MENSAJE DE UNIDAD TAMBIÉN DESDE FERRAZ

Sánchez se volcará en la campaña de Díaz, pero no podrá estar en la apertura y cierre

El presidente participará "al máximo" con la presidenta de la Junta, al igual que sus ministros, pero el 16 de noviembre tiene la Cumbre Iberoamericana y el 30, la del G-20 en Buenos Aires

Foto: Pedro Sánchez conversa con la reina Sofía, este 8 de octubre, en el funeral de la soprano Montserrat Caballé, en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez conversa con la reina Sofía, este 8 de octubre, en el funeral de la soprano Montserrat Caballé, en Barcelona. (EFE)

Ni uno ni otro, ni Pedro Sánchez ni Susana Díaz, quieren repetir las imágenes de frialdad o, directamente, de hostilidad. El mensaje es que la guerra de las primarias se zanjó hace año y medio y que ahora tanto Ferraz como el PSOE andaluz reman juntos, en la misma dirección, con plena sintonía, con el objetivo de que la presidenta de la Junta obtenga el mejor resultado posible en las autonómicas del próximo 2 de diciembre, las que abrirán el nuevo ciclo electoral y las primeras con Sánchez en La Moncloa. El jefe del Ejecutivo, sus ministros y la cúpula del PSOE se "volcarán" en la campaña andaluza. En Madrid y Sevilla, quieren mostrar fortaleza total y unidad. Pero no siempre la agenda institucional ayudará. Sánchez no podrá acompañar a Díaz ni en la apertura ni en el cierre de la recta final, al coincidirle con dos cumbres ineludibles al otro lado del Atlántico: la Iberoamericana, en Antigua (Guatemala), y la del G-20, en Buenos Aires.

En Ferraz y en Moncloa aseguran que la idea con la que ya se trabaja es que la participación del presidente en la precampaña y campaña andaluzas sea "máxima", y que la maquinaria electoral con el PSOE-A funcionará de manera "engrasada", sin problemas. Ahora, una vez despejada la fecha de los comicios, en la cúpula federal subrayan que están a la espera de que el secretario de Organización regional, Juan Cornejo, número dos de Díaz en el partido, converse con su homólogo en la dirección de Sánchez, José Luis Ábalos, y su mano derecha, Santos Cerdán, para ir cerrando agendas y coordinando actos. Se pretende que el primer acto de los dos presidentes llegue pronto, antes del arranque oficial de la campaña, el 16 de noviembre. Lo que no está claro es si esa primera foto de Sánchez y Díaz en un mitin se producirá antes del Consejo de Ministras y Ministros programado para el 26 de octubre en Sevilla.

Cornejo, según fuentes de Ferraz, ya avanzó a Ábalos el pasado jueves que la jefa de la Junta, "con un 99% de probabilidades", anunciaría el adelanto electoral para el 2-D. Luego, la presidenta confirmó a Sánchez la fecha decidida. La llamada, explican fuentes socialistas, se produjo "durante el fin de semana", y entonces se dejó "todo cerrado". Este lunes, antes de la reunión del comité electoral en Ferraz, Cornejo volvió a telefonear a Ábalos para advertirle de que el anuncio se haría este mismo lunes y que Díaz firmaría el decreto de convocatoria de las autonómicas, que sale publicado este martes y que marca la cuenta atrás de 54 días hacia las urnas. A su vez, el director de Gabinete de Sánchez en La Moncloa, Iván Redondo, ha estado en contacto con su homólogo en la Junta, el secretario general de la Presidencia, Máximo Díaz-Cano.

El número dos del PSOE-A ya avanzó el pasado jueves a Ábalos que habría probablemente urnas el 2-D, y Díaz se lo ratificó a Sánchez el fin de semana


La propia presidenta respondió en su comparecencia en el palacio de San Telmo, en Sevilla, que a quien "primero" llamó para informarle de su decisión de disolver el Parlamento de Andalucía fue a Sánchez, con el que tiene "una comunicación y relación muy fluida, al igual que ambos equipos".

Posible segundo encuentro por el Brexit

Desde Ferraz, señalan que la participación del presidente en la campaña andaluza será "toda aquella que le permita su agenda", "y no solo durante los 15 días estrictos de la campaña" oficial, que se extenderá desde el 16 hasta el 30 de noviembre. El problema radica en que en las próximas semanas Sánchez tiene distintos compromisos internacionales cerrados. Los próximos 17 y 18 de octubre estará en Bruselas en el Consejo Europeo, cumbre que arrancará con el debate del estado de las negociaciones para la salida del Reino Unido de la UE, que probablemente no culminen y por tanto habrá otro encuentro el siguiente mes, el fin de semana del 17 y 18 de noviembre, el primero de la campaña andaluza.

Sánchez tiene agendada la Cumbre Hispano-Lusa para el 21 de noviembre en Valladolid y le queda por cerrar la visita a Cuba que comprometió con Canel

Sánchez debe desplazarse a la ciudad de Antigua, en Guatemala, a la XXVI Cumbre Iberoamericana, que empieza el jueves 15 de noviembre y que tendrá su día clave el viernes 16. La de este año es la segunda que se celebra después del cambio de periodicidad —hasta 2014, eran conferencias anuales, y a partir de entonces se celebran cada dos años, la última fue en Cartagena de Indias, en 2016—, y es seguro que con el presidente viajará el rey Felipe, según confirmaron a este diario fuentes de la Zarzuela.

Sánchez se volcará en la campaña de Díaz, pero no podrá estar en la apertura y cierre

El viernes 30 de noviembre —día en que se echa el telón a la campaña andaluza— y el sábado 1 de diciembre tendrá lugar la cumbre del G-20 en Buenos Aires. En La Moncloa están intentando cuadrar la fecha del viaje oficial de Sánchez a Cuba, el primero de un presidente español a la isla desde 1986, que podría colocarse justo antes de la cita en la capital argentina. El mandatario socialista se comprometió con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a visitar La Habana lo antes posible, antes de que concluyera 2018, en el encuentro que ambos mantuvieron en el marco de la Asamblea General de la ONU, el mes pasado. Además, el jefe del Ejecutivo estará en Valladolid el 21 de noviembre para la XXX Cumbre Hispano-Lusa, que compartirá con su homólogo portugués, el socialista António Costa.

Primera prueba tras la moción

En Ferraz insisten en que la dirección federal y la andaluza trabajan de manera "engrasada" desde hace mucho tiempo con vistas a estas próximas elecciones. La relación es sobre todo fluida entre Cornejo y Ábalos —el navarro Santos Cerdán, como hombre fuerte del también ministro de Fomento, es el que lleva las riendas del aparato desde el retorno al poder de los socialistas—, aunque no esconden que la interlocución directa entre Sánchez y Díaz es más complicada y fría, por las heridas que dejaron las primarias y por su mala sintonía personal, difícilmente reconducible a estas alturas. Pero estar en La Moncloa ayuda a suavizar las cicatrices. "Las cosas ya no son como antes, para nada", señalan.

Los colaboradores del líder apuntan que a Díaz le conviene mitinear junto al presidente. En 2015, él y la marca cotizaban a la baja, y eso no ocurre ahora

En el equipo de Sánchez recuerdan que "a los dos les interesa que vayan bien estas próximas autonómicas". A Sánchez, porque son las primeras urnas que afronta desde su aterrizaje en La Moncloa, y en un territorio especialmente sensible (aunque fácil) para los socialistas. Y a Díaz, porque es su primera prueba con sus electores tras haber sufrido la derrota interna hace año y medio y porque es la primera que se expone al veredicto ciudadano en un entorno especialmente volátil, con el PSOE liderando las encuestas en toda España, y con una pugna muy dura en el flanco derecho, entre PP y Ciudadanos.

Sánchez se volcará en la campaña de Díaz, pero no podrá estar en la apertura y cierre

Los colaboradores del presidente sostienen que a la jefa de la Junta le conviene fotografiarse con él. Hacer campaña juntos. "Pedro le suma claramente, y puede llegar adonde ella no llegue", observan. La situación es muy distinta a la que existía en marzo de 2015, con los anteriores comicios. Sánchez llevaba apenas unos meses como líder del PSOE, no era ni mucho menos tan conocido, y las fricciones entre ambos sí que habían aflorado. "La marca estaba a la baja y él no era un valor potente, no estaba cuajado como líder, igual que le ocurre ahora a Pablo Casado", recuerdan en el entorno del secretario general. Hoy, en cambio, es Sánchez el presidente y su autoridad es indiscutida dentro de su partido. Ya lo era tras las primarias en las que arrasó a Díaz, pero ahora con más razón tras sacar adelante la moción de censura y desalojar a Mariano Rajoy.

Reunión constitutiva del comité electoral del PSOE para los próximos comicios del 26-M. El coordinador de campaña, José Luis Ábalos (c), flanqueado por Esther Peña, Santos Cerdán, Adriana Lastra, Cristina Narbona, Iván Redondo y Paco Salazar, este 8 de octubre en La Moncloa. (EFE)
Reunión constitutiva del comité electoral del PSOE para los próximos comicios del 26-M. El coordinador de campaña, José Luis Ábalos (c), flanqueado por Esther Peña, Santos Cerdán, Adriana Lastra, Cristina Narbona, Iván Redondo y Paco Salazar, este 8 de octubre en La Moncloa. (EFE)

En Ferraz no hay alarma con el resultado de las urnas en Andalucía del 2-D. Se da por hecho que Díaz, tal y como indican todas las encuestas, se mantendrá como primera fuerza en el Parlamento andaluz. Pero sí se asume que la dificultad mayor vendrá al día siguiente, cuando toque mirar las combinaciones para los posibles pactos. La presidenta preferiría a un socio cómodo como Ciudadanos —siempre y cuando las dos formaciones de derecha no sumen mayoría absoluta—, porque con Podemos e IU, que para el 2-D concurren bajo la marca de Adelante Andalucía, las relaciones son pésimas. Por el momento, la obsesión de Ferraz y de La Moncloa es mostrar unidad y procurar que la mayoría socialista se revalide y consolide. La campaña sera "dura", dicen en La Moncloa, sí, pero más lo será para PP y Cs, que han de dilucidar su "liga de las derechas": quién se queda como segunda fuerza, quién gana al otro en el campo conservador: o Pablo Casado o Albert Rivera.

Sánchez se volcará en la campaña de Díaz, pero no podrá estar en la apertura y cierre

"Todo el respaldo" desde la cúpula federal

La confirmación de que Susana Díaz convocaría elecciones autonómicas para el 2 de diciembre se conoció casi al mismo tiempo que debutaba la portavoz del comité electoral, la diputada por Burgos Esther Peña, en rueda de prensa. La parlamentaria ya anticipó que Ferraz daría a la baronesa andaluza "todo el respaldo que necesita para revalidar y aumentar el resultado" de los últimos comicios.

Y aunque no quiso decir si habían hablado Sánchez y Díaz, sí insistió en la imagen de relación fluida entre las dos direcciones. "Estamos en constante comunicación con ella y sabe que buscamos el mismo objetivo: que la decisión que tome de manera autónoma beneficie a los andaluces", subrayó, recordando que con la ruptura del pacto por parte de Ciudadanos "es lógico plantear una nueva alternativa y así lo hace la presidenta de Andalucía". Horas después, por la tarde, durante su comparecencia en San Telmo, incluso hizo referencia a las palabras de Peña para evidenciar la sincronía de mensajes con Ferraz. 

 

Los socialistas se ponen "de arriba a abajo, desde el presidente del Gobierno, todos a su disposición", insistió la portavoz. 

Durante la reunión constitutiva del comité electoral, este lunes por la mañana, no se abordaron las elecciones andaluzas, como confirmaron distintos dirigentes a este partido. La razón es que el órgano está montado para preparar los comicios autonómicos, municipales y europeos del 26 de mayo de 2019, los que son competencia directa de Ferraz. 

Durante la rueda de prensa en Ferraz, la diputada por Burgos tachó de "preocupante" que PP y Ciudadanos hayan abandonado la centralidad política para alimentar respuestas "ultras" como las de Vox

El PSOE acusa a PP y Cs de alimentar con sus excesos dialécticos a los "ultras"

"Nunca la derecha ha estado tan fragmentada, tan escorada y tan radicalizada en nuestro país hacia el extremo", advirtió Peña, quien fustigó a las formaciones de Pablo Casado y Albert Rivera por dedicarse a "hacer ruido y montar el discurso del odio" sin atender los problemas de los españoles. 

"Pero lo más lamentable de todo es que el propio Partido Popular esté pidiendo el voto de los homófobos, de los xenófobos, de todos aquellos que quieren acabar con los derechos de las mujeres", añadió la diputada, que dijo no saber que "el PP estaba tan debilitado como parece que está demostrando con sus últimas acciones y declaraciones". El PSOE declara que no tiene "miedo ninguno" a las demostraciones de fuerza como las de Vox este domingo en el palacio Vistalegre de Madrid, donde reunió a unas 9.000 personas

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios