Es noticia
15 días con el iPhone 15 Pro y el 15 Pro Max: por qué el mejor móvil del año me ha dejado frío
  1. Tecnología
UNA RENOVACIÓN A MEDIO GAS

15 días con el iPhone 15 Pro y el 15 Pro Max: por qué el mejor móvil del año me ha dejado frío

El que se deja un sueldo para comprar esta gama aspira a tener lo mejor de lo mejor. Pero ahora no solo hay que pasar por el aro de la pasta, también por el del tamaño

Foto: El iPhone 15 Pro y el 15 Pro Max. (EC)
El iPhone 15 Pro y el 15 Pro Max. (EC)
Las claves
placeholder 10 días exprimiendo el iPhone 15: a pesar de todo, es buen año para renovarlo

VUELVE A SER EL IPHONE MÁS RECOMENDABLE

10 días exprimiendo el iPhone 15: a pesar de todo, es buen año para renovarlo
M. Mcloughlin

Después de tantos años probando aparatos electrónicos y respondiendo dudas sobre ellos, hay una cosa que tengo bastante clara: si alguien se quiere comprar un iPhone, especialmente si ya es usuario de uno, es imposible disuadirle de que lo haga. Me atrevería a decir que es un convencimiento que no se ve ni con otras marcas de móviles ni con otros gadgets, donde la gente puede tener más predisposición a cambiar la idea que tiene en la cabeza. En esta situación, lo que queda no es otra cosa que intentar que aquellos que no tienen barra libre de presupuesto hagan la compra más ajustada a sus expectativas y le saquen provecho.

Con los iPhone 15, presentados hace casi un mes, me he encontrado en mi entorno más preguntas que en anteriores ocasiones. ¿Merece la pena? ¿Hago el esfuerzo y tiro por el Pro en vez del normal? ¿No debería coger un iPhone 15 con más memoria en lugar del Pro? Hace una semana, publicamos nuestra reseña del modelo más mundano y la conclusión fue que, para los que tienen claro que se van a decantar por el más barato, es buen año para renovarlo.

placeholder Los nuevos modelos de Apple. (M. McLoughlin)
Los nuevos modelos de Apple. (M. McLoughlin)

Hoy le toca el turno a los Pro, el iPhone 15 Pro y el iPhone 15 Pro Max, las grandes joyas del catálogo. Y si te has hecho alguna de las preguntas que hemos expuesto anteriormente, este artículo es para ti. Es completamente normal que surjan dudas cuando se va a hacer una inversión de este tipo, especialmente en un año como este, donde estos terminales se han visto envueltos en varias polémicas, como la del sobrecalentamiento o la durabilidad del titanio.

Antes de entrar en harina, voy a ser meridianamente claro en una idea: tanto el iPhone 15 Pro como el 15 Pro Max son los mejores móviles que se pueden comprar. Otra cosa muy diferente es que sea el que más te va a gustar o el que ofrezca mejor calidad-precio. Es difícil hablar en estos términos cuando hablamos de móviles por los que hay que pagar 1.219 y 1.469 euros, respectivamente. Y eso en las configuraciones más básicas.

Uno más Pro que otro

Pero a pesar de su calidad indiscutible, la renovación de este 2023 me ha dejado un tanto frío. ¿Por qué? Por la discriminación que Apple ha hecho del iPhone 15 Pro, el más pequeño, el de 6,1 pulgadas. Creo que es el gran perjudicado de toda la nueva hornada de teléfonos de Cupertino. Por ejemplo, se ha visto privado de la nueva lente de cinco aumentos. El que paga por un modelo Pro, lo hace para tener lo mejor de lo mejor, aunque luego a la hora de la verdad muchos no saquen partido a todo lo que ofrece. Pues bien, ahora Apple no solo nos hace pasar por el aro económico y tener que dejarnos una nómina o gran parte de ella. Ahora nos obliga a pasar por el aro del tamaño y tener que irnos a 6,7 pulgadas, lo que no resulta cómodo para todo el mundo. Esto no es algo exclusivo de esta compañía, ya que Google y Samsung hacen lo mismo. ¿Por qué narices no podemos tener un modelo más compacto con la mejor cámara de cada marca?

placeholder Las cámaras son la gran diferencia entre modelos. (M. McLoughlin)
Las cámaras son la gran diferencia entre modelos. (M. McLoughlin)

En resumen, que la manzana ya no te obliga a escoger entre dos modelos, sino que hay que decidirse entre tres categorías de producto: el iPhone 15 y el Plus, el iPhone 15 Pro y el iPhone 15 Pro Max. Hay más novedades aparte de la cámara, pero la nueva entrega del modelo Pro de 6,1 pulgadas, mi predilecto, queda un poco deslucida. Si eres de los que el Pro Max te parece un mamotreto, espérate a la próxima generación para renovar, si es que el estado actual de tu móvil te lo permite. Otra cosa diferente es que quieras el modelo grande. Ahí probablemente pocas pegas se le pueden poner a esta compra.

Vamos a analizar las novedades, empezando por el botón de acción, situado en el lateral izquierdo del teléfono, encima de las teclas de volumen. Antes ahí había una pestaña que servía para activar el modo silencio. La idea la han importado del Apple Watch Ultra: ahora podemos asignarle la función que queramos entre una pequeña selección —abrir la cámara principal, la cámara selfi, la grabadora, la linterna, silenciar el móvil— o crear una a través de atajos.

El botón de acción no cambia la experiencia de usar un móvil, simplemente da opciones

De esta manera, hemos visto gente que ha sido capaz de crear un atajo para abrir su coche o la cerradura inteligente de su casa. Pocas pegas se le puede sacar a esto. Pasa igual que con la isla dinámica que el pasado año llegó a los modelos Pro y este año a los normales: no te cambia la experiencia de utilizar un smartphone, pero te da más opciones. Simplemente por dar ideas: estaría bien que se pudiesen combinar dos tipos de pulsación (mantener pulsado o presionar dos veces) para añadir una segunda función.

El botón de acción nos da pie para saltar y fijarnos en otros grandes cambios de estos móviles: la utilización de titanio para el chasis de los modelos Pro. La primera ventaja de este material es que es más ligero. Se nota especialmente en el caso de los iPhone 15 Pro Max, que son 20 gramos más livianos que su predecesor. Es muy elegante y, si quieren mi opinión, el acabado natural es francamente bonito. Pero para gustos están los colores.

placeholder Configuración del botón de acción. (M. McLoughlin)
Configuración del botón de acción. (M. McLoughlin)

He utilizado estos teléfonos durante las dos semanas de prueba sin ponerles una funda. No he percibido la decoloración que tanto se ha mencionado. Cuando el marco atrapaba más huellas de lo debido, me bastaba con frotar un trapo un poco húmedo o una toallita y ya. Tampoco he sufrido ningún picotazo ni ningún rayón que afee el aspecto. Habrá que ver cómo aguantan el paso del tiempo, porque el sitio especializado iFixit ha confirmado con sus pruebas que es un material sensible.

Obviamente, si te preocupa esto, lo mejor es pasar de lucirlo y llevar una funda. Aprovecho aquí para introducir una observación sobre las nuevas fundas de trenzado fino, los accesorios que Apple ha puesto en circulación para sustituir los de piel. No me extrañaría que los acabasen repensando más pronto que tarde. No me parece en absoluto un material premium y tengo la sensación de que se degradan más que las de cuero. En este sentido, solo puedo recomendar las fundas oficiales de silicona o buscar una de otro proveedor.

El USB tipo C y la clásica tacañería de Apple

La gran novedad de este año ha sido el USB tipo C. Por fin Apple ha jubilado el Lightning, aunque la decisión haya venido por imperativo legal de la UE. Se ha escrito muchísimo antes y después de la presentación. Los Pro son los que tienen la mayor capacidad de transferencia. Tiene cierta lógica, especialmente para quienes usen su cámara con fines profesionales, por el tamaño que generan los archivos grabados en ProRES. Por ejemplo, este iPhone 15 Pro permite grabar directamente a un ordenador.

Además de la universalidad del conector y de poder utilizar el cable que empleas, por ejemplo, para cargar la cámara, hay otras ventajas. Por ejemplo, poder conectar el iPhone directamente a un monitor externo y utilizarlo como mando para jugar en una pantalla gigante, y lo mismo para una videollamada o una presentación. Aquí Apple ha hecho, una vez más, gala de una incomprensible tacañería. No incluye en la caja el cable con el que aprovechar al máximo el nuevo puerto, sino uno de menor capacidad.

La lógica que hay detrás de esta decisión es la de que todo el mundo no necesita esa velocidad de transferencias. Pero tampoco necesita todo el mundo un teleobjetivo y Apple no les pone en la mano un terminal más barato. Si vendes un modelo Pro y cobras lo que cobras, no puedes fallar en estos detalles.

placeholder El USB tipo C. (M. McLoughlin)
El USB tipo C. (M. McLoughlin)

Antes de entrar al apartado de rendimiento y autonomía, hablemos brevemente de la pantalla. Los marcos se han reducido ligeramente y la verdad que luce estupendamente tanto en el modelo de 6,1 como el de 6,7 pulgadas. Volvemos a tener un panel de altísimas prestaciones: una OLED LTPO con tasa de refresco que varía su frecuencia en 1Hz y 120Hz, con picos de 2.000 nits de brillo, Dolby Vision, HDR10+... Los cambios en la pantalla se han reservado para el iPhone 15 y el iPhone 15 Plus, mientras que este modelo se ha quedado exactamente igual que su predecesor en esta parte de la ficha técnica.

Bajo el capó, Apple ha metido el mejor de sus chips para móviles. El nuevo A17 Pro. Se trata de una bestia hecha en 3 nanómetros, que según algunas pruebas incluso supera en rendimiento a algunos de sus portátiles. La compañía no revela la RAM, por eso de evitar caer en comparaciones odiosas, pero ya ha trascendido que tanto el iPhone 15 Pro como el iPhone 15 Pro Max cuentan con 8GB de RAM. En lo que se refiere al almacenamiento, el modelo más básico arranca con 128GB y el Pro Max con 256GB.

El procesador, si hablamos de fuerza bruta, es una auténtica bestia. No hay nada igual. Tiene tanto músculo que va a poder mover juegos triple A, como el Resident Evil, en un monitor externo, y hacerlo de forma fluida. Eso da una idea muy acertada de toda la potencia que acumulan estos terminales. Hablar del procesador y del rendimiento de los iPhone 15 Pro y del iPhone 15 Pro Max inevitablemente es hacerlo del calentamiento. En los últimos días, la compañía ha lanzado una actualización de iOS orientada a reducir este problema, causada según su versión debido a la mala optimización de Instagram. ¿Lo ha conseguido? Sí. Cuando estás utilizando el teléfono sin tenerlo conectado, no se sufren los episodios de calor que existían antes de esta actualización, en cualquiera de los dos modelos. Apple, además, lo ha logrado sin atar en corto la potencia, como sí hizo en el pasado.

Dicho esto, el teléfono se sigue calentando en dos ocasiones: cuando se enchufa con un cargador de más de 20W y cuando lo he conectado al monitor externo de la oficina. En algunos casos, ha sido un calentamiento llamativo y molesto. Creo que la compañía ha salvado este match ball. Estoy convencido de que el iPhone 15 Pro o el Pro Max se calientan más que el iPhone 14 Pro Max. Lo que creo es que, frente al acero inoxidable del modelo anterior, al titanio le cuesta disipar más esos incrementos de temperatura. Es probable que Apple tenga que repensar de cara al año que viene el sistema de refrigeración y la zona de disipación.

Uno tiene más pulmón que otro

Otro apunte que me gustaría hacer en este sentido es que Apple ha conseguido atajar el problema en este momento, pero ¿qué ocurrirá dentro de 3 años? ¿Nos garantizan que estos episodios no van a repetirse o incluso incrementarse cuando el teléfono vaya quemando su vida útil y lleguen nuevas actualizaciones? Presupongo que serán mucho más cuidadosos, pero no descarto absolutamente nada.

En lo que se refiere a la autonomía, de nuevo vamos a encontrar diferencias notables. Si lo que te importa es tener un móvil con pulmón para llegar al final del día sobrado, por muy intenso que sea el uso que haces, apunta al iPhone 15 Pro Max. Sus 6,7 pulgadas le permiten tener un tanque más grande. Algo que me ha permitido alcanzar unas ocho horas de pantalla, dándole bastante zapatilla. Muchos días he llegado al final de la jornada con un cuarto de la batería, y en otras ocasiones incluso he llegado a meterme en la cama con un 35% todavía restante, cuando he renunciado al Always On Display. Por cierto, gracias a iOS 17, si tienes un soporte de carga que sujete el teléfono en horizontal, podrás hacer uso de la nueva pantalla siempre activa.

placeholder El iPhone 15 Pro Max. (M. McLoughlin)
El iPhone 15 Pro Max. (M. McLoughlin)

El iPhone 15 Pro no me ha impresionado tanto. Creo que está en línea con el iPhone 14 Pro. Hablamos de una capacidad similar, a pesar de que contamos con un procesador más avanzado: hasta seis horas y media. No es una mala marca, pero no es lo brillante que debería ser. El mayor problema es que las velocidades de carga son las mismas que hace un año: hasta 27W con cable, con inalámbrica de 15W con MagSafe, y la mitad con otros cargadores Qi. Pasar de cero a cien son 90 minutos en el modelo de 6,1 pulgadas y más de 120 en el modelo Pro. Llenar el 50% se demora una media hora. Si te preocupa la degradación de la batería, tienes que saber que Apple ha activado una nueva opción que limita la carga al 80%. De esta manera consume menos ciclos de carga (cuando el teléfono llega a cero o a cien) y ayuda a preservar esta pieza en mejores condiciones.

Más que un teleobjetivo

Los titulares de la cámara se han centrado en el teleobjetivo de cinco aumentos ópticos del iPhone 15 Pro Max. Es la gran novedad de hardware de este año. Pero también hay novedades y unos cuantos trucos de esos que gustan tanto a los usuarios, y que vienen de la mano del software.

El modo retrato ha recibido una mejora notable, ya que puedes cambiar el foco después de haber tomado la imagen, pudiendo poner a una persona, un objeto o un animal que sale en segundo plano en el centro de la escena. La funcionalidad rinde bastante bien, la verdad. Además, a excepción de cuando estamos utilizando el modo nocturno, no necesitamos activar el modo retrato, ya que el teléfono recopila información que permite componer el efecto bokeh a posteriori. Funciona con todas las lentes, incluso la delantera. También hay que decir que esto no es exclusivo de los iPhone 15, sino que gracias a iOS 17 también llega a los iPhone 14 Pro. Por otro lado, el recorte sigue presentando un rendimiento similar, pecando un poco de falta de precisión en el pelo en determinados disparos.

placeholder La cámara del iPhone 15 Pro Max probablemente sea la gran campeona. (M. McLoughlin)
La cámara del iPhone 15 Pro Max probablemente sea la gran campeona. (M. McLoughlin)

Otra de las cosas que me ha llamado la atención es la nueva técnica de procesamiento de Apple. Lo que hacen los nuevos iPhone 15 Pro cuando se dispara con el sensor de 48 megapíxeles es combinar pixeles para hacerlos más grandes y que capturen más luz. El problema de estas técnicas es que suelen sacrificar definición y detalle. El iPhone combina ese disparo con información a 48 megapíxeles. ¿Funciona? Sí. Se toman imágenes con más detalle y con mayor rango dinámico y entrega una foto de 24 megapíxeles de resolución. Frente al iPhone 14 Pro, el salto no es muy grande. Donde se notan más diferencias es con el iPhone 13 Pro y por supuesto con el iPhone 12 Pro.

El tercer gran cambio de software en los iPhone 15 Pro es que vamos a poder cambiar la distancia focal predeterminada que tenemos por defecto. Cuando presionamos el botón X1 en la app de cámara, actualmente tenemos 24 milímetros, pero si nos parece un encuadre muy abierto, podemos cambiar por 28mm, por 32mm (que es un 1,5) o 48mm. Todo ello sin pérdida (o casi imperceptible), gracias al sensor de 48 megapíxeles. No deja de ser un zoom digital, donde el procesado mejora el resultado. Un sensor que nos deja disparar, como ya vimos el año pasado, en ProRAW. Eso sí, se generan archivos pesadísimos, que devorarán nuestro almacenamiento y el de nuestra cuenta de iCloud si no tenemos control. Los disparos en 24MP también pesan más que la configuración de 12MP, que se puede activar desde ajustes, aunque se pierda algo de detalle.

Sobre la lente de cinco aumentos, hay que hacer varias observaciones. Lo primero es que no dejará tomar encuadres cercanos desde distancias más lejanas. Además, funciona con el modo retrato, lo que puede dar mucho juego en este sentido. Cuando las condiciones de luz son buenas, el resultado es excelente. Pero si la iluminación ambiente pincha, tendrá algo más de ruido y el procesado será más agresivo. Estos son varios ejemplos de fotos hechas con la nueva lente del iPhone 15 Pro Max:

placeholder
placeholder
placeholder
placeholder
placeholder
placeholder

El iPhone 15 Pro, a secas, ofrece 3 aumentos ópticos, que como he dicho saben a poco. ¿Se podría emular y estirar esta cámara para obtener resultados similares al por cinco de su hermano mayor? Depende tu exigencia, pero no. Se pierde definición y detalle. En condiciones de muy buena luz, el resultado puede parecer similar. Y no se puede emular el modo retrato con cinco aumentos, porque los enfoques son fijos.

El resto de lentes son las mismas que el año pasado. El procesado, como decía, permite un resultado un poco mejor, pero no exagerado frente a la lente principal del año pasado. Quizá la mayor diferencia esté en la gestión de luces y destellos por la noche, que ahora se reflejan de forma más natural. Sea como sea, insisto, es un paso menor, no la gran revolución que las grandilocuentes palabras de Apple dan pie a imaginar.

El ultra gran angular sigue rindiendo bastante bien, en línea con lo visto en los últimos años. Donde no hay rival es en el vídeo. Sigue siendo la cámara de referencia. El modo cine ha sido ligeramente mejorado, pero el que realmente impresiona es el modo acción, que ofrece una estabilización simple y llanamente brutal, incluso con la nueva lente.

placeholder El iPhone 15 Pro queda un poco deslucido en esta presentación. (M. McLoughlin)
El iPhone 15 Pro queda un poco deslucido en esta presentación. (M. McLoughlin)

Creo que, si se juzga globalmente, la del iPhone 15 Pro Max es la mejor cámara del mercado. Si se baja al detalle, es probable que otros terminales la superen, como el resultado final del modo retrato, el acabado de las fotografías nocturnas, con el modo de larga exposición, o el alcance del zoom. En este 2023, vamos a ver un duelo muy interesante en lo que se refiere a la fotografía móvil entre estos teléfonos, el recién presentado Pixel 8 Pro y otros terminales de Samsung, y el Xiaomi 13 Ultra y su tándem con Leica.

Hasta aquí la revisión del iPhone 15 Pro y su hermano mayor, el iPhone 15 Pro Max. Si estás convencido de que el tamaño grande es el adecuado y tienes ganas de dar el salto a la nueva generación, adelante. Es el Pro más interesante del año. Vas a tener un móvil muy bueno y el alumno aventajado de esta promoción. Eso sí, la disponibilidad a día de hoy es muy limitada.

placeholder
El iPhone 15 Pro Max es la compra de 2023
Pro Max (desde 1469€) Compra el 15 Pro (desde 1.269€)

Si eres fan del modelo más compacto, yo te sugeriría que esperases a la próxima generación, a no ser que tu anterior iPhone ya esté entradito en años y quieras cambiarlo ya. Si quieres ahorrarte un pellizco, el iPhone 14 Pro, salvo los cambios de diseño y el procesador, te va a ofrecer una experiencia muy similar y se puede encontrar más barato.

placeholder
El iPhone 14 Pro puede ser buena compra
1.105€ en Mediamarkt 1.049€ en Amazon
DESCUENTO 20%
PRECIO MÍNIMO

Si no eres un fanático ni de la fotografía ni del vídeo y te apañas con un zoom digital —la gran mayoría de usuarios puede—, yo te sugeriría que invirtieses en un iPhone 15 con más almacenamiento.

placeholder
Si la cámara no te importa, mira un iPhone 15 con más memoria
iPhone 15 con 256GB (1.089€)
DESCUENTO 12%

_________________________

El Confidencial ha seleccionado los productos para esta review siguiendo un criterio estrictamente editorial. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de los enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico.

Después de tantos años probando aparatos electrónicos y respondiendo dudas sobre ellos, hay una cosa que tengo bastante clara: si alguien se quiere comprar un iPhone, especialmente si ya es usuario de uno, es imposible disuadirle de que lo haga. Me atrevería a decir que es un convencimiento que no se ve ni con otras marcas de móviles ni con otros gadgets, donde la gente puede tener más predisposición a cambiar la idea que tiene en la cabeza. En esta situación, lo que queda no es otra cosa que intentar que aquellos que no tienen barra libre de presupuesto hagan la compra más ajustada a sus expectativas y le saquen provecho.

¿Me lo compro? IPhone
El redactor recomienda