DOBLE CONVOCATORIA EN FUENLABRADA

Sánchez reúne a un comité tranquilo sin Díaz y sin cartel listo para Madrid y las europeas

Primera cita del máximo órgano del PSOE tras el aterrizaje en La Moncloa. Se prevé un encuentro de trámite que tendrá como plato fuerte el mitin del líder de arranque de la precampaña

Foto: Pedro Sánchez, interviene en el comité federal del PSOE del pasado 28 de mayo en Ferraz. (Borja Puig | PSOE)
Pedro Sánchez, interviene en el comité federal del PSOE del pasado 28 de mayo en Ferraz. (Borja Puig | PSOE)

Fíjense en la foto que encabeza esta información. 28 de mayo de 2018. Comité federal del PSOE. Cuatro días antes de que Pedro Sánchez se convirtiera en presidente del Gobierno. Ni siquiera él pensaba en ese momento que podría salirle bien su jugada de riesgo. La aritmética era "complicada", les dijo a los suyos. Recibió el aval unánime de su partido para caminar el trecho final hacia el pleno. Y venció y tumbó a Mariano Rajoy.

No se había celebrado ningún comité federal desde entonces. Este sábado, cinco meses después, el estado mayor del PSOE vuelve a reunirse, con Sánchez ya en La Moncloa. Hechas las paces con una Susana Díaz volcada en su campaña en Andalucía. Con las filas prietas y en las que no se mueve apenas una hoja, nadie que se deslinde de la doctrina oficial, nadie que rompa la baraja. El líder socialista tiene al PSOE en la palma de su mano, como nunca, y con los motores engrasados (o casi) para el próximo ciclo electoral. Los candidatos autonómicos ya están claros, también los de la mayoría de las grandes ciudades. Pero hay dos incógnitas aún sin despejar. Importantes. Una, quién competirá por la alcaldía de Madrid. Y dos, quién encabezará la lista de las europeas, aunque 'a priori' la opción natural es la del ministro de Exteriores, Josep Borrell. El partido nada en la especulación. Poco más, porque ambas decisiones serán personalísimas de Sánchez. Sus dos grandes apuestas para los comicios del 26 de mayo de 2019.

Lo importante de este sábado, puertas para fuera, no será tanto la reunión del comité federal, convocado a las diez de la mañana en Fuenlabrada, ciudad del cinturón rojo de Madrid y bastión socialista desde las primeras elecciones municipales. Será un cónclave de trámite, programado para proclamar formalmente a todos los aspirantes a las presidencias de los gobiernos regionales y dar el visto bueno a las bases y el calendario de elaboración de las candidaturas. No se esperan ni intervenciones. Ferraz prevé que todo vaya como la seda para que a mediodía el PSOE muestre músculo con su primer gran acto de precampaña de cara a 2019, con Sánchez como protagonista —será su segundo mitin de partido después del que capitaneó en septiembre en Oviedo—.

La baronesa andaluza ya trasladó al presidente que no iría al comité federal cuando ambos se vieron en Sevilla el 26-O. Ella quiere volcarse en su campaña


En la foto de familia no estarán todos los barones. Faltará, para empezar, Díaz. Una ausencia más que reseñable. La presidenta ya adelantó a Sánchez el pasado 26 de octubre en Sevilla, cuando los dos se vieron tras la reunión del Consejo de Ministros en la capital hispalense, que ella no iría al comité federal de este 10 de noviembre porque no quiere salir de Andalucía para explotar al máximo la precampaña y campaña. La baronesa está desplegando una estrategia de perfil bajo, con la intención de que apenas se contamine del debate nacional. Por eso tampoco quería que el comité se desplazara a su comunidad.

2-D, importante para todos

La relación con Sánchez, mientras, ha mejorado, y es más fluida aún entre sus segundos. A los dos les conviene proyectar una imagen de unidad completa y enterrar la estampa de la división total de las primarias. No solo Díaz se la juega en las elecciones del 2 de diciembre. También Sánchez, pues es su primera prueba con las urnas tras acceder al poder. Y también el PSOE, que mide sus fuerzas en un territorio que lleva gobernando casi 40 años y que es su médula espinal. Sin embargo, pese a su reconciliación (forzada) y su esfuerzo por potenciar el relato del 'idilio' tras años de hostilidades, no habrá muchas ocasiones para verlos juntos antes del 2-D, tanto por el estilo de campaña querido por la federación andaluza como por la apretada agenda internacional del presidente, con tres viajes a Latinoamérica en apenas dos semanas: Antigua (Guatemala), para la XXVI Cumbre Iberoamericana, el 15 y 16 de noviembre; Cuba, el 22 y 23, y Buenos Aires, para el G-20, el 30 de noviembre y 1 de diciembre.

Se proclaman definitivamente todos los candidatos autonómicos. Seis de los siete presidentes repiten, y en otras seis federaciones concurren sus líderes

Díaz no será la única que no vaya a Fuenlabrada. El extremeño Guillermo Fernández Vara tiene un compromiso personal inaplazable y el aragonés Javier Lambán está recién aterrizado de Shanghái. Es duda el manchego Emiliano García-Page, aquejado de un fuerte catarro. El asturiano Javier Fernández no acude a ningún órgano desde la victoria de Sánchez, y el de este sábado no será una excepción. Su relación es casi inexistente y él está de salida, ya que le sucederá como candidato el líder socialista en el Principado, Adrián Barbón, alineado por completo con Ferraz.

Susana Díaz sale al encuentro de Pedro Sánchez en los jardines del palacio de San Telmo, el pasado 26 de octubre en Sevilla. (Reuters)
Susana Díaz sale al encuentro de Pedro Sánchez en los jardines del palacio de San Telmo, el pasado 26 de octubre en Sevilla. (Reuters)

Las ausencias, en este caso, no tienen significado político, más allá de los rescoldos de la guerra Sánchez-Díaz de 2017. El partido navega tranquilo después de años de constantes turbulencias. La Moncloa ha actuado como potente agente cohesionador y como bálsamo para las heridas. Nada nuevo. Siempre sucede así. Es el pegamento del poder. Los barones que apoyaron a Díaz en la última contienda interna intentan evidenciar su sintonía con el presidente y orillar las diferencias del pasado. Es cierto que a algunos les preocupa el conflicto en Cataluña y cómo puede erosionarles, de cara a sus votantes, la imagen de un Ejecutivo que depende de los votos de los independentistas, pero ninguno ha levantado la mano.

En Barcelona, Collboni otra vez

Haber recuperado el Gobierno central ha reforzado indiscutiblemente a Sánchez, aunque también al PSOE. Pero no solo opera el 'factor Moncloa'. La cercanía de las elecciones, y esto siempre ocurre, ayuda a apretar más las filas. Nadie quiere arriesgar el bien mayor, las riendas del país.

Otra prueba de que este PSOE poco tiene que ver con el anterior a las primarias de 2017 la proporciona la tranquilidad que ha reinado en los procesos de designación de los candidatos autonómicos. La cuenta es sencilla. Seis de los siete presidentes repiten: Susana Díaz en Andalucía, Ximo Puig en Comunitat Valenciana, Guillermo Fernández Vara en Extremadura, Javier Lambán en Aragón, Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha y Francina Armengol en Baleares. La excepción es Javier Fernández.

Repiten Juan Espadas y Abel Caballero, alcaldes de Sevilla y Vigo. Debutan Pilar Alegría en Zaragoza y Sandra Gómez en Valencia

En otras seis federaciones es cabeza de cartel el secretario regional: Luis Tudanca en Castilla y León, Adrián Barbón en Asturias, Ángel Víctor Torres en Canarias, María Chivite en Navarra, Diego Conesa en Murcia y Pablo Zuloaga en Cantabria —estos dos últimos son delegados del Ejecutivo central en sus comunidades—. En Madrid y La Rioja repiten sus actuales portavoces parlamentarios, Ángel Gabilondo, independiente y apuesta personal de Sánchez en 2015, y Concha Andreu, miembro de la cúpula federal. Solo ha habido primarias con disputa final en las urnas en una federación, en Cantabria, un territorio que quedó muy encanallado desde el congreso autonómico de 2017 pero que tiene poco peso en el conjunto del partido. En Galicia no hay comicios a la vista, pero sí se ha proclamado ya a su secretario general, Gonzalo Caballero.

Ferraz concedió tanta flexibilidad a sus barones para elegir los tiempos de designación de candidatos que ahora mismo cunde una cierta sensación de desorden, porque cada federación ha llevado su propio ritmo. Las hay que ya han hecho todos los deberes y han seleccionado a sus cabezas de lista para las autonómicas y para los municipios de más de 20.000 habitantes, como Extremadura o Andalucía, y las que tienen pendientes las primarias locales, como Castilla-La Mancha.

El exministro Ángel Gabilondo, el pasado 2 de noviembre en Madrid. (EFE)
El exministro Ángel Gabilondo, el pasado 2 de noviembre en Madrid. (EFE)

No obstante, los números uno del PSOE para las grandes ciudades ya están elegidos o son claros. Repetirán Juan Espadas, Abel Caballero y Milagros Tolón, regidores de Sevilla, Vigo y Toledo. En Barcelona, el concejal Jaume Collboni, exteniente de alcaldesa hasta la ruptura de Ada Colau con el PSC, también repite. Igual que ocurre con Alfonso Gil en Bilbao, localidad de la que es teniente de alcalde. Debutarán en cambio la consejera aragonesa Pilar Alegría como cabeza por Zaragoza, y también la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, por su ciudad.

Borrell, la opción natural para europeas

Madrid sigue siendo la gran X del partido ahora mismo. No hay siquiera un calendario de primarias, pero en todo caso será después de Navidad, hacia enero o febrero. Las quinielas son las mismas que las de hace semanas, sin cambios. Si Sánchez tirara de ministros, los mejor colocados serían la titular de Industria, Reyes Maroto, o el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que no tiene carné del partido. En el PSOE circulan asimismo los nombres del delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, o la delegada para la Violencia de Género, la exdiputada autonómica Pilar Llop.

En Madrid no está claro siquiera el calendario de primarias. Sánchez quiere una apuesta a lo grande y la federación parece estar más movilizada

En el Ejecutivo se celebra que el primer acto de precampaña en la capital, el pasado martes, arrojara una imagen inusual: un lleno hasta los topes, aunque el espacio era pequeño, para asistir al encuentro protagonizado por Marlaska, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños. "Hay ganas de ganar", repiten en el equipo de Sánchez, que subrayan que el líder optará por un cartel de peso y competitivo contra la actual alcaldesa, Manuela Carmena.

¿Y el candidato para europeas? Nada se sabe tampoco. En este caso, apenas hay hueco para la especulación. Hace meses, antes de la llegada del secretario general al Gobierno, se hablaba de Carmen Calvo como una opción. Pero ella es ahora vicepresidenta y puntal del jefe del Ejecutivo, y es casi inviable su salida del Gabinete. Algunos ven como lógica la apuesta por el titular de Exteriores, Josep Borrell, pero él, al menos a día de hoy, no quiere. "No lo ve para nada", dicen en su entorno. De cualquier modo, aún hay tiempo, porque hasta primeros de abril la ejecutiva federal no hará una propuesta formal de lista para Bruselas.

Los socialistas siguen pensando que volverán a ser primera fuerza en municipales y europeas, y aspiran a consolidar y aumentar su poder autonómico

La dirección de Sánchez alberga grandes expectativas para los comicios del 26-M. Ya creía, antes de llegar a La Moncloa, que era posible ser primera fuerza en municipales y europeas. Ahora, esa convicción es aún mayor. La cúpula entiende que el objetivo está al alcance de la mano, dado que todas las encuestas sitúan al PSOE como partido vencedor en unas generales, así que espera que ese viento a favor se sienta en mayo. El análisis es que PP y Ciudadanos están "lejos" y no terminan de encontrar su sitio, y Podemos se ha descolgado a la cuarta plaza. La previsión también es conservar el poder autonómico e incluso ganar alguna comunidad más, y la más sencilla, 'a priori', es Madrid, tras años de desgaste del PP, coronado por la salida humillante de Cristina Cifuentes y un presidente, Ángel Garrido, que no sabe aún si será candidato en 2019. Las expectativas son altas, sí, pero aún queda trecho hacia el 26-M.

El PSOE fija el procedimiento y el calendario para sus candidaturas de 2019: la lista europea, al final

El comité federal de este sábado procede a la proclamación de todos los candidatos autonómicos y también al visto bueno del calendario y las bases para la elaboración de las candidaturas completas de 2019. Se fija el reglamento para la confección de las listas al Parlamento Europeo, las Cámaras autonómicas, las juntas generales, cabildos y 'consells' insulares, los municipios de menos de 20.000 habitantes, de entre 20.000 y 50.000, de más de 50.000, los senadores por designación autonómica y las diputaciones provinciales. Para todos los procesos de selección de candidatos se operará con el censo actualizado a 10 de noviembre de 2018

El documento, a cuyo borrador ha tenido acceso este diario, regula cómo las candidaturas se van elaborando, desde las propuestas que plantean las agrupaciones hasta su 'ascenso' por los órganos superiores y su ratificación, en su caso, por los estamentos federales. El procedimiento viene a desarrollar lo que ya planteaba el reglamento aprobado el pasado febrero en el comité federal celebrado en Aranjuez (Madrid). 

La novedad principal es la propuesta de calendario. A primeros de abril es cuando se prevé que la comisión ejecutiva federal, que dirige Pedro Sánchez, es cuando hará la propuesta ordenada de lista europea, a partir de los nombres que haya elevado la militancia. Es decir, que el PSOE esperará hasta el final para confeccionar la candidatura de las europeas, aunque es probable que semanas antes dé a conocer al cabeza de cartel. Un comité federal que se celebrará como fecha tope el 7 de abril ratificará la lista europea, las planchas autonómicas y las municipales de más de 50.000 habitantes. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios