SEGUNDA REMESA DE GRABACIONES

El Gobierno distingue del caso Delgado y dice que Cospedal buscó obstruir la Justicia

"Quien a hierro mata, a hierro muere", ironiza Calvo, que señala que el PP sufre ahora las consecuencias de su "huida enloquecida" dando carta de naturaleza a los audios de Villarejo

Foto: María Dolores de Cospedal, el pasado 7 de septiembre cuando dejó la presidencia del PP castellano-manchego. (EFE)
María Dolores de Cospedal, el pasado 7 de septiembre cuando dejó la presidencia del PP castellano-manchego. (EFE)

Los socialistas siguen sin querer "entrar en el juego" del comisario retirado José Manuel Villarejo, pero al tiempo se relame con los nuevos audios que implican a María Dolores de Cospedal y subraya que el tenor de las conversaciones que la exsecretaria general del PP mantuvo con él se distinguen de aquella comida que compartió la hoy ministra de Justicia, Dolores Delgado. "Está claro", a juicio del Ejecutivo, que la extitular de Defensa sí pretendió "entorpecer" la acción de los tribunales contra su partido.

Dos voces del PSOE, la de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la de la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, se escucharon este martes en el Congreso después de que la web 'Moncloa.com' difundiera una nueva remesa de grabaciones que afectan directamente a Cospedal. Como informaba hoy este diario, la exministra se reunió con Villarejo en 2009 en su despacho de la sexta planta de la sede del PP, en el número 13 de la madrileña calle de Génova. La entrevista se produjo poco después de que estallara el caso Gürtel. La dirigente conservadora cerró ese encuentro con el policía —hoy encarcelado por la operación Tándem— utilizando de intermediario a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro.

La vicepresidenta del Gobierno fue preguntada por estas nuevas revelaciones a su llegada a la Cámara Baja. "Quien a hierro mata, a hierro muere", señaló Carmen Calvo, aludiendo a que el PP, el partido que había emprendido una campaña de hostigamiento contra Delgado por su comida informal con Villarejo, se ve ahora en el centro de la polémica, empantanado por las presuntas gestiones que hizo la entonces número dos del PP para intentar reventar las investigaciones judiciales que se seguían contra la formación.

El PP, dice Calvo, "ha ido tan lejos" y ha colocado tanto la política "en una batalla campal" que "recibe en bumerán los efectos de lo que ha provocado"


Por eso la número dos del Ejecutivo incidió en que los audios apuntan a hechos en la actividad pública de Cospedal, y no en su faceta privada. Estaba así refiriéndose a las diferencias respecto a Delgado.

"No entrar en el juego"

"El PP, en una huida absolutamente radical y enloquecida, ha querido que estas grabaciones, en algunos casos completamente ilegales, porque son de la actividad privada de algunas personas, y en otros casos no, como en el caso de la señora Cospedal, marquen el rumbo de la política española. Ahora en el PP tienen que afrontar su propia situación, con una responsable máxima de su partido hablando con el señor Villarejo en la sede de su partido, no sabemos para qué, pero está claro" que fue para "entorpecer la acción de la Justicia". El PP "ha ido tan lejos y tan disparatadamente a colocar la política española en una batalla campal que ahora recibe en bumerán los propios efectos de lo que ha provocado", remachó.

Lastra reta al PP a dar cuentas ahora: "Los que le han hecho el juego [al excomisario] tendrán que ser los que expliquen qué van a hacer ahora"

Lastra abundó en la idea de que ahora son los populares los que tendrán que dar cuentas de sus acciones, después de que se hayan pasado semanas "utilizando" unos audios del policía jubilado para atacar a Delgado. "Los que le han hecho el juego [al excomisario] tendrán que ser los que expliquen qué van a hacer ahora", aseguró la número dos del partido, en línea con lo expresado ayer por la portavoz del comité electoral, Esther Peña.

El Gobierno distingue del caso Delgado y dice que Cospedal buscó obstruir la Justicia

La dirigente se remitió a sus propias palabras cuando el mes pasado se difundieron las grabaciones que afectaban a la ministra de Justicia. Entonces ya dijo que "las cloacas del Estado no iban a marcar la agenda política del país". "Y que no íbamos a consentir que Villarejo chantajeara al Estado ni a entrar en el juego que él quería, y lo mantengo a día de hoy, lo mantiene mi partido y mi Gobierno", señaló Lastra.

Para el PSOE, es Villarejo "o su entorno o quien tenga esos audios" quienes "están atacando a personalidades relevantes de los distintos partidos" y si el PP le dio carta de naturaleza hace un mes tendrá que hacerlo ahora. "Son aquellos que llevan un mes utilizando unas grabaciones de una sobremesa en una comida los que tendrán que pedirle explicaciones a los miembros de su partido que metieron al excomisario Villarejo en un coche tintado por el garaje para reunirse con la secretaria general del PP y para hablar de los casos de corrupción del PP", atizó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios