Es noticia
Cambié mi Apple Watch por esta imitación a mitad de precio. Te vas a hartar de verlo
  1. Tecnología
NO ES UNA SIMPLE COPIA

Cambié mi Apple Watch por esta imitación a mitad de precio. Te vas a hartar de verlo

Los clones de productos de Apple gozan de más popularidad de la que parece. Huawei ha jugado esa baza con un reloj que no se limita a ser una mera copia y ofrece una alternativa sólida para los que no quieren gastarse más de 300 euros

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.

Hace unos meses, de camino al trabajo, me llamó poderosamente la atención un joven que iba con auriculares de diadema. A simple vista parecían los AirPods Max de Apple, un modelo, para aquellos que no lo sepan, que a día de hoy se pueden comprar por 500 euros. A pesar de que los había probado y los había visto hasta la saciedad, había algo, no sabía qué, que me chirriaba, pero no le presté más atención.

A partir de entonces empecé a verlos mucho más a menudo. En el metro, en el bus, en el supermercado… No tardé en preguntarme qué narices había pasado en Madrid para que me cruzara tanta gente con esos carísimos auriculares de la manzana. Una mañana vi a una chica en el vagón del metro quitárselos y tuve la respuesta: era una imitación. Concretamente, una de poco más de veinte euros que se vende en todos lados, desde Media Markt hasta Amazon o la web de Carrefour.

¿Mejor relación calidad-precio?
placeholder
Huawei Watch Fit 3
Compra por 159€

Esta es la enésima muestra de que los clones de productos de Apple no es que estén aceptados, sino que gozan de un público y una popularidad mayor de lo que muchos podríamos pensar. Una de las cosas que suelen gustar de los productos de la compañía suele ser el diseño y este tipo de gadgets permiten tener algo parecido a un precio menor.

Huawei ha tomado nota de esto. Ahora va a intentar aprovecharlo con el Watch Fit 3, una de sus grandes apuestas para el mercado español. Se trata de un reloj inteligente muy enfocado en la monitorización del ejercicio físico y la salud que trata de calcar hasta el extremo la imagen del reloj inteligente de Cupertino. Eso sí, casi a la mitad de precio que un Apple Watch SE, el más barato del catálogo. Durante diez días le he dado una oportunidad y he dejado en el cajón el Apple Watch Series 9 y el Pixel Watch que suelo utilizar.

placeholder Foto: M. McLoughlin.
Foto: M. McLoughlin.

Y, tras mi prueba, solo puedo decir que estoy convencido de que nos vamos a hartar de verlo, porque creo que puede ser una muy buena opción para los que busquen algo con lo que registrar sus entrenamientos y tener las notificaciones en la muñeca pero sin dejarse un dineral.

Probablemente, no consiga disuadir a ningún potencial comprador del Apple Watch de hacer tal inversión, pero hay que recordar una cosa: ni todo el mundo tiene un iPhone ni todo el mundo quiere dejarse más de 300 euros en un accesorio así. El Watch Fit 3 creo que es un torpedo a los que compiten en el mercado de los relojes para Android porque ofrece una relación calidad-precio bastante potente.

Por si las imágenes que acompañan a este artículo no son suficientes para entenderlo, voy a explicar las cosas que hacen del Watch Fit 3 de Huawei un clon del Apple Watch en lo que se refiere al fuselaje. Desde el diseño cuadrado hasta la corona giratoria para navegar por las diferentes aplicaciones, pasando por el aspecto de los altavoces, todo tiene un aire extremadamente similar. Y no es algo casual. Es algo buscado.

Por incluir, han incluido hasta un control similar al botón de acción que estrenó el Watch Ultra y que luego saltó a los iPhone 15 Pro. En lo que se refiere a la interfaz de usuario también hay cosas inspiradas en Watch OS: el menú de aplicaciones, la pantalla de entrenamiento que muestra en qué zona de intensidad estamos o incluso los propios anillos que registran nuestra actividad diaria (ejercicio, movimiento y veces de pie) tienen un alto grado de parecido.

Obviamente, cuando uno se fija hay elementos que indican que es el Watch Fit 3. Los marcos de la pantalla son más gruesos. El acabado de la parte inferior, donde se colocan los sensores para medir el pulso cardíaco, tiene otro acabado completamente diferente, lo mismo que las correas. Pero de algún lado hay que recortar si se quiere conseguir algo asequible.

placeholder Hay un parecido innegable. (M. McLoughlin)
Hay un parecido innegable. (M. McLoughlin)

Sea como sea, el diseño se inspira en gran medida en un diseño que ha sido recibido con muy buen agrado por muchos usuarios. Si el aspecto del Apple Watch te agrada, también te agradará este. Y además es cómodo, muy cómodo. Mide menos de un centímetro de grosor y pesa 26 gramos. Está rematado en aluminio (hasta ahora era de plástico) y aguanta hasta 5 atmósferas de presión.

No es ni la primera ni va a ser la última vez que alguien intenta hacer esto. La diferencia es que este reloj no es una copia cutre que se limita a dar un gato por liebre y que luego en el día a día da una experiencia horrible.

Huawei, cuando su negocio de móviles se vio afectado por el veto de Estados Unidos, intentó buscar refugio en otras categorías de producto. Puso mucha carne en el asador en todo lo que se refiere a los wearables y ha conseguido grandes frutos. Sus relojes inteligentes son algunos de los más interesantes que se pueden encontrar a día de hoy y tiene modelos que compiten en lo más alto, como los Watch 4 Pro, que ahora mismo acaba de estrenar una edición inspirada en el espacio y que está claramente orientada a los aficionados de los pelucos de lujo.

placeholder Foto: M. McLoughlin.
Foto: M. McLoughlin.

Pero ese no es el público objetivo del Watch Fit 3, que probablemente ofrezca a día de hoy una de las mejores relaciones calidad-precio que se pueden encontrar. Obviamente, no es un dispositivo pensado para deportistas profesionales o semiprofesionales, como runners avanzados, que necesiten métricas con precisión quirúrgica para mejorar su rendimiento en unas pocas décimas o unos pocos segundos.

Pero si eres una persona activa y quieres tener un buen vistazo general sobre tus entrenamientos, tu actividad física y controlar la calidad de tu sueño, además de tener las clásicas funciones de un reloj inteligente (notificaciones y poder responder llamadas), es una opción a tener muy en cuenta.

Antes de entrar a explicar más de lo que ofrece y dar otros detalles de mi experiencia, me gustaría destacar uno de los puntos fuertes de este dispositivo. Una de las cosas que más puede llegar a marcar la diferencia en esto de los relojes inteligentes es la batería. La autonomía es también lo que puede acabar haciendo que los usuarios menos tecnófilos acaben abandonando cualquier dispositivo en cualquier cajón de casa. Conozco gente que casi les da fatiga tener que cargar cada noche el móvil, como para tener que pedirles que carguen a diario esto.

Lo bueno del Huawei Watch Fit 3 es que, probablemente, solo tengas que enchufarlo una vez a la semana. La marca lanza este dispositivo con la promesa de que puede alcanzar hasta los 10 días de uso con una sola carga. Cuando lo escuché por primera vez, lo dudé y mucho. Pensé que para acercarse a esa marca habría que renunciar a muchas cosas, activar un modo de ahorro de energía y utilizarlo más como un reloj normal que como otra cosa. Pero no. Como muestra un lunar: estoy escribiendo estas líneas poco antes de la una de la tarde. He cargado el reloj nada más levantarme (después de 6 días largos sin hacerlo y sin que llegase al cero absoluto), he salido de casa a las 6 de la mañana, he hecho Crossfit durante hora y cuarto, he andado más de 6.000 pasos y he estado recibiendo notificaciones toda la mañana y solo he gastado un 5% de batería. Obviamente, si utilizas el GPS o te pasas utilizando como manos libres todo el rato, el depósito se drenará mucho más rápido.

Esta marca es una de las mejores que se pueden encontrar a día de hoy. Supera incluso a los relojes de Fitbit (Sense o Versa) que eran de los que mejor autonomía ofrecen. Por supuesto, supera al Pixel Watch, a los Apple Watch y a los Galaxy. La carga completa se demora una hora. Con 10 minutos, se consigue energía para un día entero. Aquí tengo que poner una pega: el cargador propietario no siempre resulta cómodo de fijar. Pero vamos, pecata minuta tratándose de un dispositivo asequible.

placeholder Foto: M. McLoughlin.
Foto: M. McLoughlin.

El sonido de los altavoces es relativamente bueno, tanto como para escuchar a tu interlocutor como para escuchar las indicaciones e instrucciones si estás haciendo deporte. Personalmente, he optado por desactivar esto, porque cuando estaba entrenando mis compañeros se han quejado de los comentarios constantes que hace el aparato.

Otra de las cosas que funciona muy bien es la pantalla. Es una AMOLED de 1,82 pulgadas en formato cuadrado y un refresco de 60Hz. Pero lo más destacable es el brillo, que alcanza los 1.500 nits, lo que nos permite poder ver la pantalla relativamente bien hasta en ambientes más luminosos. Un detalle que me ha llamado la atención es la fiabilidad del panel. Ha respondido perfectamente y no me he encontrado con ningún tipo de toque fantasma. Ese suele ser uno de mis miedos cuando utilizo uno de estos modelos asequibles y aquí no se ha manifestado en ningún momento.

En lo que se refiere a los modos de deporte, contamos con monitorización para un total de 101 modalidades. Lo interesante es que utilizando el botón de acción tendremos nuestros favoritos para escogerlo lo más rápido posible. La compañía ha creado un entrenador virtual para aquellos usuarios que quieran consejos y rutinas.

Esta herramienta se puede encargar de guiarte a través de una sesión de estiramientos o también sugerir ejercicios en base a tu estado, tu actividad ese día o el déficit calórico, algo que podrá calcular si tú te encargas de meter tu información física y lo que has ido ingiriendo a lo largo del día. Habrá usuarios que cumplan, pero a mí particularmente me resulta agotador este tipo de funciones en las que hay que estar ingresando manualmente cada cosa en cada comida para que sea realmente efectivo.

En lo que se refiere a la monitorización de la salud (hay que recordar que este, al igual que todos los smartwatches, no es un dispositivo médico) tenemos varias opciones. Lo más básico, la medición del pulso cardíaco, que se puede programar en diferentes intervalos de tiempo. En mis pruebas ha ofrecido registros similares, quizá no tan exactos, como los de relojes de más calidad. A pesar de ello, sirve para que tengamos una referencia de cómo han ido nuestros entrenamientos y sesiones.

También puede medir el oxígeno en sangre, los niveles de estrés así como nuestro sueño. En este punto hay que destacar lo completo que resulta este apartado en la app de Huawei (compatible tanto con iOS como con Android) que nos permite conocer y revisar con mucha precisión nuestro descanso. Además, si lo autorizamos desde la app, el micrófono podrá estar activo durante nuestro sueño para detectar posibles apneas o ronquidos.

placeholder El Watch Fit 3, en una de las versiones con NFC. (M. Mc.)
El Watch Fit 3, en una de las versiones con NFC. (M. Mc.)

Obviamente, por muy completo que pueda parecer el dispositivo existen cosas que perdemos. Si eres de los que además de notificaciones quieres responder desde la muñeca, el Fit 3 te va a decepcionar porque solo puedes consultar las alertas, no responderlas.

Si también eres de los que quiere llevar solo el reloj cuando salgas a correr, tienes un pequeño problema.

El reloj te deja cargar canciones y archivos propios pero… ¿quién diantres hace eso a día de hoy? Lo interesante es que Huawei lograse algún acuerdo para incluir una app nativa de algún servicio de streaming musical para no tener que llevar el teléfono encima. Al hilo de esto, lo cierto es que la oferta de aplicaciones del reloj es menor que en Android o que en watchOS, así que si hay una app que necesites sí o sí revisa antes de comprarlo que esté disponible. En realidad este consejo te vale para el Fit 3 como para cualquier reloj con Android Wear.

El último problema es el del NFC. Solo está disponible en la versión superior, la que cuesta 179 euros. Pero aún no podremos pagar con el móvil. Eso hubiera sido la guinda del pastel. Particularmente me parece una de las mejores opciones que se pueden encontrar a día de hoy. Si te parece demasiado caro, hay otras dos alternativas que pueden servirte.

Por una parte, el Redmi Watch, otro clon de Apple Watch, que es una propuesta similar (no tan completa en lo que se refiere a la salud) pero que se queda en torno a los 100 euros.

Otro clon... a mejor precio
placeholder
Redmi Watch 4
Compra por 100€
DESCUENTO 11%

Por otra, el CMF Watch Pro, el reloj de la marca blanca de Nothing, con una pantalla más grande y un diseño más diferente. En este caso se puede encontrar entre los 70 u 80 euros dependiendo del color que escojamos.

Diferente y a buen precio
placeholder
CFM Pro Watch
Compra por 80€
DESCUENTO 15%

___________________

El Confidencial elabora estas reviews, comparativas y guías siguiendo un criterio estrictamente editorial. El equipo detrás de ¿Me Lo Compro? tiene en cuenta tendencias, actualidad del sector, interés de la audiencia, así como criterios de calidad y precio para la elección de los productos y servicios que analiza. Las muestras han sido facilitadas por las compañías de manera temporal, sin ningún tipo de contrapartida, compromiso de publicación o beneficio de cualquier otra naturaleza. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de estos enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico. El sistema de afiliación y la publicidad programática son las únicas vías de monetización de la sección ¿Me Lo Compro?, además de las suscripciones al periódico que generan estos contenidos. En ningún caso se publican contenidos o análisis patrocinados.

Hace unos meses, de camino al trabajo, me llamó poderosamente la atención un joven que iba con auriculares de diadema. A simple vista parecían los AirPods Max de Apple, un modelo, para aquellos que no lo sepan, que a día de hoy se pueden comprar por 500 euros. A pesar de que los había probado y los había visto hasta la saciedad, había algo, no sabía qué, que me chirriaba, pero no le presté más atención.

¿Me lo compro?
El redactor recomienda