiputado, cargo que mantuvo hasta 2004

La carrera académica de Naïr también ha sido muy fecunda: profesor invitado en diversas universidades (en la Wesleyan de Connecticut o en la Carlos III de Madrid), conferenciante en institutos, centros de investigación, fundaciones y universidades de Europa, de los países del Magreb, Egipto, Líbano, India, América Latina y Estados Unidos. Y ha escrito y escribe como analista en diversos medios, como 'Le Monde', 'Libération', 'El Periódico de Catalunya' o 'El País'.

El politólogo francés Sami Naïr. (EFE)
El politólogo francés Sami Naïr. (EFE)

Sánchez fichó a Naïr cuando era líder de la oposición. En 2015 le integró en su comité de notables para enriquecer el programa electoral en el área de cooperación en el Mediterráneo y migraciones. Para las generales de 2016, el hoy presidente también contó con él, para encargarse de la parte de refugiados y política de asilo.

La intensa trayectoria profesional del politólogo francés refuerza el mensaje que ha ido proyectando Sánchez desde que llegó a la Moncloa: la defensa del control de fronteras combinada con una política migratoria humanitaria, inclusiva, y también la cooperación con los países de tránsito y origen. El presidente se precia de haber liderado el debate en Europa y fuera de ella —el Gobierno se arrogó la autoría de los párrafos de la resolución del G20 que hacen referencia a este drama—, empujando para una política migratoria común que sea capaz de dar una respuesta coordinada a un desafío global. Ahora vuelve a contar con Naïr para subrayar su propósito, y manda de paso un mensaje de que procederá a una renovación de la candidatura. El presidente considera estratégicas las listas para las europeas y para Madrid capital. Y en ambas quiere aspirantes potentes.

El pasado lunes, en la copa de Navidad que ofreció a los periodistas en la Moncloa, Sánchez ya avanzó que iba teniendo más perfiladas ambas candidaturas. Pero guarda con celo los nombres de los cabezas de cartel. Borrell en teoría, y a día de hoy, no es una opción para Europa, como tampoco lo es otro ministro, Fernando Grande-Marlaska, para la capital, porque él prefiere seguir al frente de Interior. La decisión final será de Sánchez. Y dependiendo de cómo mueva sus piezas, puede verse obligado a propiciar una crisis de gobierno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios