Delgado: a primera hora negó haber llamado "maricón" a Grande-Marlaska
  1. España
DESAYUNO INFORMATIVO EN EL CLUB SIGLO XXI

Delgado: a primera hora negó haber llamado "maricón" a Grande-Marlaska

La ministra de Justicia dice que el ministro del Interior es su "amigo" y que los audios de la comida de 2009 están editados. Insiste en que seguirá trabajando "con el apoyo del presidente"

Foto: Delgado: a primera hora negó haber llamado "maricón" a Grande-Marlaska
Delgado: a primera hora negó haber llamado "maricón" a Grande-Marlaska

Dolores Delgado no se refería a su "amigo" Fernando Grande-Marlaska cuando en las grabaciones de su comida con el comisario José Manuel Villarejo hablaba de él como "maricón". Y no aludía a él porque esos audios, argumenta, están editados, manipulados, y corresponden además a un ambiente "distendido" de conversación. Pero no tolerará que se cuestionen sus "principios" y su "honestidad", atesorados durante tres décadas dedicada al mundo de la Justicia. Así lo aseguró a primera hora de este martes, aunque luego volviera a cambiar su versión. Tampoco piensa en dimitir. Porque "nadie, nadie va a impedir" que el Gobierno de Pedro Sánchez siga trabajando para "cambiar el mundo".

La titular de Justicia comenzaba el día con un desayuno informativo en el Club Siglo XXI, en Madrid. A él acudió acompañada, como estaba previsto, con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Los periodistas la aguardaban a la entrada del hotel NH Eurobuilding, que acogía el evento, pero Delgado no entró por el 'hall', sino por la planta inferior, donde en otras ocasiones la organización convoca actos de este tipo. El resultado fue que la ministra no respondió a las preguntas de los medios a su llegada, pero sí respondió tras su primera intervención inicial.

Foto: Nuevos audios de Delgado: confidencias a Villarejo y alusión homófoba a Marlaska
Nuevos audios de Delgado: confidencias a Villarejo y alusión homófoba a Marlaska
Roberto R. Ballesteros A. Pérez Giménez José María Olmo

Delgado continuó con la línea argumental que este lunes expuso su ministerio, tras la primera tanda de audios publicada por el digital 'Moncloa.com', y en los que se daba cuenta de una comida, en octubre de 2009, que probaría una relación de cierta familiaridad con el comisario retirado, hoy en prisión por el caso Tándem, y a la que acudió su amigo Baltasar Garzón, inhabilitado como juez tiempo después.

La ministra señaló que después de un "primer bloque" de audios que afectaban al Rey emérito, comenzó la serie de informaciones con ella como objetivo, cuando "se dijeron barbaridades" tales como que había podido participar en el expediente de extradición del naviero Ángel Pérez-Maura, en el que estaba interesado Villarejo. "Hubo un desmentido absoluto por parte de la Fiscalía [...]. Se desmintió ese primer bloque de ataque y ahora surgen unas grabaciones de una comida en la que participo, que es de hace nueve años, y en las que no tenemos los audios completos", alegó. "Las grabaciones se cortan, se pegan, se ponen y se quitan", advirtió, antes de prometer que llegará "al fondo del asunto"

No voy a permitir, bajo ningún concepto, que nadie cuestione mis principios, mi honorabilidad, mi honestidad


En la segunda tanda de cintas de ese almuerzo, se refiere al entonces juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, hoy ministro del Interior, como "maricón", y dice que prefiere "tribunales de tíos" a los de "tías", porque sabe "por dónde van". "Hay trocitos de audio solapados, puestos, pegados, donde se afirman determinadas cosas que, quienes me conozcan, y entre ellos Marlaska, con el que sí he hablado, saben que [el audio] no se refiere a él. Grande-Marlaska es amigo mío desde 2004", y ambos han mantenido una "relación estrechísima", "también de respeto personal". "Es una persona a la que quiero y no quiero hablar de mis sentimientos hacia él. Me ha dolido, y me ha dolido mucho", se reivindicó, apuntando a una manipulación de las cintas. Después, su departamento aclaró que sí se refería al titular de Interior, aunque aquellas palabras no pretendían ser denigrantes ni aludían a su condición sexual.

Foto: Gobierno y PSOE cierran filas para sostener a la ministra Delgado... "por el momento"

"Esto me indigna"

Delgado se sentía indignada con los audios difundidos en estos dos últimos días, y especialmente con los de este martes y con la imagen que proyectan unas palabras despectivas hacia quien es su compañero del Consejo de Ministros. "Siento que pueda aparecer enfadada, porque lo estoy. No voy a permitir, bajo ningún concepto, que nadie cuestione mis principios, mi honorabilidad, mi honestidad, porque es lo que tengo tras 30 años. Si yo hago comentarios, hablo en un ambiente absolutamente distendido, relacionado con otra cosa... ¡esto me indigna!", prolamó.

"Tenemos un objetivo superior al de dejarnos arrastrar por ataques que no tienen nada de verdad y de sentido, y que son absolutamente execrables"

La ministra también lanzó señales, como ayer hiciera su departamento, de que no dimitirá. "Voy a seguir trabajando, voy a seguir contando con el apoyo del presidente, del Gobierno. ¿Saben por qué? Porque tenemos un objetivo superior al de dejarnos arrastrar por ataques que no tienen nada de políticos, nada de verdad, nada de sentido, y que son absolutamente execrables".

Delgado afirma que nadie va a impedir que ella y el Gobierno sigan trabajando

La titular de Justicia negó asimismo que hubiera cambiado de versión en la última semana. "Jamás" tuvo relación con el Villarejo "letrado" —o sea, cuando este trabajaba como 'asesor' o abogado para distintos clientes—, y con el Villarejo policía, "condecorado en varias ocasiones", sí mantuvo los tres encuentros que su departamento señaló el lunes que ella recordaba. "En 25 años he tenido esos tres encuentros. Exactamente eso".

"Se meten palos en la rueda"

Para Delgado, se trata de un "ataque institucional" en toda regla, que se quiere hacer a través de ella "un juego político". No quiso hablar directamente de "chantaje", palabra que empleó el periodista que ejercía de moderador del encuentro, Fernando González Urbaneja. "Entiendo que cuando estamos en un momento muy activo desde el nuevo Gobierno, donde se ve actividad se ve acción, porque encontramos una situación [heredada del PP] paralizada por muchas cuestiones, se meten palos en la rueda. Habrá que preguntarse quién lo mueve, por qué temas de hace nueve años generan una expectación enorme. ¿Por qué? No sé cuál es la finalidad, no lo sé. Sé lo que cada uno ha hecho y lo que yo he hecho, lo que soy y por qué estoy aquí y por qué voy a seguir aquí", insistió, de nuevo dando a entender que aguantará el pulso y no se irá del Ejecutivo. Delgado lamentó que sus audios y la tormenta que se descarga sobre ella sea noticia y no, en cambio, el anteproyecto que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes sobre discapacidad mental.

La ministra califica de "ataque institucional" lo ocurrido, como le pasó al Rey emérito, y lamenta que se desvíe la atención de la acción del Ejecutivo

Pero nada doblará el pulso al Ejecutivo. El objetivo del Gabinete de Sánchez es "cambiar el mundo y por el servicio público". Eso es lo que le mueve en la vida, el motor de toda su trayectoria profesional, primero como fiscal del a Audiencia y ahora como miembro del Gobierno. "Para mí ver el mundo de la Justicia desde otro ángulo", el que le ofreció el presidente con su llamada, "es un honor y un privilegio". "Este Gobierno está aquí para trabajar por la gente y nadie, nadie, va a impedir que lo hagamos y que nos dejemos la vida, el esfuerzo en ello", ha reiterado sin hacer referencia expresa a la polémica.

Delgado asegura que Marlaska es su amigo y que no se refería a él

Delgado no se encontró demasiado arropada en el desayuno en el hotel Eurobuilding. Justo ahora que está sumergida en el ojo del huracán. Sí que estaba rodeada de su equipo en el ministerio, al que agradeció su trabajo en estos más de cien días en el Gobierno. Pero no había más ministros y, del mundo judicial, al que ella pertenece —ha sido 25 años fiscal de la Audiencia Nacional—, se podía ver a rostros conocidos como el magistrado del Tribunal Constitucional Cándido Conde-Pumpido, ex fiscal general del Estado, o al juez José Ricardo de Prada, que tumbó a Mariano Rajoy con la sentencia de la Gürtel. Montero, a la salida del desayuno, sí dedicó elogios a su compañera de Gabinete, a preguntas de la prensa: Delgado, dijo, es una "magnífica ministra y una gran persona".

Delgado niega instrucciones a jueces o fiscales: "Este Gobierno es distinto"

El Ejecutivo no da instrucciones a los fiscales por el 'procés': "Este Gobierno es distinto"

Dolores Delgado no secundó la estela de declaraciones de los últimos días, tanto de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, manifestándose partidaria de los indultos, como de la vicepresidenta, Carmen Calvo, quien no considera "lógico" que se alargue la prisión preventiva de los dirigentes independentistas si el juicio tarda en llegar

La ministra de Justicia evitó ese charco. Recordó que si algo ha hecho el Gobierno "desde el minuto uno" es respetar la independencia de los jueces y la autonomía de la Fiscalía, criterio que "mantiene y seguirá manteniendo". "Esta es una de las cuestiones que nos separa del PP y del anterior Gobierno", subrayó, recordando que había ministros reprobados por su interferencia en el mundo judicial. "Tenemos claro, perfectísimamente, lo que se puede decir y lo que no". 

"No ha habido ninguna interferencia por parte de ningún miembro del Gobierno a ningún juez, ninguna", insistió. Ella misma no va a "opinar en modo alguno sobre el procedimiento, sobre la causa especial" que se sigue en el Supremo contra los líderes del 'procés' soberanista. "En modo alguno. Está en su última fase y hay que esperar a lo que digan los jueces". "Nadie ha dado una instrucción a nadie, porque este Gobierno es distinto", concluyó. 

Prensa Dolores Delgado Baltasar Garzón Comisario Villarejo Pedro Sánchez Ángel Pérez Maura Fernando Grande-Marlaska Consejo de Ministros Partido Popular (PP) Moncloa Audiencia Nacional
El redactor recomienda