en la sede de la once

Delgado y Marlaska, juntos en un acto para lanzar la candidatura del PSOE en Madrid

Los dos ministros protagonizarán un encuentro con militantes y simpatizantes el martes en Chueca. Será la muestra de que Sánchez se quiere "volcar" con la capital, aunque no hay aún aspirante

Foto: Lola Delgado y Fernando Grande-Marlaska, con Pedro Sánchez y el primer ministro francés y su ministra de Justicia, el pasado 1 de octubre. (EFE)
Lola Delgado y Fernando Grande-Marlaska, con Pedro Sánchez y el primer ministro francés y su ministra de Justicia, el pasado 1 de octubre. (EFE)

Pedro Sánchez quiere lanzar el mensaje de que él y su Gobierno se volcarán con Madrid. De que la plaza más estratégica de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo es una prioridad para su dirección federal del PSOE. Esa señal es la que estará muy presente en el acto que protagonizarán en la capital, el próximo martes, 6 de noviembre, los ministros Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska. Pero el principal agujero de esa foto es que aún no hay candidato del partido en Madrid ciudad. Y aún tardará en conocerse su identidad. Probablemente las dudas no se despejen hasta mediados de enero. La decisión no está tomada y los nombres en circulación —entre ellos, la titular de Industria, Reyes Maroto, o el delegado del Gobierno en la Comunidad, José Manuel Rodríguez Uribes— son por ahora puras quinielas.

El presidente, no obstante, quiere ir preparando el terreno. Evidenciar que no va a escatimar esfuerzos para recuperar el Ejecutivo regional —en poder del PP desde 1995 y objetivo en principio más sencillo para los socialistas, dado el desgaste sufrido por los conservadores en los últimos años, agudizado tras la dimisión humillante de Cristina Cifuentes por el caso máster el pasado abril— y el Ayuntamiento de Madrid.

Hacerse con las riendas de la capital, reconquistar el consistorio perdido en 1989 por una moción de censura, se antoja más complicado para el PSOE, dada la fortaleza de la alcaldesa, Manuela Carmena, la única candidata confirmada, y la pujanza de Ciudadanos que hasta hace unos meses indicaban las encuestas. En el corazón del partido se sigue insistiendo en que Sánchez jugará a la mayor, y que el objetivo de recuperar la ciudad no es tan inalcanzable, dado el efecto arrastre del Gobierno. Y ya se sabe, alegan, que la política nacional tiene un reflejo fundamental en la capital.

El presidente quiere apostar a la mayor para 2019, y lograr reconquistar la Comunidad de Madrid con Gabilondo y la capital, que no dirige desde 1989


El primer impulso de esa candidatura "fuerte" que está por llegar se visualizará en el acto que este martes protagonizarán, mano a mano, Delgado y Marlaska. Será a las 19:30 horas, en la sede de la ONCE, en la calle de Prim, en pleno Chueca, uno de los barrios más dinámicos de la ciudad y marca mundial del colectivo LGTBI+. El encuentro con militantes y simpatizantes —se pretende que se acerquen medio millar de personas, y no es poco para una federación a la que le cuesta mucho movilizarse— se ha rotulado '150 días de Gobierno socialista', y será inaugurado por el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco.

Aroma electoral de la mano de Gabilondo

Hablarán los dos ministros, Delgado y Marlaska, y también uno de los dirigentes del partido con más peso dentro del Ejecutivo y uno de los más estrechos colaboradores de Sánchez, Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno y, como tal, responsable máximo de la maquinaria de La Moncloa junto con el director de Gabinete, Iván Redondo. Clausurará la jornada el candidato autonómico, el exministro Ángel Gabilondo, y moderará el debate la número dos de las Juventudes Socialistas de Madrid, Carmen Gutiérrez.

El Ejecutivo reconocer que quiere "reforzar" a Delgado después de la tormenta de los audios de Villarejo: llamó "maricón" en 2009 a Marlaska

La presencia de los titulares de Justicia e Interior es llamativa por varios motivos. Primero, porque como dicen en el PSOE, es muy inhabitual que dos ministros compartan protagonismo en un acto de partido en una federación regional. Ambos son, además, independientes. Y dos, por el morbo de la foto juntos.

El mes pasado trascendieron los audios de la comida que Delgado mantuvo en 2009 con el comisario jubilado (y hoy en prisión) José Manuel Villarejo. En un fragmento de la grabación se oye a la entonces fiscal de la Audiencia Nacional llamar a su compañero Marlaska —en aquel momento, juez de instrucción en la misma sede— "maricón". La ministra explicó primero que no se refería a su "amigo" y luego aclaró que sí hablaba de él, pero sus palabras no pretendían ser denigrantes ni ofensivas, ni estaba aludiendo a la condición sexual de quien es su colega de Gabinete desde el pasado junio. Ahora, pasada la tormenta, y con María Dolores de Cospedal en la diana por sus gestiones presuntamente irregulares para salvar al PP con Villarejo, fuentes gubernamentales reconocen que se quiere "reforzar" y mimar a Delgado, lanzar el "mensaje de reconciliación" dentro del Ejecutivo. La oportunidad definitiva de mostrar la sintonía entre los dos ministros llegará en el acto de este martes.

Cartel del acto '150 días de Gobierno socialista', programado para este 6 de noviembre. (EC)
Cartel del acto '150 días de Gobierno socialista', programado para este 6 de noviembre. (EC)

La definición del encuentro es fruto de varias conversaciones en las últimas semanas, según relatan fuentes de la cúpula del PSOE-M. Fue Marlaska el que había manifestado su voluntad de charlar con militantes y simpatizantes en Madrid. Esa idea llegó a oídos de Franco, que recogió el guante enseguida. El líder de los socialistas madrileños se lo comentó entonces a Bolaños —afiliado de la capital—, y a través de él obtuvo la conformidad de Sánchez. El presidente llegó a charlar igualmente con Franco "hace unos días" y le repitió su empeño de "volcarse con Madrid" al máximo, sin ser "comparsas" de Carmena, y la primera muestra, le dijo, sería este acto. El aroma electoral se haría notar, además, a través de la presencia de Gabilondo.

Delgado, mucho más desgastada

La última gestión se materializó el pasado sábado, 27 de octubre, en la entrega de Premios Rosa Latina, en el céntrico Palacio de la Prensa de la capital, en la plaza del Callao. La gala, en la que el galardonado estrella era el escritor y 'showman' Boris Izaguirre, tenía dos maestras de ceremonias, la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la titular de Justicia, Dolores Delgado. Franco conversó con la ministra, ambos confirmaron que tenía libre el 6 de noviembre por la tarde y cerraron su presencia junto a Marlaska.

El acto no tendrá formato mitin. Será más bien un debate, para explicar lo hecho y ponerlo como espejo de que se puede extrapolar a Madrid

Fuentes del Ejecutivo señalan a este diario que se pretende que el formato del acto sea "novedoso". No será un mitin, sino más bien un debate "pedagógico", en el que podrán tomar la palabra los asistentes, y que tenga como misión principal "explicar lo hecho" en estos casi cinco meses de Sánchez en La Moncloa y hacer hincapié en que ese cambio "es posible" trasladarlo a la ciudad y a la región. "Se trata de aterrizar la acción del Gobierno, bajar y remangarnos", aducen las mismas fuentes.

Los interlocutores del presidente coinciden en una "sensación": que no tiene decidido quién será su cabeza de cartel en Madrid capital en 2019. Tiene tiempo para madurar su apuesta. Hasta enero o febrero. Es una aproximación, porque ni siquiera hay calendario, ni propuesto ni aprobado. Antes tiene por delante una intensa agenda internacional —XXVI Cumbre Iberoamericana, el 15 y 16; viaje oficial a Cuba, 22 y 23; G-20 en Buenos Aires, 30 de noviembre y 1 de diciembre— antes de las elecciones andaluzas del 2-D.

Carmen Calvo y Lola Delgado, con Boris Izaguirre en los Premios Rosa Latina, el pasado sábado. (EFE)
Carmen Calvo y Lola Delgado, con Boris Izaguirre en los Premios Rosa Latina, el pasado sábado. (EFE)

Sánchez, en los meses previos a la moción de censura que le llevó al poder, había entablado contactos con Delgado y Marlaska, y había pensado en ellos como posibles carteles para Madrid. El súbito desembarco en el Ejecutivo hizo que tirara de ambos para su equipo. La titular de Justicia sería una "excelente candidata para la capital", reconocen en el entorno de Franco, pero la difusión de los audios de aquella comida con Villarejo y la sucesión de versiones sobre su relación con el comisario —el PP de Pablo Casado la acusa directamente de haber "mentido"— la han dejado muy tocada, por mucho que el presidente no haya forzado su relevo. La ministra está reprobada por las dos Cámaras y ha sido y es objeto de ataques de los populares desde que trascendieron las cintas.

Los otros aspirantes no oficialistas

El jefe del Ejecutivo podría enviar a miembros de su Gabinete a la difícil batalla de la capital. En las quinielas figuran la titular de Industria, Reyes Maroto; la delegada para la Violencia de Género, la exdiputada autonómica Pilar Llop, o el delegado del Gobierno en la Comunidad, José Manuel Rodríguez Uribes. Pero no está para nada claro que vaya a hacer esa maniobra.

No hay aún candidato para la capital, más allá de las quinielas que incluyen a la ministra Reyes Maroto o al delegado en Madrid, Rodríguez Uribes

¿Y Félix Bolaños, valor al alza en el PSOE-M? No, responden fuentes socialistas: ni él se postula ni el presidente querría que abandonara su actual cargo. No obstante, la competición será abierta, y de hecho ya hay quienes mueven ficha sin el amparo de Ferraz. Uno es el exdiputado nacional Manuel de la Rocha Rubí, representante de Izquierda Socialista. Otra es Mar Espinar, concejala en la capital desde 2015 y muy crítica con Carmena. Y el último es Pancho Linde, miembro de la dirección regional pero muy distanciado del líder autonómico. Si alguno de ellos consigue los avales necesarios (y el umbral es muy bajo), la disputa se ventilará en primarias. Con urnas.

La edil socialista Mar Espinar (d) saluda a Manuela Carmena, el pasado 25 de septiembre. (EFE)
La edil socialista Mar Espinar (d) saluda a Manuela Carmena, el pasado 25 de septiembre. (EFE)

En el partido y en el Ejecutivo señalan que el candidato para Madrid acordado entre Sánchez y Franco será "más fácil" de fichar que meses atrás, por la mejora de las siglas que apuntan las encuestas y la potencia que por sí misma da La Moncloa. Entienden, pues, que no costará reclutar aspirantes, de dentro y fuera del PSOE, de dentro y fuera del Gobierno, para 2019. La pregunta sigue siendo la misma: ¿quién?

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios